eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La cápsula de odio

65 Comentarios

Cayetana Álvarez de Toledo con Casado y García Egea, tras su intervención en el Congreso. EP.Pool

Hoy era, es, el día de hablar del ingreso mínimo vital que ha aprobado el Gobierno. De forma que España deja de ser el único país de la eurozona sin un sistema de rentas mínimas estatal para combatir los altos índices de pobreza que la pandemia ha agravado. Los sectores más vulnerables de la sociedad nunca superaron la crisis de 2008 que acrecentó las desigualdades.

Pero como cada día hay que lidiar con quienes están dispuestos a todo con tal de impedir la labor del Gobierno y sus políticas sociales. Crisis económica, enfermedad, muerte, en el ancho mundo afectado por el virus, y en España se agrandan los problemas con un germen maligno que pone en peligro la democracia. Su abordaje es, pues, de la máxima prioridad.

Lamentablemente, España ha tragado ya la cápsula del odio. Como todas las cápsulas, entra disimulando su real y ácido sabor para, disuelta la cobertura en el estómago, expandirse paulatinamente por el cuerpo entero. Cápsula envenenada que incluye añejos rencores podridos en su contumacia, la malignidad de siempre y eficaces tácticas de expansión en sus más modernos excipientes. Envenenada de fascismo, el actual usa todos los métodos disponibles para su labor.

Seguir leyendo »

Los 'triunfócratas' de la 'paguita'

30 Comentarios

Santiago Abascal y Esperanza Aguirre.

Hay muchas cosas en esta crisis del coronavirus que la hacen distinta a la gran recesión del 2011, entre ellas la diferente orientación de las políticas del Gobierno español. Algunas diferencias tienen que ver con la propia naturaleza de la crisis, otras propiciadas por la diferente lectura que se está haciendo en la Unión Europea del papel de los estados. Pero hay factores que solo pueden imputarse en el haber del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos y la orientación de sus políticas. Algunas comprometidas antes del coronavirus, como el aumento del salario mínimo interprofesional y la creación del ingreso mínimo vital como una prestación estructural del sistema de protección social.

El esfuerzo fiscal que se está realizando para minimizar el impacto económico y social que provoca el coma inducido al que se ha llevado al país no tiene precedentes, en términos cuantitativos y cualitativos.

Pero no es solo la dimensión del esfuerzo económico de las arcas públicas, que requerirá del compromiso de la Unión Europea, el factor diferencial, es sobre todo de orientación política. El Estado se ha convertido en asegurador de último recurso de los ingresos de personas, familias y empresas, con medidas como los ERTEs o las prestaciones de desempleo y de cese de actividad de los autónomos, que están salvando muchos empleos. Se está protegiendo a colectivos que hasta esta crisis solían ser olvidados por las políticas públicas, como las empleadas del hogar y los autónomos.

Seguir leyendo »

La tortuosa verdad

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern.

Marty Baron, el director del Washington Post, dio el jueves el discurso a los recién graduados de la Universidad de Harvard. Desde su casa, junto a un cuadro de una máquina de escribir antigua y otro de una cámara de fotos.

"Los hechos y la verdad son asuntos de vida o muerte. La manipulación, la desinformación y las mentiras pueden matar. Esto es lo que nos puede hacer avanzar: la ciencia y la medicina, el estudio y el conocimiento, la voz experta y la razón. En otras palabras, los hechos y la verdad", dijo.

Es difícil encontrar un contexto en el que sus palabras tengan un sentido tan literal como en esta pandemia desde su origen. Lo que ha pasado en todo el mundo tiene mucho que ver con la persecución de médicos y periodistas por parte del régimen chino para que no alertaran sobre la existencia del virus. En semanas cruciales para el mundo, el régimen chino dio instrucciones para que el personal médico no utilizara equipos de protección para no levantar sospechas y logró engañar a las autoridades sanitarias internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud.

Seguir leyendo »

La nueva anormalidad

25 Comentarios

Me encuentro cada vez a más gente cabreada con el ambiente político. La crispación y teatralizar la política es una patada en la espinilla del personal que bastante tiene con afrontar sus problemas del día a día. Hay un aviso a navegantes: si los políticos desbarran, la gente desconecta o puede apoyar a las posiciones más extremas. Es posible que sea lo que buscan algunos, pero todos los que no deseen esto deben estar a la altura.

Cerramos una semana cargada de insultos, salidas de tono, fanfarroneo… Circo. Creo que hay un sentir en la calle de que la política nos cuesta un dinero y deben ganárselo. Para ver determinados espectáculos ya tenemos a los profesionales del western o de la comedia. Un país con miles de muertos por el coronavirus, un sistema sanitario que reforzar, despidos e incertidumbre laboral no merece lo que estamos viendo estos días en el panorama político.

Es muy propio de los equipos malos empezar a dar patadas y emponzoñar el juego para hacerlo sucio y tratar de llevarse así el partido. Los que no quieren tirarse al barro tienen la opción de jugar limpio o de entrar al trapo. Si hay intercambio de golpes, habrá lesionados por ambas partes y, cuando acabe el duelo, poco importará quién empezó primero. Lleva las de ganar el que tiene costumbre de jugar guarro. Era su estrategia: a río revuelto, ganancia de pescadores.

Seguir leyendo »

El coronavirus y el estigma del 8M

Una imagen del 8M.

Cientos de actos y conciertos a puerta cerrada. Mítines. Partidos de fútbol con aficiones de distintos lugares. Bares abiertos. El metro abarrotado. Solo una semana antes del estado de alarma la vida era otra muy diferente. Pero el centro del reproche político, la búsqueda de réditos y hasta la batalla judicial la ha ocupado la multitudinaria protesta del 8M. Esta semana hemos conocido los errores, tergiversaciones y bulos que recoge el informe de la Guardia Civil que ha servido para imputar al delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, y para atribuir responsabilidades penales al Ejecutivo por permitir la manifestación del 8M. 

Que la estrategia política y mediática siga girando precisamente sobre el 8M y no sobre el resto de eventos, rutinas y sucesos que se dieron los días y semanas previos al estado de alarma no es casual. Más que una búsqueda de explicaciones científicas, razonables, útiles, hay en todo esto una batalla política, también contra el feminismo. Asociar pandemia, irresponsabilidad, prevaricación y 8M es una buena manera de generar un estigma alrededor del feminismo en un momento en que cuestionarlo ya no tiene la misma legitimidad social que antes.

Lo más peligroso para la derecha es que el 8M se había convertido casi en un consenso social. El feminismo había conseguido, en suma, construir un nuevo sentido común en el que, más a la izquierda o más a la derecha, la indignación contra la violencia sexual o la brecha salarial, la certeza palpable de la maternidad como factor de discriminación o el despertar a una conciencia sobre el machismo cotidiano había unido a cientos de miles de mujeres. Esas cientos de miles de mujeres podían diferir en las soluciones o en los detalles, algunas podían tener una intensa conciencia feminista y otras una incipiente, pero todas tenían claro que había sobrados motivos para salir a la calle, incluso para hacer una huelga. El feminismo ofrecía una explicación a lo vivido, un instrumento para la protesta, un vehículo para la reivindicación concreta, una identidad de la que sentirnos orgullosas.

Seguir leyendo »

Que caiga España...

110 Comentarios

Querían el luto. Y ahora que lo tienen, el contraste espanta. Banderas a media asta, crespones negros y solo un minuto de recogimiento. Lo de la reflexión en su caso no llega ni a los 60 segundos. Ni los muertos, ni los parados, ni los enfermos… Todo ya es exabrupto, trazo grueso, rabia, desestabilización y gatillo suelto.

No es nuevo. Cada vez que la derecha pierde el poder repite la estrategia de la crispación, dentro y fuera del Parlamento. El conflicto constante. En el Congreso y en la calle. Tocan a rebato a su electorado más ideologizado e instalan en las instituciones y fuera de ellas un clima tóxico e irrespirable que inunda la vida pública.

Las fórmulas de desgaste para la refriega son siempre las mismas, al margen de los charcos que pisen los Gobiernos o los errores que cometan. Se repiten desde hace décadas. Siempre la rabia y el odio, con la excusa de un patriotismo ramplón y un sentido patrimonialista del poder que creen que les pertenece por derecho o por linaje.

Seguir leyendo »

Un ambiente pre golpista

81 Comentarios

Grande-Marlaska saluda a la bandera durante la toma de posesión de la directora general de la Guardia Civil, el pasado enero. EFE/ J.J. Guillén

No hay prueba alguna de que los hechos que atropelladamente se han producido en la última semana se inscriban en el marco de una conspiración destinada a derribar al Gobierno y quien sabe a qué más. Pero es bastante evidente que la concatenación de los mismos no es fruto de la estricta casualidad, sino de que en ciertos ámbitos de la derecha y de algunas instituciones existe una predisposición a responder sin miramientos de ningún tipo a cualquier situación favorable a sus intenciones desestabilizadoras. Eso es lo que caracteriza a un ambiente pre golpista. Y a eso hemos llegado.

La rapidez con que se fabrican las patrañas con las que se pretende justificar cualquier ataque al Gobierno sugieren que existe un operativo muy bien articulado para vender a la opinión pública los movimientos destinados a desequilibrar la situación. Algunos medios deben de estar desempeñando un papel protagonista en este apartado, que es decisivo para la operación en marcha.

Y sus resultados son evidentes a poco que se hable con ciudadanos corrientes. Porque la gran mayoría de ellos está confundida, vive ajena al juego de maniobras en la oscuridad que se está produciendo o, en el caso de la derecha fanática, que no es pequeña, apoya acríticamente la postura de sus líderes, sean del PP o de Vox. La cosa viene de lejos y la actitud de los políticos democráticos también tiene su parte de responsabilidad en ello. Sea por lo que sea y a menos que cambien mucho las cosas, en estos momentos es impensable que pueda producirse una respuesta popular masiva en defensa de la democracia.

Seguir leyendo »

Y tú, ¿qué mundo quieres?

.

La peor crisis desde la Gran Depresión. Países replegados en sí mismos y levantando barreras. Nacionalismo y autarquía. Sociedades de control que limitan nuestros movimientos, que nos vigilan. Pasaporte sanitario. Recorte de derechos. Gran hermano. Desocupación. Recortes económicos. Desesperación. Rescates billonarios. Hagan el favor de comportarse. Más virus. Más recortes. Menos movimiento. Confinamiento. Más desocupación.

Hace semanas que los platós y los estudios de radio se llenan de voces de expertos dando su visión sobre cómo será el mundo que nos espera. El mundo post virus-de-las-narices. La vida dentro de la nueva normalidad. Programa tras programa abre su espacio a invitados que lleguen a dar respuestas y soluciones. Y ellos, uno tras otro, ensayan hipótesis, lanzan titulares y nos hunden, a menudo, en una mayor depresión.

Es un vicio común. Nos suele gustar que los expertos nos digan cómo serán las cosas mientras nosotros, desde el sofá o el coche, vamos cambiando de canal. Vemos lo que nos da la razón (y nos quedamos en el show), rechazamos lo que nos contradice (clic, a otro canal). En un escenario tan incierto como éste, el deseo de recibir respuestas se multiplica: 'señores sabios, por favor, dígannos cómo será la vida mañana, la semana que viene, los años que están por venir.' Esperamos que las respuestas contribuyan, aunque sea parcialmente, a apaciguar esta ansiedad de sistema acelerado y que ahora, para más inri, debemos manejar sin disponer de muchas vías de escapatoria.

Seguir leyendo »

El enemigo ahora es un Gobierno que no les gusta

57 Comentarios

El exjefe de la comandancia de la Guardia Civil en Madrid.

Todos los Estados tienen señores lobos, esos que como Harvey Keitel en Pulp Fiction se dedican a solucionar problemas. Los gobiernos pasan y ellos quedan. Siguen por su demostrada eficiencia, por su discreción en los servicios y a veces porque valen por lo que callan. De lo que nadie duda es que cuando tienen un cometido lo cumplen y que con los años acumulan poder e influencia. En la todavía joven democracia española algunos de esos personajes han hecho carrera a la sombra de sucesivos gobiernos porque a todos, en un momento u otro, les han convenido sus servicios. Hasta que llega un día en que se convierten en un problema. Porque siempre hay un momento en que sus intereses personales o políticos no coinciden con los del gobierno de turno. 

En el prolífico lapidario de Felipe González quedará para siempre la frase que pronunció en julio de 1988 cuando en una rueda de prensa proclamó que "el Estado de Derecho también se defiende en los desagües". Uno de los policías que poco después entraría como agente encubierto en el Ministerio del Interior fue José Manuel Villarejo, que con el tiempo se convirtió en el mayor garante de la cloaca. Hasta el punto de que, en 2013, creó una unidad parapolicial paralela dedicada a fabricar informes falsos, como el que acusaba a Podemos de haberse financiado con dinero procedente del Gobierno de Irán y otros en los que aparecían cuentas falsas atribuidas a dirigentes independentistas. 

Algunos de estos dossieres acabaron en portadas de diarios y hace un mes el juez que investiga al excomisario, ahora jubilado y en prisión, ha decidido dejar la Operación Catalunya fuera del caso Villarejo. Tampoco debería extrañar demasiado puesto que la participación de Villarejo en la creación de esta brigada política fue premiada por el Gobierno del PP, el mismo que permitió su creación, con una medalla pensionada, como reveló el compañero Pedro Águeda en eldiario.es. 

Seguir leyendo »

España, siempre madrastra

93 Comentarios

"Madre y madrastra mía,

España miserable

y hermosa. Si repaso

Seguir leyendo »