eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Rivera salta a la cancha en los minutos de la basura

Albert Rivera y dos de sus colaboradores, a su llegada este lunes a una reunión con Casado para hablar de su propuesta de abstenerse en una investidura de Sánchez.

En el baloncesto se les llama minutos de la basura. Y es ese tiempo que resta cuando el partido ya está decidido, descansan los titulares del equipo y saltan a la cancha los suplentes para foguearse. A fin de cuentas, el resultado está ya sentenciado. En la política española, asistimos también en estas horas de ronda de consultas del rey con los portavoces parlamentarios, antes de proponer un candidato para la investidura o disolver las Cortes Generales, a un tiempo de relleno que Albert Rivera ha decidido usar en beneficio propio. Probablemente no con intención de resolver el partido, sino de empezar a dibujar ya la que será su próxima campaña.

El líder de Ciudadanos pudo ser titular del equipo porque los 57 escaños que obtuvo tras las generales sumaban mayoría absoluta con los 123 del PSOE, pero eligió quedarse de suplente tras su veto a Pedro Sánchez y negarse incluso a reunirse con el candidato del PSOE. El presidente del Gobierno en funciones era, a su entender, el "jefe de una banda" que quería perpetrar un "plan" del que forman parte Arnaldo Otegi (EH Bildu) y el president de la Generalitat, Quim Torra, y cuyo único objetivo era liquidar España. Ahí es nada.

Cuestionado dentro y fuera de su partido, Rivera se ha dado cuenta demasiado tarde de sus errores. Y en un impostado alarde de estadista se ha descolgado con una propuesta al PP para que ambas formaciones se abstengan ante una investidura de Sánchez, siempre y cuando el socialista acepte tres condiciones: romper con Bildu en Navarra, planificar la activación del 155 en Catalunya y no subir los impuestos a familias y autónomos.

Seguir leyendo »

Ascensión Mendieta: esa gigante civil que dio a todos los gobiernos lecciones de dignidad

Familiares de Timoteo Mendieta acuden al cementerio con flores para honrarle

Ascensión Mendieta (1925-2019) aguardaba sentada junto al nicho del Cementerio Civil de Madrid, en el que estaba a punto de ser enterrado su padre, Timoteo, un sindicalista asesinado por la represión franquista, el 15 de noviembre de 1939, identificado casi ochenta años después. Aunque no se publicitó la hora del entierro, cientos de personas aparecieron para acompañarla en ese momento. Había pasado muchos años luchando, muchos gobiernos democráticos para los que ella fue insignificante, muchos menosprecios parlamentarios, como el de Rafael Hernando, y toda clase de obstáculos que consiguió sortear gracias a un amor y una dignidad que la hicieron invencible ante todos los impedimentos que se interponían a su deseo de dar una sepultura digna a su padre.

Cuando el ataúd con los restos genéticamente idenficados de Timoteo fue depositado en el nicho, estalló en la garganta de Ascensión un grito terrible, un profundo lamento que llevaba setenta y seis años incrustado bajo uno de sus pulmones, enquistado por un duelo nunca elaborado, por el transcurso de lustros repletos de abandono institucional, en los que la familia fue muriendo y depositando en ella la responsabilidad de dar nombre y digna sepultura a los restos de su padre.

Timoteo Mendieta le fueron a buscar a casa después de comer. Su participación sindical le había puesto en el punto de mira de los fascistas de Sacedón. Llamaron a la puerta y una niña de trece años, Ascensión, la abrió y cuando preguntaron por él señaló la habitación en la que estaba durmiendo la siesta. Se llevaron a Timoteo por la fuerza y lo encerraron en la cárcel de Guadalajara hasta el día en que lo sacaron para asesinarlo y lo enterraron en una fosa común.

Seguir leyendo »

La navaja "amiga" de Dña. Cayetana

Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en el Congreso de los Diputados

La pasada semana, en una entrevista de radio dirigida por Federico Jiménez Losantos y participada por más personas, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, se refirió a la "tibieza" del PP vasco ante el nacionalismo y al "fracaso" de ese proyecto. Palabras muy duras y, desde luego, osadas e imprudentes –no sé si también ignorantes– desde varios puntos de vista.

De un lado, desde la visión del PP del País Vasco, que este fin de semana ha celebrado una Convención y que, obviamente, necesita tranquilidad y unidad, como cualquier otra fuerza política, máxime en momentos previos a unas hoy por hoy inminentes elecciones generales. Así, la respuesta recibida en este acto ha sido unánime contra las declaraciones en cuestión, con dos argumentos esenciales: uno, el recuerdo de los duros tiempos que la militancia del PP en Euskadi ha pasado "jugándose la vida" y, el otro, la apelación a la historia y a la Constitución, sin duda en relación con la previsión de su Disposición Adicional Primera, relativa al respeto a los derechos históricos de los territorios forales.

No se sabe –yo no, al menos– qué quiso decir la portavoz al referirse a la "tibieza" ante el nacionalismo. Ni se sabe lo que, en su mente, significa tal tibieza ni tampoco lo que entiende por nacionalismo. 

Seguir leyendo »

Que cada palo aguante su vela

21 Comentarios

El rey Felipe VI y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en una reunión anterior.

El rey no habla. El rey escucha. No es un mediador que pueda intervenir para intentar que quienes son los protagonistas políticos del proceso de investidura se pongan de acuerdo. La pretensión de Pablo Iglesias de que el rey, tras oírlo a él, intente convencer a Pedro Sánchez de que acepte formar Gobierno en los términos propuestos por Unidas Podemos es política y constitucionalmente disparatada. Es una expresión de hasta qué punto la ansiedad con que está viviendo la investidura, a la que me refería hace unos días desde otra perspectiva, le está nublando el cerebro. Ni al partido más inequívocamente dinástico se le ocurriría reconocer al rey la facultad que Pablo Iglesias le atribuye.

El rey tiene que limitarse a escuchar y, una vez finalizadas todas las audiencias, tiene que hacer una propuesta a través de la presidenta del Congreso de los Diputados, que es la autoridad que refrenda el acto del monarca. En mi opinión, el rey no debe informar a ninguno de los líderes a los que recibe en el trámite de audiencia de cuál va a ser la propuesta que hará llegar a la presidenta del Congreso de los Diputados. El rey no "invita" a ningún líder político a ser candidato a la investidura. En consecuencia, nadie puede "declinar" la invitación, como hizo Mariano Rajoy tras las elecciones de diciembre de 2015. El rey "propone" y el candidato propuesto es informado por la presidenta del Congreso de los Diputados, a fin de que, en ese momento, decida si acepta o no acudir al Pleno del Congreso de los Diputados para el debate de investidura. El interlocutor del candidato propuesto por el rey es la presidenta del Congreso. Es a ella a la que el candidato propuesto tiene que responder si acepta o no el encargo del rey.

La propuesta del candidato por el rey y la aceptación o no de la misma no es un acto privado, sino un acto público y solemne. Entre el primero y el segundo se interpone la presidenta del Congreso de los Diputados, que es constitucionalmente la figura decisiva. Cuando el proceso de investidura no es problemático, como ocurrió con todos los que tuvieron lugar en el reinado de Juan Carlos I, este carácter público y solemne del acto pasa desapercibido para la opinión pública. Cuando es problemático, ocurre todo lo contrario. En el acto tiene que hacerse visible que se respeta escrupulosamente lo que la Constitución dispone.

Seguir leyendo »

Política de Estado, la gran ausente, ante la emergencia feminista y emergencia climática

Una marcha feminista.

'Lío, lío, quién ha sido'. De los juegos de mi infancia recuerdo algunos especialmente, como ese en el que alguien la pifiaba y, en medio de una acción de escaqueo y disimulo generalizado tocaba averiguar quién había sido la persona responsable. Desde el 28-A, me ronda la cabeza de manera insistente a medida que ha ido avanzando el pulso por el relato de los políticos que ocupan el espacio que debería llenarse de política de Estado, la gran ausente.

Julio fue la escenificación de la frustración por la no-investidura ante el no-acuerdo de PSOE y Unidas Podemos; todo parece indicar que nada se ha movido desde entonces, me refiero a la posición del supuesto líder llamado a conseguir formar gobierno. Ya expliqué en este otro artículo que no soy equidistante y que concibo que el actual presidente en funciones es quien tiene la responsabilidad de hacerlo posible, algo que no será propiciado ni por el berrinche, postureo ni mucho menos por una varita mágica imaginaria. Tocaba negociar todo lo posible, desde el entendimiento y el respeto por el interés general de la ciudadanía; y, salvo negociaciones de trastienda, lo que ha trascendido del relato invita a pensar ya en próximos comicios electorales el 10N. Qué falta de empatía tan grande ante el clamor de los millones de personas que han votado a dichas opciones políticas (7,4 al PSOE y 3,7 a UP). Qué falta de responsabilidad política y de perspectiva ante las situaciones de emergencia que nos atraviesan y que han sido activadas por la propia ciudadanía decepcionada por la dejación política. Durante esta próxima semana están convocadas movilizaciones por la emergencia feminista y la emergencia climática; la respuesta institucional y la política de Estado siguen en 'stand by'.

Julio fue un mes horrible, de los más cruentos que se recuerdan para las vidas y derechos de las mujeres. 10 asesinatos machistas en el Estado español, y al menos otros dos anteriores esclarecidos también en el mes de julio. Desde que tenemos estadísticas oficiales, 2003, 1.015 mujeres han sido asesinadas, 40 en lo que llevamos de año; rectifico, tres más, con la confirmación del triple crimen machista en Valga, Galicia. Insoportable. Nos están asesinando y el cortejo político sigue con su danza estival sin perspectiva de desbloquear este impás poselectoral.

Seguir leyendo »

¿Qué podría pasar si se presentara Más Madrid?

Más Madrid en su cierre de campaña para la elecciones municipales y autonómicas.

De momento, las negociaciones para formar gobierno entre PSOE y UP no están dando fruto y, por tanto, parece que se convocarán elecciones. Las encuestas publicadas hasta la fecha indican que los resultados que se obtuvieron el pasado 28-A se mantienen, en especial para los partidos de izquierda. Sin embargo, como ya expliqué, estas encuestas pueden ser poco informativas ya que cuentan con pocos encuestados y como no hay una fecha concreta en el horizonte para la celebración de elecciones, pueden hacen difícil calibrar bien la intención de voto de los ciudadanos. Además, valorar el nivel de participación que se producirá puede resultar complicado, cosa que puede influir en los pronósticos.

En definitiva, el escenario electoral que se presenta es incierto. Sin embargo, se podría añadir alguna duda más, si cabe, si se presentaran a las elecciones nuevas formaciones políticas, como Más Madrid (MM). Hasta ahora, Íñigo Errejón ha negado esta posibilidad. Pero ¿qué podría pasar si, al final, este partido decidiera construir una candidatura para las elecciones generales?

Se ha discutido en qué ámbito territorial van a presentarse: si en la Comunidad de Madrid o en todo el Estado. Más allá de las declaraciones que puedan hacer, desde un punto de vista más estratégico, debemos pensar en dos cuestiones. En primer lugar, el tiempo. Construir una candidatura en todas las circunscripciones en dos meses puede resultar muy complicado. Es poco tiempo si los partidos quieren mantener cierta coherencia y calidad en las listas. En segundo lugar, el sistema electoral. Como es bien sabido, en el Estado español hay 52 circunscripciones, donde cada una de ellas elige un número diferente de diputados. Así, Soria escoge dos diputados, mientras que Madrid tiene 37 escaños asignados para el Congreso. Esto es relevante, ya que el número de diputados asignados afecta a la proporcionalidad de la representación de los votos.

Seguir leyendo »

A jugar otra vez

45 Comentarios

PSOE y Podemos se instan a retomar el diálogo sin moverse de sus posiciones

La noche del 28A millones de votantes progresistas se fueron a la cama contentos porque había ganado la izquierda, seguros de que solo podía gobernar esa misma izquierda y confiados en que sería fácil llegar a un acuerdo para un gobierno de izquierdas, como se les había prometido en la campaña y demostrado con la moción de censura. La otra cara de la moneda la daban millones de votantes conservadores, que se fueron a dormir resignados ante la perspectiva inevitable de cuatro años de gobierno progresista. Tanto el PSOE como Unidas Podemos tuvieron especial cuidado en no hacer o decir algo que empeorase tales percepciones hasta las elecciones municipales y autonómicas del 26M. Mientras, nos contaban que no empezaban a negociar porque, al parecer, los dirigentes progresistas no saben hacer dos cosas a la vez; una excusa que hoy suena más bien a coartada.

Fue elegir alcaldías y autonomías y empezar los problemas. Se desencadenó, de manera casi inmediata, esta exuberancia irracional de la desconfianza que va a terminar, si alguien no lo remedia, en una última semana que más parece la enésima entrega de una de esas franquicias de serie B que se presentan con ínfulas de superproducción: los actores son malos, los efectos especiales cantan a kilómetros, las escenas de acción son tan largas como cutres y los diálogos parecen sacados de una función de bachillerato.

Luego de pasarnos meses hablando del Juego del Cobarde y especular con quién frenaría primero para no estamparse barranco abajo, volvemos a los orígenes: el viejo y clásico Dilema del prisionero, donde el problema reside en que los jugadores creen que el otro se aproveche de tu actitud cooperativa preocupa más que acabar desnucado en el fondo del barranco.

Seguir leyendo »

Renace el felipismo, larga vida al pedrismo

106 Comentarios

Felipe González y Pedro Sánchez

El PSOE ideológicamente es un ente etéreo, escurridizo, que se desliza por las fronteras de los márgenes del pensamiento político buscando el mejor lugar donde implantarse para asaltar el poder. Es un ente hábil, que repta por el tablero político buscando aprovechar los errores de sus adversarios para colonizar nuevas posiciones. Un partido con el logro merecido, trabajado y bien pagado de ser el partido orgánico de la transición sin perder la vergüenza de cantar la Internacional y levantar el puño como elemento estético de reafirmación y márketing electoral. Un verdadero animal político. Mucho mérito.

Pedro Sánchez está convirtiendo su vida pública en un revival del proceso que el PSOE vivió de 1979 a 1982, aprovechando la coyuntura y el contexto que estamos viviendo. Las analogías históricas, con las reservas lógicas de los hechos que separan los contextos en cuarenta años, permiten comprender los comportamientos heredados de un hombre de partido criado y entetado en una organización como el PSOE, en la que la cultura política está subyugada a los usos y costumbres de la militancia orgánica. En ocasiones puramente acrítica. Pedro Sánchez está calcando el proceso de disolución ideológica que el PSOE sufrió antes de las elecciones de 1982 y la sustitución del socialismo por el felipismo. Habemus pedrismo.

En el periodo de 1979 a 1982 existieron unas circunstancias sociales y políticas que en esencia se están repitiendo en la actualidad. Un contendiente ideológico que peleaba la presencia en su mismo espectro, una deriva a la derecha de sus adversarios políticos que competían por el votante de centro, el miedo a una involución democrática por parte de la extrema derecha y la inestabilidad política.

Seguir leyendo »

Israa Ghareeb y las reivindicaciones de las mujeres árabes

Mujeres palestinas en una protesta a raíz del asesinato de Israa Ghareeb / Mahmoud Ajjour (APA)

Israa Ghareeb fue asesinada en Palestina hace unas semanas. Tenía 21 años. Los detalles de su asesinato siguen siendo confusos y cambian según la fuente que los consulte. A día de hoy hay una investigación en marcha y queda pendiente saber qué sucedió exactamente.

En cualquier caso, la razón última habría sido la violencia ejercida por su hermano y otros familiares después de que publicara en redes sociales un vídeo con su pareja. La muerte de Israa Ghareeb ha generado un mar de indignación en forma de hashtag alrededor del mundo, en un contexto en el que el hartazgo de las mujeres no para de crecer para seguir generando más movimiento.

Su asesinato se puede clasificar como crimen de honor. El tipo de crimen en el que toda la fragilidad masculina que pueda haber en la familia queda puesta en las manos de las mujeres cuyas vidas corren peligro si la rompen.

Seguir leyendo »

El final

29 Comentarios

Pedro Sánchez recibe en el Palacio de la Moncloa a Pablo Iglesias el pasado 7 de mayo.

Parecía imposible, pero por fin ha llegado el final de esta historia. En las próximas horas se dilucidará cómo termina uno de los episodios más enrevesados de la política española en los últimos años. Mañana martes, Pablo Iglesias debe tomar la decisión de si abre la puerta a la investidura de Pedro Sánchez o la vuelve a bloquear. Esta decisión va a depender lógicamente de lo que haga o deje de hacer el líder socialista. Cabe suponer que debería realizar un último movimiento que supere la negativa a la extraña oferta de la "coalición a prueba" propuesta desde Unidas Podemos. Esta alternativa de Iglesias parecía más un intento de forzar la réplica de Sánchez que una posición finalista.

Desde la reinstauración de la democracia hasta hoy, hemos aprendido que la política ha acertado cuando ha convertido en realidad legislativa lo que era previamente una extendida demanda social. Desde la legalización de los partidos políticos emprendida por Suárez hasta los significativos avances sociales promovidos estos últimos meses gracias al apoyo de Unidas Podemos al Partido Socialista. Por el contrario, la política ha fracasado estrepitosamente cuando ha hecho lo contrario, desatender la convicción mayoritaria de la ciudadanía. Lo vivió Aznar y su guerra y más recientemente Rajoy al pretender ignorar ante los españoles la existencia de la corrupción dentro de su partido.

Hoy, los estados de opinión son abrumadores. Casi el 90% de los que votaron partidos progresistas no desea que haya elecciones. Casi todos ellos reclaman un acuerdo de gobierno entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Así lo declara el 90,7% de los votantes socialistas y 92,6% de los de UP (según la encuesta de Invymark para La Sexta realizada esta última semana). Hablamos prácticamente de unanimidad. Respecto a la base de ese acuerdo, da la sensación de que a los ciudadanos les resulta menos trascendente que a los dirigentes políticos. Aún no ha dado tiempo a valorar demoscópicamente la última propuesta planteada por Iglesias el jueves. Sin embargo, sí se han hecho estudios de opinión respecto a la famosa oferta socialista de la vicepresidencia y los tres ministerios a UP, hecha pública el 24 de julio, y que fue rechazada por Pablo Iglesias. Como es imaginable, el 86% de los votantes socialistas considera que fue un error que no la aceptara. Lo curioso es que casi el 45% de los votantes de UP también opina que fue una equivocación ignorarla, frente al 55% que defiende la decisión tomada. Los resultados se repiten casi con exactitud al valorar la oferta de gobierno sin coalición que planteaba un acuerdo programático, un sistema de control de su cumplimiento y la posible designación por parte de UP de responsables de diferentes instituciones públicas. Entre los votantes de esta formación se repite el resultado anterior: un 45% prefería aceptar la oferta y un 55% la rechaza. En el caso de los socialistas, casi el 80% compra la propuesta y a un 16% no le convence.

Seguir leyendo »