eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

IU reclama una marca en la que se sienta representada para el acuerdo de confluencia con Podemos

La organización de Alberto Garzón aprueba este sábado sus exigencias para la confluencia con el nombre como principal tema pendiente

La coalición advierte de que si hay "distintas propuestas que dificulten" el acuerdo defenderán que "los nombres de las organizaciones estén presentes"

Las direcciones de ambos partidos sostienen que no hay otra alternativa que concurrir juntos, pero las negociaciones abiertas hace meses siguen

28 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pablo Iglesias y Alberto Garzón, en el arranque de la campaña del 26J

Pablo Iglesias y Alberto Garzón, en el arranque de la campaña del 26J.

Nadie en la dirección de Podemos, IU ni Equo cree que sus partidos vayan a concurrir por separado en las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019. Aun así, tras medio año de negociaciones, el asunto no está cerrado. Superado el primer ultimátum de Semana Santa y la intención de concluir las conversaciones en abril, el 12 de mayo se presentaba como la última fecha límite. IU reúne este sábado a su principal órgano, la Asamblea Político y Social, que tenía previsto ratificar el acuerdo. Pero no lo hará, porque aún no está del todo listo. Debatirá y votará un documento con las bases que la organización que lidera Alberto Garzón considera imprescindibles para la alianza. Entre ellas destaca la de "una marca que represente adecuadamente a las partes integrantes a fin de que sean reconocidas como tales por el electorado".

Así figura en el borrador del documento  Bases para la confluencia electoral 2019, al que ha tenido acceso eldiario.es. Un texto que recoge "los elementos esenciales para un amplio acuerdo de ámbito estatal" entre las organizaciones que apuestan por formar un "bloque histórico del cambio". IU las resumen en siete puntos,  algunos de los cuales ya han sido despejados a lo largo de estos meses de negociación.

El primero fue el de la fórmula de la alianza electoral. Desde muy pronto, en Podemos aceptaron la propuesta de IU de una coalición estatal para las elecciones municipales. Jurídicamente es la que mejor se ajusta a las exigencias de la legislación para acceder a los medios de campaña que provee el Estado (económicos y de espacio en medios públicos), así como para sumar fuerzas de cara a entrar en las diputaciones provinciales, cuyos miembros se eligen de forma indirecta.

IU lo recoge en el punto tres del documento que debatirá el sábado y que señala que las coaliciones "deberán ser de ámbito estatal en las elecciones europeas y municipales y de ámbito autonómico para las elecciones autonómicas". Además, en el ámbito local, señala que "se buscará el esquema jurídico más adecuado para garantizar la agregación de resultados y la máxima representación en las instituciones supramunicipales".

Una redacción lo suficientemente flexible como para buscar acomodo  allí donde puedan surgir problemas para una candidatura conjunta.

También se ha acordado ya que en lo referente a las elecciones autonómicas sean las organizaciones a nivel territorial las que negocien los detalles. Una propuesta que IU veía complicada al principio pero que ha aceptado y que permitirá que los casos donde la coalición con Podemos sea inviable no afecten al resto de procesos.

"Trasladamos la firme voluntad política de llegar a un acuerdo unitario con más organizaciones para recuperar los derechos robados y avanzar en mejorar las condiciones de vida de todas las personas en cada una de las Comunidades Autónomas. En todo caso, la decisión última de los posibles acuerdos autonómicos corresponderá a los ámbitos territoriales", apunta el documento de IU.

IU también apuesta en el ámbito municipal por unas " primarias conjuntas apostando por sistemas lo más proporcionales posibles", pero también se abre un margen de maniobra: "si así lo acuerdan las diferentes organizaciones participantes".

La marca electoral, el último escalón

Más difícil está resultando la cuestión de la marca electoral. El pasado mes de enero, cuando se abrió el melón de la negociación e IU lanzó su primer ultimátum, Alberto Garzón advirtió en su informe político del "desgaste de Unidos Podemos" como marca. "Los porcentajes de fidelidad a Unidos Podemos han descendido hasta situarse como los peores de todas las grandes fuerzas", señalaba entonces.

En el documento que se debatirá y aprobará el sábado, IU asegura que "cualquier proceso de confluencia debe tener una marca que represente adecuadamente a las partes integrantes a fin de que sean reconocidas como tales por el electorado". 

La coalición que dirige Garzón sostiene que parte de la fuga de votos del 26J se produjo porque su marca, IU, desapareció de las papeletas y carteles. Y porque su electorado no se sentía representado por el nombre de la candidatura, Unidos Podemos.

Por eso, la asamblea Político y Social de IU propondrá "la búsqueda de un nombre y marca común con el que se sientan interpeladas todas las fuerzas políticas que forman parte". El documento al que ha tenido acceso este medio advierte que si no se alcanza un consenso, "IU defenderá que los nombres de las organizaciones políticas estén presentes para representar a los diferentes actores".

Podemos ya celebró un referéndum entre sus bases en el que ratificó una posición similar. Y Garzón aseguró que recurriría al mismo método para defender su postura.

La recentralización jurídica de IU

El rechazo a "Unidos Podemos" como nombre no implica renunciar al espacio que representa. Tal y como recoge el documento, "IU apuesta por seguir construyendo un espacio unitario y diverso" y reclama para ello que se garantice, tanto durante la campaña de 2019 como después, que "se compartan de forma adecuada todos los espacios y recursos de modo que se salvaguarde la visibilidad y se fortalezca a dichas organizaciones".

La dirección de IU se enfrenta de forma recurrente a tensiones internas por lo que algunos consideran una dilución de la coalición en Podemos. La última oleada ha llegado a cuentas de la intención de Garzón y su equipo de reformular la organización interna de IU, con  una recentralización jurídica que simplifique la toma de decisiones y permita el paso de "partido tradicional" a "movimiento político y social".

Este debate también se dará este 12 de mayo en la APS de IU donde los sectores críticos, que lograron un respaldo muy pequeño en la Asamblea Federal que ganó Alberto Garzón, pedirán que se posponga el debate, aunque todo apunta a que con poco éxito.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha