eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

¿Y si no hay sentencia?

Junqueras y Puigdemont

Carlos Elordi daba por supuesto el pasado sábado (La sentencia del procés atenaza la formación del Gobierno) que la sentencia será dictada en los próximos meses y que es en ella donde encuentra Pedro Sánchez el mayor obstáculo para su investidura y posterior acción de gobierno. Coincido con su argumentación respecto del efecto que la publicación de la sentencia tendría en la agenda política española en general y en la del Gobierno en particular.

Lo que ocurre es que no creo que vaya a haber sentencia en los próximos meses. Para que el Tribunal Supremo pueda dictar sentencia es imprescindible que Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Toni Comín no ocupen sus escaños en el Parlamento Europeo. Si el Tribunal Supremo consigue evitarlo, entonces habrá sentencia. Pero si no lo consigue, no habrá sentencia con seguridad en este año. Hacer una previsión de en qué momento podría ser dictada, tampoco es posible.

Esta es la razón por la que el Tribunal Supremo está vulnerando el derecho de sufragio pasivo de los tres, el derecho de sufragio activo de los ciudadanos que los votaron, el derecho a la libertad personal al mantener la prisión provisional para Junqueras y no retirar la orden de detención en territorio español para Puigdemont y Comín. Y, por supuesto, el derecho a la presunción de inocencia. Desde el momento en que fueron proclamados candidatos electos y dicha proclamación se publicó en el BOE, los tres son portadores de la inmunidad parlamentaria de los Diputados europeos y no se les puede impedir que acudan a la sede de la Junta Electoral Central para prometer o jurar la Constitución.

Seguir leyendo »

El rincón de pensar

Albert Rivera junto a Felipe González en 2017, durante un acto en la embajada de Colombia en Madrid

Viendo las encuestas, muchos lectores querrían que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se encerraran en un despacho y no salieran hasta que alcanzaran un pacto para gobernar. Ahora mismo, no parece que estemos en eso. Asistimos a una partida que se juega a varias bandas con un resultado incierto. Sánchez e Iglesias tienen una gran responsabilidad, pero no es el único factor en liza. La crisis que atraviesa Ciudadanos está directamente relacionada con la formación de gobierno.

¿Qué ocurrirá? Todo puede cambiar de la noche a la mañana, pero los líderes políticos no deberían olvidar un precedente altamente destructivo: la cercana formación de gobierno que terminó con el PSOE en guerra abierta por la abstención que favoreció al PP, con Podemos dividido definitivamente entre pablistas y errejonistas, con Ciudadanos apoyando a Mariano Rajoy en contra de lo prometido y con Rajoy como presidente, pero con una fragilidad que desembocó en la moción de censura y en su adiós definitivo. 

¿Llegaremos a tener tantos lesionados otra vez? En las últimas horas llama la atención el parte de guerra en Ciudadanos. Toni Roldán dimite, Javier Nart deja la dirección del partido, Garicano, Fernando Maura y Paco Igea piden explorar un posible acuerdo con el PSOE… Venimos de la ruptura con Valls, de las críticas de Francesc de Carreras, de las regañinas desde el empresariado, de desmentidos del gobierno francés… ¿Lo oyen? No es el silencio, caen bombas en el campo de batalla de Albert Rivera.

Seguir leyendo »

Bahréin, una vía equivocada para la paz en Palestina

Jared Kushner, asesor del presidente Trump.

Después de más de setenta planes e iniciativas de paz para poner fin al conflicto en Palestina (todos ellos fracasados), la confianza en una resolución justa, global y duradera es hoy escasa, como también lo es la capacidad para inventar una vía novedosa. Sin embargo, Jared Kushner, en nombre de la Administración Trump, se empeña desde hace tiempo en anunciar que su todavía desconocido plan es distinto a cualquier otro y que, además, será definitivo. Un mensaje que Washington refuerza ahora con ocasión de la reunión económica internacional que comienza este lunes en Bahréin y que, salvo un milagro, parece condenada también al fracaso.

Para llegar a ese negativo augurio basta con tomar en consideración los siguientes puntos:

Si se da por hecho que todo eso debe saberlo también Washington, la organización de la reunión en Manama solo se explica por la elevada autoestima que caracteriza tanto a Trump como a Kushner, creyendo que su habilidad negociadora es infinita y que, combinando el palo y la zanahoria, lograrán vencer todos los obstáculos. La explicación alternativa no es menos tranquilizadora: se busca escenificar un rechazo frontal palestino para así justificar, por un lado, que no hay interlocutor para la paz y, por otro, que el Israel de Netanyahu se sienta más fortalecido para dar el siguiente paso, anexionando la parte de Cisjordania que considere necesaria. En esas estamos.

Seguir leyendo »

Ni heroínas ni calientapollas

Serrano, portavoz de Vox en Andalucía

'No es abuso, es violación'. Los gritos se colaron a través de las ventanas de la sala de vistas 102 del Palacio de Justicia de Navarra. El tribunal acababa de dictar la sentencia, la primera del caso de 'la manada': abuso sexual con prevalimiento, nueve años de cárcel para cada uno de los cinco acusados. Pasaron solo segundos desde que el presidente del tribunal comenzara la lectura del fallo hasta que escuchamos el clamor de cientos de mujeres que llegaban desde la calle.

No pedían más años de cárcel, no pedían un endurecimiento de las penas; era un grito que buscaba, más bien, que la justicia bajara a la calle y entendiera que 'consentimiento' es una palabra que queda algo obsoleta para las mujeres del año 2019 y que su concepto de la intimidación y la violencia debería adaptarse a lo que vivimos desde que somos pequeñas. 

Era 26 de abril de 2018. Un año, dos meses y otro 8M después, el Tribunal Supremo también gritó el viernes 'no es abuso, es violación'. Lo hizo con el Código Penal en la mano y con una interpretación de la norma que, a falta de conocer la sentencia íntegra, incluye la perspectiva de género. Que varios hombres te rodeen en un espacio pequeño, sin escapatoria, que empiecen a quitarte la ropa y a tirar de tu cuerpo es un "auténtico escenario intimidatorio".

Seguir leyendo »

Qué pereza

83 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias antes de su reunión para abordar la investidura.

No sé ustedes, pero personalmente estoy a un telediario y dos tertulias de Ana Rosa de que me dé exactamente igual si Pedro Sánchez se presenta a la investidura externo, pensionista o semipensionista. Ya sólo reclamo como ciudadano el mismo derecho que Adam Smith demandaba ante cualquier soberano: que gobernase causando las menos molestias, fatigas y penurias posibles a la gente. Ya soy muy mayor para confundir la estulticia con la estrategia y la vida me ha enseñado que no es posible el marianismo sin Mariano Rajoy; es una perdida de tiempo.

Tampoco sé si soy el único, pero el sentimiento de optimismo y confianza que me produjo el resultado del 28A cuando, iluso de mí, llegué a declarar que representaba el triunfo de la política y los discursos pluralistas e integradores frente al melodrama y las consignas cerradas y excluyentes, se ha ido transformando en un hartazgo cansino y moroso, que solo causa desaliento y la horrible sensación de estar siempre malgastando el tiempo en majaderías irrelevantes, cuando nos hace tanta falta para afrontar los problemas reales de un país donde el asalto a lo público y al bienestar común no se ha detenido, solo ha cambiado de táctica.

Si el discurso de la plaza de Colón representase realmente aquello que piensan la mayoría de los españoles, la derecha habría arrasado en las elecciones generales. Pero no, ganó y sólo puede gobernar la izquierda asociada con un nacionalismo más fuerte que antes. Habrá que repetirlo otro millón de veces más, a ver si así conseguimos que ese discurso rancio y reaccionario de la derecha española deje de marcar los limites de lo deseable y lo indeseable en la política española.

Seguir leyendo »

Cuatro revoluciones

Donald Trump.

Hay cuatro revoluciones en marcha, estrechamente ligadas entre sí. Y casi todas, menos una, tienen costes importantes que habrá que asumir para gestionarlas, no digamos ya superarlas. De hecho, en parte esos costes ya se están pagando. Una es la revolución tecnológica. La segunda es el cambio geopolítico mundial sobre todo con el ascenso de China y las reticencias y resistencias que está provocando. La tercera es el cambio climático, y las medidas para frenarlo. Finalmente, está la revolución de la mujer y su lugar en la sociedad y en la economía.

La Cuarta Revolución Industrial está en marcha desde hace algún tiempo. De hecho, la crisis, más larga en este país, tapó en parte su entrada. Aporta muchos avances, pero también puede comportar costes en términos de empleo, trabajo (son dos cosas diferentes) y salarios o ingresos, con una polarización del mercado y un vaciamiento del centro y de las clases medias.

Es esta revolución tecnológica, de diversas dimensiones, la que está detrás de una profunda transformación geopolítica, que, de confirmarse, puede marcar el mundo. Pues Estados Unidos y China se han enzarzado en una carrera por la supremacía tecnológica que puede ir mucho más allá y dividir el mundo en ecosistemas tecnológicos enfrentados, que haga antagónicos sus sistemas políticos, económicos y militares. Si se confirma, y no es sólo una cuestión de Trump, Europa y otras regiones político-geográficas se verán atrapadas por un nuevo tipo de tensión confrontacional, aunque muy distinta de lo que fuera la bipolar Guerra Fría entre EEUU y la entonces Unión Soviética. Europa tendrá más dificultades para defender, no digamos ya el espejismo de exportar —salvo en alguna materia de regulación— sus valores. El vendaval geopolítico puede poner en un brete la globalización y la gobernanza global, incluida la gestión del cambio climático. Y acabar rebotando internamente en nuestras sociedades.

Seguir leyendo »

La España Garrula

38 Comentarios

EFE/Archivo

Si en el buscador de Google tecleas loutish Trump puedes encontrar que hay más de 40.000 entradas. Entre ellas, incluso columnas de The New York Times. Con esta expresión, suelen referirse al peculiar estilo grosero del presidente norteamericano que no tiene problema alguno en cargar contra quien haga falta recurriendo al embuste, el insulto o la humillación. Da igual que se refiera a sus oponentes políticos, a líderes internacionales o a amplios colectivos. Desde su posición, se permite la descalificación como norma de conducta e incluso recurre a menudo a la ostentación de la ignorancia.

A lo largo de los últimos tiempos, acentuado desde la llegada de Vox, parecen ir extendiéndose en España comportamientos similares. Existe una corriente generalizada de pérdida de una mínima contención en los comportamientos y declaraciones de significativos portavoces públicos. Vivimos tiempos en los que el radicalismo verbal parece haberse asentado. Con ello, se producen algunos efectos derivados de su uso y abuso. Es evidente que la utilización de este tipo de lenguaje busca fundamentalmente llamar la atención de quienes escuchan, con el fin de despertar en ellos sentimientos de desasosiego y movilización.

Una consecuencia significativa es que, para conseguir esa reacción, el tono de las afirmaciones debe subir incesantemente. En caso contrario, se caería en la rutina y el oyente dejaría de prestar atención. El problema es que ya no cabe marcha atrás y, por tanto, da igual de qué asunto estemos tratando. La reacción ha de ser contundente, sonora y apabullante. En muchos casos, toca hablar de cuestiones cuyo análisis requiere un mínimo conocimiento del asunto. Aquí es donde el mecanismo explosiona. Un tono desaforado hablando de una materia compleja que se desconoce conduce directamente al abismo. Ahí es donde nos trasladamos a un territorio identificativo de nuestra tradición que parece resurgir con ímpetu: la España Garrula.

Seguir leyendo »

El rastro de la piara

54 Comentarios

"Estamos en presencia de la forma de violencia de género más primaria. El discurso masculino en torno al uso del cuerpo de la mujer como objeto de placer ajeno"

María Acale. Catedrática de Derecho Penal

Los violadores están en prisión. Han sido condenados y penados según los principios del Estado de Derecho. Desde ese punto de vista, la sociedad puede respirar tranquila. Las mujeres podemos respirar tranquilas. C. puede respirar, si eso es posible, más tranquila. Hay, sin embargo, otros signos del paso de la piara -la animalización es suya, pero las manadas las forman nobles bestias salvajes que nunca harían daño por placer- que han quedado como bostas en el camino, como un hedor insoportable cubriendo líneas de texto, conversaciones, foros, togas, televisiones y discursos políticos. El daño que los violadores grupales han hecho ha sido amplificado, esparcido, espurreado, diseminado y, lo que es peor, asimilado, potenciado, abonado y aceptado por algunas capas de la sociedad y por algún discurso político y con ese daño, nos va a tocar lidiar por vías que no pueden ser las penales.

Seguir leyendo »

La parte dura

24 Comentarios

ETA reclamó 134 millones de euros en "impuesto revolucionario" de 2005 a 2007

De la misma manera que conseguimos hacer rimar Logroño con moño, podríamos hacer un mal poema con las palabras próstata y ETA. Ya puestos con el mal gusto, también podríamos llenar de basura una de las pocas cosas buenas que nos trajo el gobierno de Zapatero. Me refiero al acuerdo de paz con la banda armada.

Desde que el otro día viniesen con la noticia de que el nombre en clave de Zapatero utilizado por ETA era Gorburu, los de la caverna han intentado sin éxito buscarle ripios al criptónimo. Todo indica que, para la caverna, conseguir una vía de diálogo con el fin de tratar un conflicto de raíz política es asunto cubierto de sospechas. De esta manera, los de siempre no han parado de señalar a Zapatero como si fuese el jefe de una banda criminal.

Siguen confundidos o, mejor dicho, siguen reaccionando ante el fin de un conflicto que rentaba sus beneficios. Ya sabemos, mientras se hablase de ETA, no se hablaba de otra cosa. No sé si me explico, pero estar a favor de los acuerdos de paz con ETA no significa comulgar con una caterva de criminales como fueron los de ETA.

Seguir leyendo »

Necesitamos al Otro para restaurar el medio ambiente

El reciclaje de envases creció un 6,7% en 2018 y el de papel un 4,5%

La pega de hablar de medio ambiente desde este rincón de eldiario.es es que siempre somos los mismos. Siempre nos acabamos juntando los que compartimos la misma inquietud por la situación que atraviesa, los que reclamamos medidas urgentes para su mejora y cuidado. Pero no conseguimos llegar al Otro.

Me refiero a ese Otro del que nos habla Kapuscinski. Ése que piensa diferente a nosotros, incluso lo contrario. Que nunca se pasa por aquí pero al que necesitamos como agua de mayo para afrontar los graves retos medioambientales que nos acechan. Porque lo que está claro es que de esta situación solo saldremos colaborando juntos.

Es necesario llegar a ese Otro -que somos nosotros para él- con el que discrepamos pero sin cuya conexión, incluso desde la mayor discrepancia, va a ser imposible escapar de la incertidumbre.

Seguir leyendo »