El PSOE se desmarca del resto de la izquierda y tumba el impuesto a los ricos propuesto por Unidas Podemos

Reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, el lunes, en la sede socialista.

Iñigo Aduriz


73

El PSOE no ha apoyado este martes la toma en consideración de la proposición de ley de Unidas Podemos para “regular el impuesto sobre la titularidad, tenencia, disponibilidad, disfrute o uso de bienes o derechos por personas con grandes fortunas para hacer frente a los gastos ocasionados por la actual crisis económica”. El rechazo de los socialistas, que se ha sumado al de las derechas de PP, Vox o Ciudadanos, ha hecho que la iniciativa haya decaído en el Pleno que ha debatido la citada propuesta del grupo confederal que sí ha sido apoyada por el resto de las fuerzas de izquierdas. Ha contado con 58 votos a favor, 277 en contra y 4 abstenciones.

Rey, espionaje o Memoria: Podemos ve la "regeneración democrática" como la asignatura pendiente de la legislatura

Rey, espionaje o Memoria: Podemos ve la "regeneración democrática" como la asignatura pendiente de la legislatura

El 'no' del PSOE fue anunciado ayer por fuentes socialistas y ha sido confirmado este martes por el portavoz socialista en el Congreso, Héctor Gómez, que lo ha justificado en que el Ministerio de Hacienda está trabajando en una reforma fiscal más amplia y que ese es el ámbito en el que debatir al respecto. Previamente, el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, había reconocido que su grupo no tenía “mayoría parlamentaria” para sacar adelante la iniciativa que propone la regulación de los bienes y derechos exentos, incrementar el importe de la reducción de la base imponible y la introducción de una nueva escala de gravamen que afectaría a las rentas más altas, entre otras medidas. 

“Lamentamos que la decisión del PSOE sea no apoyar un impuesto que solo afecta a los millonarios. No entendemos que el PSOE no apoye que por lo menos se empiece a debatir esta medida, sobre todo cuando hay tantas necesidades sociales”, ha dicho Echenique en la rueda de prensa habitual de los martes en la Cámara Baja.

Ya durante el debate, el diputado de Unidas Podemos Txema Guijarro ha reconocido que el proyecto llegaba al Pleno “ya condenado” por no haber mayoría para ser aprobado. Pero él ha defendido el nuevo impuesto a los ricos en que “el carácter progresivo que debe guiar la estructura fiscal se ha resentido profundamente en los últimos años”. Como ejemplos, ha citado la multiplicación del número de millonarios que, paradójicamente, ha ido acompañada por una merma en los ingresos por el impuesto de patrimonio.

Unidas Podemos denuncia el “insultante” aumento de la desigualdad

Guijarro ha denunciado que en los últimos años se ha producido “un incremento de la desigualdad incluso superior al de la crisis”. “Es obsceno, insultante”, ha insistido, antes de remarcar que con un Gobierno progresista “los niveles de desigualdad social no pueden aumentar cuando la situación de partida era ya desigual”. “Esta reforma debía haberse acometido al principio de la legislatura”, ha enfatizado, sin lograr convencer al socio del Gobierno.

Tras la votación, la ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, ha publicado un tuit en claro reproche al PSOE, aunque sin mencionarlo directamente. “Que los más ricos paguen lo que les toca no es un capricho, es una obligación democrática. Las familias no entienden por qué ellas pagan más impuestos que una gran fortuna. La ciudadanía nos exige políticas valientes y a ella nos debemos, no a los poderosos”, ha asegurado.

Los demás portavoces de las fuerzas de izquierdas que han comparecido ante la prensa y, después, quienes han intervenido durante el Pleno –ERC, EH Bildu, Compromis, Más País, CUP y BNG–, han manifestado su apoyo a la medida, aunque ese respaldo no ha sido suficiente para que la iniciativa sea aprobada por la Cámara Baja.

El representante de ERC, Gabriel Rufián, que no ha concretado el sentido del voto pero que ha dado a entender que la respaldará, ha ironizado al respecto y ha dicho que “a quien no le guste” el texto de Unidas Podemos, “que en lugar de impuesto le llame donación”, y ha citado al fundador de Inditex, Amancio Ortega, y sus transferencias al Estado. Posteriormente su compañero de filas Joan Margall se ha preguntado durante el Pleno: “¿Si los que más tienen no aportan más cómo vamos a proteger a los más vulnerables?”

Él ha acusado al PSOE de comprar “el relato de la derecha”. “Tenemos una mayoría en este congreso a favor de emprender una reforma fiscal para que los que más tienen aporten más. Si no lo hacen es porque no quieren”, les ha dicho a los socialistas.

Dirigido a menos de 10.000 personas

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, también ha manifestado su apoyo a la propuesta del grupo confederal, así como el de Más País, Íñigo Errejón o la de la CUP, Mireia Vehí. “Estamos a favor de implantar un impuesto a las grandes fortunas”, ha dicho, antes de preguntarse “cómo es posible que el PSOE vote que no”. “Cada vez que hay una medida progresista el PSOE vota con las derechas”, ha lamentado.

Unidas Podemos ha explicado que ese nuevo tributo se ceñiría a menos de 10.000 personas con patrimonios superiores a 10 millones de euros y no sería bonificable, para evitar así que gobiernos autonómicos trataran de vaciar su contenido. El grupo confederal reivindica, además, que es una propuesta de “justicia fiscal y social” para acabar con los “regalos fiscales a los ultrarricos”, como en su opinión hace la Comunidad de Madrid al perdonar tributos por valor de 1.000 millones a “un puñado de millonarios” mientas recorta en Metro y cierra urgencia en la Atención Primaria.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats