eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un centro público de la Comunidad de Madrid colocó a un investigador fantasma para cobrar una beca europea

IMDEA Materiales pidió 36.583 euros a la Comisión Europea por el trabajo de un investigador que nunca estuvo en el proyecto, como confirma el propio científico y sus responsables

Además, el instituto de investigación público admite en una orden interna que el sistema de horas trabajadas "está artificialmente reconstruido" o que hay otro científico bajo un proyecto con el que "no está estrechamente relacionado"

Tanto IMDEA como la Comunidad se remiten a una supuesta inspección que dio como resultado que todo era correcto, aunque se niegan a dar a eldiario.es ese expediente o más explicaciones

- PUBLICIDAD -
El documento interno de IMDEA que alerta de posibles irregularidades

El documento interno de IMDEA que alerta de posibles irregularidades

Los Institutos Madrileños de Estudios Avanzados (IMDEA) fueron creados por Esperanza Aguirre en 2006 con el objetivo de "fomentar las actividades de I+D+i" en algunas áreas (energía, agua, software...). Uno de ellos, IMDEA Materiales, colocó a un investigador en un proyecto concreto con el objetivo de cobrar por él, pero sin que hubiera trabajado en ese programa. Concretamente, el instituto público cifra en 96.323 euros los gastos que ha tenido el proyecto de investigación llamado Compose 3, según un documento al que ha tenido acceso eldiario.es. De ellos, la beca FP7 del marco Marie Curie (gestionada por la Comisión Europea) puede aportar un máximo de 72.242 euros, y ese importe máximo es el que se solicita para el periodo 2015-2017.

Al justificar los gastos a financiar, IMDEA Materiales especifica que el proyecto tuvo dos investigadores. Por el tiempo trabajado se le estiman costes de 22.334 euros al primero y 36.583 euros al segundo. Sin embargo, esta segunda persona, Yuwen Cui no aparece en el organigrama oficial y público del proyecto. El propio científico confirma a eldiario.es por email que no trabajó en él y que va a intentar aclarar por qué aparece su nombre: "No he contribuido a ningún elemento esencial del proyecto Compose3 (ni codificación ni publicación)". Lo mismo confirman los dos responsables que tuvo este proyecto y que prefieren que sus nombres no aparezcan en este artículo.  Según el portal de transparencia del instituto de investigación, desde 2013 ha recibido 139.048 euros por Compose 3.

Ni IMDEA ni Educación han dado una respuesta sobre el investigador fantasma pese a las reiteradas preguntas de eldiario.es. El departamento de Investigación de la Comisión Europea que concede estas becas declinó contestar en un primer momento y más tarde ha emplazado a eldiario.es a esperar una respuesta este martes. 

Pero no es el único caso de presunta irregularidad en este centro de investigación. El propio IMDEA admitió en un documento interno en 2015, al que ha tenido acceso eldiario.es, que tenía varios puntos débiles que podían ser objeto de investigación. Lo hace en el contexto de una inminente auditoría que se les va a hacer por tres proyectos (Mastic, Nectar y Ecofire-Nano) financiados por las becas de la Comisión Europea FP7 del programa Marie Curie. IMDEA Materiales, dependiente directamente de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, recibió 100.000 euros por cada uno de esos proyectos, según confirman en la Agencia Ejecutiva de Investigación (REA) de la Comisión Europea a eldiario.es.

En ese documento interno se alerta: "Hay asuntos que pueden ser potencialmente investigados más adelante" y cita dos en concreto. Primero, el caso de dos investigadores que ya están cobrando otra beca que supone un problema de incompatibilidad con esta que se ha pedido a la Comisión. También admite que otro científico que trabaja con ellos "no está estrechamente relacionado con el proyecto Ecofire-Nano" al que, según parece, está adscrito (eldiario.es ha anonimizado sus nombres en el documento oficial).

Pero "el punto más débil es nuestro sistema de control horario", admite IMDEA. El mismo documento, enviado internamente y fechado el 3 de septiembre de 2015, relata que el sistema de control de horas se ha "reconstruido artificialmente". Es una debilidad porque las becas de la Comisión Europea se deben justificar en horas trabajadas por cada uno de los investigadores de cada proyecto. 

Eso sí, especifica que esa recreación es en base "a la implicación real de los trabajadores en cada proyecto". Pero puntualiza que teniendo en cuenta "la optimización de las distintas becas", es decir, que el reflejo de esas horas conduzca a conseguir el mayor importe posible de Europa. Las autoridades de IMDEA no han respondido sobre si se falsearon horas para lograr ese objetivo. La consultora, Russell Bedford, ha sido contactada para saber si los responsables del Instituto admitieron que las horas habían sido recreadas a falta de un sistema mejor o directamente se hizo pasar por verdadero el documento reconstruido. De momento instan a esperar porque son trabajos antiguos y "tendríamos que revisar exactamente qué pasó". La Consejería de Educación no ha querido contestar a esta pregunta. 

El instituto, financiado con 3 millones de euros de la Comunidad de Madrid el pasado año, da instrucciones sobre cómo responder a la auditoría si pregunta a los trabajadores sobre su control de horas y añade en otra hoja al final de estas instrucciones: "Estamos todos implicados y debemos dar la misma explicación coherente!". 

El director actual de IMDEA Materiales, Ignacio Romero, no ha contestado las preguntas de eldiario.es sobre este documento y se limita a referir la excelencia del centro, al igual que la Consejería de Educación, que achaca a un investigador molesto el origen de la denuncia. 

En el momento en el que se redacta el documento interno, el director era Javier Llorca,  cuyas charlas sobre dios en el propio instituto generaron malestar y polémica, como publicó El País. También ha sido contactado y tampoco ha contestado. Pero la persona bajo cuyo mandato se pidieron becas sin tener implantado el sistema de control apropiado es  José Manuel Torralba, hoy precisamente director general de Universidades de la Comunidad de Madrid e impulsor de la nueva ley que quiere financiar a las universidades según sus resultados y eficacia. Sin embargo, cuando se hace este documento él ya es el responsable de universidades de Madrid, ya que fue nombrado en julio de 2015. El consejero de Educación, Rafael Van Grieken, cuestionado por su papel en la gestión del caso Cifuentes, es actualmente el vicepresidente del patronato de IMDEA y responsable del control de estos institutos, constituidos como fundaciones públicas. Educación refiere que se hizo una investigación interna de estos hechos y que todo fue correcto, pero ni este organismo ni IMDEA han aportado ese expediente a eldiario.es pese a que se les ha sido solicitado.

El departamento de Investigación de la Comisión Europea ha contestado a eldiario.es que estos tres proyectos "fueron evaluados por expertos independientes", en referencia a la auditoria para la que se preparó todo. "No se advirtió ningún problema", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha