La portada de mañana
Acceder
La escalada de hospitalizaciones dispara la alarma entre el personal sanitario, agotado tras meses de epidemia: “Si viene la segunda ola no sé cómo aguantaremos”
Los profesores tratan de blindarse para que no les responsabilicen de los contagios ante una “vuelta al cole caótica”
Seis meses de lucha contra un enemigo invisible y todavía estamos muy lejos de cantar victoria

Sánchez se reafirma en mantener el estado de alarma hasta la "nueva normalidad" y pide "prudencia" a quienes pasan a fase 1

Pedro Sánchez comparece en Moncloa.

Pedro Sánchez asegura que el estado de alarma es un instrumento "fundamental y prioritario" en el proceso de desconfinamiento y se reafirma en mantenerlo hasta la fase de "nueva normalidad" -que no llegará antes de finales de junio- como única fórmula para poder limitar los movimientos entre provincias así como el derecho de reunión. El presidente celebra que España tenga controlada la pandemia, pero advierte de que la COVID-19 "sigue al acecho" y reclama a los territorios que a partir del lunes pasan a fase 1 que mantengan la "cautela y la prudencia". Además, ha anunciado que el funeral que prepara el Gobierno para las víctimas del coronavirus en España estará presidido por el rey Felipe VI.

El número de muertes diarias con coronavirus baja a 179 después de tres días por encima de 200

El número de muertes diarias con coronavirus baja a 179 después de tres días por encima de 200

A pesar de que el Gobierno logró los apoyos para la cuarta prórroga del estado de alarma en una negociación a última hora y de que varios de los aliados le advirtieron de que debía buscar una fórmula para gestionar la desescalada con un instrumento distinto al tiempo que Pablo Casado anticipó su voto en contra, Sánchez ha asegurado que habrá en las próximas semanas va a haber "distintos estados de alarma" en lo que ha denominado "desescalada institucional".

"Lo importante es que todos los grupos parlamentarios seamos conscientes de que, más allá de que podamos afinar más o menos en la cogobernanza, el estado de alarma en la desescalada es fundamental prioritario", ha afirmado. Así, ha insistido en que "no es un proyecto político" sino el "instrumento jurídico" que se está usando también en los países de nuestro entorno para poder limitar derechos como la movilidad interprovincial o la reunión. Preguntado por la advertencia de ERC de que tiene que elegir entre los republicanos o Ciudadanos, Sánchez ha pedido "desvincular" la política de la situación actual. Aún así, ha reiterado el compromiso a mantener el diálogo con la Generalitat para buscar una solución al conflicto político en Catalunya: ""Somos conscientes de que hay elementos que han quedado postergados lógicamente por esta emergencia sanitaria que tienen que ser abordados en favor de la convivencia a través del diálogo. Y eso lo vamos a hacer. De hecho ese es el compromiso del Gobierno de España".

Sánchez ha comparecido en Moncloa este sábado a mediodía tras reunirse con el comité técnico para la desescalada así como con el comité científico un día después de que el Ministerio de Sanidad tomara la primera decisión sobre el cambio de fase en algunas comunidades autónomas. En líneas generales se aceptaron las propuestas de los gobiernos regionales -el 51% de España pasa a fase 1-, a excepción de Madrid y algunas zonas de la Comunidad Valenciana y Andalucía, cuyos presidentes, Ximo Puig y Juanma Moreno Bonilla, respectivamente, mostraron su disconformidad con la decisión del departamento que dirige Salvador Illa. También tres provincias de Castilla-La Mancha se quedaron en fase 0, pese a que el Gobierno de Emiliano García-Page sostiene que cumplía los criterios para avanzar.

A pesar de ese avance, que Sánchez ha defendido que se puede llevar a cabo porque la pandemia ha remitido, ha dejado claro que el virus "no ha desaparecido" por lo que ha reclamado a los ciudadanos que extremen las precauciones. "Sigue ahí al acecho. No se ha extinguido ni se extinguirá hasta que dispongamos de una vacuna. Debemos cohabitar con el virus manteniéndolo a raya", ha enfatizado.

Así, ha recomendado que "el método más efectivo es que cada persona tome las mismas reglas que si estuviera infectada" con medidas de higiene o distancia social. "Que cada cual siga a rajatabla las reglas que rigen en su localidad", ha expresado: "A quienes entran en fase 1, quiero pedirles toda la cautela y toda la prudencia".

A las comunidades autónomas les ha agradecido el esfuerzo en el arranque del proceso de desescalada y ha enfatizado que se llevará a cabo con el mecanismo de "cogobernanza" en el que las propuestas llegan desde las autonomías y se valoran "conjuntamente" los datos, aunque la decisión final sobre el cambio de fase lo tiene el Gobierno a través de Sanidad. El presidente ha reiterado que los criterios siempre son científicos.

Sánchez ha evitado "polemizar" con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, después de que el Gobierno regional planteara cambiar a la fase 1 en contra del criterio de la directora general de Salud Pública, Yolanda Fuentes, que presentó su dimisión. "No voy a entrar a polemizar con ningún presidente autonómico", ha respondido Sánchez, que ha asegurado que tanto los jefes de los ejecutivos regionales como él están "intentando hacer lo mejor". Así, ha asegurado que tanto Quim Torra como Isabel Díaz Ayuso "van a encontrar en el Gobierno y en mi persona un aliado para frenar al enemigo que tenemos", en referencia al virus. De hecho, Sánchez se ha desvinculado de la campaña emprendida en Twitter por el PSOE en la que el partido asegura la región es un "ejemplo de gestión irresponsable e ineficaz" en la crisis de la COVID-19 y que ha generado un gran malestar en PP y Ciudadanos: "Estoy centrado en lo que estoy centrado y no tenía conocimiento de ese tuit".

Sánchez ha dedicado buena parte de su discurso a apelar a la "unidad" de fuerzas políticas y agentes sociales para llevar a cabo la reconstrucción económica y social de España. Así, ha agradecido el acuerdo logrado con patronal y sindicatos para mantener los ERTE hasta el 30 de junio. "Ese es el mejor mensaje que podemos enviar a la sociedad y a la UE y lo que demandan los españoles que lleguemos a acuerdos y fomentemos la estabilidad", ha expresado Sánchez, que ha dicho que también deben estar unidos el Gobierno y la oposición -a la que ha pedido "arrimar el hombro" en un momento de beligerancia por parte del PP- así como las administraciones.

El presidente ha insistido en que hay que "afrontar el futuro unidos" por lo que ha defendido que la fórmula de los acuerdos de reconstrucción que planteó al resto de formaciones y que se abordará en una comisión parlamentaria "debe multiplicarse en todos los rincones de nuestra geografía". No obstante, el PP ha ignorado la mano tendida del PSOE en las autonomías en las que gobiernan los conservadores.

Sánchez, que ha insistido en que España es uno de los países que más test de detección del virus realiza, ha reiterado que el Gobierno declarará el luto oficial por las víctimas de la COVID-19, que superan las 26.000, cuando la mayoría de España esté en fase 1. Las banderas ondearán a media asta. Además, ha anunciado que el acto de homenaje -que se celebrará más adelante, cuando exista la "nueva normalidad"- será presidido por el jefe del Estado. "España, igual que cada uno de nosotros, necesita un duelo", ha señalado.

La ayuda europea "no es ningún rescate"

El jefe del Ejecutivo también ha defendido las medidas económicas que ha puesto en marcha para amortiguar el impacto social del "shock" de la pandemia en lo que ha calificado "escudo social". "Nos hemos volcado por socorrer a quienes estaban en situación de indefensión", ha expresado Sánchez, que ha asegurado que "por primera vez" se han puesto en marcha mecanismos como las moratorias de hipotecas, el bono social o la aplicación "masiva" de ERTE, así como la moratoria de impuestos y del pago a la Seguridad Social o la prohibición de realizar desahucios y cortes de energía a las personas vulnerables durante la emergencia sanitaria.

También ha reiterado la necesidad de una respuesta común de todos los socios europeos, que por el momento se ha concretado en la movilización por parte del Eurogrupo de 540.000 millones de euros para ayudar a los países a afrontar las consecuencias de la pandemia de la COVID-19, aunque ha defendido que es preciso articular más medidas a medio y largo plazo. No obstante, ha asegurado que "no es ningún rescate"." Son líneas para dar una respuesta común a una pandemia que afecta al conjunto de la Unión Europea", ha subrayado Sánchez.

Etiquetas
Publicado el
9 de mayo de 2020 - 14:50 h

Descubre nuestras apps

stats