La portada de mañana
Acceder
El otoño arranca con cinco comunidades en situación grave
Gobierno y Comunidad de Madrid ultiman un plan de fases y medidas más duras
Entrevista - Rufián: "Meter a Cs en los Presupuestos saca a Podemos"

Un viaje por el norte de España a través de su arte rupestre

Los caballos de la Cueva de Ekain

Todo empezó en Altamira. Esta cueva descubierta por Modesto Cubillas en 1868 y posteriormente estudiada por Marcelino Sanz de Sautuola fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. En sus techos se conserva uno de los ciclos pictóricos más importantes de la prehistoria y está a escasos kilómetros de Santillana del Mar, en Cantabria. Junto a ella la UNESCO decidió en 2008 añadir otras 17 cuevas de significativo valor hasta crear la agrupación ‘Cueva de Altamira y Arte Rupestre Paleolítico de la Cornisa Cantábrica’.

Las 18 cuevas se reparten por Cantabria, Asturias y País Vasco, y todas cuentan con destacadas muestras de arte rupestre perteneciente al Paleolítico. Muchas son excelentes ejemplos de la escuela artística franco-cantábrica, en la que encontramos realistas representaciones de animales característicos de la última era glaciar, como son los bisontes, los caballos, los uros o los renos. Es decir, aquellos modelos que se dejaban pintar hace entre 40.000 y 10.000 años atrás.

Pero no todo lo rupestre es Altamira, y aunque sea en el norte de la península donde encontramos mayor concentración de representaciones eso no significa que no haya otras repartidas por el resto del país. Por ejemplo, otras cuevas de importancia artística las podríamos encontrar en Cataluña, donde está la Roca de los Moros o El Abrigo de Cogull, en la Comunidad Valenciana, con el Parque Cultural Valltorta o la Cueva de la Araña, en Andalucía, con la Cueva de la Pileta, o en Castilla-La Mancha, en la Cueva de la Vieja. Sin embargo, la Cornisa Cantábrica se merece una mención especial.

Cuevas de arte rupestre en Cantabria

En total son 10 cuevas las que forman parte de este conjunto Patrimonio de la Humanidad. Los estados de conservación son variables pero entre todas podemos apreciar por qué Cantabria se puede considerar el corazón del arte rupestre español. Aunque Altamira sea la más espectacular las demás no se quedan atrás. Si quieres visitarlas tienes toda la información sobre horarios y tarifas en Cuevas Prehistóricas de Cantabria.

  • Cueva de Altamira, en Santillana del Mar

Altamira marca la diferencia ante todas las demás por el tamaño, la calidad y el estado de conservación de sus obras. Sus bisontes la han convertido en la ‘Capilla Sixtina’ del arte rupestre y prácticamente no necesita presentación. Quizá te interese saber cómo visitar Altamira.

  • Cueva de Chufín, en Rionansa

Es una cueva de pequeño tamaño pero es conocida por los profundos grabados y las pinturas rojas que aparecen en su roca, donde se distinguen bóvidos, ciervos y caballos. Así como multitud de símbolos.

  • Cueva de Hornos de la Peña, en San Felices de Buelna

Aunque destaca una curiosa representación antropomórfica son los animales grabados en la roca los que se llevan el protagonismo, al menos en cuanto a número y calidad. Son grandes y de concepción naturalista, donde vemos caballos, bisontes, uros, cabras, ciervos y un bisonte.

  • Cueva de El Castillo, en Puente Viesgo

Además de haber animales plasmados en sus paredes, junto a algunos humanos, en la cueva de El Castillo destaca un gran número de manos en negativo, más de cincuenta. Estaríamos ante pinturas que pueden superar los 40.000 años de antigüedad.

  • Cueva de Las Monedas, en Puente Viesgo

Se encuentra a poco más de 600 metros de la cueva de El Castillo y ambas pueden conocerse en una misma visita. Aquí veremos las siluetas en negro de diversos animales. Su nombre le viene dado por un lote de monedas de la época de los Reyes Católicos encontrado en su interior. 

  • Cueva de La Pasiega, en Puente Viesgo

Una cueva larga, con una galería conocida de 120 metros, donde se suceden diferentes salas. Hay pinturas y grabados de diferente índole, tanto con signos abstractos como representando animales como ciervos, caballos o bóvidos. 

  • Cueva de Las Chimeneas, en Puente Viesgo

El nombre le viene por la propia forma de la cueva, donde dos pisos han quedado unidos por chimeneas cársticas. Aquí hay animales y símbolos cuadrangulares, pero los ciervos silueteados en negro son las representaciones más destacables. 

  • Cueva de El Pendo, en Camargo

En El Pendo encontramos ‘El friso de las pinturas’, un panel de 25 metros de largo en el que se agrupa una veintena de figuras pintadas en rojo, donde destacan hasta doce ciervas, una cabra, un caballo y otras formas. 

  • Cueva de La Garma, en Omoño

En esta localidad del ayuntamiento de Ribamontán al Monte han encontrado restos humanos, e incluso de un león de las cavernas, pero también representaciones artísticas. Las hay grabadas y también marcadas mediante pigmentos, representándose diferentes cuadrúpedos herbívoros, como ciervos, así como manos humanas.

  • Cueva de Covalanas, en Ramales de la Victoria

Fue descubierta en 1903 y es una cueva de pequeño tamaño. Encontramos diferentes figuras pintadas en rojo, sobre de todo de ciervas, muy numerosas. También hay un caballo y un uro, además de otras figuras difícil de identificar.

Cuevas de arte rupestre en Asturias

De todas las curvas consideradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en Asturias encontramos cinco de ellas. En todas ellas veremos representaciones artísticas prehistóricas y muchas pueden ser visitadas, para saber cómo puedes informarte en Turismo de Asturias

  • Cueva de Candamo, en Candamo

También se conoce como la Cueva de la Peña y fue descubierta en 1914. Se divide en varias salas y galerías, en una de ellas destacan los grabados y en otra las pinturas. En un pequeño espacio conocido como ‘El Camarín’ es donde encontramos la representación de caballos y un uro. 

  • Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella

Es la cueva más conocida de Asturias y una de las más importantes de la Cornisa Cantábrica. Su repertorio pictórico se reparte en 11 conjuntos, donde destacan bóvidos, bisontes, ciervos y caballos en colores negros, rojos y violetas.

  • Cueva de La Covaciella, en Cabrales

La de Covaciella no es visitable, aunque existe un aula de interpretación, y sus pinturas mantienen un fantástico estado de conservación al haber estado la cueva sellada durante miles de años. La definición de sus bisontes es sencillamente espectacular.

  • Cueva de Llonín, en Peñamellera Alta

La de Llonín no es visitable pero alberga más de un centenar de figuras representadas. Hay cabras, un bisonte, un cuerno de reno y sobre todo ciervos, muchos ciervos. En 1957 la cueva fue utilizada para la fermentación de quesos de Cabrales, pero las pinturas no fueron identificadas como prehistóricas hasta 1971.

  • Cueva del Pindal, en Ribadedeva

Se ubica junto a la desembocadura del río Cares y aunque tiene una longitud de unos 600 metros solo se visitan los 300 primeros. Hay ciervos, caballos y bisontes, pero también algo totalmente diferente: un pez y un mamut.

Cuevas de arte rupestre en País Vasco

En el País Vasco, repartidas entre Vizcaya y Guipúzcoa, hay tres cuevas con arte rupestre reconocidas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Puedes ampliar información sobre ellas en Turismo de Euskadi.

  • Cueva de Santimamiñe, en Cortézubi

La cueva esconde una enorme cantidad de representaciones artísticas, entre las que entre otros animales destacan las figuras de 32 bisontes, siete cápridos, seis caballos, un ciervo y un oso. Se ofrecen recorridos guiados

  • Cueva de Ekain, en Deva

Una cueva conocida por sus numerosos y meticulosos caballos, de los que se cuentan casi una veintena, aunque también encontremos bisontes y osos. Está cerrada al público pero existe una réplica que sí puede ser visitada

  • Cueva de Altxerri, en Aya

Es una de las más importantes de toda la Cornisa Cantábrica y es que las representaciones que encontramos en ella son numerosas: 68 bisontes, 7 renos, 6 cabras, 5 caballos, 4 peces, un ciervo, un oso y una serpiente. Uno de sus bisontes es considerado una de las figuras más grandes del arte paleolítico con sus cuatro metros de largo y dos de alto.

Etiquetas
Publicado el
11 de septiembre de 2020 - 21:09 h

Descubre nuestras apps

stats