eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Del "demonio" al "odio a los hombres": los argumentos más inverosímiles contra la huelga feminista

El 8M está impulsado por "un partido con nexos con países con burka" y pretende "romper con el modelo de sociedad occidental", dicen sus detractores

Varias dirigentes del PP han afirmado que ese día harán 'huelga a la japonesa', un mito español sobre una forma de protesta que, en realidad, no existe

Recopilamos los argumentos que se han escuchado en las últimas semanas contrarios al 8M, desde cargos territoriales del PP al obispo José Ignacio Munilla

- PUBLICIDAD -
Munilla anima a "avanzar por el camino del diálogo, el entendimiento, el respeto y la no confrontación" en Cataluña

El obispo José Ignacio Munilla

Desde calificarla de "insolidaria" y "elitista" a asegurar que detrás de su convocatoria está Pablo Iglesias o incluso el propio demonio, el movimiento feminista ha vivido las semanas previas a la huelga feminista del 8 de marzo rodeado  de declaraciones contrarias cada vez más beligerantes. Recopilamos los argumentos más inverosímiles contra la huelga del 8M.

José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, dedicó una hora entera  de su programa Sexto Continente (Radio María) de este lunes a reflexionar sobre el feminismo y sobre si este "conjuga o no con el cristianismo". Munilla aseguró que el cristianismo está "en contra del feminismo radical" y, tras decir que es necesario "discernir cuál es la causa justa", acabó señalando que "el demonio puede meter un gol desde las propias filas". "Porque el feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho de alguna manera una especie de harakiri", continuaba su intervención.

Sofía Godoy, concejala de Igualdad de Ourense

La huelga también promueve, según se ha escuchado estos últimos días, "el odio entre mujeres y hombres y la androfobia (aversión o temor a los hombres)". Así lo expresó la concejala de Igualdad de Ourense, Sofía Godoy, este lunes en un pleno del concello. Para Godoy, además, el 8M está impulsado "por un partido con peligrosos nexos y afinidades donde las mujeres llevan burka", en referencia a Podemos.

Javier Maroto,  vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP

En la misma línea, el vicesecretario de Política Social y Sectorial del PP Javier Marotó ha declarado que no pueden apoyar una manifestación  "convocada por Pablo Iglesias": "No podemos apoyar una manifestación convocada por Pablo Iglesias, es la manifestación de Podemos y lo sabe todo el mundo, creemos que la igualdad de oportunidades no se alcanza con la manifestación que quiere Pablo Iglesias, que lo que le gusta es el ruido".

Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura

Otra de las frases que se han repetido estos días en boca de varias dirigentes del PP ha sido la referencia a la 'huelga a la japonesa'. La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, ha insistido en varias ocasiones en que hará una huelga 'a la japonesa' trabajando más horas porque, argumenta, le faltan "días a la semana y horas al día" para hacer todo lo que tiene que hacer. "Es la manera en que queremos celebrar el 8 de marzo, con las mujeres trabajando, con las mujeres con oportunidades [...] trabajando todavía más y demostrando las capacidades que tenemos las mujeres en este país", ha dicho.

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid

A la reivindicación de García Tejerina se unió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, anunciando que ella trabajaría aún más de lo habitual "para avanzar en igualdad y disminuir la brecha salarial". En realidad,  la huelga a la japonesa no existe. Este tipo de protesta, entendida como trabajar más para aumentar la producción y generar así problemas en la distribución y almacenaje, es un mito español y un concepto que no existe en Japón.

Manifiesto de dirigentes y exdirigentes de PP, C's y UPyD

Este martes, El País  publicó un manifiesto firmado por 28 mujeres dirigentes y exdirigentes del PP, Ciudadanos y UPyD –entre ellas, la eurodiputada de UPyD Teresa Giménez Barbat, la excandidata de C's Cristina Losada o la exdiputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo– que criticaba "una corriente de opinión supuestamente feminista que pretende hablar en nombre de todas las mujeres, imponerles su forma de pensar y retratarlas como víctimas de nacimiento de lo que llaman heteropatriarcado". Así, el manifiesto pide que el 8M se celebre "que en España las mujeres no nacen víctimas" y aseguran que no se reconocen como "víctimas de sus hermanos, parejas, padres, hijos, amigos y compañeros".

Amalia Payá, edil de Alcoi

Las mujeres "normales y reales" no podrán secundarla, según opina la edil de Alcoi Amalia Payá (PP) en declaraciones a Ara Multimedia: "Las mujeres normales y reales no van a secundarla, ¿quién puede pensar que una autónoma que tenga una peluquería o panadería o una arquitecta vayan a cerrar las 24 horas su negocio?".

Emma Buj, alcaldesa de Teruel

La alcaldesa de Teruel, Emma Buj (PP),  ha argumentado por su parte que "los actos convocados por mujeres para mujeres deberían estar superados". Buj afirmó que la brecha salarial es "casi inexistente" cuando se inicia la vida laboral y son ellas mismas "las que muchas veces  nos ponemos el techo de cristal". Por ello consideraba que la huelga será "poco efectiva en los objetivos" y lo más eficiente sería hacer un debate "sobre la racionalización de los horarios y mejorar las políticas de conciliación".

Miguel Tellado, secretario general del PPdeG

El PP gallego también se ha unido a las críticas a través del secretario general del PPdeG y viceportavoz parlamentario del partido, Miguel Tellado, que se preguntaba "el sentido que tiene que las mujeres paren" y consideró "machista" la convocatoria.

Argumentarios internos del PP

Otros adjetivos que se han utilizado en las semanas previas a la huelga es "insolidaria" y "elitista". Los usó el PP en un documento interno en el que explicaban sus razones para oponerse y que reveló la Cadena Ser el pasado 21 de febrero. Así, según razonan, la protesta sería elitista porque solo la pueden hacer "las personas que tengan empleo", "insolidaria" con las mujeres autónomas y las que cuidan de mayores, y tendría el objetivo de "romper nuestro modelo de sociedad occidental", que es "la que más ha avanzado en la consecución de derechos y oportunidades para las mujeres", señala el argumentario.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha