eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La decepción de Puigdemont

El expresident de la Generalitat y candidato de JxCAT a las europeas, Carles Puigdemont, en un momento de la entrevista.

En la entrevista que publicó ayer eldiario.es, Carles Puigdemont declaraba que se había sentido decepcionado con la trayectoria de Pedro Sánchez en sus diez meses de presidente del Gobierno tras la moción de censura.

Entiendo que sea así. Lo que no entiendo es el motivo por el cual dice sentirse decepcionado. En opinión de Puigdemont, Pedro Sánchez “no supo aprovechar una oportunidad colosal de la democracia española: la de ser el primer presidente que sale de una moción de censura que articula una mayoría verdaderamente alternativa, sólida, en la que se podía hacer un juego político de coraje”.

No acabo de entender que se pueda calificar de colosal la oportunidad generada por el éxito de la moción de censura y mucho menos que se afirme que de la misma saliera una mayoría sólida.

Seguir leyendo »

El voto herido prefiere al leñador que mata lobos que cambiar el final de Caperucita

Las perfectas esposas votarán lo que les indiquen sus maridos, o al menos eso les harán creer a ellos. Es probable que no todas, pero una buena parte de estas, en un acto de discreta independencia, aprovechen que su voto es secreto para centrar la papeleta en la urna y de paso en este inquietante panorama político. Porque para ellas, una cosa es ir a jugar juntos al golf todos los domingos y otra, muy distinta, apuntarse al club de tiro en familia. Son perfectas, pero no tontas.

Por su parte, los perfectos maridos (que no tienen necesariamente esposas perfectas) elegirán a quien votar como han hecho siempre y se fijarán en lo que hacen ellas para reforzar o para chinchar. Si ella vota a Abascal allá que irá él sin dudar y para "exculparse", cuando alguien le pregunte, dirá que se lo ha dicho su mujer; si ella opta por Casado es probable que le surjan dudas y que si se decanta al final por el PP cuente a los cuatro vientos que lo ha hecho por su experiencia de gobierno; y si, finalmente, su señora apuesta por Rivera, hará como hace con el afterwork, lo que le pida el cuerpo en cada momento. Pero ¿si ella vota PSOE o Podemos y lo confiesa? Él saldrá reforzado para mostrar su aversión hacia ese feminismo que tachará como responsable de todos los males y problemas pasados, presentes y futuros que tengan en su relación. En todo caso, él se encargará de salir del conflicto de intereses victorioso e impoluto.

Más allá de estos escenarios conyugales conservadores en los que raramente sus miembros votarán nada que se aleje mucho de la derecha y más allá (algo que si lo pensamos siempre ha sido así) hay muchos otros escenarios donde proliferan otros votantes que no sé si realmente son indecisos o claramente lo que quieren es ocultar lo que van a votar. Me refiero a esos votantes heridos, esos que nadie sabe, a ciencia cierta, si el próximo domingo van a usar su papeleta como arma arrojadiza de venganza o sencillamente se van a abstener esta vez a la espera de ver qué pasa para las siguientes elecciones.

Seguir leyendo »

Las 10 conclusiones de los debates televisivos

El mayor problema que surge al intentar analizar los debates televisivos es el de medir sus efectos. Al tratarse de una emisión en directo con toda la atención mediática centrada en ellos, se produce un curioso fenómeno. Todo el mundo hace un análisis inmediato de cómo lo ha visto. En realidad, la clave está en determinar lo que deja de sedimento, lo que va más allá del "calentón" del momento. Lo determinante, en definitiva, consiste en poder medir la influencia que hayan podido tener en la decisión final del voto en el electorado.

Los estudios sobre los efectos de los medios de comunicación siempre chocan con una dificultad insuperable. No es posible aislar su papel. Forman parte de un complejo entramado del que nunca podemos desenmarañar su grado de preminencia sobre otros factores de influencia como el entorno familiar o de amistades o el sociolaboral. Contando con esta seria limitación, me permito lanzar algunas observaciones personales sobre las que, en términos generales, espero poder encontrar cierto acuerdo:

1. Los debates han tenido un gran impacto. Las audiencias han sido realmente extraordinarias. El mercado actual de competencia televisiva está muy fragmentado y las emisiones en TVE y Atresmedia han conseguido convertirse en auténticos acontecimientos. Mucha gente no sólo los ha visto, sino que ha ido a buscarlos rompiendo sus rutinas televisivas. Es decir, quería verlos.

Seguir leyendo »

Por lo que hemos visto en la campaña, España está fuera del mundo

Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra

Si atendemos al tiempo y espacio que ocupan la política internacional y la política de seguridad y defensa en los debates y programas electorales de los principales partidos, cabría concluir que España está fuera del mundo. Ese vacío solo tendría sentido si nos encontrásemos aún en la dictadura franquista --expulsados del concierto internacional-- o si, milagrosamente, todas las fuerzas políticas hubieran llegado al convencimiento de que se trata de políticas de Estado y, por tanto, hubieran acordado las líneas maestras de lo que España debe hacer ahí fuera y la manera de defender sus intereses frente a amenazas y riesgos que puedan afectarnos. Pero la realidad es muy distinta.

Ninguno de los dirigentes debe pensar que con esos temas vaya a ganar votos. A ese argumento se suele sumar el de que, renunciando a una elemental labor pedagógica para crear opinión pública, suponen que a la ciudadanía no le interesan esos temas. Pero actuar de ese modo implica no asumir que en el mundo globalizado que nos toca vivir es imposible ya separar la seguridad interior de la exterior y que, además, el altísimo nivel de interdependencia que define nuestros días nos obliga a prestar atención preferente a lo que ocurre a nuestro alrededor.

España es una potencia media con intereses globales. Resulta obvio, en un momento en el que el multilateralismo está en crisis ante el empuje proteccionista estadounidense, que solo a partir de la suma de fuerzas con otros podremos tener alguna opción de influir en dinámicas que superan nuestras limitadas fuerzas y de encontrar apoyos para defendernos de lo que pueda afectarnos. Y eso, por imposición básicamente geopolítica, se llama Unión Europea (UE). Es ahí dónde se decide más de la mitad de todas las normas que regulan nuestras vidas y es ahí donde empieza o termina en torno al 70% de todos nuestros intercambios comerciales.

Seguir leyendo »

Madrid-Barcelona: debates electorales

Álvarez de Toledo y Arrimadas piden la dimisión al director de TV3 en el debate que él presenta

El lunes y el martes la campaña estuvo marcada por los dos debates entre los cuatro candidatos de partidos de ámbito estatal con representación parlamentaria. Ayer miércoles, y mientras aún están en pie los análisis sobre los encuentros en RTVE y Atresmedia, se celebró el debate en TV3 entre los/las cabezas de lista en Catalunya (o los que ejercen de ello, en el caso de JxC y ERC que tienen sus números 1 encarcelados).

Ahora más que nunca, se trata de debates absolutamente conectados. En los que se celebraron en Madrid, Catalunya fue una protagonista evidente. En el que se ha celebrado en Barcelona, el tema estrella – como no podía ser de otra manera – ha sido el contencioso independentista. Pero también los nuevos escenarios que pueden abrirse (o cerrarse) fruto de pactos post-electorales.

El sistema de partidos español presenta una peculiaridad rastreable en muy pocos contextos. Los partidos de ámbito no estatal, sobre todo de zonas muy pobladas y con una fuerte identidad nacional/territorial, han sido protagonistas en la gobernabilidad de España. Estos no solo han existido en los subsistemas de partidos de algunos territorios con gran centralidad sino que también se han construido como piezas fundamentales de la vida política del país. Así pues, por ejemplo, los gobiernos en minoría de 1993-96 (PSOE), 1996-2000 (PP) y 2004-2008 (PSOE) se han sostenido con acuerdos con nacionalistas catalanes y vascos, entre otros.

Seguir leyendo »

Yo he venido y tengo esto en la cabeza

Que yo recuerde solo he dado votos útiles en mi vida. No he votado a favor de nadie, siempre he votado en contra del mal, porque el bien en política casi no existe. El sistema democrático está hecho para que eso ocurra, así de fraudulenta es esta cosa representativa. Vivimos "eligiendo entre el cáncer y el sida", como se dice en mi pobre país, en cada nueva elección; aquello del mal menor, sí, un voto defensivo. Un mero trámite para apartar un poco el horror, para aplazarlo. Por eso voté, por ejemplo, para que no vuelva la mafia de la familia Fujimori al poder. Y no volvieron. Y votaré aquí para que no gane el trifachito. Porque sé diferenciar categorías de villanos y sé que hay algunos que joden y otros que indefectiblemente matan. Y no quiero que entren los últimos. Por eso mi voto va a ser más que útil, va a ser antifascista.

Sé por experiencia que un Estado puede ser desmantelado en poco tiempo. Lo sé porque nací en un país que en poco tiempo se convirtió en un paraíso liberal, donde solo funciona lo que se privatiza y se paga. Lo demás, la salud, la educación pública, son para los pobres. Donde manda la moral de la Iglesia y hasta ahora no hay aborto, ni ley de identidad de género, ni matrimonio igualitario, donde las personas LGTBQI+ no son familia ante la ley.

Alguien dijo que había que preguntarles a los migrantes para qué vienen. Yo estoy aquí por eso, para tener lo que nunca tuve o lo que quieren quitarnos. Es muy sencillo quitarte todo y no devolvértelo jamás. Igual algunos no lo saben porque siempre han tenido Estado y todo lo demás. No saben todo lo que puede volverse irrecuperable en cuatro años. Lo cerca que podemos estar de las cavernas. Del Estado del malestar. Cuatro años más o cuatro años menos no son lo mismo para todos. No todas podemos darnos el lujo de pasar por un gobierno facha por coherencia, asco o cálculo político. Para muchos, que entren los fachas es la diferencia entre la subsistencia y la desaparición. No me jugaría entregarles a manos llenas el sistema esta vez.

Seguir leyendo »

La vanidad en los tiempos del selfie: muertes accidentales y cirugías plásticas

Foto: Maëlick

Los autorretratos, más conocidos en los últimos años como selfies, no son un invento reciente, ni mucho menos. En cuanto las tecnologías de la fotografía lo hicieron posible, los selfies aparecieron como un fenómeno minoritario. De hecho, el primer selfie oficial documentado se atribuye al empresario Robert Cornelius que realizó un daguerrotipo de sí mismo en 1839.

Ni tan siquiera el palo para selfies es un invento novedoso. Se han documentado palos de selfies caseros desde el año 1925 y se han producido comercialmente desde los años 80. En ese sentido, la empresa nipona Minolta fue pionera al comercializar este peculiar producto por esas fechas, aunque fue un rotundo fracaso comercial. Se trataba de un invento adelantado a su tiempo: el palo selfie se encontraba en el libro 101 inventos japoneses inútiles en 1995. Ironías del destino, casi 20 años después (2014), la revista Time incluyó al palo selfie entre los 25 mejores inventos.

Los selfies han experimentado una explosión de popularidad sin precedentes desde el año 2011. Un fenómeno que se ha asentado en el mundo gracias a la mítica foto de Ellen DeGeneres en la gala de los Óscar en 2014. Desde entonces, prácticamente cualquier red social se ha visto inundada por millones de fotografías de este tipo, especialmente en lugares como Instagram, Facebook o Snapchat. Al margen de las repercusiones sociales, este fenómeno global de los selfies ha tenido unas inesperadas consecuencias para la salud.

Seguir leyendo »

Fichaje bengala

Ángel Garrido, en su comparecencia como fichaje de Ciudadanos

Ciudadanos se ha llevado a Ángel Garrido, un hecho que está teniendo bastante más brillo mediático que la gestión del propio Garrido al frente de la Comunidad de Madrid. De hecho, su última crisis como gobernante fue una huelga histórica del taxi en la capital y su plan consistió en no hacer nada o, lo que es lo mismo, favoreció implícitamente a las VTC sin tomar en apariencia ninguna decisión. En aquel entonces no parecía un hombre dispuesto a grandes cambios ni arrojadas determinaciones. 

Ciudadanos se felicita por el fichaje estrella y golpe de efecto que supone la adopción de un activo despreciado por el PP, un partido que ha defenestrado las aspiraciones de Garrido (y tantos otros) para poner a Isabel Díaz Ayuso, candidata osada y explosiva, conocida por sus ocurrencias como amar el tráfico nocturno o dar ayudas a niños no nacidos en un país con problemas paridos y enquistados como la pobreza infantil. Es legítimo gobernar con mano de hierro las listas y hacer un partido de afines. Es cuestión de no sorprenderse y de sonreír cuando se rebela parte de la tropa.

Pero no es un fichaje estrella, sino bengala, que diría Antonio Gutiérrez. Porque es tan sorprendente como simbólico y efímero. Lo importante para Rivera no es la incorporación del hombre Ángel Garrido, sino que el nuevo candidato número 13 del partido naranja da apariencia de que van ganando, de que tienen el control y de que se abandona el PP, en un momento en el que muchos de los votantes conservadores todavía no saben por cuál de las tres derechas apostar. A cuatro días de las elecciones sin encuestas publicables a las que hincar el diente, sin espectaculares debates electorales estos movimientos son como trueno sin la materialización del rayo. Solo hacen ruido, pero funcionan porque minan la moral del adversario y lo colocan por un día en situación de subalternidad. El equipo de Casado estará ahora mismo buscando mechero para prender fuego a su bengala o a lo que tenga más a mano.

Seguir leyendo »

Progres sin complejos

42 Comentarios

Imagen de una urna en un colegio electoral de Barcelona

"Ningún hombre es una isla en sí mismo (...) por eso nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti"

John Donne. Las campanas doblan por ti

Parece que no hay duda de que las democracias no morirán con graves estallidos letales ni arrasadas por hordas violentas que sacrifiquen en aras de una revolución incierta los logros del pasado. Morirán de banalidad, de abulia, de indiferencia, de inutilidad. Morirán porque las dejaremos ir en manos de los mediocres, de los sinsustancias, de los trepas sin principios y de los malvados. Estos últimos entrarán cuando los simples, los fútiles y los egóticos les abran las puertas solo para lograr el poder.

Seguir leyendo »

La derecha lo hace cada vez peor y Vox espera

Los candidatos a la presidencia del Gobierno, en el debate de Atresmedia

Por mucho que nos digan que los debates televisivos de esta semana han sido decisivos para la suerte de las elecciones, los estudios que se han hecho sobre experiencias similares concluyen que un debate mueve, al máximo, el 2% de los votos, siempre que no se salga de madre y hunda a uno de los rivales. No siendo despreciable esa cantidad, no parece que vaya a ser decisiva el 28 de abril. Entre otras cosas, porque se reparte entre las distintas batallas electorales que están librando los partidos. En consecuencia, lo verdaderamente decisivo es que las encuestas acierten o no.

La media de las que se han publicado apunta a una victoria del PSOE con bastante ventaja sobre el PP y, no muy lejos de este, el trío Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox, con distancias entre ellos que pueden perfectamente ser anuladas por el margen de error que admiten todos los sondeos. Además, casi todos ellos concluyen que la suma de escaños de las tres derechas no conseguirá la mayoría absoluta.

Un importante volumen de indecisos o de personas que no confiesan el sentido de su voto, distinto según cada encuesta pero algo mayor que el que se registró en las vísperas de comicios precedentes, podría alterar seriamente ese retrato. El desastre de los institutos demoscópicos en las elecciones andaluzas alienta la desconfianza. Pero lo normal es que un fallo garrafal no se repita, que el que más o el que menos haya tomado medidas para evitarlo. Y, por tanto, hay que suponer que lo que han publicado recoja bastante bien las tendencias reales del electorado.

Seguir leyendo »