eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Pase y vea, president

Que la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) sobre los lazos amarillos resulta más que discutible parece obvio. Su argumentación para negar el derecho de los funcionarios y trabajadores públicos para expresarse políticamente en los espacios institucionales se antoja tan débil como contradictoria. Llevada al absurdo, supondría la imposibilidad de manifestarse políticamente en cualquier espacio institucional dado que siempre habrá alguien que podrá alegar su molestia o desacuerdo.

Limitar la presencia de símbolos a aquellos políticamente neutros en nombre, precisamente, de la neutralidad de los espacios públicos conduce al estrambote de proscribir la política de lo público. ¿Si posicionarse políticamente en los espacios públicos está mal, ¿dónde estaría bien entonces, solo en tu cuarto de estar? Además, por definición, no existen los símbolos políticos neutros; ambas condiciones se excluyen.

Cuestión distinta plantea la imparcialidad que debe garantizar el uso de los espacios públicos e institucionales durante un periodo electoral. No estamos ya ante un problema de libertad de expresión sino de garantizar la libre e igual competencia política. Lazos y esteladas se manejan y cuelgan porque representan símbolos políticos y también porque van asociados a opciones electorales concretas. No digamos ya aquellos carteles donde aparecen los presos que van a ser candidatos en las próximas elecciones. Los espacios públicos deben permitir la expresión política pero también probarse imparciales en la competencia electoral.

Seguir leyendo »

Después de la declaración de Trapero

El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero.

A los estudiantes de las facultades de Derecho se les lleva enseñando desde la entrada en vigor de la Constitución que las Comunidades Autónomas son Estado, que solamente son comprensibles como unidades subcentrales de un Estado único en lo que a la "titularidad" del poder se refiere, aunque dicho poder se ejerza descentralizadamente.

La descentralización no afecta a la titularidad del poder, sino únicamente a su ejercicio. El poder reside en el "pueblo de los Estados Unidos", en el "pueblo alemán" o en el "pueblo español", aunque dicho poder no se ejerza exclusivamente a través de la "Federación", el "Bund" o el "Estado", sino que se ejerza en medida considerable a través de "Estados", "Länder" o "Comunidades Autónomas". Es la unidad del poder del Estado el presupuesto y límite para el ejercicio del poder de los entes "subcentrales", se denominen como se denominen. Sin esa separación entre titularidad única y ejercicio múltiple no se entiende ningún Estado políticamente descentralizado.

Esto es lo que el mayor Trapero, con la cúpula de los Mossos, le dijo al president Carles Puigdemont en el encuentro que tuvo lugar el 28 de septiembre de 2017, dos días antes del 1-O, según hemos sabido la semana pasada, cuando contestó a la pregunta que le formuló el presidente del Tribunal, Manuel Marchena. Si usted ha olvidado que es el máximo representante del Estado en Catalunya y ha decidido poner en marcha un proceso independentista, debe saber que los Mossos no le van a acompañar en esa aventura. Los Mossos d'Esquadra están integrados en la Comunidad Autónoma de Catalunya, pero no dejan de ser por eso también en último término un Cuerpo de Seguridad del Estado, vinculado por la Constitución española.

Seguir leyendo »

La felicidad, un juguete más o menos nuevo

Si viviéramos en tiempos de Tales de Mileto, felicidad sería “tener un cuerpo sano, fortuna y un alma bien educada”. Si fuéramos contemporáneos de Platón, le escucharíamos decir que la felicidad está relacionada con la virtud, no con el placer. Y a Hegugesias, negar la posibilidad de ser felices, porque los placeres son efímeros.

En el Diccionario de filosofía de Nicola Abbagnano, un fragmento recoge la mirada de los antiguos griegos sobre la felicidad. Hay algo de azar, algo de destino, algo de virtud, algo de estética, algo de fortuna. Buenos, guapos y ricos -ellos, nada más que ellos- serían felices. Ser malo, feo o pobre sería una cadena perpetua a la infelicidad. O aquel escogido por los dioses, el azar o quién sabe qué, se daría de bruces con la felicidad (y agradecería que en suerte no le tocó vivir una tragedia). Esa visión duró siglos. 

La felicidad como suerte -no como derecho u objetivo alcanzable- está en la raíz de la palabra en occidente. La italiana felicità, la portuguesa felicidade -como la española felicidad- vienen del latín felicitas. En el diccionario encontramos que significa suerte, buena fortuna o felicidad.  En griego, eudaimonía, una junción de las palabras buen y espíritu. En francés, bonheur, la suma de bueno y suerte. En inglés, happiness tiene sus raíces en el viejo vocablo hap: fortuna u ocasión. 

Seguir leyendo »

Víctimas de Cuelgamuros algo reparadas

Pasillo central de la basílica del Valle de los Caídos

Centrados como estamos en la exhumación del dictador Franco de Cuelgamuros, nos olvidamos de las víctimas realmente existentes

Familiares de personas que yacen en columbarios al lado de su exterminador, en contra de la voluntad de sus hijos y nietos, como mínimo

Gentes venidas de Aragón, hermanos Lapeña, de Calatayud; de Valladolid, una mujer en silla de ruedas; otras que residen ahora en Cataluña; gentes que pueden ver a través de un ventanuco los restos de sus seres queridos y tener así un cierto duelo, del que han carecido desde 1939 hasta ahora. Un tiempo.

Seguir leyendo »

Recuperar el control... perdiendo el control

Plagas de fake news, candidatos que llaman por teléfono en mensaje grabado sin haberles facilitado el número, precampaña irritante para provocar rechazo a la cita con las urnas del que sacar beneficio.  Las elecciones ya no son lo que eran.  No dejamos de oír que  la campaña electoral se juega en WhatsApp. No solo, hay más  vías. Lo que resulta imprescindible conocer es el porqué, las motivaciones últimas de los votantes en este momento histórico, las influencias que sufren y cómo afectará a la sociedad en su conjunto. Más aún, a los seres humanos que la componen.

Desde la elección de Donald Trump en 2016 como presidente de EEUU se han sucedido resultados en las urnas tan sorprendentes como aquél. El que llevó al poder en Brasil al ultraderechista Bolsonaro en lugar estelar. O el Brexit, el referéndum para una salida o no del Reino Unido de la UE. Los votantes no se habrían vuelto locos en masa como dedujeron algunos analistas. Atando cabos, vamos sabiendo que sus opciones no fueron ni tan improvisadas, ni tan aleatorias como se pensó, sino que pudieron responder a nuevos métodos de la estrategia electoral.  No siempre limpios.  No advertidos, sobre todo.

Ni conspiraciones, ni paranoias,  computación aplicada a fines concretos. De alguna manera, se está hackeando el sistema político. Así llegó a definir la táctica,  Dominic Cummings, el asesor político que  fraguó el triunfo de los eurófobos para la salida del Reino Unido de la Unión Europea. "Brexit: La guerra incivil", película producida para la Plataforma de televisión HBO, narra la metodología empleada. Y en ese sentido es todo un Tratado de ciencia electoral que vienen confirmando otras informaciones. 

Seguir leyendo »

Este artículo dará 10.000 votos a ese partido que no sé si nombrar

Pensaba escribir sobre cierto partido político, pero no tengo claro cómo hacerlo para no favorecer su crecimiento. Si los llamo “fascistas”, “franquistas” o “ultraderecha”, les estaré regalando 10.000 votos más por victimizarlos. Si en cambio los trato como a cualquier partido, se llevarán igualmente un bonus de 10.000, ahora por normalizarlos. Si ridiculizo sus propuestas demenciales, sus declaraciones necias o sus candidatos mamarrachos, les hincharé la urna con otras 10.000 papeletas. Pero si les discuto con argumentos y rebato sus mentiras, estaré aceptando su agenda y por tanto entregándoles en bandeja… ¡10.000 suculentos votos! Por no saber, no sé si nombrarlos: si lo hago, les daré publicidad gratis y eco en redes, 10.000 redondos. Si evito mencionarlos, peor: los enfatizo por omisión, y otros tantos votos. Quizás no debería escribir este artículo, pero ya imagino que el silencio es aún peor: un uno seguido de cuatro ceros.

No soy el único con miedo a pulsar el botón de 10.000 haga lo que haga. En la izquierda se discute si hablar de ellos o ignorarlos, si confrontarlos o pasar, si llamarlos fascistas o hacer chistes. El mismo dilema para las feministas (el 8M faltó instalar un contador electrónico que sumase de diez en diez miles), o los independentistas (un lazo amarillo, 10.000; un tuit de Rufián vale doble, 20.000). En la derecha, Casado y Rivera no saben si ignorarlos, a riesgo de que sus votantes huyan de 10.000 en 10.000; o comprarles el discurso y hacer que 10.000 por minuto prefieran el original a la copia. La misma duda tienen periodistas y politólogos, y cualquier vecino al salir de casa: todos resignados a alimentar la bolsa electoral de Vox (hala, lo dije).

Suena a coña, pero lo de “10.000 votos más para Vox” es una frase hecha que todos repetimos desde las andaluzas, yo el primero. Algunos la usan con humor, para burlarse de esa obsesión, pero muchos la repiten totalmente convencidos: empezando por sus propios votantes que leen la realidad en diezmiles; y siguiendo por muchos que en la izquierda tienen muy clara la receta para combatirlos, y reprochan lo que otros hacen o dicen, anotándoles cada incremento diezmilenario.

Seguir leyendo »

Así promocionó la industria del tabaco las bebidas azucaradas entre los niños

Investigadores de la Universidad de California y de otros centros de investigación en San Francisco han publicado recientemente en la revista médica The British Medical Journal (BMJ) un detallado análisis sobre las estrategias que las empresas tabacaleras han empleado para vender bebidas azucaradas a niños. Para diversificar sus negocios, grandes empresas del tabaco como Philip Morris y R. J. Reynolds decidieron estar presentes en el negocio de bebidas azucaradas desde los años 60 del siglo pasado hasta el año 2007. La industria del tabaco empleó así sus conocimientos previos sobre sabores, colores y marketing, originalmente desarrollados para vender cigarrillos, para expandir el consumo de diferentes marcas de bebidas azucaradas (Tang, Hawaiian Punch, Kool-Aid, Capri Sun) entre los niños.

Podría resultar difícil de creer en la actualidad, pero lo cierto es que antes de los años 60 el marketing de los refrescos azucarados se dirigía principalmente a adultos y no existían productos dirigidos exclusivamente a niños. Fue a partir de la citada década, cuando la empresa tabacalera R. J. Reynolds vio el filón que suponía dirigir la venta de bebidas azucaradas a niños a través de potentes estrategias de mercadotecnia. El director de investigación bioquímica escribió en un documento: "Muchos de los saborizantes para el tabaco serían útiles en la comida, las bebidas y otros productos" produciendo "grandes retornos financieros".

En 1985, un informe documentaba que los científicos del laboratorio de sabores de R. J. Reynolds "crean una fórmula de bebida partiendo del conocimiento que ya generamos o tenemos de nuestra biblioteca de sabores. Buscamos combinaciones nuevas y diferentes. Algunas funcionan, otras no, pero todas suman a nuestro banco de conocimiento... Las bebidas atraen a los consumidores a través de un complejo sistema de sabor, olor y apariencia. El ideal... es dejar a la gente con ganas de más".

Seguir leyendo »

Sin rebelión... ni República

27 Comentarios

El plan de Trapero destinaba un comisario para arrestar a cada miembro del Govern

El jueves fue un día intenso en el Tribunal Supremo. Aunque Josep Lluís Trapero no tenía obligación de declarar al estar pendiente de juicio en la Audiencia Nacional, este lo hizo con rigor, precisión y extensión. El testimonio, hasta el momento, ha sido el más largo. Su lógica argumental no era nueva, le habían precedido los comisarios Manuel Castellví y Emili Quevedo. No hubo contradicciones, todos remaron hacia el mismo sitio. Eso sí, Trapero lo redondeó, le dio empaque al relato. Con sus declaraciones, los altos mandos de la policía catalana defendieron la honorabilidad y profesionalidad del cuerpo de Mossos d'Esquadra. De sus palabras se desprendió sentido de Estado. Marcaron muy claramente la separación entre gobierno e institución.

Tres ideas importantes de la declaración del major. En primer lugar, dejó claro que no estaba de acuerdo con lo que hizo la dirección política. Irresponsables fue la palabra utilizada. Según sus explicaciones, en la reunión celebrada el 27 de setiembre entre la cúpula de la policía catalana y Puigdemont, Junqueras y Forn se insistió en la necesidad de respetar la ley, el 1-O y no solo ese día: "Les emplazamos a cumplir la legalidad y las órdenes judiciales. Les dijimos que, evidentemente, nosotros las cumpliríamos, que no se equivocasen con nosotros". En segundo lugar, explicó que no sentaron bien las declaraciones a prensa del conseller de Interior y el de Presidencia en la recta final del 1-O: "Les dijimos que no acompañábamos el proyecto independentista". En tercer lugar, declaró que los Mossos desde el 25 de octubre tenían preparado un dispositivo para detener al president y a los miembros del Govern si así lo requería la autoridad judicial.

Duras declaraciones contra los políticos que estaban en la sala. Y para los que se encuentran en Bruselas, sobre todo para Puigdemont. Pero, paradójicamente en estos momentos, se trata del testimonio más valioso para desmontar el tipo penal de rebelión en el Tribunal Supremo y, posteriormente, en la Audiencia Nacional. Según este relato, la policía catalana no fue un instrumento al servicio del proyecto independentista y, por lo tanto, no hubo 17.000 hombres armados acompañando la declaración de independencia. Que se produjeron errores en la gestión de los días más convulsos de la historia reciente catalana, puede. De hecho, el propio Trapero lo reconoció. Pero que exista el componente de violencia, no parece.

Seguir leyendo »

La derecha se tropieza

38 Comentarios

Los líderes de la derecha, Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera posando en la foto final de la concentración de Colón, en una imagen de archivo

Marzo no está saliendo un buen mes para la precampaña de la santa alianza de la derecha. Empleando sus propias metáforas, podríamos decir que la reconquista iniciada en Andalucía se ha hecho un lío al cruzar Despeñaperros y anda perdida por los campos de Castilla.

Ciudadanos parece haberse convertido en el agente naranja. Todo cuanto toca se envenena. El pucherazo en Castilla y León para colocar de candidata a Silvia Clemente, rutilante fichaje y antaño imaginativa contratadora en las filas populares, ha resultado letal. Perpetrado con la sofisticación de quien amaña unas elecciones para delegado de la clase, descubierto por tres militantes de base repasando los listados, el sainete bien podría titularse "Tres chavales de Burgos y una candidata algo turbia" y se ha llevado de un plumazo la credibilidad del discurso regenerador de Albert Rivera. Además de darle un buen bocado a su liderazgo y despertar dudas sobre otras primarias naranjas. Cs ha pasado de representar la gran amenaza a convertirse en ese rival herido y débil a costa de quien esperan alimentarse populares y socialistas para ganar.

Tampoco le ha ido mejor al Partido Popular. Tras producir su propia versión de El Cuento de la Criada y liarse con la inmigración y la maternidad, Pablo Casado, el hombre de la licenciatura exprés, el máster superfast y el millón de inmigrantes que vienen subiendo desde África para quedarse en España, ha tratado de zafarse presentándose como una víctima de las noticias falsas y los bulos.

Seguir leyendo »

¿Será el verde el nuevo rojo?

Estudiantes holandeses participan en una manifestación para reclamar medidas urgentes para combatir el cambio climático en La Haya (Holanda), en una imagen de archivo

Una encuesta reciente elaborada sobre el proyecto Madrid Central por el Instituto Invymark para Telemadrid mostraba un resultado desconcertante. La idea, como es sabido, consiste en restringir el tráfico en el centro de la capital en línea con lo que ya se hace en las principales capitales del mundo. Salvo matices siempre mejorables, cabría pensar que se trata de una medida desideologizada y que para los madrileños su posición sobre el tema poco debería tener que ver con sus simpatías partidistas. El resultado señala todo lo contrario. En primera lectura, se observa una opinión positiva respecto al plan (49% a favor y un 42% en contra). Lo llamativo aparece cuando miramos ese mismo balance teniendo en cuenta a quien vota cada encuestado. En el estudio aparece que defienden la medida medioambiental los votantes de Podemos (83%) y los del PSOE (50%). Por el contrario, se manifiestan en contra los seguidores del PP (75%), Vox (67%) y Ciudadanos (60%).

¿Valoramos una medida de protección medioambiental por el interés para nuestra salud o por lo que digan los líderes políticos a los que apoyamos? La respuesta, desgraciadamente, parece evidente y nos lleva a otro interrogante ¿No resulta un poco triste esta comprobación?

La defensa del planeta frente a la amenaza del cambio climático se intensifica en todo el mundo. En esta próxima campaña electoral, la defensa de la ecología puede convertirse en uno de los ejes principales de la contienda política. O al menos, así debería ser. En Francia, este fin de semana, miles de ciudadanos salieron a las calles en la llamada Marche du Siècle; en Alemania, Luxemburgo, Bélgica,… partidos ecologistas se están convirtiendo en piezas claves del mapa político; el movimiento de Fridays for future crece a toda velocidad por todo el mundo; en Estados Unidos la conocida congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez y el senador por Massachusetts, también demócrata, Ed Markey, han presentado su Green New Deal ('Nuevo Pacto Verde') que tiene pinta de convertirse en uno de los eventos políticos de los próximos meses. La expresión new deal pretende rememorar el ambicioso plan desarrollado por el demócrata Franklin D. Roosevelt en ellos años 30 como respuesta al crack financiero del 29.

Seguir leyendo »