eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cifuentes decreta un cerrojazo informativo hasta reunir el lunes al comité de dirección del PP

La presidenta lamina toda su agenda pública después de que eldiario.es destapase que una funcionaria amiga le cambió dos notas para que pudiese sacar su máster

La estrategia de desaparecer contrasta con la que usó para responder a polémicas como la denuncia de Granados o el informe de la Guardia Civil que pedía su imputación

La líder del PP madrileño reúne este lunes a su guardia pretoriana en el comité ejecutivo para abordar la crisis política y su momento más delicado

75 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Cifuentes no descarta cerrar Telemadrid si es "muy deficitaria" en el futuro

Cristina Cifuentes en una imagen de archivo EFE

El carrusel de cámaras y micrófonos al que se había subido Cristina Cifuentes desde su etapa como delegada del Gobierno en Madrid y que le permitió primero ser cabeza de cartel del PP en Madrid desbancando a Ignacio González y después convertirse en presidenta de la región y del Partido tras jubilar a Esperanza Aguirre se detuvo abruptamente este miércoles.  Con la exclusiva en eldiario.es sobre las irregularidades que le permitieron conseguir un máster de Derecho autonómico en la controvertida universidad Rey Juan Carlos se acabaron sus apariciones públicas. 

La historia de cómo una funcionaria amiga cambió en su expediente dos "no presentados" por notables" -año y pico después de que se colocasen las notas y sin que mediasen nuevos exámenes- se publicó a las siete de la mañana del 21 de marzo, aunque el equipo de Cifuentes conocía la información de este medio desde las tres de la tarde del día anterior. Durante toda la jornada en la sede del Gobierno en la Puerta del Sol se aguardó por una rueda de prensa que nunca se produjo. Ni ese día ni en los siguientes. La presidenta madrileña que ha hecho de su hiperactividad mediática su capital político fundamental no ha comparecido ante los medios en toda la semana. Una anomalía en su apretadísima agenda.

La presidenta, que el viernes anuló todos sus actos y no apareció por su despacho, ha decretado un cerrojazo informativo y ha convocado para el lunes un comité de dirección del PP de Madrid donde abordará la grave crisis política y su peor momento desde que llegó a la presidencia de la Comunidad. Sus consejeros ya habían recibido instrucciones para estar localizables la semana próxima que antes de todo esto se preveía de escasa actividad política. A su alrededor todo es misterio y nadie quiere aventurar la posibilidad de que renuncie.

Durante los últimos cuatro días su única aparición tuvo lugar en el pleno rutinario de todos los jueves en la Asamblea de Madrid, donde el PP ya se había asegurado la víspera de que no se abordase el asunto de su máster. La presidenta subió al plenario desde el garaje, por una zona alejada de donde estaban los periodistas, en ese momento recogiendo las declaraciones de los portavoces de la oposición. 

En el PP aseguran que esta escena se repite casi cada jueves pero lo cierto es que Cristina Cifuentes ya sumaba entonces 24 horas sin explicarse. El envío de un comunicado a última hora de la tarde del miércoles con el que cambiaba de versión ya anticipaba un silencio que ha continuado en los días posteriores. Ese día fue su número dos, Ángel Garrido, quien se sometió a las preguntas de la prensa en su nombre. Su mano derecha tuvo que pronunciarse sobre un caso que atañe personalmente a la presidenta y no al Gobierno. Garrido fue el encargado de anunciar que el trabajo de fin de carrera de Cifuentes no se haría público "para no seguir estirando el chicle". 

Pasadas las 12 del mediodía del jueves, Cifuentes abandonó el pleno, como hace muchas semanas, y se trasladó al despacho de Presidencia, a escasos 30 metros. Rodeada de un enorme corro de periodistas y cámaras, tampoco hizo declaraciones y se limitó a decir que ya había ofrecido explicaciones en el comunicado del miércoles donde adjuntó documentación que, según su versión, probaba que las informaciones de eldiario.es no eran ciertas. En esos papeles hay clamorosas lagunas.

Sus únicas dos intervenciones desde que estalló la polémica fueron dos entrevistas cómodas: en el programa La Brújula de Onda Cero y en la tertulia El Cascabel de Trece. En ambos formatos se presentó como una víctima y trató de apoyarse en las explicaciones que habían dado por la mañana el rector de la universidad, Javier Ramos, el catedrático Enrique Álvarez Conde que compareció como director del máster -después se supo que no lo era- y Pablo Chico, el profesor de la asignatura de la que se cambió la nota. Los tres dijeron que todo fue fruto de un error en la transcripción de las calificaciones. Pero ninguno explicó dónde está el trabajo de fin de carrera que Cifuentes debió aportar para recibir el título y por qué en contra de las normas de la universidad se le permitió presentar el TFM si, tal y como asegura la dirección de la Rey Juan Carlos, figuraba en el sistema informático una asignatura sin aprobar. 

En Onda Cero Cifuentes atribuyó la publicación de eldiario.es "a  un ataque sin fundamento construido sobre la falsedad". "Nunca había visto nada igual. No es un ataque político, es un ataque personal. Nunca me he escondido, no lo voy a hacer.  Me he criado en la cultura del esfuerzo, he actuado con total honestidad, se me han hecho unas acusaciones falsas. No voy a permitir que este tipo de cosas me separen de mi camino", dijo al periodista David Del Cura. 

Pero la dirigente del PP dejó muchas incógnitas en el aire, la fundamental, dónde está su trabajo de fin de máster y si está dispuesta a autorizar a la Universidad a que lo muestre, en caso de que exista. 

Ahí se acabaron sus explicaciones públicas. Lo dijo la propia Cifuentes durante la entrevista en Onda Cero en la que también insinuó que no tiene intención de explicar todo esto en la Asamblea. "Ahí lo que se busca es un linchamiento político, las explicaciones debería darlas la universidad que es quien comete el error. [...] De este tema voy a hablar lo justo. Es la universidad quien debe dar las explicaciones".

Su jornada más difícil la cerró Cifuentes con la grabación de un vídeo en Periscope que difundió en las redes sociales. 

A la mañana siguiente, el jueves,  la dirección de la universidad Rey Juan Carlos anunció la apertura de la investigación. Y un grupo de asociaciones universitarias presentó una denuncia en la Fiscalía. Ahí se apagaron los focos. Ni entrevistas, ni comparecencias públicas en las últimas 24 horas. A diferencia de lo que ocurrió en otras crisis en las que convocó inmediatamente a los medios de comunicación y programó entrevistas en las tertulias televisivas para imponer su versión.  

Hasta el miércoles el álbum de fotos de Cifuentes parecía infinito. Pocos dirigentes podían presumir de manejarse como ella en la escena política. Que llovía el 12 de octubre, ella aparecía en el desfile de las fuerzas armadas con su paraguas rojigualda para garantizarse alguna portada o unos segundos en los informativos.  Que su comparecencia como presidenta en la Asamblea regional no iba a dar mucho de sí, se enfundaba una camiseta de Juego de Tronos en la que se autoproclama la Khaleesi del PP y triunfaba en las webs que jamás reservarían un párrafo a ese debate parlamentario. Que tocaba reaccionar a un informe de la Guardia Civil que pide su imputación en el caso Púnica, ahí aparece ante las cámaras con gesto muy serio y el pin de la Benemérita en la solapa.

La estrategia se la debe a su equipo, un fenomenal aparato de marketing político, que ya logró en su día hacer de Alberto Ruiz Gallardón el verso suelto del PP, el progre de la derecha que arrasaba en las elecciones de Madrid.

Todo eso está en el aire. La imagen de quien se arrogó la regeneración del PP de Madrid está seriamente comprometida. Y el lunes se enfrenta a su comparecencia más delicada. En la Puerta del Sol no se descarta que esté pensando en presentar su renuncia: la presidenta tampoco se ha sentido respaldada por su partido y además ve cómo un sector de la prensa afín le ha dado la espalda. Pero tampoco que sea una nueva instantánea en el álbum de la presidenta: la de toda su guardia pretoriana arropándola haciendo ver que nada de lo sucedido va a afectar a su presidencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha