eldiario.es

9

El dedo roto de la información

Espinosa de los Monteros y Santiago Abascal con Rocío Monasterio, dirigentes de Vox

Siempre me ha resultado muy descriptiva la metáfora del dedo roto. Toca el hombro y siente dolor, toca la pierna e igual, cuanto toca le duele porque es el dedo el origen. Gran parte de nuestras incertidumbres proceden del dedo roto de la información que ha tronchado a esa parte de la sociedad que suele dejarse llevar sin dar ni media vuelta a lo que le insuflan. En el mundo cambiante de hoy -vigilados, espiados, controlados casi imperceptiblemente- adquiere proporciones inquietantes. La buena noticia es que los dedos fracturados curan, la desinformación puede revertirse con información y la idiocia social, con compromiso por el bien común.

Estos días están trazando el círculo rotundo que lo muestra. Santiago Abascal e Iván Espinosa de los Monteros cobraron durante 8 meses sueldos de miembros del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán, una organización considerada terrorista por EEUU hasta que se produjo un cierto cambio en las percepciones de la Casa Blanca, informa El País. Vox se fundó en 2013 ya con un millón de euros del CNRI, según la información que desde hace meses sigue este periódico. Le fueron ingresados el 17 de diciembre de ese año, el día que se inscribió en el registro de partidos políticos del Ministerio del Interior. Son informaciones documentadas y contrastadas. Y sin embargo los programas río de la mañana, tan atentos a la última hora para comentarla, centraban su interés en críticas al Gobierno, como Carlos Alsina (Onda Cero) o a Torra, Carlos Herrera (COPE). En papel, El Mundo seguía con su aquelarre contra Podemos y sus nunca probadas –por la justicia, incluido el Tribunal Supremo- financiaciones de Venezuela y Bolivia. Están en campaña, la que les funciona con una audiencia acrítica hasta el atontamiento. Si germina el "todos lo hacen", aunque sea falso, en las conciencias laxas ya les sirve.

Las tertulias espumaban hiel con Venezuela, otra vez Venezuela, per se y obviando de nuevo la situación en Chile y el informe demoledor de la Misión canadiense de los DDHH en Chile. Tras 100 días de conflicto, "Ninguna recomendación de la ONU ha sido cumplida". Con un sobrecogedor balance de víctimas: 2.000 heridos de bala y 158 querellas por violencia sexual. De Arabia Saudí u otros países "amigos" del poder ya ni hablamos. La UE no les sanciona y prohíbe la entrada ni siquiera cuando descuartizan periodistas críticos.

Seguir leyendo »

No tengan MIEDO, el VIRUS no ha llegado TODAVÍA a ESPAÑA

Como les veo inquietos con el virus ese nuevo, voy a hacer un poco de servicio público: voy a tranquilizarles, para que no tengan miedo. Insisto: para que no tengan miedo. Miedo, ¿han entendido? M-i-e-d-o. No tengan miedo.

En primer lugar, sepan que el virus no ha llegado todavía a España. Repito: no ha llegado todavía a España. No ha llegado todavía. T-o-d-a-v-í-a. Había un paciente ingresado en un hospital, sospechoso de estar infectado, pero las autoridades lo han descartado. Insisto: había un paciente. Ingresado. En un hospital. Sospechoso. De estar infectado. Pero no lo está. Podía estar infectado, e ingresado en un hospital, de España, sí, aquí, cerca de nosotros. Pero no lo está. Ya ven, nada que temer. Si quieren, se lo repito para aumentar su tranquilidad. Lean otra vez el párrafo, verán cómo se sienten mejor.

De modo que no hay que tener MIEDO, pues no hay TODAVÍA ningún paciente INFECTADO con el VIRUS en ESPAÑA. ¿Cómo dicen? ¿Las mayúsculas? No sé, las habré tecleado sin querer. O mejor: las uso como cuando el presentador de la tele enfatiza algunas palabras graves, para que se le entiendan bien.

Seguir leyendo »

INTERIOR. SEDE DE VOX – DÍA

ABASCAL (43 años) cruza apresuradamente un pasillo. Suda, está acalorado. Se detiene frente a un despacho y entra sin llamar. Dentro está ESPINOSA (49 años). Tiene los pies sobre el escritorio y lee distraídamente un ejemplar de Jara y Sedal.

ESPINOSA (sin mirarle):
¿En el PP no te enseñaron a llamar a la puerta, muchacho?

ABASCAL:
Perdona, Iván, pero es que… ¿Viste los Goya?

Seguir leyendo »

La derecha pone huevos de serpiente

No solo estamos ante una forma agresiva y hostil de hacer oposición al Gobierno del PSOE y Unidas Podemos. Conformarse con esa idea no solo es ingenuidad, es grave problema de miopía, casi ceguera. Más allá del cinismo hipócrita que desprenden los discursos políticos, el uso de un lenguaje burlesco y descalificador o del hecho de servirse impúdicamente de mentiras y fake news, la derecha española lleva más de un año poniendo huevos de serpiente. Las incontables decisiones políticas y medidas que van tomando allá donde gobiernan –como la del veto parental– lo confirman. Cada una de ellas, junto con su retórica y su conducta, permiten vislumbrar el peligro, permiten distinguir perfectamente lo que hay en el interior de cada uno de esos "huevos de serpiente": la incubación del odio social, una guerra contra el avance de los derechos humanos.

"El huevo de la serpiente" es una vieja metáfora. Una manera de representar un peligro social inminente, de alertar sobre él. Un simbolismo que tiene su origen en una película de Ingmar Bergman con el mismo título. En ella se describe una sociedad muy similar a la que refiere el último informe de la Fundación Foessa. Una sociedad agotada, anestesiada, precarizada, desanimada, escéptica, sin rumbo ni muchas esperanzas. Aquella estaba ambientada en los años 20, no los de este siglo sino los que precedieron al auge del fascismo en Alemania e Italia.

Aquel mítico filme refleja con visionaria claridad cómo las ideas totalitarias señalan enemigos y los deshumanizan, cómo los salvadores de patrias se nutren de la indiferencia y de la angustia, del escepticismo y de las ganas de creer en algo, de las contradicciones personales y de los deseos de ser alguien, de la pobreza y de la abundancia. Bastó inocular el veneno del miedo y la inseguridad para que el odio social fuese lo suficientemente virulento como para, 70 años después, tener que bajar la mirada ante los horrores cometidos en el Holocausto.

Seguir leyendo »

Cri-Cri-Crisis

Año nuevo, mantras viejos. Se fue 2019 y con él dejamos atrás un año donde el lenguaje se ha vuelto más bronco de lo habitual en algunos aspectos y más tibio de lo que resultaría deseable en otros tantos. Así, despedimos un 2019 marcado al menos, en el tablero político por el endurecimiento discursivo, la disputa por los significantes y la importancia del relato(r). Un año fecundo para la retórica parlamentaria, salpicada de palabras gruesas y golpes de efecto, que culmina con la elevación del tono y la rebaja de los compromisos adquiridos. Con discursos hiperbólicos y desmanes lingüísticos que evocan la nostalgia de otro tiempo y con puestas en escena más atentas a cuestiones de forma que de fondo.

El veinte veinte ha llegado. Plagado de buenas intenciones y con algunos asuntos que todavía colean, como la tensión en Oriente Medio y América Latina o la falta de acuerdo entre Londres y Bruselas, las agendas internacionales afrontan en este sentido un año de ajetreo en materia política. Desde las presidenciales de Estados Unidos que vienen hasta otros, como el Reino Unido, que se van. Aquí, en clave doméstica, los propósitos para el nuevo año no son menos ambiciosos. Arranca el 2020 y con él, la actividad parlamentaria.

Toca echar a andar una legislatura que se adivina inestable y que precisará de grandes gestos para acometer, entre otras, cuestiones urgentes como la elaboración de unos nuevos presupuestos que permitan materializar las promesas realizadas en campaña electoral. En el horizonte, esperan también medidas de corto plazo y mirada larga como la reforma del sistema de pensiones, la derogación de la reforma laboral y un compromiso con el desarrollo sostenible y la agenda 2030. Buenas intenciones para un año donde el bloqueo amenaza como una piedra en el zapato la viabilidad de los acuerdos alcanzados hasta la fecha.

Seguir leyendo »

Ábalos se come el marrón

29 Comentarios

El ministro José Luis Ábalos.

20.00 horas del Jueves 23 de enero. En el barrio de Salamanca, junto al Parque del Retiro, hay una cumbre de dircom. Una cena de despedida. La SEC (Secretaría de Estado de Comunicación) ha convocado a todos los jefes de prensa de los ministerios para despedir a los que están de salida. Entre todos, hay alguien que sube una fotografía a Instagram del grupo con varios hashtag -equipo, team. equipazo, trabajo, work, club, privé, gobierno - que resume con la frase "Gente especial en sitios especiales".

La cita es en Alma, un selecto club privado, un reservado solo para socias y "hombres buenos". Hora y media antes acaba de estallar un incendio en el Gobierno: el ministro José Luis Ábalos se reunió con la vicepresidenta de Venezuela en Barajas la madrugada del lunes. Lo ha desvelado Vozpopuli. Delcy Rodríguez tiene prohibida la entrada en la Unión Europea debido a las sanciones aplicadas a Venezuela por las políticas represivas de su presidente Nicolás Maduro. El encuentro se produjo solo cuatro días antes de la llegada a Madrid de Juan Guaidó, reconocido por España, Estados Unidos y otros 60 países, como presidente encargado de su país. Así que los teléfonos del secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, y el responsable de prensa de Fomento, Alfredo Rodríguez, echan humo. No menos de 200 whatsapp y 100 llamadas perdidas. Ni uno ni otro tienen información sobre el asunto y deciden sin más continuar su animada velada. A la mañana siguiente, el asunto ya ha saltado a las páginas de todos los diarios.

Empieza el caos y con él las no menos de media docena de versiones con las que que entre el Ministerio y La Moncloa intentan apagar el fuego. Menos el clásico "Esto no es lo que parece", se dieron todo tipo de peregrinas y contradictorias explicaciones. Cada una era peor que la anterior. Y todas ellas hubieran servido para un entretenido guión de Netflix.

Seguir leyendo »

El unicornio de Torra

24 Comentarios

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, no aspiraba a este cargo. Lo ocupó por descarte, porque Carles Puigdemont y un núcleo reducido de dirigentes y asesores de JxCat así lo decidieron. Pocos días antes de ser el elegido, él mismo lo descartaba. Torra no pretendía ser presidente, su implicación en la política pasaba más por el activismo que por la actividad institucional, y su actuación al frente del cargo ha demostrado que hubiese hecho bien en rechazar la propuesta de ser presidente. Ni era la persona indicada para ocupar el cargo ni Catalunya merecía esta agónica legislatura. Agónica desde el primer día.

El activista no supo entender cuál era su nuevo papel, el de presidente, en un momento complejo que precisaba de decisiones claras. Pero Torra optó por lo contrario, por abonar desobediencias estériles que ponían en jaque a la institución. Los presos, que eran seguramente los que tenían más motivos para expresar su cabreo, no lo reclamaban e incluso más de uno pedía que el Govern se dedicase a gobernar para demostrar que era tan "efectivo" como se prometió en campaña. Pero el president nunca supo anteponer el interés general al de una parte del independentismo, el que le jalea en las redes sociales para que vaya más lejos aunque nadie sepa a dónde va.

JxCat ha decidido que no hay trifulca mala si sirve para desgastar a ERC, a la que no le perdonan que no inmolase al presidente del Parlament, Roger Torrent, para intentar investir a Puigdemont. El verbo es intentar porque todos sabían perfectamente que Puigdemont no podría asumir el cargo y, en cambio, intentar que lo fuese implicaba abrir nuevos procesos judiciales a miembros de la Mesa de la Cámara, empezando por Torrent.

Seguir leyendo »

Que hablen de nosotros aunque sea mal

EFE

Es la estrategia del PP de Casado: que, para bien o para mal, los medios hablen de su partido, descalabrado de manera sucesiva en las recientes elecciones. Tocado el bipartidismo, y ya que no se podía competir con los partidos que han sido sus rivales políticos tradicionales, Casado optó por competir en espectáculo, por lamentable que este fuera. De ahí su empeño en Cayetana Álvarez de Toledo, y de ahí la defensa numantina que de ella hace el líder popular. Contra viento, contra marea y contra buena parte de su formación. Desde luego, en algo ha estado avispado Casado: nadie mejor que Álvarez de Toledo para competir en las formas camorristas de una Rocío Monasterio, de un Ortega Smith o de una Inés Arrimadas. Donde hay formas hay fondos, pero eso era lo de menos, por cenagosos que esos fondos fueran. Lo importante era que las formas fueran broncas, escandalosas, chulescas, folloneras. Virales. Mediáticas.

No es fácil saber aún cómo le resultará la estrategia a Casado, pues en la política española todo puede pasar de un día para otro y sin solución de continuidad. De momento, parece que regular: si Álvarez de Toledo tiene una virtud, esa es la de resultar desagradable a todos, a diestro y siniestro. Con el apoyo a su candidatura y su nombramiento como portavoz en el Congreso, el jefe Casado buscaba un ruido que llenara el espacio perdido. Pero otra cosa es el rechazo de propios y ajenos. Sobre todo, de propios. Ni los suyos quieren a Álvarez de Toledo, y a muchos se les está agotando la paciencia con su exquisita mala educación. Es el caso del concejal por Barcelona Josep Bou, que ha llegado a calificar de "error" su elección para esa ciudad. Bou se ha referido al hecho de que ni sea catalana ni hable catalán, argumento con el cual se podrá estar o no de acuerdo pero que es una reflexión razonable, aunque provenga de un catalán del PP, que es una combinación casi irracional: es conveniente conocer el territorio del que eres candidata.

La elección de Cayetana Álvarez de Toledo parece, pues, un error, se mire por donde se mire. Porque el error ha sido querer diferenciarse de los adversarios con herramientas idénticas a las de los adversarios. Y sucede que entonces pueden confundirte con Arrimadas aunque tú seas marquesa. O con Monasterio, aunque tus títulos sean de Oxford. Pero allá ellos y sus errores: bienvenidos sean. Lo preocupante es que fuentes del propio PP no solo confirmen que ese error se cometió a conciencia sino que lo defiendan: que la elección de Álvarez de Toledo respondió a la necesidad de un perfil polémico, provocador, desafiante. Que hablen de nosotros aunque sea mal.

Seguir leyendo »

La vida de Kobe Bryant en tres actos

Kobe Bryant durante su último partido con Los Angeles Lakers en el Staples Center. (Wally Skalij/Los Angeles Times)

En vida, Kobe Bean Bryant (1978-2020) siempre tuvo la capacidad de suscitar al mismo tiempo opiniones encontradas y unanimidades absolutas. Su legado como jugador de baloncesto le sitúa indiscutiblemente en el olimpo de la NBA, pero pocos coinciden en decidir el lugar que ocupa. Las opiniones sobre su juego oscilaron entre quienes le señalaban como un acaparador de posesiones y tiros frente a los que elogiaban su capacidad de echarse el equipo a la espalda cuando para el resto el aro se hacía pequeño. Socialmente hay quienes le echaron en cara cierta tibieza frente a lo que ocurría a su alrededor, mientras otros recuerdan el impacto de sus posicionamientos desde un altavoz como el suyo. 

Todos esos debates se rebajan al nivel de chascarrillos tras el accidente de helicóptero en el que han fallecido tanto Kobe Bryant como su hija, Gianna Maria-Onore Bryant, cuando ambos se desplazaban desde la localidad californiana de Calabasas a una jornada de la Mamba Sports Academy fundada por el exjugador. 

La NBA de los últimos 20 años no se puede entender sin su figura. No somos pocos los aficionados, jugadores, exjugadores, entrenadores y un largo etcétera los que podemos decir que la figura de Kobe Bryant nos impactó de varias maneras. Nos descubrió el baloncesto, nos hizo madrugar para ver sus partidos o simplemente - es un decir- nos hizo soñar con canastas imposibles y hazañas que creíamos propias de los tiempos de la televisión en blanco y negro. En la cancha lo fue todo pero fuera de ella, cabalgando convicciones y controversias, se situó en el plano de los iconos globales que trascendieron su profesión. Su impacto puede definirse en tres actos: la estrella del baloncesto obsesionada con ganar, el icono global que aprovechó su altavoz mientras cabalgaba controversias y el hombre que trabajó por dejar un legado más allá del basket.

Seguir leyendo »

Gobierno: primeros pasos

No han pasado cien días, desde luego; tan solo dos semanas, pero, dado lo costoso y trabajado del logro de una mayoría parlamentaria para la investidura y de la existencia de un programa de gobierno para la "coalición progresista", parece posible ir intuyendo el futuro inmediato a partir de los primeros pasos dados.

Porque, en efecto, hay ya primeros pasos y se pueden intuir también primeras intenciones de dar unos más y no dar otros.

La pasada semana ha sido, desde la acción de gobierno, la del anuncio –o algo así– de la reforma del Código Penal en relación con los delitos de rebelión y sedición, entre otros, para adaptarlos a la regulación de los países del entorno sociopolítico. Mucho se ha hablado ya sobre la cuestión y mucho más se hablará aún, teniendo en cuenta que todavía no se conoce siquiera una primera aproximación a la idea del Gobierno al respecto.

Seguir leyendo »