Los directores de instituto no avalan la presencialidad en Bachillerato: "En muchas aulas no habrá distancia social"

Estudiantes de bachillerato con mascarillas (imagen de archivo)

La Asociación de Directores de Educación Secundaria de Murcia (ADES), junto a los equipos docentes y demás trabajadores de los centros educativos de la Región de Murcia, ha recibido con "incredulidad, perplejidad e indignación" la convocatoria de reuniones este miércoles por parte de la Consejería que dirige Esperanza Moreno para informar de la decisión de la vuelta a la presencialidad del alumnado de segundo curso de Bachillerato dentro de dos semanas, refieren en un comunicado.

Según ha recordado ADES, hace tan solo unos días que la consejera de Educación informaba en los medios de comunicación de que el curso finalizaría siguiendo el modelo de semipresencialidad adoptado en septiembre a causa de la pandemia. Las razones del cambio de parecer "no se sustentan en un informe sanitario, ni han estado precedidas de una consulta a los responsables de los centros sobre su viabilidad". La Asociación de Directores de Secundaria asegura que la decisión se ha presentado en una reunión telemática "como una decisión ya tomada" y advierten de que "solo eliminando el distanciamiento social podrán la mayoría de nuestros institutos acoger a los grupos completos de este alumnado en sus dependencias". Para ello, además, "se tendrá que desalojar de espacios seguros a grupos de ESO que por su mayor ratio los venían ocupando, y que pasarán a su vez a espacios más reducidos en los que de nuevo no se garantizarán las distancias hasta ahora entendidas como seguras".

En el comunicado recuerdan también que el estudio de posibilidades organizativas ya se realizó a principio de curso, cuando se vio que era necesario optar por la semipresencialidad.

La Consejería ha señalado la segunda quincena de marzo para retomar las clases cien por cien presenciales en Secundaria, coincidiendo con la finalización de las clases de FP en los institutos, "de modo que los centros dispondrán de mayor espacio al quedar liberadas esas aulas", señalan desde el departamento de Esperanza Moreno.

Sin embargo, en opinión de ADES, esta consideración solo es válida para una minoría de centros. "Si, como afirma esa misma nota, no se pretende comprometer los aforos, tendrían que quedar fuera de la medida buena parte de los centros y generar una discriminación inaceptable". La Asociación ha valorado que se corre el riesgo de producir un efecto contrario, con una reestructuración de la planificación a menos de seis semanas lectivas para el final de curso "y sumando la presión de trabajar en un entorno que ya no sientan como seguro". Desde ADES, por ello, han reclamado que se realicen las comprobaciones necesarias y que se reconsidere lo que parece una decisión ya tomada, "y así se permita a los centros educativos acabar este complicado curso en las condiciones menos malas de las que las actuales circunstancias nos permiten".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats