eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Las vidas trans no son una anécdota

Varias personas marchan con la bandera trans en una manifestación del Orgullo Crítico.

El pasado viernes, Pablo Iglesias subía a Twitter un fragmento de Vidas Trans, una antología de textos críticos alrededor de la sanidad, la educación, los cuidados o las redes sociales, firmados por Alana Portero, Cassandra Vera, Darío Gael, Atenea Bioque y Arnau Macías. Precisamente Iglesias se hizo eco de una página en la que Macías contaba cómo un día se disfrazó del líder de Unidas Podemos para cabrear a la gente de su entorno escolar: "Imaginaos a todos esos católicos, conservadores, y casposos al ver a una tía vestida de hombre, y además del malvado, asesino, comeniños, chavista y bolivariano Pablo Iglesias. Esta noche me lo pasé en grande y todo culminó con una frase de mi amiga que no olvidaré nunca: te queda muy bien la barba".

Aunque la fotografía de Iglesias mostraba únicamente esa anécdota –ojo, una anécdota importante en el contexto del relato de Arnau Macías–, muchos usuarios celebraron que una persona sobre la que recae tanta atención dedique un espacio a difundir la importancia de leer las experiencias de uno de los colectivos más maltratados por nuestra sociedad. Puede parecer una tontería. Una anécdota enredándose sobre otra anécdota: "El político que visibilizó tal libro". Pero es importante porque, en palabras de Alana Portero, "a ver si sirve para arrojar un poco más de luz sobre nuestra realidad y que las instituciones corrijan el abandono al que nos someten".

La demostración más terrible de ese brutal abandono y violencia, por desgracia, no tardaría en llegar. Pocas horas después, durante la tarde del sábado, se encontró en Asturias el cuerpo asesinado de una mujer trans: Paloma. Quince puñaladas para un cuerpo doblemente condenado en nuestra sociedad por ser migrante y trans: algunos medios de comunicación, aun después de haberse desvelado su edad, nombre, procedencia y género, siguen refiriéndose a ella como a un hombre. Otros, los más masivos, no han informado sobre su asesinato, y su muerte ni siquiera formará parte del contador oficial del terrorismo machista. Un contador macabro y odioso, sí, pero también útil para que muchas de esas mujeres no caigan en el mayor de los olvidos. A Paloma no le van a permitir ser una cifra. Ni tan solo una anécdota. Pero es que las vidas trans no son una mera anécdota.

Seguir leyendo »

¡Me aburro! ¿Podemos avanzar?

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en una imagen de archivo.

He trabajado muchos años en equipos de creatividad intentando desarrollar contenidos televisivos. Muchas de las reuniones estaban centradas en la búsqueda de situaciones de comedia. Tenían que ser originales, inteligentes y divertidas. No era fácil. Cuando cada uno exponía sus ideas teníamos una ley inquebrantable: prohibida la crítica si no iba acompañada de una propuesta alternativa. Es fácil juzgar negativamente lo que hacen otros. Además, resulta poco edificante. Lo realmente útil es ser capaces de mejorar lo que hay.

Asistimos estos días a la inagotable justificación de los diferentes partidos políticos sobre la evidente anomalía que supone tener que volver a votar seis meses después de haber alcanzado una participación histórica en las urnas el pasado 28 de abril. El ejercicio argumental de cada uno es más o menos elocuente, pero en todos los casos se elude el razonamiento fundamental. Todos los partidos han tomado conscientemente la decisión que han considerado mejor, según sus particulares intereses partidistas. En todos los casos, ha primado la defensa de sus legítimos principios frente a la voluntad de contribuir a que existiera un gobierno operativo en nuestro país. Creo que ha llegado el momento de pensar en ir acabando la discusión.

Estoy harto de asistir a debates estériles sobre quién es culpable y quién inocente de lo que ha ocurrido. He escuchado con atención casi todo lo que se ha explicado públicamente y he tenido la oportunidad de comentar con algunos dirigentes políticos y otros colegas periodistas la cuestión. Puedo afirmar tajantemente que ya lo he entendido. En resumen, todos han hecho lo que según su estrategia como partido les resultaba más conveniente para la defensa de sus ideas. Ya está. No necesito que me lo repitan. Ya me he dado cuenta de que Pedro Sánchez no ha conseguido su objetivo de formar gobierno y he llegado a asimilar que ningún partido le ha respaldado. Tampoco es muy difícil de entender. ¿Dónde hay que apuntarse para que además de que no me manden propaganda electoral a casa, no me vuelvan a contar de quién es la culpa de lo que ha pasado?

Seguir leyendo »

Como Gobierno no me viene nada

Los candidatos en su primer debate

País al que vas, país del que escuchas, país del que alguien se queja y siempre la misma sensación de que este ridículo y tantos actos impunes e injustos sólo somos capaces de cometerlos aquí. Lo he escuchado, y seguro que ustedes también, en distintos lugares del mundo, en conversaciones con personas de todos lados. La pregunta que me hago es: ¿lo habrán escuchado también las políticas y los políticos? ¿Hay quien pueda pensar que no tienen ninguna sensación de ridículo, que todo es pura avaricia y poder? ¿Debemos juzgar el papelón que está haciendo el Gobierno del Estado español como una lucha por el poder y basta? ¿O es que estamos en manos de mujeres y hombres ineptos? ¿No será un poco de todo?

Da miedo la ineptitud, casi más que la avaricia. La ineptitud es un estado en el que uno se acopla con naturalidad e incluso se vuelve inconsciente de sus propias limitaciones. Todas, todos somos ineptos e ineptas en algo. Por suerte. Pero las personas que representan nuestras necesidades, nuestros intereses y nuestras esperanzas, deberían estar obligadas a hacer ejercicios constantes de autocrítica y dejar de vivir en esta especie de lucha de gallos mexicana en la que aplauden a quien más fuerte golpea (haya visto el contrincante un abuso o no). Como decía hace años un árbitro de fútbol: la falta la decide el color de la camiseta.

¿Hasta qué punto, y eso sí es preocupante, está ineptitud soberbia de gran parte de la clase política, esa cerrazón y este convencimiento de tener la razón e incluso de que pactar es un fracaso cala en la ciudadanía? ¿Hasta qué punto seguimos escuchando a Sor Juana Inés de la Cruz cuando decía que el corazón tiene razones que la razón no entiende? ¿Por qué esta especie de superhombría tan antigua, tan heteropatriarcal y tan cobarde que hace sacar pecho a la gran mayoría de políticos de este país nos afecta a nosotras y a nosotros como ciudadanía? ¿Qué estamos permitiendo que nos hagan? ¿En qué nos están convirtiendo? 

Seguir leyendo »

La memoria histórica de Pedro Zerolo

El concejal Pedro Zerolo entrando al Ayuntamiento de Madrid entre gritos homófobos y amenazas de la ultraderecha.

Una de las cosas más tristes que han sucedido en el descorazonador comportamiento de la política de estos tiempos es la pretensión de Vox de cambiar el nombre a la plaza madrileña de Pedro Zerolo. Que Madrid tenga en su Ayuntamiento un gobierno formado gracias al apoyo de individuos capaces de tal falta de respeto a la memoria de una persona que fue tan admirada y querida, tal desconsideración por un activista que impulsó cambios sociales históricos para los derechos humanos de este país y que falleció de manera prematura, provoca una profunda tristeza. Hasta la indignación se empaña de tristeza.

La propuesta de Vox es una provocación odiosa. Proviene del odio y lo fomenta. Un odio que no solo va dirigido contra una persona que se hizo merecedora del reconocimiento póstumo de dar nombre a esa plaza, sino contra lo que él representó, contra todas las activistas LGTBIQ, contra un movimiento de liberación que defiende a la sociedad de una dolorosa, criminal discriminación. Un movimiento que defiende de esa violencia a toda la sociedad: también a las hijas lesbianas, a los hijos gays, a las hijas e hijos transexuales de esa ultraderecha que reniega de su existencia y conculca, por tanto, sus derechos humanos. En esa provocación hay una alerta: ¿qué está haciendo la ultraderecha con esas hijas, con esos hijos?, ¿cómo es la escalofriante soledad de esas lesbianas, de esos gays, de esas personas trans a quienes el destino ha puesto en manos de sus enemigos?

Pedro Zerolo libró sin descanso, hasta el final de su vida, una lucha en favor de esa justicia que los fascistas pretenden ahora arrojar al ostracismo. Como si la historia pudiera cambiarse como se cambia la placa de una plaza. Estúpidos. Lo triste es que ahora ese fascismo tenga siquiera espacio para expresarse y que el foco que hoy ilumina su siniestra sombra envalentone a otros indeseables, los incite a más odio. Porque es el mismo fascismo que metió "dos tiros por el culo por maricón" al poeta García Lorca. El mismo fascismo repugnante que se atrevió a celebrar la muerte de Zerolo en los términos más abyectos. La misma escoria, que hoy se ha quitado la máscara de la derecha tolerante.

Seguir leyendo »

Pesadilla en Moncloa street

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Le hiela a uno el corazón solo imaginar al sufrido Pedro Sánchez desvelado, dando vueltas sobre su ya legendario colchón de Moncloa mientras Carmen Calvo e Iván Redondo le entretienen glosando su liderazgo, resistiéndose heroicamente a quedarse dormido y permitir así que Pablo Krueger penetre en sus sueños y desgarre la hucha de las pensiones con su guantelete de cuchillas afiladas. Para tener la "scary movie" de la década solo faltan la Niña de Rajoy, haciendo pintadas obscenas en las paredes y vomitando en los pasillos de Moncloa como la niña del Exorcista, y el dóberman de González y Guerra, acechando en los jardines del palacio presidencial como el perro de los Baskerville.

Los socialistas han decidido empezar la precampaña calcando el discurso de Mariano Rajoy en 2015 y 2016: Podemos es la amenaza fantasma. Los morados han entrado al trapo y al reproche. El resultado es un circo parecido al que montaron con la investidura. Ni socialistas ni morados han conseguido imponer su relato de culpabilización del otro de una manera claramente mayoritaria, ni siquiera entre los suyos. Si no lo han logrado a estas alturas, no parece probable que vayan a conseguirlo en el mes y medio que falta para el 10N. Seguir peleando por ese relato se antoja un esfuerzo inútil y extenuante para sus electores.

El votante de izquierdas ya ha emitido su veredicto y las cargas se reparten; cada uno ha elegido ya a su culpable y ni todo el marketing del mundo le hará cambiar. Más les valdría a PSOE y Unidas Podemos concentrarse en gestionar el verdadero problema que les espera en noviembre: sus votantes están mucho más decepcionados, enfadados y desmotivados que los electores de la derecha. Pelearse en público como un matrimonio, al cual ya ni une la hipoteca ni contiene la educación cristiana, solo puede empeorar esa negatividad. La llegada de Íñigo Errejón solo servirá para convertir a la izquierda en un circo de tres pistas.

Seguir leyendo »

La mazmorra real

44 Comentarios

Iñaki Urdangarin llega al Hogar Orione de Pozuelo de Alarcón, un centro dedicado al cuidado de personas con discapacidad.

"Para el que está en la cárcel, las lágrimas son parte de la experiencia de cada día. Un día en la cárcel en el que no se llore es un día en que el corazón está duro, no un día en que el corazón esté alegre"

Oscar Wilde. De profundis (Epístola in carcere et vinculis)

A veces el infierno no son los otros, sino su ausencia. Este es el drama del ex duque de Palma, cuñado de Felipe VI y yerno de Juan Carlos I, El Emérito. Hemos asistido esta semana a una insólita salida de prisión de quien fuera condenado a cinco años y diez meses de prisión sin que haya cumplido ni siquiera un cuarto de su condena y, hasta donde yo he visto, no se ha producido ni el revuelo mediático ni la indignación popular que se podría esperar de un acontecimiento tan injusto, por desigual, como este.

Seguir leyendo »

Las villanas feministas

Trabajadoras de McDonald's en EE.UU. se unen a #MeToo con demandas por acoso

Una de las partes más relevantes de She Said, el libro de Jodi Kantor y Megan Twohey acerca de su concienzuda investigación en el New York Times sobre Harvey Weinstein, es el descubrimiento de dos inesperadas villanas.

Se trata de Gloria Allred y su hija Lisa Bloom, célebres abogadas y feministas que durante años han abanderado las causas de la igualdad y la defensa de los derechos de las mujeres. Según descubre el libro, ambas presionaron a sus representadas, mujeres acosadas, para que aceptaran acuerdos extrajudiciales a cambio del silencio como la única y lucrativa opción (también para las abogadas, que se llevaban hasta un 40% de comisión). A menudo, sin embargo, lo que querían las víctimas de personajes como Weinstein era denunciar para que saliera a luz lo que les había pasado y evitar que le pasara a la siguiente. Las abogadas las desanimaban para que no lo intentaran y siguieran guardando el secreto. Este sistema promovido por personas como ella ayudó en Estados Unidos y Reino Unido a que el productor siguiera su patrón de abuso durante años con impunidad mientras borraba el rastro de lo que había pasado y seguía pasando. Así sucedió en muchos otros casos.

El caso de Lisa Bloom es especialmente sangrante porque, como revela un mensaje a Weinstein publicado en el libro, utilizó su experiencia con mujeres víctimas de acoso sexual para ir a por las que acusaban al productor. También mintió e investigó a las periodistas del Times para intentar parar su trabajo con la ayuda de una agencia de detectives israelí. Todo, mientras tanto ella como su madre seguían presentándose como grandes defensoras de la igualdad, algo que le aconsejaban hacer también a Weinstein, donante del partido demócrata y de causas feministas.

Seguir leyendo »

Acaben de una maldita vez con Doñana

Parque de Doñana.

Es insufrible asistir a la lenta agonía de Doñana. La maldad de algunos canallas junto al desdén y la infamia de los políticos responsables de su custodia, está provocando una constante sucesión de amenazas contra el humedal más importante de Europa. La última es una autovía.

A veces uno, que ama Doñana con toda el alma y tiene allí su lugar en el mundo, preferiría que todo esto acabara de una vez para dejar de verla sufrir y dejar de penar por ella.

Uno quisiera dejar de dar cuenta de esta pesadilla a los lectores. Dejar de acudir a este rincón del diario una y otra vez para dar crónica de otro ataque, volcándoles de nuevo mi perplejidad, mi rabia y mi frustración.

Seguir leyendo »

La turbodemocracia

Urna electoral.

Si por algo deslumbró la mirada de Bauman en su día, en los primeros ensayos dedicados al concepto de liquidez es, quizás, porque entonces nos encontrábamos al borde de ella, tal y como ocurrió cuando se declaró la crisis a través de los medios y la rutina seguía como si nada ocurriera. Obvio, para aquellos que aún podían tener un nivel de vida más o menos aceptable. Los demás ya venían sorteando obstáculos mucho antes de 2008.

A mediados de la anterior década, cuando comienzan a surgir las redes sociales y se populariza el concepto de la web 2.0, Bauman advierte que en ellas se establecen relaciones en las que la sociedad deja de ser una estructura, una "totalidad sólida" para convertirse en una matriz de conexiones y desconexiones infinitas y aleatorias y que esa conducta lleva a una serie de permutaciones posibles.

Es en este nuevo escenario en el que se consolida la flexibilidad en todos los ámbitos. Bauman advierte que hay un cierto abandono de las normas y esto perfila un modelo, el líquido, que instala "la presteza para cambiar las tácticas y estilos en un santiamén, para abandonar compromisos y lealtades sin arrepentimiento, y para ir en pos de las oportunidades según la disponibilidad del momento, en vez de seguir las propias preferencias consolidadas".

Seguir leyendo »

Cuando la política se convierte en problema

57 Comentarios

Pedro Sánchez y Carmen Calvo en el Congreso con otros miembros del PSOE

Durante muchos años, las sociedades confiaban en la política para afrontar sus grandes problemas. Por mucho que fuera el escepticismo, incluso el espíritu ácrata, sabíamos que ante una catástrofe estaban los gobiernos, las administraciones, para ocuparse de ello. La política se ha convertido ahora, por el contrario, en una losa con la que cargamos. En un avispero que nos vemos obligados a atender para calmar los ánimos y buscar salidas. Los llevamos en brazos, a la guardería incluso, en lugar de tenerlos como referentes para los problemas reales, algunos graves y urgentes de muchas personas. Ahora mismo, la política no es una solución, es un problema. Los barómetros del CIS lo reflejan textualmente.

Tras el espectáculo dado con las investiduras fallidas, la forma de abordarlas y las declaraciones adyacentes, volver a convocar elecciones para noviembre ha  indignado a la sociedad. Se lo diré con algo más de precisión. Las personas dicen estar, además de indignadas, desencantadas, tristes, abochornadas, ofendidas, airadas, pesimistas, cansadas, aisladas, hartas, asqueadas… sin poder dormir (casualmente). Algunos, todavía con la ilusión de luchar. Los calificativos los he recogido en Twitter y responden tanto o más a las hoy indispensables encuestas que surgen como setas en otoño. Y en la calle, al teléfono, al eco del viento.  Que dimitan, que se vayan todos, se oye insistentemente.

Estos estados de ánimo son un caladero para las ideas más involucionistas. Quienes los provocan están haciendo un peligroso ejercicio que no tiene que ver con la política, sino con su forma de llevarla a cabo. La política se definió ya en la Antigua Grecia para abordar cuanto se relaciona con los ciudadanos. Es la que dicta las normas generales. Es el trabajar por el bien común. Se ha escrito tanto de la política que igual hemos olvidado su esencia y su papel. Y, desde luego, los políticos que hacen mal su labor hacen mala política, o no hacen ni siquiera política.

Seguir leyendo »