Un documental rescata la lucha de la familia de 'Naparra' por encontrar su cuerpo más de 40 años después

Eneko Etxeberria, hermano de 'Naparra' con el volante que su padre arrancó a modo de último recuerdo de su hijo

Cuando Patxi Etxeberria vio el coche de su hijo abandonado en Ciboure sacó del bolsillo un destornillador, arrancó el volante y se lo llevó a casa a modo de recuerdo. Quería quedarse con algo que su hijo, José Miguel Etxeberria Álvarez, también conocido como 'Naparra', hubiera tocado antes de desaparecer sin dejar rastro un 11 de junio de 1980. Han pasado 41 años desde entonces y su familia aún sigue esperando conocer su paradero. Aquel mismo volante, que aún conservan en casa, se ha convertido en un símbolo que da nombre a la historia de la herida sin cerrar de esta familia a causa de la desaparición forzosa de uno de sus miembros. 'Historia de un volante' es el nombre del documental que la narra.

Desapariciones forzadas y una decisión del comité de las Naciones Unidas

Desapariciones forzadas y una decisión del comité de las Naciones Unidas

Antes de su desaparición, José Miguel Etxeberria llevaba varios años refugiándose en Francia. Era miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, una escisión de ETA, banda de la cual también fue miembro. Pese a que en un primer momento se achacase su desaparición a la banda terrorista, durante los meses posteriores a la desaparición de 'Naparra', que por aquel entonces tenía 22 años, el Batallón Vasco Español (BVE) realizó cinco anuncios en los que se responsabilizaba de la autoría del crimen, en los que cada vez informaban de que había sido enterrado en un lugar distinto. La familia, junto a un gran número de voluntarios, rastrearon aquellos lugares en reiteradas ocasiones sin obtener resultados.

El caso de la desaparición se archivó en 2004, al no haber sido identificados sus autores, pero en 2014, el Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzosas de la ONU reconoció a José Miguel Exteberria como víctima, un gran paso para la familia que fue más grande aún cuando, a finales de 2015, el periodista Iñaki Errazkin logró información por parte del ex agente del CESID Ramón Francisco Arnau, quien aseguraba saber dónde estaba enterrado el cadáver. Gracias a los datos aportados, que permitían "identificar el lugar exacto" en el que podría estar enterrado el cuerpo, la Audiencia Nacional española reabrió el caso en 2016. Sin embargo, la búsqueda, que se centraba en el municipio de Mont-de-Marsan en Francia, tampoco dio resultado. Un año más tarde se rastreó, también sin éxito, una zona boscosa en la localidad de Labrit.

No podemos cerrar la herida hasta que no demos con él, no solo es que te arrebaten y maten a tu ser querido, sino que te impiden que puedas hacer el duelo

"Lo que sentimos es un dolor continuado que seguimos padeciendo desde hace 41 años, no podemos cerrar la herida hasta que no demos con él. No solo es que te arrebaten y maten a tu ser querido, sino que te impiden que puedas hacer el duelo. Llevamos 41 años con esta historia y creo que ya es hora, pero falta voluntad política para aclarar lo que ha sucedido. No hay que echar la vista atrás, pero no hay que dejar que quede en el olvido", cuenta a este periódico Eneko Etxeberria, hermano de 'Naparra' y uno de los protagonistas del documental que rememora su historia.

Tras la muerte de su padre primero y de su madre después, quien falleció en 2018, es el propio Etxeberria quien encabeza la lucha por recuperar el cuerpo de su hermano. Una carga que, según explica, no quiere que su hijo Oier herede. "Cuando mi hermano desapareció yo tenía 16 años y este año voy a cumplir 58. Es mucho tiempo con esta mochila, esta carga a mis espaldas, y no quiero que la tenga también mi hijo. Lo que queremos es saber dónde está. Buscamos que no quede en el olvido, que esta historia y que historias de desapariciones forzadas como esta se entiendan a nivel mundial. La desaparición forzada es un delito que no prescribe porque es de lesa humanidad. El dolor de no tener el cuerpo de tu familiar una vez que lo han asesinado es un dolor añadido", señala.

Etxeberria jamás olvidará el momento en el que en 2014 el Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzosas de la ONU reconoció a su hermano como víctima. "Cuando estuve en la primera reunión en Ginebra, recuerdo que fui solo y le comenté al argentino Luciano Hazan, el Relator de la ONU sobre Desapariciones Forzadas de entonces, que mi hermano era miembro de una organización armada, y me dijo '¿y? ¿qué tiene eso que ver? Los derechos humanos son innatos a cualquier persona'. Y es verdad, hasta el mayor asesino tiene derecho como ser humano que es a que le juzguen ante un tribunal. No tiene nada que ver lo que hizo. No buscarlo sería como cometer otro delito, una vulneración más", indica.

Le comenté al Relator de la ONU sobre Desapariciones Forzadas que mi hermano era miembro de una organización armada, y me dijo '¿y? ¿qué tiene eso que ver? Los derechos humanos son innatos a cualquier persona'. Y es verdad

A lo largo de los 85 minutos que componen el documental, se reconstruye el caso y se muestra cómo, para resolverlo, la familia trata de dialogar con la cúpula de ETA, acude a la Audiencia Nacional y se encuentra con los miembros de la ONU en Ginebra en una comisión del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas. Además, participan en la película mostrando sus puntos de vista el ex miembro de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, Enrique Zurutuza, el Relator del Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzosas de la ONU, Luciano Hazan, el ex miembro de ETA Eugenio Etxebeste y el forense Paco Etxeberria, entre otros.

Este último es quien mantiene la esperanza de la familia Etxebarria para encontrar al fin el cuerpo de 'Naparra', puesto que es quien ha investigado sobre otra zona en la que pudo haber sido enterrado, pero para poder excavar en ella es necesaria la autorización de Francia. Por ello, la familia todavía sigue a la espera de la segunda comisión rogatoria dirigida a la justicia francesa para continuar con la búsqueda.

"Creemos que es más probable que esa excavación de resultados positivos porque como nos aseguró Paco Etxeberria, desde el primer momento era más probable que estuviera en ese punto que en el que ya se excavó en 2017. Sin embargo se realizó primero esa excavación y no pensábamos que fuese tan difícil de conseguir una segunda. Es increíble también la impunidad que crea Ley de Secretos Oficiales, un asunto además que no depende de un Gobierno concreto, porque los gobiernos van cambiando, pero el Estado continúa", concluye.

La historia de la lucha de la familia de 'Naparra' por encontrarlo está disponible desde el pasado viernes en los cines Golem en euskera y castellano. Antes de su estreno en cines, el documental, creado por Iñaki Alforja e Iban Toledo, también ha pasado por el Festival de Cine de San Sebastian y el Festival Zinebi de Bilbao. Para sacar adelante este proyecto, los realizadores recaudaron fondos a través de un crowfunding en el que contaron especial apoyo en el municipio de los Etxeberria, en Navarra, territorio en el que esperan con más emoción que en ningún otro sitio, mostrar su película.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats