eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Por una izquierda con futuro: hacer que lo necesario sea posible

Cuando, en diciembre del 2015, las elecciones generales se tradujeron en una ligera mayoría de la izquierda,  se optó por arrojar al sumidero de la historia este “insignificante” botín y se forzó la convocatoria de una nuevas elecciones en las que  la izquierda perdió terreno y la derecha recuperó su hegemonía

En efecto, los resultados del 26J pusieron de manifiesto la profunda división de la socialdemocracia y la evidencia de que los procesos cupulares de confluencia pre-electoral no siempre suman, sino que, en ocasiones, restan y dividen

Lista completa de firmantes de este manifiesto

Las recetas  neoliberales que se han implementado para superar la crisis del 2008 han supuesto una importante pérdida de derechos, han generado un grave sufrimiento social  y también han agitado conciencias, han generado exigencias de cambio y han alterado el panorama electoral. Sin embargo, en ningún caso la izquierda ha sido capaz de superar nítidamente la lógica neoliberal.

No lo han conseguido los partidos tradicionales y tampoco lo han conseguido los nuevos partidos (Podemos, la Francia Insumisa, Syriza, el Movimiento 5 Estrellas y otros de menor entidad)  que surgieron al socaire de esta coyuntura tomando como bandera superar la vieja política y darle una salida popular a la crisis. Es más: en algunos casos, como Italia o Grecia, estos partidos han acabado ejecutando políticas radicalmente distintas a las inicialmente prometidas.

La terrible realidad es que no sólo nos hallamos ante un ciclo conservador tradicional sino que  la alternativa más probable a las políticas conservadoras es su agudización mediante la contaminación con políticas de la extrema derecha, como se ha puesto de manifiesto en los últimos procesos electorales en Europa y América. Lamentablemente, la agitación, la frustración  y el miedo han derivado más fácilmente hacia las propuestas corporativas, autoritarias y xenófobas de la extrema derecha que hacia las propuestas  solidarias y progresistas de la izquierda

Es urgente, por tanto, que la izquierda y las fuerzas progresistas inviertan esta deriva abandonando sus inercias, su confusión y su ambigüedad. La confianza mágica en que el tiempo acabará por darnos la razón,  los discursos autocomplacientes, las promesas simplistas y demagógicas y las miserias oportunistas son lastres que es imprescindible eliminar.

En el año 2015,  cuando se constituyó el gobierno portugués, la izquierda española apenas prestó atención a este hecho porque estaba demasiado ocupada en conseguir (o evitar, según el caso) el famoso “sorpasso” y porque algunos estaban  demasiado distraídos con la supuesta, próxima e inevitable ruptura del “régimen del 78” y con remediar el “fiasco” de la transición.

Cuando, en diciembre del 2015, las elecciones generales se tradujeron en una ligera mayoría de la izquierda,  se optó por arrojar al sumidero de la historia este “insignificante” botín y se forzó la convocatoria de una nuevas elecciones en las que  la izquierda perdió terreno y la derecha recuperó su hegemonía. En efecto, los resultados del 26 J pusieron de manifiesto la profunda división de la socialdemocracia y la evidencia de que los procesos cupulares de confluencia pre-electoral no siempre suman, sino que, en ocasiones, restan electoralmente y dividen políticamente.

Tres años después,  Portugal es un país con un Gobierno sostenido por diversos partidos de izquierda, que no ha hecho la revolución pero que lleva a cabo una política progresista y realista, que mantiene a raya a la derecha y donde la extrema derecha no es una amenaza significativa.

En España, por su parte, la exitosa moción de censura al gobierno de Rajoy ha puesto en marcha una experiencia progresista propiciada por el impacto de la sentencia de la Gurtel y la corrupción generalizada del PP. La mera existencia de una alternativa de gobierno tangible ha tenido un efecto positivo en la opinión pública y parecería lógico pensar que, por parte de las fuerzas progresistas, habría una voluntad firme de engancharse a este tren para propiciar un cambio real en el país.

Sin embargo,  la realidad es que, seis meses después de la investidura de Sánchez, una parte de los apoyos parlamentarios ha roto con el Gobierno y su socio mayoritario ya lo da por liquidado.

No hace falta perder demasiado tiempo en explicar lo que va a suceder en este país si el balance del actual Gobierno queda asociado a conceptos como “inviabilidad”, “inutilidad” o “fracaso”.  La espectacular deriva del PP y Ciudadanos hacia discursos y propuestas propias de la extrema derecha en casi todos los ámbitos, así como la irrupción institucional de Vox, auguran una auténtica lluvia de azufre en temas laborales, de derechos y libertades, privatizaciones, respeto a la pluralidad territorial, gestión del problema catalán, inmigración y un larguísimo etcétera.

Los resultados de las elecciones andaluzas, sin ser necesariamente extrapolables al resto del Estado, indican bien claramente que no estamos hablando de hipótesis poco creíbles  o interesadas sino de posibilidades muy reales e inmediatas.

Esta reflexión elemental no parece que vaya a ser capaz de sobreponerse a los intereses partidistas de algunos actores pero, para quienes firmamos este escrito, es fundamental que, tras las próximas elecciones generales, pueda constituirse otro Gobierno que avance por la izquierda.

Que se aprueben unos nuevos presupuestos ayudaría sin duda a este propósito pero no nos engañemos: lo esencial es que, en los próximos meses, se aprueben las medidas relativas a salario mínimo, pensiones, protección medioambiental, memoria histórica, código penal, etc que ya están sobre la mesa.

Que cualquier fuerza progresista, pueda oponerse a ello o, sencillamente, entorpecer este propósito constituiría un error imperdonable.

Si, parafraseando a Boaventura de Sousa Santos, aspiramos a “una izquierda con futuro”, tenemos que centrarnos en los problemas reales de la gente y  lograr que lo necesario sea posible con imaginación, iniciativa, mucha organización y prácticas políticas coherentes con ese objetivo.

De la misma manera, debemos huir del círculo vicioso de crispación, volatilidad, confusión y sobresalto permanente que caracteriza la política española. Este juego beneficia a la derecha y sofoca el discurso y las propuestas de la izquierda.

Los  firmantes de  este manifiesto apostamos por el federalismo español republicano entendido como el federalismo de la libertad, los derechos, la participación y la responsabilidad, tanto frente al independentismo  como frente al rebufo patriotero. 

De igual modo, frente al neoliberalismo y la crisis de legitimidad de la UE, que lleva a partidos de la izquierda a cuestionarla y refugiarse en la renacionalización,  defendemos el avance social y federal de Europa.

El futuro de la izquierda pasa más por explicar, por convencer al no convencido y por defender con firmeza nuestros valores y nuestros objetivos estratégicos. Pasa  por defender sin ambages ni excepciones los valores democráticos; pasa por explicar honestamente la verdad y renunciar a la demagogia; pasa por poner las personas por encima de las fronteras; pasa por buscar la sintonía con la sociedad organizada que comparte nuestros valores;  pasa por apoyar sin fisuras un movimiento sindical que es la primera víctima de este ciclo conservador; pasa, en fin, por reconocernos a nosotros mismos en nuestra pluralidad, ejerciendo la crítica y la autocrítica pero sin  poner jamás los intereses partidistas por encima de las posibilidades de colaboración.

Por otra parte, la deseable aspiración a la unidad de acción de la izquierda política y social española debe ser real y basarse en el respeto a la pluralidad y no en pretensiones de hegemonía excluyente, en el reproche mutuo, en estatutos de limpieza de sangre o en estériles tacticismos cortoplacistas.

Firman este Manifiesto, por orden alfabético:

Teresa Aranguren

Javier Adalid

Mariano Asenjo

Juana Caballero

Ignacio García

José Antonio García Rubio

Jaime Gareht Florez

Eberhart Grosske

Francisco Guarido

Cayo Lara

Gaspar Llamazares

Paloma López

Glòria Marcos

Daniel Martínez

Montserrat Muñoz

Alberto Novoa

Tasio Oliver

José Luis Pérez Tapias

Antonio Polo

Arantxa Rodriguez

Antonio Roldán

Isabel Ma. Rosales

Ricardo Sixto

Diego Valderas

Susana Vila

Carmen Villares

Miguel Ángel Viñas 

Nota: El documento está abierto a nuevos firmantes.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha