eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Así promocionó la industria del tabaco las bebidas azucaradas entre los niños

Investigadores de la Universidad de California y de otros centros de investigación en San Francisco han publicado recientemente en la revista médica The British Medical Journal (BMJ) un detallado análisis sobre las estrategias que las empresas tabacaleras han empleado para vender bebidas azucaradas a niños. Para diversificar sus negocios, grandes empresas del tabaco como Philip Morris y R. J. Reynolds decidieron estar presentes en el negocio de bebidas azucaradas desde los años 60 del siglo pasado hasta el año 2007. La industria del tabaco empleó así sus conocimientos previos sobre sabores, colores y marketing, originalmente desarrollados para vender cigarrillos, para expandir el consumo de diferentes marcas de bebidas azucaradas (Tang, Hawaiian Punch, Kool-Aid, Capri Sun) entre los niños.

Podría resultar difícil de creer en la actualidad, pero lo cierto es que antes de los años 60 el marketing de los refrescos azucarados se dirigía principalmente a adultos y no existían productos dirigidos exclusivamente a niños. Fue a partir de la citada década, cuando la empresa tabacalera R. J. Reynolds vio el filón que suponía dirigir la venta de bebidas azucaradas a niños a través de potentes estrategias de mercadotecnia. El director de investigación bioquímica escribió en un documento: "Muchos de los saborizantes para el tabaco serían útiles en la comida, las bebidas y otros productos" produciendo "grandes retornos financieros".

En 1985, un informe documentaba que los científicos del laboratorio de sabores de R. J. Reynolds "crean una fórmula de bebida partiendo del conocimiento que ya generamos o tenemos de nuestra biblioteca de sabores. Buscamos combinaciones nuevas y diferentes. Algunas funcionan, otras no, pero todas suman a nuestro banco de conocimiento... Las bebidas atraen a los consumidores a través de un complejo sistema de sabor, olor y apariencia. El ideal... es dejar a la gente con ganas de más".

Seguir leyendo »

Sin rebelión... ni República

24 Comentarios

El plan de Trapero destinaba un comisario para arrestar a cada miembro del Govern

El jueves fue un día intenso en el Tribunal Supremo. Aunque Josep Lluís Trapero no tenía obligación de declarar al estar pendiente de juicio en la Audiencia Nacional, este lo hizo con rigor, precisión y extensión. El testimonio, hasta el momento, ha sido el más largo. Su lógica argumental no era nueva, le habían precedido los comisarios Manuel Castellví y Emili Quevedo. No hubo contradicciones, todos remaron hacia el mismo sitio. Eso sí, Trapero lo redondeó, le dio empaque al relato. Con sus declaraciones, los altos mandos de la policía catalana defendieron la honorabilidad y profesionalidad del cuerpo de Mossos d'Esquadra. De sus palabras se desprendió sentido de Estado. Marcaron muy claramente la separación entre gobierno e institución.

Tres ideas importantes de la declaración del major. En primer lugar, dejó claro que no estaba de acuerdo con lo que hizo la dirección política. Irresponsables fue la palabra utilizada. Según sus explicaciones, en la reunión celebrada el 27 de setiembre entre la cúpula de la policía catalana y Puigdemont, Junqueras y Forn se insistió en la necesidad de respetar la ley, el 1-O y no solo ese día: "Les emplazamos a cumplir la legalidad y las órdenes judiciales. Les dijimos que, evidentemente, nosotros las cumpliríamos, que no se equivocasen con nosotros". En segundo lugar, explicó que no sentaron bien las declaraciones a prensa del conseller de Interior y el de Presidencia en la recta final del 1-O: "Les dijimos que no acompañábamos el proyecto independentista". En tercer lugar, declaró que los Mossos desde el 25 de octubre tenían preparado un dispositivo para detener al president y a los miembros del Govern si así lo requería la autoridad judicial.

Duras declaraciones contra los políticos que estaban en la sala. Y para los que se encuentran en Bruselas, sobre todo para Puigdemont. Pero, paradójicamente en estos momentos, se trata del testimonio más valioso para desmontar el tipo penal de rebelión en el Tribunal Supremo y, posteriormente, en la Audiencia Nacional. Según este relato, la policía catalana no fue un instrumento al servicio del proyecto independentista y, por lo tanto, no hubo 17.000 hombres armados acompañando la declaración de independencia. Que se produjeron errores en la gestión de los días más convulsos de la historia reciente catalana, puede. De hecho, el propio Trapero lo reconoció. Pero que exista el componente de violencia, no parece.

Seguir leyendo »

La derecha se tropieza

38 Comentarios

Los líderes de la derecha, Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera posando en la foto final de la concentración de Colón, en una imagen de archivo

Marzo no está saliendo un buen mes para la precampaña de la santa alianza de la derecha. Empleando sus propias metáforas, podríamos decir que la reconquista iniciada en Andalucía se ha hecho un lío al cruzar Despeñaperros y anda perdida por los campos de Castilla.

Ciudadanos parece haberse convertido en el agente naranja. Todo cuanto toca se envenena. El pucherazo en Castilla y León para colocar de candidata a Silvia Clemente, rutilante fichaje y antaño imaginativa contratadora en las filas populares, ha resultado letal. Perpetrado con la sofisticación de quien amaña unas elecciones para delegado de la clase, descubierto por tres militantes de base repasando los listados, el sainete bien podría titularse "Tres chavales de Burgos y una candidata algo turbia" y se ha llevado de un plumazo la credibilidad del discurso regenerador de Albert Rivera. Además de darle un buen bocado a su liderazgo y despertar dudas sobre otras primarias naranjas. Cs ha pasado de representar la gran amenaza a convertirse en ese rival herido y débil a costa de quien esperan alimentarse populares y socialistas para ganar.

Tampoco le ha ido mejor al Partido Popular. Tras producir su propia versión de El Cuento de la Criada y liarse con la inmigración y la maternidad, Pablo Casado, el hombre de la licenciatura exprés, el máster superfast y el millón de inmigrantes que vienen subiendo desde África para quedarse en España, ha tratado de zafarse presentándose como una víctima de las noticias falsas y los bulos.

Seguir leyendo »

¿Será el verde el nuevo rojo?

Estudiantes holandeses participan en una manifestación para reclamar medidas urgentes para combatir el cambio climático en La Haya (Holanda), en una imagen de archivo

Una encuesta reciente elaborada sobre el proyecto Madrid Central por el Instituto Invymark para Telemadrid mostraba un resultado desconcertante. La idea, como es sabido, consiste en restringir el tráfico en el centro de la capital en línea con lo que ya se hace en las principales capitales del mundo. Salvo matices siempre mejorables, cabría pensar que se trata de una medida desideologizada y que para los madrileños su posición sobre el tema poco debería tener que ver con sus simpatías partidistas. El resultado señala todo lo contrario. En primera lectura, se observa una opinión positiva respecto al plan (49% a favor y un 42% en contra). Lo llamativo aparece cuando miramos ese mismo balance teniendo en cuenta a quien vota cada encuestado. En el estudio aparece que defienden la medida medioambiental los votantes de Podemos (83%) y los del PSOE (50%). Por el contrario, se manifiestan en contra los seguidores del PP (75%), Vox (67%) y Ciudadanos (60%).

¿Valoramos una medida de protección medioambiental por el interés para nuestra salud o por lo que digan los líderes políticos a los que apoyamos? La respuesta, desgraciadamente, parece evidente y nos lleva a otro interrogante ¿No resulta un poco triste esta comprobación?

La defensa del planeta frente a la amenaza del cambio climático se intensifica en todo el mundo. En esta próxima campaña electoral, la defensa de la ecología puede convertirse en uno de los ejes principales de la contienda política. O al menos, así debería ser. En Francia, este fin de semana, miles de ciudadanos salieron a las calles en la llamada Marche du Siècle; en Alemania, Luxemburgo, Bélgica,… partidos ecologistas se están convirtiendo en piezas claves del mapa político; el movimiento de Fridays for future crece a toda velocidad por todo el mundo; en Estados Unidos la conocida congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez y el senador por Massachusetts, también demócrata, Ed Markey, han presentado su Green New Deal ('Nuevo Pacto Verde') que tiene pinta de convertirse en uno de los eventos políticos de los próximos meses. La expresión new deal pretende rememorar el ambicioso plan desarrollado por el demócrata Franklin D. Roosevelt en ellos años 30 como respuesta al crack financiero del 29.

Seguir leyendo »

Ciudadanos propone implantar dispositivos contra el atragantamiento en colegios públicos sin ningún respaldo científico

Imagen de archivo de un colegio público de Madrid.

El pasado jueves, el grupo parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid presentó una Proposición No de Ley (PNL) para que todos los centros educativos públicos cuenten con un dispositivo médico contra el atragantamiento por cada 30 alumnos. Estos aparatos serían aportados por el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Para justificar dicha medida, Marta Marbán, de Ciudadanos explicaba lo siguiente en la Asamblea de Madrid:

📽️ @marbandefrutos "La asfixia o el atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España. Es un posible accidente que nos afecta a todos y especialmente a los menores a los que queremos proteger" #PlenoAsambleapic.twitter.com/LyiAjFNGn7

En dicha PNL puede leerse lo siguiente: "Hoy ya contamos con un nuevo dispositivo médico contra el atragantamiento. Es la respuesta sensata a este problema. El factor tiempo es esencial cuando una persona se está ahogando y las personas que están con él se ponen nerviosas. Este dispositivo puede dar la tranquilidad que se necesita en casa, en el trabajo o donde quiera que requiera su auxilio".

Seguir leyendo »

Ser también ingobernables

La Ingobernable, Centro Social de Comunes Urbanos en Madrid

Saltan de nuevo las alarmas de una cuenta atrás: La Ingobernable será desalojada. Es verdad que este es un desalojo anunciado, pero siempre cabe la esperanza de que quien tiene el poder entre en razón. En este caso quien debería hacerlo es Manuela Carmena. Digo entrar en razón porque la actividad de este Centro Social de Comunes Urbanos es muy razonable y se ha ganado el respeto del vecindario, tanto del más cercano como del que se acerca desde otros barrios. Esta vivencia ha llegado a ser así gracias a sus interesantes y abundantes propuestas: desde la Asamblea (que es su órgano de coordinación, se celebra varias veces al mes y está abierta a toda persona que quiera asistir y participar), hasta reuniones de distintos colectivos (desde Ecologistas en Acción a la Comisión 8M), pasando por charlas, formaciones, grupos de análisis político y social, fiestas, talleres. Pero también gracias a que se trata de un espacio libre e inclusivo, donde la gente se siente cómoda, donde funciona el intercambio y se puede asistir a una propuesta escénica por taquilla inversa (el espectador decide al final lo que quiere pagar por lo que ha visto) o ver cada semana una película elegida por consenso en el cineclub. La Ingo es un bien común autogestionado por las personas que lo utilizan y que trabajan cada día para que todo eso sea posible.

El edificio de La Ingobernable es de titularidad municipal. Por eso Carmena debería, al menos, negociar su continuidad con las personas vinculadas al proyecto. Sorprende que no lo haga, pues La Ingo es un lugar de encuentro, convivencia y socialización, tan necesarios en la ciudad y cada vez más escasos en el centro a causa de la gentrificación y la especulación, que expulsan a las personas y fiscalizan los proyectos no lucrativos, las expresiones no consumistas y las propuestas que se inspiran y desarrollan desde un pensamiento crítico. Algunas personas ingobernables lo definen como un "oasis, un espacio que no existe de otra manera o al que no se puede acceder de otro modo". Debería ser máximo el respeto a unas formas de construir ciudad y cultura de las que se responsabiliza la ciudadanía.

Lo razonable sería que una ciudad como Madrid protegiera, desde lo institucional, un espacio que se construye por la gente y desde la igualdad y la solidaridad, y que se define, como La Ingobernable, como "un espacio libre de actitudes sexistas, racistas, homófobas y tránsfobas" (en un cartel que lo señala dentro, alguien ha escrito a boli algo que faltaba en esa lista: especistas; el cartel sigue en su sitio), "un proyecto feminista, ecologistas, mestizo y solidario". Algunas personas comprometidas con la Ingobernable, y que ejercieron la portavocía, ya comunicaron en noviembre que el Ayuntamiento de Madrid no los reconocía como actor político, al no acudir a una reunión convocada entonces con otros agentes políticos también relacionados con el espacio y que sí acudieron a la reunión para tratar sobre el futuro de La Ingo. La ausencia del Ayuntamiento fue entendida por muchos como un abuso de poder.

Seguir leyendo »

Los partidos políticos son los nuevos clubes de fans

Los partidos políticos nunca han sido un campo propicio para la disidencia. No nos engañemos. Los sectores críticos eran vistos siempre con desconfianza por las respectivas direcciones y como mucho, eran un mal menor que había que sobrellevar.

Pese a ello, esas tensiones internas permitieron ir amoldando la ideología de cada uno de los partidos. Guerristas y felipistas mantuvieron durante 20 años un duelo a cara de perro en el PSOE pero los equilibrios entre ambos le dieron al partido una potente cultura de debate a la vez que ampliaba la base electoral desde el centro liberal hasta la izquierda más clásica. Aquello fue mucho más que una batalla de carácter personal.

En el PP fueron capaces durante años de reunir bajo las mismas siglas a los hoy dirigentes y seguidores de la ultraderecha de Vox con los votantes más centrados de Ciudadanos. El propio Rajoy formó parte de un sector crítico en minoría en el PP gallego de Fraga y Cuiña. Hoy, la derecha se ha roto en tres.

Seguir leyendo »

Un cadáver sobre las Salesas

29 Comentarios

La sepultura del dictador Francisco Franco en el Valle de los Caídos

"Los monstruos existen pero son demasiado pocos para ser realmente peligrosos; más peligrosos son los hombres comunes, los funcionarios dispuestos a creer y obedecer sin discutir..."

Primo Levi. Si esto es un hombre (1947)

Seguir leyendo »

¿Usted cree a Trapero?

51 Comentarios

El exjefe de los Mossos, Josep Lluis Trapero, a su llegada al juicio

Casi todo el mundo quedó deslumbrado ante el testimonio de Josep Lluis Trapero, el que fue jefe de los Mossos. Sorprendió (y agradó) a toda la gente de orden porque habló sin eufemismos y con naturalidad de la ilegalidad del referéndum, porque dejó literalmente como irresponsables tanto al expresident Carles Puigdemont como al exconseller de Interior Joaquim Forn por coquetear con el riesgo de graves desórdenes públicos. E incluso apabulló cuando dijo que en el momento de la declaración unilateral de independencia él ya tenía preparado un dispositivo para detener a todo el Govern catalán si era eso lo que se le ordenaba desde la legalidad constitucional española.

En lenguaje coloquial se podría decir que casi fue un 'A por ellos', refiriéndose a quienes desobedecieron las leyes, por parte de la gran esperanza blanca de quienes le consideraban la persona clave para defender a la fuerza lo que hoy todavía se llama técnicamente "rebelión", "sedición", "malversación" o "desobediencia" en las acusaciones del juicio del procés.

Intentemos analizar con precisión lo que hizo Trapero ante el tribunal. Efectuó la declaración perfecta como testigo de una persona acusada (aunque no en este juicio) de prácticamente lo mismo que quienes están en el banquillo. Desplegó una defensa verbal muy inteligente de su persona, de su propia inocencia y de lo que hicieron -y no hicieron- los Mossos que estaban a sus órdenes, sobre todo si consideramos que estaba en un ensayo general de su próxima cita en la Audiencia Nacional.

Seguir leyendo »

El cuerpo es un campo de batalla y la maternidad es política

Pancarta en la manifestación del 8M en Madrid.

Ando estos días empezando a leer 'Nacemos de mujer', uno de esos textos imprescindibles y que sin embargo cayó en el olvido de la desclasificación editorial durante mucho tiempo, como tantos otros clásicos, sospechosamente escritos por mujeres. Traficantes de Sueños recupera ahora este libro de Adrienne Rich y nos libra de seguir rastreando ejemplares en inglés o de segunda mano, salvo para amantes de las versiones originales o de lo vintage que así lo quieran.

Cuando leía las primeras reflexiones sobre "liberar la maternidad" conocíamos que el Partido Popular había incluido en su proyecto para fomentar la natalidad y apoyar a las madres una propuesta sorprendente, la de retrasar los trámites de expulsión de las mujeres inmigrantes sin papeles en caso de que den a sus hijos en adopción. 

Podríamos creer que el PP está realmente preocupado por la maternidad, por que las mujeres puedan ejercerla cómo y cuando quieran. Podríamos creerlo si ellos mismos no lo hubieran desmentido con sus hechos. El partido preocupado por el invierno demográfico es el mismo que, en el Gobierno con Mariano Rajoy al frente, quitó el derecho a la reproducción asistida en la sanidad pública a las lesbianas y mujeres sin pareja. El mismo que ahondó en una reforma del empleo a tiempo parcial que hacía que las empresas apenas tuvieran que avisar con antelación para que sus trabajadoras (el empleo parcial es fundamentalmente femenino) hicieran horas complementarias. El mismo que amagó con una reforma del aborto que lanzó a miles de personas a las calles y que, sin embargo, sí acabó quitando el derecho de las mujeres de 16 y 17 años a interrumpir voluntariamente su embarazo sin el consentimiento de sus padres. El mismo que ahora habla de volver a una ley de supuestos que nos haría retroceder más de veinte años en el tiempo y que duda de que las mujeres sepan lo que llevan dentro cuando están embarazadas.

Seguir leyendo »