La portada de mañana
Acceder
Aguirre utilizó su cargo como presidenta de Madrid para ocultar el Goya inédito
¿Cómo se calcula la inmunidad de rebaño?
Opinión - La mentira os hará libres, por Esther Palomera

Una jueza procesa por desobediencia a la portavoz de Hogar Social Madrid pero descarta que allanara la sede del PSOE

Melisa Domínguez Ruiz, portavoz del grupo neonazi Hogar Social Madrid

Una jueza ha procesado por un delito de desobediencia o resistencia a los agentes de la autoridad a la portavoz de Hogar Social Madrid, Melisa Domínguez. Los hechos investigados sucedieron en enero de 2020, cuando miembros del colectivo ultraderechista acudieron a la sede del PSOE a manifestarse después de que ese mismo día la Policía les hubiese desalojado de un edificio que estaban ocupando cerca de Plaza de España (Madrid).  

En un auto, emitido el 15 de febrero, la magistrada del juzgado de instrucción número 3 de Madrid expone que Domínguez, acompañada de quince miembros de la organización ultraderechista, llegó a la sede del PSOE “portando una pancarta con la inscripción ‘mantenerse en pie en un mundo en ruinas”. Los manifestantes se sentaron en “el suelo en la zona de las puertas de acceso y en el espacio existente hasta los tornos de control de acceso a las instalaciones”. 

“A pesar de las múltiples veces en las que los responsables de seguridad del PSOE comunicaron a la Sra. Domínguez Ruiz, como representante del grupo, la necesidad de que abandonaran el lugar y dejaran expedita la entrada al edificio, todos continuaron en el lugar durante varios minutos, obligando a que se requiriera la presencia de la policía”, continúa el auto, adelantado por la Cadena Ser y al que ha accedido elDiario.es. Con la llegada de los agentes los compañeros de Domínguez “accedieron a irse”, sin embargo la líder de la organización de ultraderecha “persistió en su negativa, obligando con ello a los policías a desalojarla de manera forzosa”, recoge el auto.

En el escrito emitido, la jueza descarta que Domínguez haya cometido un delito de allanamiento, como solicitaba la defensa del PSOE, que ejerce la acusación particular. Para la magistrada, “basta el visionado del contenido de las imágenes aportadas para comprobar” cómo ni Domínguez ni el resto de manifestantes “trataron de pasar los tornos de acceso a las instalaciones del partido, situándose en la zona de acceso y en las puertas de entrada al edificio desde la calle”, aunque a su vez reconoce que “la presencia del grupo en el lugar dificultó la entrada y salida a la sede del partido”.

Los socialistas han recurrido la decisión de la jueza. En las alegaciones presentadas, el PSOE destaca que a la portavoz de Hogar Social se le podría imputar otro delito por desórdenes públicos. Para justificar su argumentación destacan que Domínguez “actuó amparada en un grupo de manifestantes, invadiendo y ocupando, contra la voluntad de su titular la sede del Partido Socialista Obrero Español”, que se encontraba abierta al “público” en ese momento y “que con esta actuación causó una perturbación relevante de la paz pública y en la actividad normal de dicho centro de trabajo”. 

La magistrada descarta el delito de allanamiento, al considerar que la “única intención” de la actuación de Hogar Social “era la de dar eco a su protesta por haber sido desalojados” del inmueble que estaban ocupando y “que sus mensajes de grupo tuvieran repercusión”. 

Etiquetas
Publicado el
26 de marzo de 2021 - 18:48 h

Descubre nuestras apps

stats