eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Un escrito para tapar la corrupción

Pablo Casado

La magistrada-juez del Juzgado de Instrucción nº 51 de Madrid dirigió una exposición razonada a la Sala Segunda del Tribunal Supremo ante la imposibilidad de continuar la instrucción sobre el Máster de Derecho Público Autonómico impartido en el Instituto de Derecho Público, dirigido por el profesor Enrique Álvarez Conde, en la Universidad Rey Juan Carlos, al tener que extender su investigación a D. Pablo Casado,  cuya conducta solo puede ser investigada por el Tribunal Supremo por tener la condición de diputado.

La exposición razonada es un texto de 54 páginas, en el que la magistrada-juez hace un trabajo de orfebrería jurídica, a fin de que el Tribunal Supremo disponga de la información necesaria para poder formarse una opinión y poder actuar en consecuencia. En el escrito se delimita con precisión el problema, que es el siguiente: se ha detectado que en el Máster de Derecho Público Autonómico en el curso académico 2008-2009 hubo dos clases de alumnos matriculados.

La mayoría, que acudieron a clase, no les convalidaron ninguna asignatura, presentaron trabajos de los que guardan documentación acreditativa e hicieron exámenes. Se incluye la identificación de los 11 alumnos mediante las iniciales de sus nombres y apellidos. Hubo cuatro alumnos, por el contrario, que ni asistieron a clase, les convalidaron 18 de las 22 asignaturas, no conservan documentación acreditativa de ningún tipo de haber presentado trabajos para aprobar las asignaturas que no les habían sido convalidadas, ni de haberse examinado de ellas. Se incluye la identificación de la misma manera.

Seguir leyendo »

Fiscales a todo ritmo

Luis Navajas, teniente fiscal del Tribunal Supremo

Puede que haya habido cohecho impropio pero ha prescrito y no se aportan evidencias suficientes sobre su cooperación necesaria en un delito de prevaricación como para levantar el aforamiento a Pablo Casado, de acuerdo con la doctrina del propio Tribunal Supremo. O sea, puede que a Casado le regalaran el título pero solo hay sospechas y conjeturas de que fuera con su cooperación y con eso no basta para desaforarle. Que el Partido Popular celebre semejante conclusión del teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, como una victoria solo indica que su moral ha caído tanto que, en materia de tribunales, les vale cuanto no sea una derrota por goleada.

Que al teniente fiscal le parezca verosímil que a alguien puedan regalarle un título universitario sin su cooperación necesaria para sacar adelante la compleja farsa que requiere la apariencia de su tramitación entra directamente en el terreno de la imaginación y la fantasía; especialmente cuando hasta tres imputadas ya han reconocido ante su señoría que, efectivamente, les regalaban el titulo, lo sabían y se les indicaba cómo cooperar para obtenerlo.

El problema ahora lo tiene la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Debe elegir entre desautorizar al teniente fiscal Navajas o desautorizar a la jueza Rodríguez Medel quien, en un sagaz movimiento defensivo, se ha apresurado a pedir al Ministerio Fiscal su criterio sobre las alumnas del máster ya imputadas, si el cohecho también ha prescrito y nada sustancia la concurrencia de cooperación para la prevaricación. Habrá que leer con interés el escrito de la Fiscalía. Si mantiene su criterio no le quedará más remedio que contradecir al teniente fiscal y seguir respaldado a la juez. Si, con las mismas pruebas, recomienda mantener las imputaciones mientras en el Supremo no se procede contra Casado, porque al estar aforado se requieren evidencias más solidas, estará evidenciando una situación que encaja mal en nuestra Constitución. El aforamiento solo afecta a la jurisdicción, no refuerza la presunción de inocencia del aforado ni mucho menos aumenta el peso de la carga de la prueba, especialmente cuando no se trata de delitos derivados de sus responsabilidades políticas.

Seguir leyendo »

Hay muy poca dignidad en la política económica del Gobierno italiano

Salvini saluda al vicecanciller austriaco, Heinz-Christian Strache, del ultraderechista FPÖ, y al secretario general de ese partido en Viena.

La caótica y preocupante situación creada en Italia por el nuevo Gobierno de la Liga y el M5S ha provocado la aparición de algunos compañeros de viaje previsibles, como la extrema derecha de Francia y Hungría, y otros más inesperados en el caso de España.

La izquierda se ha visto sorprendida este verano por un artículo de Manuel Monereo, Julio Anguita y Héctor Illueca,  ¿Fascismo en Italia? Decreto Dignidad, que olvida la política xenófoba y racista fomentada por el ministro de Interior, Matteo Salvini, para elogiar de forma entusiasta un decreto ratificado por el Parlamento en agosto que revierte algunas de las reformas laborales aprobadas por un Gobierno anterior de Matteo Renzi.

Monopolizada la atención por Salvini, que le ha servido a la Liga para doblar su intención de voto en los sondeos más recientes con respecto a las últimas elecciones, este decreto es la primera medida significativa que surge del M5S, en concreto del Ministerio de Trabajo que dirige su líder, Luigi di Maio. Sectores de ese partido no se explican cómo el joven di Maio se ha dejado dominar por el omnipresente Salvini, mientras que el primer ministro es tan irrelevante que pocos conocen su nombre fuera del país (Giuseppe Conte, por si es necesario mencionarlo). 

Seguir leyendo »

Frente a la crueldad política, fotografía solidaria

Lenadro y Antonio, 2014. Fotografía donada por el artista al proyecto Phes-Fotografía Solidaria.

33.293 es el título del libro. Cinco páginas después, la cifra impresa es 33.297. Cuatro números más. Esa cifra -que aumenta cada día, página a página de la historia de un siglo XXI que prometía mucho más- es la cifra de la vergüenza: las personas que han muerto intentando llegar a Europa. Las ha contabilizado la agencia United for Intercultural Action de 1993 a mayo de 2017. Muchos de esos cadáveres están sin identificar porque sus familiares fueron detenidos, encarcelados y expulsados, y no pudieron hacerlo.

El libro 33.293 forma parte de la segunda edición del proyecto PHES-Fotografía Solidaria, impulsado en 2017 por la fotógrafa Estela de Castro, quien comparte su dirección artística con el fotógrafo Juan Cañamero. Su objetivo, implicar y comprometer a los artistas y profesionales de la fotografía ante la mayor crisis migratoria sufrida tras la Segunda Guerra Mundial. “En la actualidad, 1 de cada 14 personas que intenta llegar a nuestras fronteras muere en el camino. La gran mayoría pierde su vida en el Mediterráneo, pero también se registran muertes por congelación, violencia o suicidios”. Léanse de nuevo estas últimas palabras. Imagínense. “Nadie sube a sus hijos a una patera, a menos que el agua sea más segura que la tierra”. Estas palabras de la poeta somalí  Warsan Shire levan las anclas de este libro y abren su travesía.

Phes nació tras el impacto que produjo en De Castro la imagen del cuerpo del niño Aylan Kurdi, que murió ahogado junto a su madre y su hermano de cinco años y fue entregado por el mar en una playa turca. Había visto también imágenes de un bombardeo a un hospital de Siria: bebés heridos en sus incubadoras destrozadas. Entonces la Unión Europea se comprometió a acoger a 160.000 personas, pero solo lo ha hecho con una cuarta parte. Mientras España solo ha cumplido con el 13% de lo que le corresponde, Europa invierte recursos, esfuerzos y millones de euros en frenar la inmigración y mantiene acuerdos con Turquía, Marruecos o Libia, que violan los derechos humanos. Las mafias que trafican con personas se enriquecen. También, en términos políticos, se enriquece la extrema derecha europea, como ha quedado patente en la cumbre europea que ha tenido lugar en Salzburgo.

Seguir leyendo »

La apuesta por la vida después de nuestra muerte

Cementerio de Santa Cruz de La Palma

Lo sorprendente de los seres humanos (al menos de una buena parte de ellos) no es que busquen la felicidad propia, o al menos el bienestar, sino a menudo la de los demás. Y más sorprendente aún es que la persigan no solo para próximos y coetáneos a quienes conocen y quieren, sino para las generaciones siguientes, a menudo desconocidas. El ser humano se caracteriza no solo por creer que hay vida -la de otros- después de su muerte, sino por intentar que sea lo mejor posible. Es un altruismo más allá de sí mismo.

Esta no es una idea religiosa de que algo sobrevive (más allá del recuerdo o de nuestras obras, malas o buenas) a la muerte. Cabe recordar que Lucrecio se extrañaba de que no nos preocupemos por nuestra inexistencia prenatal, pero nos angustiemos por nuestra inexistencia personal postmortem.

No. No se trata de eso, sino de una sorprendente tesis que el filósofo estadounidense Samuel Scheffler expuso hace unos años en una conferencia, posteriormente editada como libro bajo el título de Death and the Afterlife (Muerte y la vida futura), una lectura enriquecedora. La tesis es que, en algunos aspectos importantes, la existencia futura de gente que no conocemos ni amamos nos importa más que nuestra propia supervivencia y la supervivencia de gente que conocemos y queremos. Esta es también la apuesta por el bien común -aunque tengamos distintas concepciones de lo que es el bien- idea que ha rescatado el ex secretario de Trabajo de Clinton, Robert Reich, en un libro encomiable.

Seguir leyendo »

Segarra, la fiscal de Ikea

61 Comentarios

La fiscal general del Estado, María José Segarra

“Yo habría podido veinte veces llevar ante los tribunales a toda esa tropa, y Vuestra Excelencia puede suponer si mis excelentes jueces los hubieran condenado”

Stendhal, La cartuja de Parma

La fiscal general del Estado, María José Segarra, visó el escrito presentado por el teniente fiscal del Tribunal Supremo en el que pide que no se investigue siquiera a Pablo Casado por cohecho e inducción a la prevaricación. Explicó más tarde públicamente que la Fiscalía comparte con la juez instructora Rodriguez-Medel que al líder del PP le regalaron el master aunque el cohecho está prescrito, así que tampoco piensan investigar su participación en la prevaricación.  La finta mental es suficientemente extraña, pero se agrava mucho más si recordamos el principio de unidad de actuación de la Fiscalía que unido al de dependencia jerárquica obliga a Segarra a asegurarse de que la postura del Ministerio Público es la misma para todos los afectados por el caso, sean estos cohechadores de ringorrango o de segunda fila. Esto no ha sido así. Los fiscales del Caso Máster han acompañado a la instructora en todo el procedimiento y no le han recurrido nada, pero nada de nada. La cosa es tan chusca que la propia Rodríguez-Medel, tras conocer ayer el informe, pidió inmediatamente a la Fiscalía -supongo que entre el cabreo, dado que encima Navajas le pone verde, y el recochineo por el ridículo fiscal- que se aclaren y le digan si consideran que ella también debe dejar de investigar al resto de los imputados que hicieron exactamente lo mismo que el privilegiado Casado y que incluso lo han confesado.

La fiscal general del Estado, tan respetuosa de la independencia de sus subordinados, va a tener que aclarar qué pasa ahora con la acusación en Madrid porque, aunque pretendiera también no injerir en el criterio de los fiscales territoriales, resulta que Madrid está sin fiscal jefe desde el viernes y no sé yo si dejar que esta papeleta la resuelva un segundo va a ser posible. Todo puede ser con Segarra, la fiscal general que está siendo tan respetuosa de la independencia de todos sus fiscales y tan celosa de demostrar la suya del Gobierno que está empezando a independizarse también de sus propias convicciones y criterios. La república independiente de la casa de Fortuny se decora con gestos y actos que tienen boquiabiertos e indignados a los propios y regocijados a los extraños.

Seguir leyendo »

¿De verdad vais a dejar perder Doñana por un puñado de votos?

21 Comentarios

Doñana

Muchos recordarán el capítulo de "Salvados", el programa de Jordi Évole en La Sexta, dedicado al expolio de Doñana. En las imágenes veíamos a Jordi recorriendo la marisma para demostrarnos que los piratas del agua la estaban desecando con sus cultivos ilegales.

“Si no lo evitamos van a acabar con todo” decía una científica del CSIC ante una de las lagunas que se han secado para siempre. De eso hace ahora un año. Del programa digo, porque los  ladrones de agua llevan vaciando el acuífero de Doñana desde hace más de una década, con total impunidad, incluso con socarronería, como pudo comprobarse en las declaraciones al programa.

Un año después de aquel Salvados las cosas no es que estén igual sino que han ido a peor. La organización conservacionista WWF, presentaba esta semana un nuevo informe denunciando que la superficie de regadío en la corona forestal de Doñana no ha parado crecer en el último año, sumando otras 365 hectáreas respecto a 2016.

Seguir leyendo »

Perros que duermen

Aznar escuchando una pregunta de Gabriel rufián sobre José Couso. Captura de pantalla.

Dice Eduardo Mendoza que, leyendo la última novela de Juan Madrid, por poco pierde un tren. A mí me pasó algo parecido pero, en vez de ser un tren, fue un autobús que cubría la línea San Fernando-Cádiz. Iba dentro y me pasé de parada, absorbido como estaba en la lectura.

Descubrí las novelas de Juan Madrid en los 80, cuando la ciudad empezaba a ser una fiesta subvencionada por los de abajo y las rayas de heroína cruzaban las calles, anestesiando la lucha política. Juan Madrid contaría como nadie aquella época. Lo hizo a tiempo real, cargando de balazos novelas de acción directa donde su protagonista, Antonio Carpintero, alias Toni Romano, encajaba los golpes de un presente ensombrecido por la realidad de aquellas calles. Desde que leí su primera aventura -Un beso de amigo- me dije: “Yo de mayor quiero ser Juan Madrid”. Cosas de la edad.

Ahora, que han pasado los años, reconozco que para contar historias como lo hace Juan Madrid, se necesitan muchas vidas. Abrir la mirada más allá de las calles, enredarse en el juego sucio de los tahúres, las lumis y sus chulos, y vivir para después contarlo, no es asunto fácil. Por si fuera poco, en esta última novela, Juan Madrid lo vuelve a hacer pero trasladándonos a la guerra civil; en un escenario donde los ecos de un Tolstói ibérico se dejan oír junto a los ladridos de los perros que recorren la tierra de nadie, hozando entre los cadáveres.

Seguir leyendo »

Probé a romper mi aislamiento social con Operación Triunfo y me gustó

Natalia, la de Pamplona, durante su actuación en la Gala 0

Esta semana, por pura casualidad, me encontré con un artículo firmado por el primatólogo Robert Sapolsky. En él contaba una anécdota que me fascinó. Al parecer, durante el rodaje del  'Planeta de los simios' (1968) y según explicaron en su día Charlton Heston y Kim Hunter, en los descansos de las comidas los actores que interpretaban a simios almorzaban separados de los que hacían de personas.

Los seres humanos, de manera automática, crean dicotomías sobre aquello que les rodea y por eso la gente tiende a agruparse y a diferenciar entre el 'ellos' y el 'nosotros'. El año pasado me pasó algo parecido a lo que les sucedió a las actrices y los actores que hicieron de chimpancés: los martes en el trabajo a la hora de comer no entendía absolutamente nada, una tal Amaia dijo algo de unos aspersores; cuando iba a visitar a mi hermana y ella me decía que Alfred no le terminaba, yo le seguía la bola como buenamente podía; para cuando quise reengancharme porque llegaba Eurovisión, estaba ya todo perdido. Me había convertido en una 'hater'.

Seguir leyendo »

Aznar y la Gürtel: se me olvidó que te olvidé

Aznar en el Congreso de los Diputados

Quizá porque la distancia es el olvido o quizá porque Aznar se ha abandonado al negacionismo tan al uso en esta era de la posverdad, pero el rehabilitado referente del centro-derecha español despachó en el Congreso su relación con la trama Gürtel con una frase –“no conozco a Correa ni le contraté”- que se contradice abiertamente con las investigaciones que se han desarrollado en los tribunales durante los últimos diez años.

Hubo un tiempo en que Francisco Correa era “el amigo del presidente”, como le definió en el juicio de la Gürtel el exconcejal de Majadahonda José Luis Peñas, el hombre que grabó a los corruptos y despúes llevó las cintas a la policía. Según su relato, la organización de los mítines de Aznar era la “pantalla” que Correa utilizó para ir introduciéndose en municipios madrileños como Majadahonda o Pozuelo, en los que el saqueo de las cuentas públicas con contratos amañados se compensaba con regalos para las campañas electorales de sus candidatos. De ahí que el PP acabara siendo condenado por lucrarse con 245.000 euros que le pagó la trama corrupta.

Pero Correa sigue siendo fiel a quien le dio de comer durante los años en los que él y los suyos se sentían los mejores y, aunque nunca ha identificado a Aznar -ni siquiera a su yerno, Alejandro Agag- como su gran valedor en el PP, tampoco ha ocultado su relación con el expresidente. En 2009, ante el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira, afirmó textualmente: “Viajábamos fuera con ellos, acompañando al señor Aznar en sus viajes internacionales y se creó una relación bastante buena”.

Seguir leyendo »