Apps para corazones rotos

Allison Williams, la actriz que interpreta a Marnie Michaels en Girls

Quizá es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado pero con el guantazo de la pérdida se hacen muchas tonterías. Típicamente: vigilar compulsivamente su lista de amigas del Facebook, dejar de seguirle en el Twitter para leer sus actualizaciones a escondidas cada cuatro segundos, jurar no volver a llamarle mientras marcamos su número “por última vez”. Donde falla la voluntad, aplicamos tecnología.

Si aún estamos deshojando margaritas, Should I Break Up With My Boyfriend ($0.99 en iTunes) monitoriza tu estado de ánimo y tus sentimientos durante dos semanas para ayudarte a evaluar tu relación con la frialdad de un contable. Al final del proceso obtenemos un gráfico y unos consejos genéricos que, la mayor parte de las veces, incluyen cortar por lo sano. Curiosamente, la misma empresa ofrece mercuryapp, que viene a ser lo mismo pero con el puesto laboral.

Después de una ruptura traumática, lo más importante es la higiene. KillSwitch (pronto para Android) es como un mercenario que entra en el Facebook y limpia todas las huellas del indeseable para que no volvamos a ver su traicionera cara. El servicio elimina fotos, videos, comentarios, notas del muro y actualizaciones que estén relacionadas con él. La buena noticia es que, si la pareja se reconcilia, el proceso se puede deshacer. La mala, que para que el programa funcione hay que seguir siendo amigo del malvado ex.

Sus creadoras, dos veinteañeras newyorquinas con amplia experiencia en rupturas, describen KillSwich como “el equivalente digital a meter todas sus cosas y regalos en la basura”. Pero no todos los recuerdos son digitales y hay cosas que no se pueden tirar, no tanto por su valor sentimental como por su valor económico. Never Liked It Anyway (Nunca me gustó) es un mercadillo para vender y comprar anillos de compromiso, vestidos de boda, regalos de firma y otros restos valiosos de un naufragio amoroso. Incluye sección para ventilar el drama. En España (hasta que alguien copie la fórmula o la compañía crezca) tenemos que conformarnos con eBay.

Sólo no puedes, con amigos (y software) ¡sí!

En el penúltimo episodio de Girls (2x08) la famosa serie que retrata la vida de un grupo de veinteañeros en Nueva York, el ex-novio de Marnie hace fortuna con una aplicación que evita que uno se humille llamando a su ex. El programa se llama Forbid (prohibido) y el plan de negocio es infalible: una vez seleccionado el contacto que debe evitar, el usuario deberá pagar 10 dólares cada vez que llama. Forbid ha sido un éxito instantáneo entre los fans de la serie, y eso que no existe. Parece inspirada en Ex-Lover Blocker, la divertida aplicación de la agencia DDB Brazil para Guaraná Antarctica.

Ex-Lover Blocker (impide que llames o escribas a un ex avisando -cada vez que lo intentes- a tus mejores amigos, que deben acudir al rescate y alejarte de la tentación. Si todo esfuerzo es inútil, la aplicación no te cobra pero lo anuncia en el Facebook para que se enteren todos (incluída la ex), aplicando la vergüenza ajena donde no funcionó el amor propio. Ahora lo que de verdad hace falta es una aplicación que nos impida usar Facebook, Twitter y Foursquare para triangular la localización del interfecto y perder la cabeza adivinando sus movimientos. O peor, los de su nueva novia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats