El Gobierno pretende presentar los presupuestos en noviembre

Pedro Sánchez en su reunión con el presidente chileno, Sebastián Piñera.

Irene Castro

Santiago de Chile —

El Gobierno maneja noviembre como fecha para la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019. Fuentes de Moncloa dan por hecho que el proyecto de cuentas públicas no irá al Congreso en tiempo y forma -a finales de septiembre- sino que se retrasará hasta el mes de noviembre por lo que habrá que prorrogar unos meses más los presupuestos de Mariano Rajoy. 

El Gobierno y Unidos Podemos establecen cuatro equipos de trabajo para sellar un acuerdo de legislatura

El Gobierno y Unidos Podemos establecen cuatro equipos de trabajo para sellar un acuerdo de legislatura

Fuentes del Ejecutivo barajan la fecha de noviembre como más factible para llevar las cuentas públicas al Parlamento y que esté ya aprobada la modificación de la ley de estabilidad que pactó Pedro Sánchez con Unidos Podemos. La aprobación de ese cambio legislativo permitiría quitar al Senado la “anomalía” de que prevalezca sobre el criterio del Congreso. La mayoría absoluta del PP en la Cámara Alta puede vetar la aprobación de la senda de déficit. 

El plan del Gobierno es aprobar la senda de déficit con la que logró una flexibilidad de cinco décimas en Bruselas y que le permite un cierto margen para los presupuestos (una décima, puesto que otras dos irían destinadas a las autonomías y otra a la Seguridad Social). La idea del Gobierno es que en el momento de presentar los presupuestos tanto la senda de déficit como la modificación de la ley de estabilidad (en este caso en Moncloa son conscientes de que la mayoría de PP y Ciudadanos en las mesas del Congreso y el Senado puede dilatar el proceso).

No obstante, en el Gobierno están determinados a presentar los presupuestos incluso si esa senda de déficit no sale aprobada. Para Moncloa el proyecto de presupuestos es una importante baza electoral. El debate de las cuentas que los socialistas prometen serán más expansivas en el gasto público y los derechos sociales se produciría en plena precampaña de las elecciones autonómicas. Según los plazos que manejan fuentes del Ejecutivo es que los presupuestos estuvieran aprobados en febrero, tres meses antes de las elecciones autonómicas, municipales y europeas.

Gobierno y Unidos Podemos han establecido cuatro grupos de trabajo para tratar de dar a lo que queda de legislatura cierta estabilidad. Los ingresos del Estado, las pensiones, el empleo o la recuperación de servicios público son algunos de los ejes de las negociaciones. Ese acuerdo ha aumentado el optimismo del Ejecutivo de Sánchez para sacar adelante las cuentas públicas. Sin embargo, es consciente de las dificultades tanto con el grupo de Pablo Iglesias como con los partidos independentistas. 

En cualquier caso, en Moncloa creen que electoralmente les conviene aprobarlos, pero la negativa de otros partidos puede ser “un tiro al pie” para la oposición, según fuentes del Gobierno.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats