El juez del caso Villarejo retira a Pablo Iglesias la condición de perjudicado en el caso del móvil de su colaboradora

La oposición centra en Pablo Iglesias la próxima sesión de control del Congreso

El juez del caso Villarejo, Manuel García-Castellón, ha retirado a Pablo Iglesias la condición de perjudicado en el caso del robo y posterior difusión de parte del contenido del móvil de una antigua colaboradora, Dina Bousselham. Una copia de la tarjeta apareció entre el material incautado a Villarejo en noviembre de 2017.

García-Castellón asegura en un auto que "resulta insostenible" mantener la condición de perjudicado a Pablo Iglesias "toda vez que las diligencias practicadas no han permitido concretar en qué medida resulta ofendido o perjudicado de infracción penal alguna".

El juez llega a esta conclusión pese a que Iglesias fue aceptado como perjudicado en la pieza del caso Villarejo al coincidir el material del móvil robado a Bousselham con publicaciones en Okdiario, El Confidencial y El Mundo con contenido que guardaba ese dispositivo. Se trataba de conversaciones privadas entre dirigentes de Podemos e información interna del partido que arrojaban una imagen negativa de la formación y sus candidatos en un momento de auge político del mismo.

Ahora, el juez considera que no son publicaciones ilícitas porque pudo ser la propia Dina Bousselham la que comenzó a difundir los pantallazos publicados desde su teléfono móvil y así podrían haber terminado llegando a los citados medios. Bousselham sigue como perjudicada porque la copia íntegra de su teléfono estaba en manos de terceros, incluido el propio Iglesias, que tras recibirla de Interviú, se la entregó dañada a su dueña entre 6 y 35 meses después, dice el juez en el auto.

El magistrado va más allá y llega a proyectar la sospecha sobre que el propio Iglesias esté vinculado a la filtración. Por este motivo, ordena a Asuntos Internos que siga investigando y dice que la actuación de Iglesias necesita "un mayor esfuerzo probatorio". García-Castellón rechaza la petición de la Fiscalía de volver a citar a Bousselham y preguntarla si perdona a Iglesias que retuviera la tarjeta tanto tiempo, ya que de ser así sería imposible atribuirle indiciariamente un delito.

Además, el juez también dice que Iglesias debe perder la condición de perjudicado por "las contradicciones" que se han puesto de manifiesto durante la instrucción, si bien es el propio juez el que se las atribuye principalmente a Dina Bousselham, a la que acusa de haber podido ser la responsable de que parte del contenido de su móvil circulara entre terceros.

Tal es así que el juez instructor del caso Villarejo disipa la responsabilidad que pudiera tener el policía encarcelado en que las imágenes llegaran a medios de comunicación habituados a publicar información elaborada por la brigada política a la que él perteneció durante la primera legislatura de Mariano Rajoy. La relación personal de algunos de esos periodistas con Villarejo está acreditada en otros sumarios judiciales.

El juez dedica un mismo párrafo a Villarejo y al medio que dirige Eduardo Inda. "De las actuaciones practicadas no se puede inferir en este momento la ilicitud de la actuación del medio de comunicación Okdiario o de sus responsables. Tampoco resulta posible vincular las publicaciones aparecidas en el referido periódico digital Okdiario, exclusivamente a la intervención del investigado José Manuel Villarejo Pérez", escribe García-Castellón.

El magistrado hace esta afirmación pese a que los medios comenzaron a publicar el contenido del móvil de la colaboradora apenas unos días después de cuando los todavía imputados Alberto Pozas y Luis Rendueles, director y subdirector de Interviú en esa época, aseguraron haberle entregado una copia a Villarejo. El juez ha rechazado varias peticiones de la representación de Bousselham e Iglesias para que declaren los periodistas que publicaron la información procedente del móvil robado.

La Fiscalía Anticorrupción había solicitado el pasado viernes al juez del caso Villarejo que retirara al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, la condición de perjudicado en la citada pieza [aquí puedes consultar la trayectoria del caso].

El juez aprovecha su auto, de una extensión inusual en su instrucción, para recordar, en negrita, algunas frases que selecciona previamente de las publicadas en el móvil, como la que Pablo Iglesias dedicó en un chat privado a una presentadora de televisión y que después fueron publicadas por los medios citados.

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2020 - 10:27 h

Descubre nuestras apps

stats