LAB denuncia que más de un centenar de 'riders' en Navarra trabajan para Glovo bajo la figura de 'falsos autónomos'

Berta García, portavoz de LAB

El sindicato LAB en Navarra ha denunciado este viernes a la empresa Glovo ante la Inspección de Trabajo del Gobierno Central para exigir que reconozca a un trabajador como asalariado. El sindicato entiende que la empresa está utilizando con este y otros trabajadores la figura laboral de "falso autónomo".

LAB ya denunció por este mismo caso a Glovo en agosto ante el Departamento de Trabajo, pero la empresa nunca apareció en el acto de conciliación. e acuerdo con Berta García, portavoz, el objetivo de esta nueva denuncia ante Inspección de Trabajo, es "colectivizar el problema y apoyar así una posible demanda colectiva de oficio.". Además, se busca que "Inspección de Trabajo inicie también en Navarra una vía de investigación con los más de cien trabajadores que actualmente están trabajando para Glovo bajo la figura de falso autónomo". De hecho, se calcula que en la actualidad el número de repartidores de Glovo en Pamplona estaría por encima de los 150, si bien, desde el sindicato reconocen que no se conoce con exactitud cuántos pueden ser porque "Glovo no tiene un registro de cuántos son, y cualquiera puede meterse en su web y serlo".

Berta García ha denunciado que la figura laboral del falso autónomo empleada por empresas como Glovo "crea un modelo de relaciones laborales basado en la más absoluta precariedad y en la alta competitividad entre trabajadores". La portavoz ha explicado que "al estar considerados como autónomos, no tienen ningún tipo de convenio de aplicación, con lo cual están obligados a competir entre ellos, a tener que trabajar los 365 días del año para poder tener un salario".

El seguimiento a los trabajadores de Glovo ya se ha comenzado a hacer en otras comunidades autónomas. El caso más sonado y reciente es el de Granada, donde Inspección de Trabajo ha considerado que los 180 trabajadores que la empresa tiene en la ciudad están contratados de un modo fraudulento.

No es la única irregularidad detectada. Muchos repartidores trabajan seis meses y luego causan baja porque durante ese periodo inicial, los autónomos pagan una cuota más reducida. También hay otros fraudes más sonados. Entre ellos, destaca el descubierto tras la muerte de un trabajador en accidente laboral. "Ahí- ha explicado Berta García- se comprobó que el repartidor fallecido compartía la cuota de autónomos con otras personas. La empresa lo conoce, lo sabe, pero no les importa que haya una persona trabajando 24 horas, aunque saben que no es la misma todo el rato".

Entre otras consecuencias, LAB también ha resaltado el "continuo fraude que se está haciendo a la Seguridad Social" porque al emplear este tipo de contratos, las empresas dejan de cotizar millones de euros a las arcas estatales.

Etiquetas
Publicado el
6 de septiembre de 2019 - 21:31 h

Descubre nuestras apps

stats