La portada de mañana
Acceder
La hora de Casado: el discurso de Abascal allana el camino al 'no' del PP
El estado de alarma, principal escollo en la negociación de Sanidad con las Comunidades
Opinión - Fact-check para Trapero, por Elisa Beni

Piden 37.000 euros de responsabilidad civil para los investigados por okupar el 'Gaztetxe Maravillas'

Juicio okupas del Gaztetxe Maravillas

Este jueves ha tenido lugar la vista oral por la okupación del Palacio del Marqués de Rozalejo de Pamplona, conocido como Gaztetxe Maravillas. Los 22 acusados -uno de ellos no ha comparecido- han negado haber okupado el edificio (desde septiembre de 2017), aunque han reconocido que estaban presentes dentro o fuera del edificio el día del desalojo, en agosto de 2018. Los investigados -que solo han respondido a las preguntas de la defensa- han asegurado que no tenían intención de permanecer en el interior del edificio, y que tan solo habían acudido allí ese día en solidaridad y para apoyar el proyecto del "Gaztetxe Maravillas". Por otra parte, los investigados -acusados de un delito leve de usurpación de inmueble- han negado que opusieran resistencia a la Policía Foral durante el desalojo del inmueble y han subrayado que salieron por su propio pie.

Arranca el juicio contra los 'okupas' del Gaztetxe Maravillas

Arranca el juicio contra los 'okupas' del Gaztetxe Maravillas

El inmueble okupado fue adquirido por el Gobierno de Navarra en 2005 para crear una escuela de hostelería que finalmente no salió adelante.

Acusaciones

La Fiscalía solicita que se condene a 3 de los 22 investigados por un delito leve de usurpación, y que se absuelva a los demás. El Ministerio Público pide que se multe a estas tres personas con 630 euros de multa a cada una, así como la responsabilidad civil. Más dura es la acusación ejercida por el Gobierno de Navarra, que pide que se condene a los 22 investigados a abonar en su conjunto una indemnización de 37 750 euros a la Administración por los daños ocasionados en el inmueble y los costes del desajolo y desescombro.

La directora del Servicio de Patrimonio, Marta Echavarren, ha declarado en esta vista oral que "existían riesgos muy graves" en la estructura del edificio, por lo que ha subrayado que el Palacio "no debía ser habitado y mucho menos abierto a actividades con público". Entre los principales riesgos, ha señalado fallos estructurales y un elevado "riesgo de incendio" por la existencia de una "instalación eléctrica caótica". Además, ha explicado que la estructura de madera del inmueble estaba muy afectada por las filtraciones de agua. Por todo ello, ha concluido que la apertura del edificio al público, con la consiguiente "aglomeración de gente" o el "trasiego de materiales cuando se ejecutaron las obras" podrían haber provocado un fallo estructural. Por otra parte, Echavarren ha explicado que durante el desalojo del inmueble en agosto de 2018 se levantó el suelo para evitar que volviesen a entrar en el edificio, y no para quitar peso a la estructura del inmueble. Eso sí, ha reconocido que el edificio necesita una rehabilitación para poder ser utilizado y que no se prevé iniciar dicho proyecto antes de 2020. Echavarren ha incidido en que no existe un riesgo cero" en cuanto a un posible fallo estructural del inmueble, pero por el momento, el edificio es "suficientemente seguro" hasta que se rehabilite para su uso.

Por otro lado, seis agentes de Policía Foral han declarado como testigos en el juicio. Los agentes fueron quienes redactaron los informes sobre la okupación del edificio y quienes identificaron a los investigados.

Los agentes han reconocido que varios de los investigados fueron reconocidos e identificados por haberse autoproclamado portavoces o mediadores entre los okupas y la policía, o por haber realizado declaraciones en los diferentes medios de comunicación durante el desalojo del edificio. Además, los propios okupas colgaron contenido en sus redes sociales que permitió identificar a varios y conocer algunas de las obras que se estaban realizando en el interior.

Uno de los agentes ha explicado que las personas que se hallaban encadenadas dentro del inmueble durante el desalojo no colaboraron y tuvieron que ser sacadas del edificio, mientras que otros jóvenes sí que salieron por su propio pie del edificio tras ser identificados. Los agentes han detallado que durante el desalojo encontraron sacos de dormir, comida y bebida que "hacía pensar" que los jóvenes se planteaban permanecer en el interior.

Protestas

Poco antes del inicio de la vista oral -hacia las 9.50 horas- un grupo de jóvenes se ha concentrado a las puertas del Palacio de Justicia de Navarra para apoyar a los investigados. Bajo el lema Gure mundua defendatzen jarraituko dugo. Absoluzioa 22 entzat/ Seguiremos defendiendo nuestro mundo, absolución para los 22, y carteles en los que se leía "Maravillas aurrera", los manifestantes han entonado gritos de ánimo y canciones reivindicativas.

Etiquetas
Publicado el
17 de octubre de 2019 - 21:54 h

Descubre nuestras apps

stats