Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El PP emite señales de hartazgo con Ayuso, por Esther Palomera
Yolanda Díaz: “Ahora toca activar el Gobierno y transformar”
OPINIÓN | 'Una guerra de casi 30 años', por Enric González

Sumar votará en contra de tramitar la ley del PSOE contra el proxenetismo porque “castiga” a las prostitutas

Las diputadas de Sumar Engracia Rivera (i) y Gala Pin, durante la rueda de prensa que han ofrecido este martes en el Congreso.

Ana Requena Aguilar / Alberto Ortiz

47

Sumar votará este martes en contra de la tramitación de la proposición de ley para prohibir el proxenetismo en todas sus formas presentada por su socio de Gobierno, el PSOE. La propuesta del Partido Socialista es prácticamente idéntica a la que ya presentó en la anterior legislatura y que entonces dividió al espacio confederal de Unidas Podemos y los socios parlamentarios: los comuns se desligaron de la posición de su grupo y votaron en contra. El texto salió con amplia mayoría gracias a los votos del PP. El punto que más conflicto genera es la recuperación del delito de la 'tercería locativa', que persigue a quien “favorezca o facilite” el ejercicio de la prostitución en sus locales. Sumar subraya que esa figura, así como incluir multas a los clientes, pueden empeorar las dificultades que ya tienen las mujeres de este colectivo para acceder a una vivienda y abocarlas a más precariedad y pobreza.

La diputada de los Comuns Gala Pin describía la propuesta como “punitivista, que castiga y persigue a las prostituas”. “Lo que hace es obligarnos a votar que no y evitar un marco de diálogo”, aseguraba en una rueda de prensa en el Congreso para anunciar su negativa al texto. Sumar critica que el PSOE presente ahora esta propuesta sin haberla hablado con su socio de Gobierno ni con otros grupos parlamentarios.

El pleno del Congreso vota este martes la toma en consideración de la propuesta. Por un lado, retoma la tercería locativa, es decir, busca penalizar a quien “con ánimo de lucro y de manera habitual, destine un inmueble, local o establecimiento, abierto o no al público, o cualquier otro espacio, a promover, favorecer o facilitar la prostitución de otra persona, aun con su consentimiento”. El texto propone penas de prisión de dos a cuatro años y multa de dieciocho a veinticuatro meses, además de que ese espacio pueda clausurarse.

Sumar cree que esa propuesta agrava las dificultades de las prostitutas, que en muchos casos viven y ejercen en el mismo espacio, y que pueden verse expuestas a chantajes o desahucios masivos. El grupo parlamentario de Díaz subraya que está de acuerdo con perseguir el delito de proxenetismo coactivo que ya existe en el Código Penal, pero no de incluir figuras que puedan añadir obstáculos a la realidad de las mujeres.

“Situaría en un contexto de aún mayor precariedad, indefensión y vulnerabilidad a muchas de las mujeres que ejercen la prostitución. En un momento en el que la derecha sube, el PSOE trae una propuesta para dividir al feminismo y sin contar con los socios”, asegura Gala Pin, de los Comuns.

Además de la tercería locativa, la propuesta incluye multas a los clientes de prostitución, es decir, a quien “convenga la práctica de actos de naturaleza sexual a cambio de dinero u otro tipo de prestación de contenido económico”. Hacerlo podrá ser motivo de multa de 12 a 24 meses. Si quien “presta el acto de naturaleza sexual” fuera menor o persona “en situación de vulnerabilidad”, la sanción se elevaría y sería de uno a tres años de prisión y multa de 24 a 48 meses. “En ningún caso será sancionada la persona que este en situación de prostitución”, dice el texto.

No obstante, desde Sumar defienden que esta penalización de la demanda afectaría a la fuente de ingresos de las prostitutas y, sin ninguna otra medida que la palie, podría agravar la precariedad y la pobreza. “No podemos darle apoyo porque cuando hablamos de mujeres que ejercen la prostitución estamos hablando de realidades atravesadas generalmente por la desigualdad, el racismo, la transfobia, la pobreza y esa proposición de ley no aborda en absoluto soluciones a esas cuestiones estructurales”, añadía Pin.

También la diputada de IU Engracia Rivera afirma que se trata de una propuesta “que no va a la raíz de los problemas”. “Esta propuesta no es integral, nos faltan muchísimas cosas: un itinerario de empleabilidad, el acceso a la vivienda, la formación académica, múltiples medidas sociales y académicas. Si esa es la intención del PSOE, el texto que ha presentado difícilmente obtendrá el objetivo. Creemos que esta propuesta que nos presentan tiene grandes lagunas y deberían haberse sentado con nosotras a hablar. No entendemos por qué no nos han llamado ni han intentado consensuar. Esta propuesta quiere ahondar en la división y no en la unión”, aseguraba Rivera.

Sumar acusa al PSOE de “electoralismo”

Sumar ya había mostrado su enfado con su socio de Gobierno cuando los socialistas registraron el texto que afronta su primer debate este martes en la Cámara Baja. La sensación que ha cundido desde el principio en la coalición es que el PSOE ha buscado dividirlos, consciente de las diferentes sensibilidades que existen sobre este asunto dentro del grupo plurinacional. Esta será, de hecho, la primer iniciativa en esta legislatura en la que los dos socios de Gobierno voten en sentido contrario.

“Creemos que la voluntad de esta proposición de ley en la campaña de las europeas es puramente electoralista. Si no, no se entiende que no haya hablado con nosotros y que si se acaba aprobando es con el PP para desgastar a la izquierda”, ha dicho en la rueda de prensa la diputada de los comuns, formación que está en tesis “proderechos” como las definen.

Pero el texto también ha generado el rechazo de partidos como Izquierda Unida, que han sido tradicionalmente abolicionistas. “Los consensos siempre son difíciles, ha dicho Rivera. ”IU no renuncia a absolutamente nada porque la iniciativa del PSOE es punitivista y prohibicionista, es un texto que nosotras jamás podremos apoyar tal y como está. No implica ningún tipo de renuncia a nuestras políticas que siguen siendo siempre las mismas“, ha afirmado.

Fuentes del grupo parlamentario reconocen que ha costado meses de trabajo llegar a una posición conjunta dentro de Sumar, pero reconocen que este ha sido uno de los debates alrededor de la prostitución “menos costosos”. “Cuando el PSOE presenta este texto, sabemos que en parte es para generar divisiones y por eso nos pusimos a trabajar”, explica una diputada del grupo plurinacional.  

En cualquier caso, dentro de Sumar creen que el PSOE “no ha medido bien” y que quienes tienen un problema electoral son realmente los socialistas. “Si lo que buscaban era desgastarnos lo que nos ha hecho este debate es madurar”, ha zanjado Pin en la rueda.

La iniciativa por tanto depende ahora de los votos del PP para salir adelante en el debate de este martes. Podemos por su parte ha anunciado que sus cuatro diputados se abstendrán.

El PSOE ha rechazado las críticas de los socios. “Es la ley con la que queremos castigar a los que explotan a las mujeres. Es una cuestión de principios y vamos adelante con ella pase lo que pase. Tender a la abolición y castigar a los proxenetas”, ha argumentado el portavoz socialista, Patxi López, que ha avanzado que esta tarde “todo el mundo se retratará en sus principios y valoraciones”, ha dicho.

En el grupo socialista no esconden su malestar con lo que consideran un cambio de posición dentro del socio minoritario del Gobierno, toda vez que, argumentan, el texto que se vota este martes es idéntico al de la legislatura pasada. Entonces, Podemos lideraba la posición dentro del grupo parlamentario de Unidas Podemos y acabó votando a favor del texto, pero dio libertad a los integrantes de la coalición para marcar posición. Los comuns terminaron rechazando esa toma en consideración.

Etiquetas
stats