eldiario.es

9

Rivera se va a negro, pero el centro sigue ahí

El destrozo de Ciudadanos se puede explicar por múltiples razones, una de ellas, la negativa cerril de Rivera a haber facilitado un gobierno con Sánchez en la última no legislatura, después de las elecciones generales de abril de este año.

Es probable que la caída terminal de este partido se explique por su cambio de papel: cuando dejó de pensar que era un partido bisagra y decidió que podía ser no sólo el primero de la derecha, también un partido de gobierno. El rey Sol. Ya sé que la política contrafactual es lo más parecido a las elucubraciones sobre la leche derramada, pero es seguro que en Ciudadanos hoy son unos cuantos los miembros de su intelligentsia que piensan que Rivera tenía que haber propuesto a Sánchez en abril un acuerdo de gobierno que hubiera sumado 180 escaños y en el que el hoy dimitido de todo hubiera podido ser, quién sabe, vicepresidente del Gobierno.

Nos hubiéramos ahorrado todos unas nuevas elecciones y Ciudadanos, su práctica disolución como partido. Los mismos méritos que propiciaron que Rivera pasara de la nada a ser el partido más votado con Arrimadas en Cataluña en unas elecciones autonómicas, han propiciado la práctica liquidación por cese del negocio. Auge y destrozo en menos de un plan quinquenal. Con el mismo gran timonel.

Seguir leyendo »

Prever las amenazas al gobierno progresista

26 Comentarios

El abrazo del acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Es el final de un largo y trabajoso camino, el comienzo de otro mucho más ilusionante. Repetir elecciones fue una decisión trágica y el escenario, mucho peor este noviembre que en abril, dejaba toda la iniciativa a la derecha. Ésa que no admite que en España hay votantes de izquierdas, preocupados por los temas sociales, por la educación o la cultura. El terrible impasse que hemos sufrido desde las anteriores elecciones sin embargo, ha acrecentado males endémicos de este país. En alto grado, la irracionalidad, los odios, se han ido propagando. Además del desencanto y la desesperanza en los mejor intencionados. No había otra oportunidad, la cuerda no daba más de sí. Y ésta es la única forma de plantar cara al peligro fascista.

Un gobierno progresista, con una coalición de izquierda, por primera vez en la vida de la inmensa mayoría de nosotros aunque tengamos muchos años, es una noticia esperanzadora. Pero hay que estar especialmente atentos a las trabas que les interpondrán en el camino. Atentos sin más temores, porque se pueden prever y afrontar.

Lo más grave, gravísimo, es que se ha abierto la caja de Pandora, con una ultraderecha envalentonada que pugna con demócratas, con algún medio calificando la disputa de algo entre "las dos partes". Lo que cabía esperar y más. Este viene a ser el compendio de lo que ocurre. Es imprescindible abordar este tiempo que se abre con mucho más realismo, con todo el realismo. Ser conscientes de los problemas y de intentar las soluciones que se puedan llevar a cabo. ¿Funcionará esta vez? Sería un suicidio malograrlo.

Seguir leyendo »

Ahora, pico y pala

Una declaración de inicio. No tenemos experiencia en gobiernos de coalición en unas circunstancias tan delicadas como las que vivimos. Así que todas las opiniones, empezando por esta, habrá que ponerlas en cuarentena. Ahora toca construir. Un acuerdo de esta envergadura supone intentar conciliar a amplios sectores de la población acostumbrados a enfrentarse abiertamente. Un gobierno como este necesita un extraordinario respaldo social. La política es siempre una cuestión de prioridades. Destruir este proyecto de gobierno va a ser el objetivo único de las fuerzas conservadoras políticas y mediáticas.

Las urnas le han dicho al PSOE que no tiene más apoyos que los que tenía para poder viajar en solitario. Esas mismas urnas le han dicho a Unidas Podemos que tampoco van a crecer fuera del necesario entendimiento con los socialistas. Al final, parece haber triunfado la cordura y la sensatez. El entendimiento ha vencido a la confrontación. La moderación en las posiciones de negociación se ha impuesto a los extremismos.

Personalmente, me he equivocado tantas veces en la vida que no tengo apego alguno a la cabezonería. Bajo mi punto de vista, la coherencia es hacer lo correcto en cada momento, no lo que tenías pensado de antemano. Valoro la capacidad de rectificar el rumbo cuando te das cuenta de que no vas por buen camino. Seguramente, el acuerdo alcanzado podría haberse producido antes. Sin embargo, parece evidente que en ese momento quienes tenían que llevarlo a cabo no estaban convencidos de que esa era la opción buena. Lo mejor que puede decirse de este pacto es que quienes lo han firmado ahora están firmemente convencidos de que había que hacerlo. Mejor así. La relación será más firme y fructífera. Sin embargo, las amenazas también se han hecho más fuertes durante todo este período dominado por la incertidumbre y la inseguridad.

Seguir leyendo »

No seré yo quien te odie por votar a Vox

22 Comentarios

Los dirigentes de Vox, tras la noche electoral.

La alegría por el preacuerdo entre PSOE y Podemos no es suficiente para que desaparezca la preocupación por los más de tres millones seiscientos mil votos que han hecho que la ultraderecha tenga, la próxima legislatura, 52 diputados. Es cierto que, visto sobre el censo total (participación + abstención + votos nulos + votos en blanco), no representan más que un poco más del 10%. Con todo, su sombra verde y alargada está ahí y ellos, los dirigentes de la ultraderecha, lo saben y juegan con esa sombra. Nos tienen los suficientemente obsesionados como para saber que hagan lo que hagan estaremos atentas a ellos, basta su sola presencia para condicionarlo todo. Es lo que llamo 'el efecto mofeta'.

Lo cierto es que, si analizásemos el resultado desde el patrón de pensamiento de la extrema derecha –donde no hay cabida a los matices y las cosas son blancas o negras, todo o nada–, el resultado del 10N estaría diciendo que el 90% del censo electoral no quiere a Vox en la política ni tampoco en sus vidas, nuestras vidas. Sin embargo, esta es una de esas veces en las que la verdad no refleja del todo la realidad cuando esta se ve embargada por sensaciones, emociones y una irresponsable sobreinformación. Y es que el hecho de que solo uno de cada diez españoles haya votado a Vox parece que no logra ser argumento de suficiente peso como para aliviar la inquietud y la sensación de que los votantes de Abascal están en todas partes y se reproducen por momentos. Es mirar un mapa de esos de los que te dicen que han votado tus vecinos para que el color verde manzana se te atraviese y te sientas rodeada y, de paso, amenazada.

En medio de esta angustia, yo me he lanzado a preguntar en Facebook a amigos, familiares y allegados. Necesito que me expliquen por qué han votado a Vox. Doy por hecho que, si son tantos sus votantes y están por todas partes, alguno debe de ser uno de ellos, aunque sea gente que dice quererme, apreciarme y valorarme. Si lo he preguntado es porque hay algo que se me escapa y necesito analizar, no sé si para comprender, pero sí para no dejarme llevar por la visceralidad del estás conmigo o contra mí, que es el guion perfecto para que Vox salga con refuerzo. Y es que, hasta ahora, una cosa es ser de derechas y otra fascista. Al menos, hasta ahora es lo que pensaba yo.

Seguir leyendo »

Amor y política

El Congreso de los Diputados.

Hace ya un tiempo que me he concienciado de que el amor es la única energía que permite que evolucionemos como personas y como especie. Sin amor, las creencias, visiones, valores y acciones pierden toda legitimidad y sentido. A mi juicio, sólo desde la conciencia de que somos personas interdependientes y cooperativas y de que compartimos con el resto de seres sensibles una tierra que nos nutre y nos cobija, es posible avanzar en los planteamientos de políticas públicas que nos permitan gestionar lo "común" en pos de un futuro seguro y sano para nuestra especie y el planeta.

Como profesora de universidad e investigadora en temas de desarrollo sostenible tengo muy claro que este tipo de afirmaciones son totalmente inconvenientes, cuando no perjudiciales, para el ejercicio y la promoción de mi carrera académica. En un mundo construido bajo creencias dicotómicas, la "mente" es, en oposición al cuerpo, el único espacio vital útil y legítimo en que podemos habitar. Como el resto de los espacios públicos que ha construido la modernidad ilustrada, la Universidad se caracteriza por la promoción de la razón y la inteligencia práctica dado que en sus aulas se busca avanzar en el método científico para acumular conocimientos y contrastar teorías. Se trata de un ámbito organizado bajo la racionalidad eficientista y burocrática que pretende, cada vez más, promover la producción y distribución del conocimiento científico como si éste fuera un producto objetivo y neutro que debe estar despojado de todo sentido emocional y sensible.

Sin embargo, la política -que en mi caso es el tema fundamental de mi trabajo académico- es una noción que en su propia concepción y definición integra plenamente el contenido de la palabra amor. La política, desde Aristóteles, puede entenderse como la gestión de lo común, de lo que es de tod@s. En tal sentido, la política debiera ingresar en el espacio público con el objeto de organizar y promover sociedades cohesionadas, donde se proteja la vida y los derechos de la ciudadanía. De esta forma, los bienes públicos son aquellos que construimos y mantenemos entre todas las personas para proveernos de una vida buena y digna, alejada de la violencia, la pobreza y la precariedad. A diferencia del sentido hegemónico, que entiende la política como un juego competitivo y descarnado de lucha por el poder, esta concepción es, a mi juicio, el verdadero sentido del quehacer político.

Seguir leyendo »

Españoles, no nos dejéis (gobernar) solos

 Después de firmar el acuerdo y darse el abrazo, Sánchez e Iglesias se acercan al micrófono y lanzan un mensaje conjunto a la ciudadanía, en plan SOS:

"¡Españoles, no nos dejéis solos, no permitáis que terminemos de negociar este acuerdo solos, y sobre todo no nos dejéis gobernar solos!

No nos dejéis solos y os vayáis ya a celebrar, que esto es solo un primer paso, queda mucho por hacer, y ya nos conocemos y nos conocéis: son varios años de desencuentros, acuerdos fallidos, desconfianza y acusaciones, recelo y no poco resentimiento acumulado, y todo eso no se evapora con un abrazo ni firmando un documento de principios generales. Empujadnos en los próximos días, no permitáis que nos levantemos de la mesa, vigiladnos y exigidnos, no sea que la acabemos cagando otra vez cuando toque concretar políticas y repartir carteras.

Seguir leyendo »

Y ahora, el Apocalipsis

24 Comentarios

Y se romperá España. Y Pedro Sánchez venderá la nación al independentismo. Y Pablo Iglesias inoculará el virus del comunismo. Y ambos quemarán la Constitución. Y habrá un referéndum de autodeterminación en Catalunya. Y acabarán con la monarquía parlamentaria. Y dirán que el populismo chavista is coming. Y que volverán los filoetarras. Y que caerán sobre el país todos los males del infierno... Prepárense para lo peor porque el Apocalipsis está al caer.

No ha nacido aún el gobierno de coalición al que con toda probabilidad dará paso el preacuerdo suscrito entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y la derecha política y mediática ya ha sacado la artillería contra el pacto. Vuelve la hipérbole, la excitación y la brocha gorda. Con lo fácil que era tirar de hemeroteca y poner a Sánchez contra las cuerdas de sus propias contradicciones, recordarle sus palabras y llevar a primer plano las críticas de quienes en el PSOE se quejan más por el fondo que por las formas y admiten que, al final, Iglesias le ha doblado el pulso al PSOE, que estará dentro del Gobierno y que el presidente tendrá que conciliar, de un modo u otro, el sueño a partir de ahora.

Esto por no entrar en detalles de la falta de autocrítica y explicaciones de la que hizo gala el líder de los socialistas en la reunión de la dirección federal el lunes, y los desaires con los que despachó a los pocos que se atrevieron a pedir una mínima autoenmienda por la estrategia seguida en la campaña. El resumen es que los medios en general y los tertulianos en particular tienen la culpa de todo y que la prensa en su mayoría juega a la contra. De sondear, consultar o cruzar opiniones con los barones del PSOE, ni hablamos. Esa era una práctica del pasado. Lo mismo que respetar el protocolo y aguardar a ser propuesto por el rey candidato a la presidencia del Gobierno antes de anunciar un preacuerdo para el mismo.

Seguir leyendo »

La paradoja del Impuesto de Sucesiones: suprimirlo podría obligar a los herederos a pagar mucho más

28 Comentarios

Pablo Casado, defensor de la eliminación del Impuesto de Sucesiones

A nadie sorprendió que en la pasada campaña electoral Pablo Casado prometiera la eliminación completa y definitiva del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. La guerra contra este tributo, que paga una exigua parte de la población de ingresos muy altos, se ha convertido en una de las más visibles banderas de las tres derechas, y los argumentos son conocidos.

En coherencia con esta aspiración, Ciudadanos y el PP –últimamente con el respaldo entusiasta de Vox– han seguido una doble estrategia institucional. Por una parte, han aprobado en las Comunidades Autónomas en las que gobiernan bonificaciones que han dejado el impuesto reducido a la nada, o casi, al menos entre familiares directos. Por otro lado, han impulsado iniciativas parlamentarias para su completa y definitiva supresión en todo el Estado. El pasado mes de febrero, por ejemplo, el Grupo Popular presentó una proposición en la que se ordenaba sin más la derogación de la Ley 29/1987 que lo regula "quedando definitivamente suprimido este impuesto del ordenamiento tributario español". Sería pues el final de su historia. Sin embargo, y aunque resulte sorprendente, no necesariamente de la obligación de pagar por la riqueza recibida cuando se hereda.

Ese mismo mes, la revista Invertia informaba de que algunos asesores fiscales–Gustavo Reglero o Rubén Gimeno de REAF, entre otros– habían advertido alarmados que si se suprimía el tributo y no se tocaba la regulación del IRPF, la consecuencia paradójica podría ser que los herederos, legatarios y donatarios tuviesen que pagar mucho más.

Seguir leyendo »

Vox y el feminismo de resistencia

Santiago Abascal junto a Ortega Smith, Rocío Monasterio y Espinosa de los Monteros.

La Casa Ciudadana de Córdoba lucía este domingo un lazo morado en su balcón. No llevaba lema ni signo político alguno, estaba ahí como preludio del 25 de noviembre, el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia a las Mujeres. La Casa Ciudadana de Córdoba era uno de los colegios electorales de este 10N y Vox pidió a la Junta Electoral Provincial que retirara el lazo de su balcón. Lo consiguió.

Unas horas más tarde, el líder de la formación de extrema derecha, Santiago Abascal, prometía desde el balcón de su sede recurrir al Tribunal Constitucional todas las "leyes liberticidas y anticonstitucionales". Es inevitable pensar en la Ley de Violencia de Género, en la Ley de Matrimonio Homosexual y en la Ley del Aborto que sustituyó los supuestos por los plazos, aunque las tres han llegado ya al Constitucional y solo la de la interrupción voluntaria del embarazo espera aún dictamen. Es difícil no situar la vista también en lo que el Congreso tenía ya entre manos: una Ley LGTBI, una Ley de Identidad Trans, la reforma de la Ley de Identidad de Género, o el desarrollo del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

La amenaza es la presencia de Vox, su ascenso y el aumento de su cota de poder. Pero la amenaza es también lo que implica para el debate parlamentario y social la irrupción de una formación abiertamente racista y machista como tercera fuerza política. Su discurso va a tener la forma de freno a los avances que venían casi imparables, y a los que incluso formaciones de derechas habían adaptado, con más o menos gracia y margen, sus discursos. 

Seguir leyendo »

¿Fin del voto dual?

Uno de los pocos países donde se produce lo que tradicionalmente se conoce como voto dual, es el Estado español. El voto dual tiene dos componentes: el abstencionismo diferencial y el cambio de voto. Así, tradicionalmente, se ha producido un nivel más elevado de abstención en las elecciones autonómicas que en las generales. También los ciudadanos suelen votar un partido de implantación estatal en las elecciones generales y otro autonómico en las regionales. En este artículo me voy a centrar en el caso catalán, pero merecerían un texto aparte el caso de la Comunidad de Madrid o la Comunitat Valenciana porque tienen otras lógicas.

Abstencionismo diferencial: La incertidumbre en el nivel de participación electoral que se iba a registrar en las elecciones del 10N ha sido un elemento clave en estos comicios. Como se trataba de una repetición electoral y tras haber conseguido una participación alta en abril (71,7%), se preveía que podía fluctuar el nivel. La participación en las elecciones de noviembre ha sido de un 69,8 % (a las 20:00h). Por tanto, este dato compite con uno de los peores datos de participación de la historia de la democracia.

Pero ¿en qué consiste el abstencionismo diferencial? Ocurre cuando se produce un nivel de abstención más alto en las elecciones autonómicas que en las generales o viceversa. En el caso catalán siempre se producía una abstención mayor en las autonómicas que en las generales. Sin embargo, a partir de 2012, la participación electoral en las elecciones catalanas incrementa, como podéis observar en el gráfico. Esto se explica, sobre todo, por la importancia que empiezan a dar los votantes a las elecciones catalanas. Es lógico que cuando las preferencias en la organización territorial del Estado empezaron a virar, también, con ello empezaran a dar más importancia a cuestiones nacionales. Además, no debemos olvidar que diversas elecciones al Parlament fueron asumidas como plebiscitarias, lo que incentivaba la participación a este nivel. Además, la participación en las elecciones estatales empieza a descender, hecho que podía indicar una desconexión de los catalanes con estas instituciones estatales. No obstante, es curioso que, a partir de las elecciones del 2019, los votantes vuelven a participar en las elecciones estatales en mayor medida que los años previos. Así, se observa que, en estas últimas elecciones, Catalunya fue la segunda comunidad con una participación más alta (72,1%), después de Madrid. La explicación a este hecho podría ser que los ciudadanos pueden considerar el Congreso como una institución fundamental para poder resolver el conflicto entre Catalunya y España. Pero, también podría estar indicando que, algunos votantes se han podido animar a participar por poder escoger opciones políticas más cercanas a su ideología, como las CUP, que antes no se presentaban.

Seguir leyendo »