Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

Remando al viento

1

El mundo sufre una crisis sin precedentes: tras el debacle económico de 2008, que arruinó a tantos y a tantos dejó sin trabajo ni recursos, la propagación de la covid-19 ha sumido a la humanidad en un panorama desolador extendiendo pobreza y pandemia por todo el mundo, incluidos los privilegiados países occidentales. ¿Todos hemos sido desbordados por esta epidemia sanitaria y recesión financiera? No, un pequeño grupo de grandes fortunas resiste el temporal e incluso mejora patrimonio y plusvalías gracias a los paraísos fiscales que limpian, fijan y dan esplendor, eludiendo el compromiso impositivo del resto de los mortales.

Según la revista Foreign Policy, en los últimos años, el 0,1% de las riquezas más cuantiosas del mundo han atesorado 36 billones de dólares (casi la suma de las economías de EEUU y China) en paraísos fiscales por todo el planeta, fomentados o cuando menos tolerados por los gobiernos más poderosos y entidades como la OCDE, el FMI o el G20.

Nick Shaxon, analista de Tax Justice, incide en la bonanza de los últimos años en estos territorios con secreto bancario y baja o nula fiscalidad, que han pasado de apenas una docena de lugares en los años 70 a más noventa en la actualidad y que, a las islas de los tesoros exóticas (Bermudas, Caimán, Malta, Isla Mauricio, etc) hay que sumar reputados centros financieros como la City londinense, Suiza, los estados americanos de Delaware o Nevada, Luxemburgo, Dubai, Irlanda, Países Bajos, Singapur, Malasia o Hong Kong entre otros.

Grandes multinacionales, sobre todo tecnológicas, pagan un 1% o menos de impuestos a nivel mundial. Según la Agencia Tributaria española, 27 empresas multinacionales de este país, han pagado 65 millones de impuestos sobre unos beneficios declarados de 25.325 millones (un 0,25%) mientras que 37 empresas, con un beneficio de 18.000 millones han aportado 5.723 millones (un 31%). Las 134 multinacionales españolas pagaron de media en 2016 un 12,6% en el impuesto sobre sociedades.

En cuanto a las multinacionales extranjeras con presencia en España, según el “Informe de Contribución y Transparencia” el 94% de las empresas no cumplen sus obligaciones fiscales en el territorio patrio. Compañías como Apple, Google, Coca Cola, Ford, Dechatlon, Volkswagen, Nissan, etc no consiguen un solo punto de todos los criterios de transparencia analizados en el informe. Conseguir los mayores beneficios eludiendo los impuestos se consigue gracias a grandes firmas de consultoría como Deloitte, E&Y, KPMG o PwC que son los que se encargan de hacer una planificación fiscal agresiva muchas veces rayana en la ilegalidad y servir de intermediarios con los paraísos fiscales.

En EEUU, Nike, FedEx o Dish Network no pagaron ni un dólar en impuestos federales. El Tesoro americano deja de percibir cada año entre 90.000 y 110.000 millones de dólares por elusión fiscal. El FMI calcula en 427.000 millones al año los impuestos no cobrados a nivel global. De los 3,7 billones de dólares recaudados en 2020 en EEUU, las rentas personales supusieron un 47% mientras que las firmas corporativas apenas contribuyeron con un 11%.

Las 500 multinacionales estadounidenses más importantes se gastaron más de billón y medio (equivalente al PIB español) en recomprar sus propias acciones para subir su valor en los mercados y así repartirse bonus para los ejecutivos y casi otro billón en dividendos. Mientras, las corporaciones norteamericanas han tenido unos beneficios offshore, fuera de las fronteras del país tanto en 2018 como en 2019 gracias a la evasión fiscal, de 300.000 millones de dólares.

Según El Economista, Facebook abonó 869.000 euros por impuesto de sociedades en 2018 a pesar de que ese año ingresó 600 millones en publicidad digital. La filial española ingresó 103 millones por la distribución de la publicidad, de los que 96 fueron directamente a su sede en Irlanda como pago de servicios.

Google, que factura todo su negocio español en Irlanda, tiene una filial en nuestro país que presta sus servicios a las matrices irlandesa y norteamericana, Google Spain, que ingresó de su matriz y único cliente 104 millones de euros y registró beneficios por valor de 20 millones pagando 6,8 en impuesto de sociedades, a pesar de que se llevó 900 millones de la publicidad digital española al acaparar casi toda la inversión del mercado de buscadores.

Apple Retail Spain aumenta cada año sus ingresos mientras disminuye la cuantía del impuesto de sociedades. De octubre de 2018 a septiembre de 2019 aumentó sus ingresos un 10% hasta los 434 millones de euros mientras que el impuesto sobre beneficio en el balance bajó de los 4,6 millones del ejercicio anterior a apenas 1,2 millones.

El gigante de venta online Alibaba, que opera a través de Singapur y tiene la matriz de su holding en el paraíso fiscal de las islas Caimán apenas paga un 0,2% de impuestos en nuestro país.

Amazon opera en nuestro país a través de tres filiales y todo lo que vende por la página web se factura en Luxemburgo donde tiene la sede. En 2018 facturó casi 500 millones y pagó 3,76 millones como impuesto de beneficios.

Facebook, Amazon y Apple pagaron en 2018 entre todas 14,7 millones de impuestos, casi lo mismo que Ence, la empresa más pequeña del Ibex 35.

Visto lo visto voy a ver si hago mi declaración de la renta y pago mi contribución al fisco, no vaya a ser que no quede dinero ni para pagar la jeringa del hospital. “Reme Martín, reme usted, que todos estamos en el mismo barco...”

Sobre este blog

En este blog publicamos los artículos y cartas más interesantes y relevantes que nos envíen nuestros socios. Si eres socio/a puedes enviar tu opinión desde aquíConsulta nuestras normas y recomendaciones para participar.

    Autores

Publicado el
12 de mayo de 2021 - 16:01 h

Descubre nuestras apps

stats