El juez deja en libertad al líder del Frente Polisario sin medidas cautelares

Brahim Ghali, en una fotografía de archivo.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha dejado en libertad sin medidas cautelares a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en el exilio tras su declaración como imputado en las dos denuncias presentadas contra él por supuestas torturas contra población saharaui refugiada en los campamentos de Tinduf (Argelia). Ghali ha comparecido de forma telemática desde el Hospital San Pedro de Logroño, donde permanece ingresado desde el pasado 18 de abril por complicaciones derivadas de la COVID-19.

El Gobierno da por zanjado el "asalto" de Marruecos a la frontera con Ceuta pero afronta la reconstrucción de las relaciones diplomáticas

El Gobierno da por zanjado el "asalto" de Marruecos a la frontera con Ceuta pero afronta la reconstrucción de las relaciones diplomáticas

El magistrado ha acordado únicamente que aporte un domicilio y teléfono en España a fin de estar localizado y ha rechazado decretar la prisión provisional que habían solicitado las dos acusaciones que se han querellado contra él: el bloguero saharaui de nacionalidad española Fadel Mihdi Breica y la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH). Tanto la Fiscalía como su defensa se han opuesto a la adopción de medidas cautelares.

Tras esta decisión, el dirigente saharaui puede salir de España. De hecho, un avión del Gobierno argelino habría partido de Argel a primera hora de la mañana de este martes con rumbo a Logroño para recogerle, si bien no ha llegado a aterrizar en España. Un portavoz del Ministerio de Transportes confirma a elDiario.es que entre las 7:45 y las 8 los controladores aéreos de Baleares han recibido la instrucción de sus homólogos de Defensa de que comunicaran a la aeronave que no podía sobrevolar el espacio aéreo español, informa Irene Castro.

El Gobierno entiende que cuando Ghali se recupere “se marchará a su país de origen, al lugar de donde vino”, según ha manifestado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde ha insistido en que lo que el Ejecutivo quiere es que Ghali colabore con los poderes del Estado y con la Justicia, como ha hecho este martes declarando en la Audiencia Nacional.

En los autos en los que rechaza su entrada en prisión, el juez argumenta que no puede apreciarse "riesgo de fuga alguno” ni tampoco hay riesgo de que Ghali pueda "ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba relevantes para el enjuiciamiento, máxime a la vista de la fecha de los hechos investigados y que no se ha solicitado diligencias de prueba alguna y menos aún que el mismo pueda actuar contra bienes jurídicos de víctima alguna”. 

Además, el juez indica que los querellantes no han aportado elementos "siquiera indiciarios" que avalen la existencia de "motivos bastantes" como para considerar al dirigente saharaui responsable de delito alguno. Respecto a Fadel Breica, dice que en su informe simplemente señaló que se trataba de delitos muy graves y apuntó a que había indicios de que había cometido diferentes delitos pero "sin señalar alguno". El magistrado también cuestiona el argumento del bloguero de que Ghali puede fugarse porque ingresó en el hospital de forma “extravagante” y con documentación falsa, un extremo que no está probado, según recoge la resolución judicial.

En relación al otro querellante, ASADEDH, el juez entiende que las declaraciones de testigos que ha aportado "no tienen prueba corroborativa" y que de ellas tampoco se puede deducir la participación de Ghali en los hechos denunciados.

Durante el interrogatorio —en el que ha respondido únicamente a las preguntas de la Fiscalía y de su defensa—, Ghali ha afirmado que todos los hechos objeto de acusación son “absolutamente falsos” y ha negado haber cometido tortura, desapariciones o cualquier tipo de conducta ilícita contra cualquier ciudadano saharaui, según ha explicado su abogado, Manuel Ollé, al término de su declaración.

El letrado ha afirmado que su cliente ha dicho al juez que estas querellas obedecen a motivos “absolutamente políticos” para “tratar de minar la dignidad y credibilidad del pueblo saharaui y su lucha en el camino a la autodeterminación”. La defensa de Ghali también ha anunciado que pedirá el archivo de ambos procedimientos y la condena en costas de todas las acusaciones por “mala fe, por la temeridad y utilizar el derecho penal con fines políticos”. 

La abogada de Breica, María José Malagón, ha negado que haya algún tipo de iniciativa política detrás de su querella. “Mi cliente es un señor que ha sido horriblemente torturado y por eso se ha puesto una querella que ha sido admitida y que estamos en la instrucción”, ha explicado a los medios de comunicación tras la declaración del dirigente saharaui. 

Aunque oficialmente nadie lo ha admitido, la presencia en España del presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en el exilio es uno de los motivos detrás de la crisis migratoria que estalló en Ceuta hace dos semanas. Este martes, su abogado no ha querido adelantar si su intención es quedarse en España. “Esperará a que resuelva el juez y en ese momento decidirá lo que tenga por conveniente”, ha dicho Ollé, que ha insistido en que el líder del Frente Polisario sigue “débil” y que entró a España “con su pasaporte” y que en ningún caso lo hizo “escondido”.

La abogada de Breica, por su parte, sí ha expresado su temor a que el líder del Frente Polisario pueda marcharse de España para eludir la acción de la Justicia. Tras la decisión del juez, el dirigente saharaui tiene absoluta libertad de movimiento.

Etiquetas
Publicado el
1 de junio de 2021 - 13:21 h

Descubre nuestras apps

stats