eldiario.es

9

Breve manual de sobremesa contra el cuñadismo climático

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

La crisis climática se ha convertido en uno de los temas estrella de las comidas navideñas de trabajo. Y lo será también en las próximas celebraciones de Navidad: el momento del año en el que el cuñadismo luce músculo. 

Por eso he creído oportuno poner a disposición del lector un breviario de cuatro puntos, cuatro nociones básicas respecto a la crisis climática para tomar la palabra en defensa de la ciencia y promover el conocimiento.   

El CO2 no es el enemigo a batir. Al contrario, es un gas que juega un papel esencial en el sistema climático de nuestro planeta ya que junto a otros como el metano, el oxido nitroso o el vapor de agua dan lugar al efecto invernadero que nos protege. Por eso a todos ellos los conocemos como gases con efecto invernadero (GEI). Gracias a dicho efecto la temperatura media del planeta ronda los quince grados, lo que brinda las condiciones óptimas para la vida y hace mucho más confortable nuestra existencia.

Seguir leyendo »

Perlas informativas del mes de noviembre

2 de noviembre, en los informativos de Telecinco le ponen el micrófono a una tipa que va paseando por la playa en Asturias y dice que mañana habrá vientos de 200 kilómetros por hora, y se quedan todos tan tranquilos. Ese tipo de viento es el que corresponde a un huracán de grado 3, considerado severo. Nada que ver con las predicciones en esas fechas ni en Asturias ni en ningún lugar de España.

Ojo, que las "importantes empresas españolas" son dos, y una es del grupo empresarial del periódico (El País, 4 de noviembre). Muy demoledor no ha resultado el virus de los rusos.

Captura de El País

Captura de El País .

Seguir leyendo »

¿Por qué dudo que lo de Vox sea libertad de expresión?

Varios chicos que viven en el centro, caminando por una calle de Hortaleza. / S.P

Lo de Vox no sé si se puede calificar como libertad de expresión. Lo suyo no son exactamente opiniones, lo suyo es la apología de una ideología que señala, sin miramientos, a sus enemigos. Los coloca en el punto de mira diciendo que destruyen la familia, asesinan bebés, manipulan y corrompen niños, violan mujeres, provocan inseguridad, persiguen a los hombres por el hecho de serlo, atacan a las fuerzas de seguridad, quitan el trabajo a los españoles... y, por supuesto, rompen España. Sus enemigos coinciden con los que tiene la extrema derecha: inmigrantes, personas no normativas sexualmente, las racializadas y de otras culturas y religiones, las mujeres rebeldes y libres, las organizaciones que defienden los derechos humanos, los que defienden el Clima, la prensa no afín, los 'objetores' de la familia convencional, aquellos que no lo dan todo por la patria, los rojos, los progres... En definitiva, todos aquellos que tenga, a ojos de Vox, un gen de peligrosidad social.

Estas premisas, y muchas otras, les sirven para argumentar un modelo de comunicación, de convivencia, de política y de sociedad donde las mentiras, la mala educación, el desprecio, la humillación, el insulto y la violencia directa se justifican si van dirigidas contra alguno de esos enemigos. Ellos no lo llaman machismo, ni racismo, ni homofobia, ni transfobia, ni tampoco xenofobia, para ellos se trata de 'enemigos' y antes que personas con derechos son la amenaza a combatir. Sobre esto, precisamente, el nazismo ya teorizó para denominarlo con un eufemismo: 'extraños a la comunidad'.

Ese tipo de retórica usa la posición de poder para justificar la violencia si va dirigida a ese enemigo que, supuestamente, amenaza a la comunidad. Esta ideología (totalitaria) pone en peligro a las personas señaladas por lo que son, dicen, defienden o representan. Es una lástima que la no-memoria nos haga desconocer que este tipo de ideología no es nueva en nuestro país. No fue hasta 1995 cuando se derogó la franquista Ley de Peligrosidad Social, esa que perseguía, castigaba y controlaba a quienes la dictadura calificó como seres antisociales y peligrosos moral y socialmente. Su delito era existir y al hacerlo, interpelaban, contrariaban o cuestionaban la moral del nacionalcatolicismo.

Seguir leyendo »

Otegi es mejor que Abascal

23 Comentarios

Jesús Eguiguren y Arnaldo Otegi, premiados en Gernika.

Sí, Arnaldo Otegi es mejor y más respetable que Santiago Abascal. Lo asevero para que no haya lugar a dudas y solo continúe leyendo quien tenga interés en comprender las razones, además de evitar al lector la incertidumbre de pensar durante todo el texto que este titular sea un clickbait que busque la ambigüedad para decir lo contrario y atraer lecturas incautas. Arnaldo Otegi es mejor que Santiago Abascal y Bildu, un partido mucho más decente desde el punto de vista moral que el de los posfascistas de Vox.

La derecha está muy preocupada ante la toxicidad de sus alianzas con Vox. El lanzamiento de la granada al centro de menores no acompañados en Hortaleza empieza a ubicar a los posfascistas en una posición delicada por su mensaje de odio y xenofobia. La lógica unión entre su discurso y los hechos acontecidos empieza a ser un problema que roza lo penal más que lo político y es necesario encontrar una vía de escape para hacer más tolerables las alianzas con ellos en Madrid, Andalucía o Murcia. Lanzar a la arena política los pactos con Bildu es una estrategia evasiva bastante socorrida que goza de la virtud de los medios de comunicación conservadores y sus correligionarios en los espacios de debate. Hablar de Bildu como socio del PSOE o de la izquierda nacional en general. Lanzar a Otegi a la cara de la moral progresista.

Marta Etura consideraba en una entrevista en El Mundo que no es normal que un terrorista pueda tener cargo público. Quizás debería informarse antes de otorgar asesinatos a Arnaldo Otegi que no cometió. Es cierto que su presencia en política normal no es. España no es un país normal. Puede que no sea ni deseable, estaría de acuerdo con ella en que quien tiene delitos contra la integridad física de una persona, por motivaciones políticas o delitos de odio debería quedar inhabilitado para ejercer un cargo público en el futuro. Para siempre. Puedo suscribirlo. Y ampliar la propuesta. Lo que no me parece tan adecuado es circunscribir el problema a la actividad criminal ejercida por una parte sin considerar el hecho de que la actividad criminal nunca ha sido óbice para ejercer en este país responsabilidades públicas al más alto nivel por parte de su contraria. No hablamos solo de que el partido conservador por excelencia haya tenido plagadas sus filas de miembros de la dictadura sin que se haya considerado ilegítima su presencia en cargos públicos, de que Manuel Fraga haya sido el máximo dirigente del PP tras ser responsable de cargos públicos durante la dictadura ocupados de la represión de otras ideologías y sus miembros. Se asumía entonces que la democracia y la representación pública estaban precisamente para olvidar actitudes pasadas. Por eso se toleró ver en cargos de representación a quien antes mandaba apalear, torturar o matar.

Seguir leyendo »

Greta es solo un dedo

"He visto la gran marcha del hambre (...) Un cielo caliente, una tierra caliente, un sol caliente (...) El Gran Cataclismo perduró medio siglo y la población mundial cayó de 8.300 millones a 3.500 ¡Piénselo!"

Cixin Liu. El bosque oscuro

Greta no es importante. Greta es solo un dedo y si se ocupan de machacarlo es por si a muchos se les ocurre levantar la vista y mirar en la dirección que apunta.

Seguir leyendo »

Contar la historia del planeta

Greta Thunberg a su llegada a Lisboa

¿Cómo consigues que tus lectores se interesen por la historia más importante del planeta? ¿Qué hacer cuando se trata de un asunto global, a veces abstracto y a menudo complejo y repetitivo? La cobertura sobre la crisis climática lleva décadas dándose de bruces con el desinterés de los lectores, pero en los últimos meses algo ha cambiado. Tal vez algo hemos aprendido.

Escribir sobre informes omnicomprensivos de la ONU con predicciones agregadas para todo el planeta y a la vez tan precisas sobre años, centímetros o centígrados suele tener un impacto limitado. Explicar qué está pasando en el Mar Menor, contar qué representa Greta Thunberg o mostrar las partículas contaminantes en Nueva Delhi, en California y en el lugar en el que te encuentras ahora mismo refleja la realidad y, además, interesa. Ya que lo podemos medir, estos son tres ejemplos de artículos periodísticos que se han leído mucho en la web y se han compartido mucho en Facebook, la red que sigue indicando por dónde va el interés de la audiencia que no está tan enganchada a la política.

El patrón está claro. Se trata de piezas concretas, cercanas, personales y que consiguen involucrar al lector.

Seguir leyendo »

La Gretafobia como coartada

22 Comentarios

Greta Thunberg, recién llegada a la Cumbre del Clima de Madrid

Greta Thunberg ha llegado a España como si llegara una profeta. La cumbre del clima ha sido un fenómeno mediático pero se ha agotado en titulares, en parte porque no han surgido grandes compromisos claros. Nadie ha dicho: antepondremos los intereses de nuestra especie a los de nuestras multinacionales. Tampoco Trump se ha bajado de su burro, o viceversa, ni se ha declarado la guerra al plástico o las petroleras. Así que es el turno de los símbolos y de la ciudadanía, a la que tantas veces se endosa la responsabilidad de reciclar como si eso pudiera compensar que mientras lees estas líneas las empresas más contaminantes sigan extrayendo y quemando fósil sin restricción, mientras nosotros, ya concienciados y disciplinados, separamos los tetrabricks intentando que el ecosistema no se nos vuelva en contra (más aún).

Hipertrofiar un símbolo puede ser efectivo, a falta de noticias políticas que salgan del encuentro de la COP 25, pero el efecto durará lo mismo que un chispazo. El peso mediático sobre el cuerpo liviano de una niña sueca no se ha quedado solo en todas las expectativas que se ponen en ella. Los escépticos y gruñones van más allá y se preguntan desde sus sillones cuánto dinero tiene su familia o cuánto carbono imprimen sus seguidores que sí van en avión, para luego sacar la lupa de la incoherencia. Es un viejo mecanismo de disuasión: como la coherencia total no existe y ese examen nadie lo puede pasar, hagamos que nadie lo intente y quien lo intente tendrá que examinarse en ese implacable espejo de las vergüenzas.

Puede que sean los mismos que se quejan de que la juventud está perdida, que no tiene valores ni futuro -por si no se han dado cuenta, no hay que esperar al futuro, los jóvenes viven hoy aquí y tienen un discurso-. Los símbolos como Greta, que no era un símbolo cuando se sentaba sola los viernes en su país para exigir cambios y nadie le hacía fotos, no van a salvar el planeta pero su chispazo ha prendido. Si hay que elegir influencer, prefiero a Greta que a las Kardashian. Si hay que ser influenciado, mejor por un discurso político justo y vibrante.

Seguir leyendo »

La elevada autoestima de los "constitucionalistas"

49 Comentarios

José María Aznar y Pablo Casado, en una imagen de archivo

Día de trajes nuevos, sonrisas recién estrenadas y viejas retrancas en la sede del Congreso de los Diputados. Celebran 41 años de la Constitución de 1978 que puso fin, formalmente, a la extensa e intensa dictadura franquista. Es el día de las críticas y los tópicos, de los elogios y los vacíos. Una Constitución no debería servir solo para llenarse la boca sino como norma de obligados cumplimientos. Dudo que haya una en el mundo entero que lo haga. Hay algunos textos henchidos de ideales. Incluyen hasta la búsqueda de la felicidad. Nuestros compañeros de historia, los portugueses, apelaron en la suya (1976), tras la correspondiente dictadura, a bases de dignidad en el empeño de construir "una sociedad libre, justa y solidaria".

Nuestra Constitución fue mucho más sobria. Invocó justicia, libertad y seguridad, le dio la forma de monarquía parlamentaria con el candidato a la jefatura del Estado que había designado el propio Franco y fue escrita solo por hombres, como solía pasar en aquellos tiempos. Sin duda, además, fue redactada bajo la presión de los vencedores de la guerra civil, la que habían desatado y de la que salieron por completo impunes. Pero, asombrosamente, al calor de los tiempos, al calor de las inmensas ganas de democracia que muchos españoles tenían, resultó un texto con medidas sociales mucho más progresistas de lo que ahora se incluirían. Desde hace años, desde la hegemonía, abusos y crisis del capitalismo la tendencia va a rebajar derechos. La involución es un hecho que en algunos países intenta revertir tímidamente el centro izquierda. Léase el Reino Unido, Portugal, España; hasta la socialdemocracia alemana se está poniendo las pilas para que no termine de engullirle la ola.

Recordaba este 6 de diciembre en las redes algunas ideas del periodista Ignacio Escolar, todavía sin nacer eldiario.es, en uno de los libros colectivos que escribimos: "Si la Europa arruinada de la posguerra fue capaz de construir el Estado del bienestar, ¿por qué la Europa próspera del siglo XXI va a ser incapaz de mantenerlo?" Y la constatación de que la redistribución de la riqueza que propugna la Constitución ya en 2012 parecía propia de peligrosos antisistema. Y la bola siguió creciendo y hoy nos vemos como nos vemos, con alguna esperanza que hay que trabajarse "para que pueda ser", dicho sea remedando a Labordeta.

Seguir leyendo »

Las siglas no son para la Mesa

Los miembros de la nueva Mesa del Congreso.

Así como las bicicletas son para el verano, las siglas no son para la Mesa del Congreso. Lo primero lo dejó escrito en una obra de teatro Fernando Fernán Gómez. Lo segundo ha tenido que recordarlo, con cierto recato, una diputada de Unidas Podemos, en un claro ejemplo de que la experiencia no siempre es un grado ni la institucionalidad algo innato a la veteranía. Al menos, en la política en la que nos movemos.

La anécdota ha ocurrido esta semana en la primera reunión del órgano rector de la Cámara Baja. Sus nueve miembros acababan de ser elegidos en una soporífera votación en la que la izquierda se hizo con la mayoría y la derecha sacó a pasear sus rencillas de tal modo que Ciudadanos quedó excluida del reparto de puestos y el partido de Abascal a garrotazo limpio con Casado. La distribución final quedó con tres representantes del PSOE; tres de Unidas Podemos; dos del PP y uno de Vox. Y curiosamente, el elegido por esta última formación para la secretaría primera es el más veterano de todos sus compañeros y el que en más ocasiones ha formado parte del máximo órgano de gobierno del Congreso.

Se llama Ignacio Gil Lázaro. Es un señor de derechas que dejó el PP para irse al partido de Santiago Abascal. Uno más. Él cuenta que se marchó por la deriva que tomó Mariano Rajoy y sus excompañeros. Y sus excompañeros, porque la dirección de Valencia ya había dejado de contar con él para las listas electorales. Sea como fuere, tiene una trayectoria dilatada en el Parlamento, ya que ha sido diputado en la II, III, V, VI, VII, VIII , IX , X y XIII Legislaturas, además de senador en la IV.

Seguir leyendo »

Si era tan fácil, ¿por qué no lo hicieron antes?

31 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias el pasado martes cuando firmaron el preacuerdo para un Gobierno de coalición.

En los últimos diez días, exponentes del poder central y del poder catalán han dialogado bastante más, y además en buen plan, que en los últimos diez años. Asimismo la animadversión extrema que existía entre el PSOE y Unidas Podemos, y viceversa, ha desaparecido como por ensalmo. Ahora solo hay voluntad de acuerdo y buenas palabras entre ambas organizaciones. Hasta el punto de que un entendimiento entre todas esas fuerzas y unas cuantas más, hasta Bildu, para investir a Pedro Sánchez y luego formar gobierno parece lo más probable. ¿Qué milagro ha hecho posible algo tan impensable hace nada?

Seguramente han sido tres los factores que han influido para producir esa sorpresa. Uno, que tanto el PSOE como Unidas Podemos han debido de concluir que llevar al país a unas terceras elecciones podía provocar un rechazo sin precedentes entre sus votantes. Dos, que Ciudadanos prácticamente ha desaparecido del panorama, con lo cual el sueño de Pedro Sánchez de llegar a La Moncloa de la mano del partido de Albert Rivera se ha desvanecido sin remisión. Y tres, que si bien el PSOE y UP perdieron votos y escaños, los resultados del 10 de noviembre les han conferido una posición de ventaja.

Porque, más allá del ruido mediático que ha tratado de confundirlo todo, un dato manda sobre todos los demás. El de que el conjunto de la derecha ha perdido las elecciones y dado su enfrentamiento axiomático con los nacionalistas, carece de posibilidad alguna de ser alternativa de gobierno. Sí, Vox ha conseguido 52 escaños, pero Ciudadanos se había hundido y la suma sigue sin dar.

Seguir leyendo »