eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El juez que sentó a Rajoy ante el tribunal de Gürtel pide volver a España para optar a una plaza en el Poder Judicial

El Tribunal Supremo se opone a permitir la candidatura de José Ricardo de Prada al CGPJ por considerar que su plaza en La Haya lo sitúa fuera del "servicio activo"

El magistrado pretende abandonar el Tribunal Penal Internacional y solicitar el reingreso a la Audiencia Nacional para entrar en el órgano de Gobierno de los jueces

La Comisión Permanente del CGPJ dedide este jueves si acepta la reincorporación de De Prada y mantiene así sus opciones de acceder al Consejo del Poder Judicial

- PUBLICIDAD -
El Foro por la Convivencia de Tolosa se solidariza con el magistrado De Prada

José Ricardo De Prada, en una imagen de archivo EFE

Uno de los dos jueces que sentó a Mariano Rajoy ante el tribunal del caso Gürtel conocerá este jueves si mantiene opciones de ser uno de los vocales del nuevo Consejo General del Poder Judicial que debería estar renovado el próximo 4 de diciembre. 

El Tribunal Supremo ha decidido bloquear por el momento la candidatura que el magistrado José Ricardo de Prada presentó a mediados de agosto con el argumento de que su nuevo destino, en el Tribunal Penal Internacional de La Haya, lo sitúa fuera del servicio activo y que por tanto no cumple los requisitos para entrar en el órgano de gobierno de los jueces que establece la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

El magistrado ha reaccionado solicitando el reingreso a su plaza en la Audiencia Nacional para mantener vivas sus aspiraciones de entrar en el Consejo General del Poder Judicial, cuyo proceso de renovación está en marcha. Este jueves, la Comisión Permanente del CGPJ hará pública su respuesta al último movimiento de De Prada: decidirá si acepta el reingreso solicitado desde la actual plaza que el magistrado ocupa en el Tribunal Penal Internacional de La Haya. 

José Ricardo de Prada, magistrado progresista, acordó en julio 2017 la citación de a Mariano Rajoy como testigo del caso Gürtel, de acuerdo con el conservador Julio de Diego y la oposición del también conservador Ángel Hurtado . Esa misma mayoría fue la que permitió incluir en la sentencia  los aspectos más perjudiciales para el PP, como la explicación del funcionamiento de una caja B en el partido durante más de 20 años.

El pasado marzo, De Prada aceptó destino en el Tribunal Penal Internacional de La Haya para formar el tribunal que analizó los graves crímenes que se le imputaban al exdirigente serbobosnio Radovan Karadzic. Es la primera vez que un magistrado español forma parte de este tribunal que juzga los crímenes de guerra cometidos en la antigua Yugoslavia desde principios de los años 90.  

La presencia de De Prada en La Haya situó al magistardo en situación de servicios especiales, no en activo, motivo que la Junta Electoral formada por magistrados del Supremo ha expuesto para concluir que su candidatura no cumple los requisitos para continuar en un proceso que habrá de decidir quiénes formarán el órgano de gobierno de los jueces durante los próximos años. 

En un primer escrito de 24 de agosto, la Junta Electoral del Supremo acuerda que "D. José Ricardo de Prada se encuentra en una situación administrativa de servicios especiales" y aclara que "solo podrá presentar candidatura quien se encuentre en el servicio activo".  La decisión se basa en el artículo 573.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), según la cual "cualquier magistrado en servicio activo" podrá ser elegido vocal en el CGPJ.  

Ante ese primer tropiezo, el magistrado reaccionó con un escrito de queja en el que manifestó su "disconformidad" y aseguró que su candidatura "cumple con todos los requisitos legales".

De Prada basa su queja en el punto del artículo de la LOPJ que sigue al utilizado por el Supremo para frenar sus aspiraciones. Ese punto afirma que "el Juez o Magistrado que, deseando presentar su candidatura para ser designado Vocal, ocupare cargo incompatible se comprometerá a formalizar su renuncia al mencionado cargo si resultare elegido".

El exjuez de Gürtel ya ha iniciado ese camino y en su recurso solicita que se subsane su candidatura "al haber solicitado reincorporación al servicio activo en la carrera judicial a partir del 1 de septiembre con renuncia expresa  a la situación de servicios especiales". 

La última reunión de la Junta Electoral fue este 4 de septiembre. En ese encuentro se decidió solicitar al CGPJ que acredite si la reincorporación solicitada por José Ricardo de Prada ha sido aceptada. El CGPJ deberá tomar esa decisión este jueves, en la reunión de su Comisión Permanente, y de ella depende que el juez que sentó a Rajoy ante el Tribunal de Gürtel pueda mantener intactas sus aspiraciones de entrar en la cúpula que dirige a los jueces españoles.  

El regreso de De Prada no afectará en principio al juicio de la caja B. Aunque el magistrado progresista fue miembro del tribunal que iba a juzgar esa pieza separada, un cambio en las normas de reparto, primero, y la recusación de Juan Pablo González, después, dejaron la composición de ese tribunal en la presidenta de la Sección Segunda, la conservadora María José Rodríguez Duplá; la recién llegada al tribunal especial María Riera Ocáriz y, de nuevo, a Ángel Hurtado, el juez discrepante en la citación de Rajoy y en la redacción de la sentencia de Gürtel.

Sin embargo, con posterioridad, Hurtado ha pedido salir de esa sección y ocupar una vacante libre en la Primera, una decisión que el CGPJ aún no ha resuelto. En el caso de que De Prada termine reincorporándose a la Audiencia Nacional y a Hurtado le sea concedido el traslado, el primero tendría opciones de volver a integrar el tribunal de la caja B, pero ya sin el apoyo de Julio de Diego para adoptar las decisiones que tomaron de común acuerdo en el pasado. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha