eldiario.es

9

Las trece abstenciones de la discordia

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

La derecha política y mediática dice estar escandalizada ante la inminente formación de un Gobierno que al parecer se va a arrodillar ante los independentistas catalanes. Da la sensación de que esta actitud no es más que una sobrerrepresentación, que esconde simplemente su deseo de lastrar la puesta en marcha de un Gobierno progresista. Ha llegado el momento de que este interrogante se resuelva y sepamos con certeza qué preocupa más al PP y a Ciudadanos, si preservar la unidad de España o perjudicar hasta donde sea posible a la mayoría progresista que salió de las urnas el 10 de noviembre.

Pedro Sánchez se encuentra por fin con Pablo Casado e Inés Arrimadas. El líder socialista está convencido de la inutilidad de pedirles colaboración alguna para sacar adelante el Gobierno de coalición progresista con Unidas Podemos. En persona, no ha habido reuniones entre ellos, aunque no han parado de discrepar a través de los medios de comunicación desde la misma noche electoral. Ahora toca tomar decisiones, que cada uno se retrate y fije su posición. Lo que opten por hacer marcará su discurso el resto de la legislatura.

PP y Ciudadanos insisten día tras día en que no se les puede pedir que ayuden al desbloqueo político, si Pedro Sánchez quiere gobernar "con aquellos que pretender destruir España". Con esta idea, tan dramática como genérica, agrupan a todos aquellos que parecen dispuestos a colaborar en el gobierno, empezando por UP y acabando con los partidos independentistas. En esta descalificación global, han llegado a incluir a partidos como Compromís o Teruel Existe, a los que acusan de compartir una idea de España desestructurada y desunida.

Seguir leyendo »

¿Qué quiere ser el PP?

Casado avisa que PP no será nunca sustitutivo de ERC o Podemos para gobernar

El gran éxito político de José María Aznar fue unir en el seno del Partido Popular del centro derecha a la extrema derecha. Ahora este esquema se ha roto. Le ha surgido por el centro, un competidor, Ciudadanos, aunque el PP está satisfecho no sólo de haber evitado un sorpasso, lo que se ha debido en buena parte a la falta de visión y derechización de Albert Rivera, y a que, como escribí hace más de cuatro años en este mismo diario, este no es país para liberales.

C’s se ha reducido a un mínimo, y está por ver su futuro. Y por la derecha, al PP le ha surgido una escisión, Vox, que algunos en el PP ven como un suflé, en lo que se pueden equivocar, sobre todo si el tema catalán no abate. En estas condiciones, ¿qué quiere ser el PP? Aunque las condiciones son muy diferentes, haría bien en mirar a Francia, a lo que les está pasando a los republicanos, atrapados entre el social-liberalismo modernizador y europeísta de Macron, y el lepenismo.

Es importante para la suerte de la democracia española qué PP tengamos. Pues aunque ya no pueda ser solo, tras el declive del bipartidismo, el PP, como bien dice Pablo Casado, es "es la alternativa sistémica e institucional al PSOE", excluido un gran acuerdo.

Seguir leyendo »

Terror y vergüenza en Aranda de Duero y respuesta judicial

Los exjugadores de la Arandina Club de Fútbol condenados por agresión sexual a una menor.

Terror el que, sin duda, sufrió la adolescente de quince años violada, según la Audiencia Provincial de Burgos, por los tres exjugadores del club de fútbol La Arandina condenados por dicho tribunal a penas de 38 años de prisión cada uno.

Terror y horror los que, sin duda, se desprenderán de la lectura de los hechos probados de la sentencia –que aún no conozco en su integridad–, teniendo en cuenta las agresiones sexuales sufridas en el entorno intimidatorio que se habría producido.

Porque, ¿cómo, si no es con el término "terror", se definiría la situación padecida por una adolescente agredida sexualmente por tres hombres hechos y derechos –estos calificativos son un decir– en el entorno en el que, según se dice, habrían tenido lugar las agresiones?

Seguir leyendo »

Parir en Verín es una mala idea

Protesta ante el hospital de Verín contra el cierre del paritorio

En el sureste de Ourense, a orillas del río Támega y guarnecida por el imponente castillo de Monterrey que da nombre a la comarca, la viajera se encontrará la villa de Verín, a medio camino entre Galicia, Castilla y Portugal y conformando, junto con la portuguesa vila de Chaves, la primera eurociudad declarada tal. Si no han estado, les sonarán sus tradicionales carnavales con sus emperifollados cigarrones y alguna de sus aguas más famosas: Cabreiroá, Sousas o Fontenova. Hoy cuenta mil habitantes más que a principios de este siglo, pero si está pensando en instalarse allí, e incluso tener familia, debería saber que deberá ir a parir a la capital de la provincia, porque desde el uno de diciembre han cerrado el paritorio.

En general, nacer en el interior de Galicia es una mala idea. Les cierran las estaciones de tren, las líneas de autobús, las escuelas, los centros médicos, las sucursales de banca o los comercios y ahora, también, los paritorios. Antes, al menos, esperaban a que los hijos estuvieran en edad de trabajar para obligarles a dejar su tierra desesperados por la falta de oportunidades y futuro; ahora ya no les dejan nacer en ella. Eso es progreso.

Las provincias de Ourense y Lugo no han hecho otra cosa que envejecer y perder casi la cuarta parte de su población desde los años noventa. Crecen villas y capitales porque se concentran allí quienes antes habitaban pueblos y parroquias. Los jóvenes se van, porque allí no hay nada para ellos. Ahora, vaya usted y dígales que sus impuestos valen lo mismo que los que pagamos en A Coruña o Madrid.

Seguir leyendo »

Manual de 'compliance' para rijosos

30 Comentarios

"¡Oh, intolerable pestilencia y mortal te consuma, rijoso, envidioso, maldito!"
Fernando de Rojas. La Celestina

Clamaban los chicos del Arandina que ellos no sabían que la víctima era menor. Repetían que ellos no han hecho nada. Gritaban iracundos, tras oír la condena, que lo que hicieron no era malo y que hace quince años se hubieran ido a su casa tan tranquilos. Lo mismo que les oímos a los de Pamplona y Pozoblanco. Lo mismo que debaten otros cientos de miles que aplauden los argumentos para justificar que ignoraran que no se puede forzar a una mujer, pero que a una menor la fuerzas por definición. Los que pueblan las redes diciendo que temen ser acusados de una agresión por acercarse a una mujer...

Por todos esos creo que merece la pena hacer un manual de compliance, de cumplimiento legal, como los que se esfuerzan en trabajar todas las empresas hoy en día. Iba a llamarlo manual para cerdos, para pervertidos, para estupradores, pero lo he dejado en manual para rijosos. Es descriptivo y no tiene componente moral.

Seguir leyendo »

¿De verdad alguien cree que vamos a lograrlo sin las empresas?

La Justicia intergeneracional, clave en la COP25 para un futuro más sostenible

La suma de voluntades por parte de los ciudadanos y las oenegés ecologistas para refrenar la crisis climática es un motivo de esperanza. Pero con nosotros no basta. Durante los últimos años esa gran alianza civil está logrando grandes avances, pero solos no vamos a lograrlo. Ante el mayor reto al que se enfrenta la humanidad debemos colaborar todos, incluidas las grandes empresas. La buena noticia es que muchas de ellas se están sumando.

Nos podrá gustar o no, pero como viene sucediendo en las últimas cumbres climáticas, quienes han vuelto a mostrar más ambición en la Cumbre de Chile que se ha celebrado en Madrid han sido las empresas: muy por encima de los gobiernos y de las instituciones, incapaces de alcanzar los acuerdos necesarios para eludir el riesgo al que su inoperancia (con honrosas excepciones) nos condena.  

Es cierto que, aprovechando que la cumbre recaía en Madrid, ha habido algunos intentos de greenwashing tan ridículos como intolerables. Pero esas malas prácticas de algunas grandes compañías no justifica que acusemos a todas. Eso no es justo ni veraz.  

Seguir leyendo »

Una taza de té, por favor

Foto: PxHere

Imagino que para los chinos que toman té, 茶, el mundo se divide en dos grupos.
Por un lado, los que pronuncian 茶 como té, igual que en el dialecto Min, del sur de China. Esos son los alemanes, los ingleses, los franceses, los hispanos, los finlandeses, los letones, los tamiles y los holandeses. Así se pronuncia en danés, hebreo, húngaro, indonesio, italiano, armenio...

Por el otro, los que pronuncian 茶 como cha, igual que en mandarín. Y esos son los portugueses, japoneses, persas, hindúes, rusos, tibetanos, griegos, vietnamitas, coreanos. Y un puñado de lenguas más: albanés, árabe, checo, croata, rumano, swahili, turco, tailandés…

Tea. Té. Chá. Chai. 茶.

Seguir leyendo »

La clase obrera es conservadora

56 Comentarios

Los candidatos que se enfrentaron en las elecciones británicas de este jueves, Boris Johnson y Jeremy Corbyn.

La derrota de Jeremy Corbyn ha sido aplastante. Y lógica. De su resultado se pueden sacar muchas conclusiones que, como siempre, no servirán para nada, porque esos mismos errores se repetirán cíclicamente hasta que la coyuntura y el contexto social cambien. No se pueden hacer extrapolaciones sobre la situación específica de cada país, pero al menos puede servir para ayudar a comprender nuestra propia esencia. Sin maximalismos ni pontificar estrategias ganadoras infalibles que han funcionado el número exacto de cero veces.

Cuando se produce una derrota de la izquierda, no faltan aquellos que aprovechan para vender sus posiciones igual de derrotadas en otra infinidad de ocasiones. Es un modus operandi habitual también en quienes creen tener la clave para parar el ascenso de la extrema derecha y proponen soluciones contrarias a las que algunos dan, que han resultado igual de fracasadas en otros tantos países. Ese ejercicio de oslodijismo es lo más vacío e inane que puede existir, porque además es falso cuando no se asume que operan circunstancias exógenas distintas en cada contexto y que son inasibles para instaurar estrategias infalibles.

Tras la derrota de Corbyn, han aparecido los que achacan la derrota a las posiciones inequívocamente de izquierdas del candidato laborista. Demasiado radical, dicen. No se puede ser tan radical y vencer. Porque Boris Johnson ha vencido con una campaña moderada que busca el centro y la estabilidad. Sin populismo ni confrontación entre ciudadanos, sin radicalismo. Rajoyismo brit, parece que hace el muchacho. La brecha de edad también ha servido para instaurar posiciones maximalistas sobre las causas y fundamentos de la victoria de Johnson, debido al gran apoyo que ha tenido entre los mayores de 65 años y la pujanza laborista entre los más jóvenes. Pero lo cierto es que en Eslovaquia, el partido neonazi Kotleba es el más apoyado entre los ciudadanos de menor edad y augura malos tiempos futuros, algo que cualquier profesor de secundaria en España puede firmar debajo de estas líneas. Porque viene una generación en España de hombres jóvenes adoradores del fascismo. No hay claves mágicas cuando el contexto sociopolítico está intoxicado del virus nacionalista.

Seguir leyendo »

From lost to the river

42 Comentarios

Boris Johnson, primer ministro británico.EFE

"From lost to the river" es una traducción, literal y sin sentido alguno, del refrán español "De perdidos, al río". Despierta la hilaridad de los angloparlantes cuando se les explica. Y, sin embargo, se presenta casi como un símbolo de la preocupante realidad del mundo en el que vivimos. Lo ha confirmado el triunfo, previsible e ilógico, del conservador Boris Johnson en las elecciones del Reino Unido. Deja al desnudo las grandes fallas que han llevado a la degradación -cercana ya a la descomposición- del sistema. Los ciudadanos votan emocionalmente, con rabia incluso, con motivos para ella y sin la menor esperanza de construir. Demasiados factores ajenos al interés común marcan el tiempo de hoy.

En el Reino Unido han votado Brexit a un altísimo precio, pero Brexit de una vez. De perdidos, al río. Voto visceral, primario, que, de paso, evidencia el fracaso de la Unión Europea del que sus gestores siguen sin querer enterarse, de la política de hoy, de los ciudadanos inermes ante presiones externas y ante sí mismos. Ante los conciudadanos que embisten y nos llevan por delante. Demuestra las consecuencias del entontecimiento de la sociedad a través de los medios. Hasta la duda existencial de lanzar columnas de opinión que se perderán en un inmenso marasmo que exige voluntad para ser abordado. El giro experimentado por la escala de valores. De perdidos, al río.

Todo ese cúmulo no es atribuible por supuesto a Boris Johnson y sus votantes, pero sí aparece como el revulsivo final –o punto y seguido- de la situación actual. Los hechos concretos nos sitúan ante un presidente que ha logrado una mayoría absoluta de los conservadores británicos que no conocían desde Margaret Thatcher, lo cual es otro gran síntoma. Experiodista, provocador, pendenciero, con un punto de fantoche, se aupó por ser famoso gracias a esas características. Prometió un Brexit, una salida de la UE, a ciudadanos hartos y a los convencidos de la singularidad british. Los laboristas se han hundido, con su peor resultado en décadas: desde 1935. La indefinición de Jeremy Corbyn hasta su ya inútil reacción de última hora, el continuo plegarse de la presunta socialdemocracia al neoliberalismo, lo explican. Las campañas de los medios, como apuntaba la periodista Olga Rodriguez, como parte del problema. Los medios en sí, batuta de estos tiempos y no solo en el Reino Unido.

Seguir leyendo »

Buitres

38 Comentarios

Vienen del extranjero, nos quitan lo que es nuestro y, además, el Gobierno les da las ayudas. ¿A qué les suena esto? Son los fondos buitres, pero no verán mítines de la extrema derecha clamando contra ellos. Es más fácil señalar a los extranjeros pobres. No interesa hablar de los ricos que entraron en España, pisaron el felpudo que les pusieron dirigentes como Ana Botella o Ignacio González y se quedaron con inmuebles de protección pública por debajo del precio de coste.

El Tribunal Supremo ha confirmado el atropello que supuso la venta de casi 3.000 inmuebles protegidos, por parte de la Comunidad de Madrid, que presidía Ignacio González, a la sociedad Goldman Sachs-Azora. Horas antes de que conociéramos esta decisión judicial, la actual presidenta, Isabel Díaz Ayuso, presumía, a cuenta de la Cumbre del Clima, de "las ventajas de gobiernos liberales como los de Madrid, que dan seguridad". Y tanto. Los fondos se forraron. No pueden decir lo mismo los inquilinos.

¿Fin de la cita? Díaz Ayuso tiene ahora la ocasión de demostrar si pleitea junto a esos madrileños pobres o hace como el alcalde, Martínez Almeida. Hay intereses de partido. El jefe de Gabinete de Ignacio González cuando se produjo la venta es ahora consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo del Ayuntamiento, nombrado por el Gobierno de PP y Ciudadanos. Y, si no quieren caldo, la viceconsejera de Vivienda de la Comunidad es ahora Concepción Dancausa, concejala de Hacienda de Botella, que aprobó la operación en su Junta de Gobierno.

Seguir leyendo »