eldiario.es

9

Tragarse un sapo e incluso varios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Tragarse un sapo, dos, tres y hasta varios. La vida misma es eso: gestionar contradicciones, afrontar problemas, elegir caminos, tener prioridades, renunciar a proyectos, dudar y hasta asumir con naturalidad los errores cometidos. Sobreponerse, en definitiva, a los obstáculos. Lo malo es cuando uno se cruza de brazos a la espera de lo que depare el destino, se pliega, se recrea en la frustración o asume que no hay salidas.

En política pasa lo mismo y en un gobierno de coalición, con socios de distintas siglas y variopintas procedencias, con más frecuencia. Prepárense. PSOE y Unidas Podemos no son lo mismo aunque hayan decidido una convivencia aparentemente pacífica. Habrá fisuras, habrá choques y hasta guerra de egos que se resuelvan unas veces con la mediación de los líderes máximos y otras, hasta con puñetazos sobre la mesa. En las últimas 48 horas ha habido dos episodios de tensión que han hecho saltar todas las alarmas en el seno del Ejecutivo. Dos desencuentros en dos días en asuntos nucleares es demasiada munición para una oposición que ni está dispuesta a pasar por alto un desatino ni tiene tampoco por qué hacerlo.

El caso es que leemos que Sánchez se pliega ante los de Iglesias con la ley del "sí es sí" y acepta que se apruebe antes del 8M como quería el ministerio de Irene Montero, pero al parecer no el de Justicia o la vicepresidencia primera, que quería esa respuesta a los abusos sexuales en el marco de la reforma del Código Penal. También hemos sabido que el secretario general de los morados tendrá que transigir con la posición de Interior sobre las devoluciones en caliente y la política de asilo, entre otras cosas, porque lo que se decida en adelante sobre el asunto viene dado por una sentencia de Estrasburgo y por las normas comunitarias que llegarán no tardando mucho desde Bruselas.

Seguir leyendo »

Pedro Sánchez: ¿olfato político o suerte?

El presidente del Gobierno.

La carrera de Pedro Sánchez ha tenido un éxito impensable hace sólo tres años. Es el político del momento. Lidera un gobierno que todo indica que aguantará toda la legislatura y es muy probable que en 2024 sea un serio candidato a permanecer en La Moncloa. Unas pocas decisiones, algunas precedidas de serias dudas y gestos de signo contrario, lo han colocado en esa posición de privilegio. Pero tan importante o más que eso han sido los hechos que, sin intervención alguna por su parte, han dejado noqueado a su principal rival, el Partido Popular. De ahí que algunos crean que lo que de verdad ha favorecido a Sánchez, más que su talento, ha sido la suerte.

Pero esa tesis no tiene mucha consistencia. La fortuna es importante en política, pero de poco vale si no se crean las condiciones que permitan aprovecharla. Y Sánchez ha sabido hacerlo. Muchas veces a trompicones, otras contradiciéndose sobre la marcha, pero siempre, o casi siempre, sabiendo aprovechar las circunstancias favorables. Y lo más importante: ha sido capaz de dar la vuelta a su situación de partida, que era todo lo contrario de halagüeña.

Si hay que encontrar la clave de su éxito hay que buscarla en el origen. Justamente en la batalla que emprendió en 2016, casi al día siguiente de su dimisión, para recuperar la secretaría general del PSOE. Parecía un objetivo imposible, pero lo logró para sorpresa de casi todos. Intuyó, y eso sí que es olfato político, que la vieja guardia socialista y el aparato del partido, con el entonces intocable Felipe González a la cabeza, eran lo que Mao Tse Tung llamaba "un tigre de papel". Que aparentaban más poder del que tenían en la militancia.

Seguir leyendo »

Virus contra tecnoautoritarismo

China está pagando un alto precio humano, social, económico, reputacional, y veremos si político, por la crisis del coronavirus COVID-19 y su gestión. ¿Es éste un momento Chernóbil para el sistema chino, como a veces se está apuntando? No lo parece. Gorbachev reconoció en su momento que la manera en la que se había gestionado aquel accidente le llevó a acelerar los cambios en la Unión Soviética, que, sin quererlo, acabaron en su extinción y el fin de comunismo soviético. Xi Jinping, que se ha dejado ver poco en esta crisis, ha reconocido que el control de la epidemia, en el que confía, es "una prueba para el sistema chino y su capacidad de gobierno". Coincido con Elizabeth Economy (Foreign Affairs) cuando considera que el coronavirus se ha convertido en un stress test para Xi y su régimen, y que el mandatario "ha dedicado siete años en el poder a construir un sistema político diseñado para aguantar una crisis así".

Justamente, ¿ha impedido el sistema reaccionar a tiempo? Y ¿ha permitido el sistema una reacción posterior lo que ningún otro sistema hubiera podido hacer aislando ciudades, con Wuhan, y provincias enteras, como Hubei, más poblada que España, poniendo, de hecho, en cuarentena el país más poblado del mundo? Seguramente, la respuesta a ambas preguntas sea afirmativa.

En un primer momento, el intento de complacer o no irritar al poder central, llevó a no reaccionar al virus, a taparlo, como hicieron funcionarios de Wuhan. El propio Xi se ha visto forzado a afirmar que supo de la gravedad de la epidemia y ordenó contenerla dos semanas antes de anunciarla públicamente. El médico Li Wenlang que lo detectó fue silenciado (como su muerte por el virus), pero muchos se han atrevido a declararle héroe. En Weibo, Twitter local, el hashtag "el gobierno de Wuhan debe al Dr. Li Wienliang una disculpa", fue visto por 180 millones de usuarios antes de los censores lo eliminaran.

Seguir leyendo »

Gol de Pedro Sánchez

22 Comentarios

Emilio Lledó defendía que la ética es una praxis, una actividad. La teoría sobre ella, añadía el filósofo, solo es justificable si se une firme e inequívocamente a la práctica. En su elogiado 'Filosofía y lenguaje', de cuya primera edición se cumplen ya cuatro décadas, analiza y contrapone las concepciones aristotélica y platónica sobre el lenguaje. Se trata de una disquisición recomendable para quien tenga interés en aproximarse a lo que de manera coloquial podríamos resumir como un debate sobre los nombres de las cosas (disculpas a los filósofos que haya en la sala por un reduccionismo explicable por la voluntad de que alguien se lea este artículo). Si hoy hubiese que recurrir a ese ensayo para plantear un debate sobre la palabra de moda en la política española seguramente esa sería 'diálogo'.

Lejos de la ética, y también ya de la estética, estamos asistiendo a una tergiversación de lo que se entiende por diálogo de la que hay que responsabilizar a aquellos políticos dispuestos a distorsionar la realidad hasta límites inaceptables. Pero si se dejan de lado las manipulaciones partidistas, la realidad es que hay un documento en el que se especifica, aunque sea de manera poco precisa en algunos puntos, cómo será la mesa de negociación entre el Gobierno central y la Generalitat para explorar una alternativa que no sea la de perpetuar el actual conflicto. La realidad es que Pedro Sánchez y Quim Torra acordaron que el primer encuentro entre ambas partes se celebraría este mes de febrero. Y la realidad es que el tacticismo se impone al interés común en las filas independentistas. Otra vez.

Como bien diagnostica Paul Krugman, el Nobel que estos días está en España presentando su último libro, "todos somos vulnerables a las creencias que nos resultan convenientes". Es eso a lo que juega una parte de los dirigentes independentistas, a demostrar que el PSOE no quiere que la negociación fructifique (es posible que en las filas socialistas haya también quien crea que es mejor que fracase), a reprochar a ERC que vendiese sus votos a Sánchez pronto y baratos, y a presentarse como los guardianes de las esencias del tarro secesionista. Otra vez.

Seguir leyendo »

La muerte del Congreso

24 Comentarios

Pablo Casado y los portavoces del PP, durante la sesión de control de este miércoles.ajas sobre el 'caso Ábalos'

"La ley es ahora una mera continuación de la política por otros medios"

Lord Jonathan Sumption. Exmagistrado del Tribunal Supremo británico

Les diría que estoy de duelo si no fuera porque ya estoy convencida de que el asesinato de las formas más sagradas de la democracia es una tendencia internacional y probablemente irrefrenable que nos obliga a replantearlas o a asumir que en un futuro habrá más países con un régimen iliberal y anticipatorio, tipo China, que países con una democracia liberal y parlamentaria tal y como la conocemos. 

Seguir leyendo »

Matar otra vez a Miguel Hernández

33 Comentarios

Identificación de Miguel Hernández

Al poeta Miguel Hernández lo represaliaron por rojo, comunista, peligroso y republicano y el franquismo lo confinó de por vida en cárceles heladas que acabaron por secarle los pulmones a los 31 años. Llegó la democracia y brilló la letra y los poemas de un pastor que se había rebelado contra el golpe de Estado. Se le resarció como a un valiente patriota y un valioso poeta.

Esta semana, en un anacrónico salto atrás con voltereta, el Ayuntamiento de Madrid -gobernado por el PP en coalición con Ciudadanos y el apoyo de Vox, miren si las compañías importan- ha borrado sus versos de un memorial del cementerio de la Almudena, considerando quizás que no es digno de homenaje, que más vale no remover (ni leer) y evitando efectos de desestabilización social en este puñado de versos:

Para la libertad me desprendo a balazos

Seguir leyendo »

Que se preparen ellos

Marcha antirracista en Madrid.

El antirracismo quizá sea hoy el movimiento aguafiestas, el que más incordio e incomodidad produce entre las luchas sociales y anticapitalistas, porque tiene la valentía de decirle en su cara al racista que es racista. Sin importar si es el compañero de izquierda, el amigo gay o la compa feminista. Todos los días, el antirracismo señala que quienes podrían estar haciendo algo para que todo cambie radicalmente para el colectivo migrante en Europa y España –como empezaron un día, poco a poco, a cambiar las cosas para las mujeres o para el colectivo LGTBQI+–, están alineados con lo más discriminatorio de las políticas migratorias europeas vigentes y con las que están por llegar, que prometen ser más virulentas. Por eso incomoda el antirracismo, porque denuncia el falso humanitarismo, el progresismo de cartón piedra, la violenta distinción entre buenos y malos migrantes. Porque lo dice claro: ninguna persona es ilegal.

En este mismo momento hay un gobierno progresista en muchas cosas pero no en su mirada de la migración. Este es un gobierno que defiende las devoluciones en caliente, que manda a levantar 30% más de muro en la frontera, que deja morir a gente en las pateras, que va a endurecer el derecho al asilo humanitario. A Marlaska hay que decirle en su cara que es un racista, aunque cueste más. Y a cualquiera de su gobierno PSOE-Podemos que calle inmóvil ante sus políticas. Porque ese silencio cómplice también mata. ¿Hay un abismo inconmensurable entre un policía que se hace un vídeo con un cuchillo diciendo "que se preparen los MENA" y un ministro que promociona un muro más alto como diciendo "que se preparen los negros", que sostiene que los derechos humanos tienen límites? No tanto.

Hay tantas cosas que el colectivo euroblanco podría hacer: no calles, no seas cómplice, cásate conmigo porque el matrimonio por papeles también es por amor, cede tus citas médicas, cede tu voto para votar contra Vox, vete hasta el muro tú que no corres peligro, túmbalo como tumbaste el de Berlín, negocia con la policía, cúbreme en las manis, demanda el cierre inmediato de los CIEs, bájate del avión en el que quieren deportarnos, ve a ponerte de escudo humano en las casas de los menores tutelados, devuélvenos el oro, deja de posar en la foto como salvador blanco, hazme un contrato de trabajo, vete del campo con tu compañero futbolista al que acaban de tirarle plátanos, que te la sude si se cancela el partido, si pierdes el campeonato, si pierdes un país. Mucha gente lo pierde todos los días.

Seguir leyendo »

Peligros globales en ascenso (y no incluyen a Venezuela)

24 Comentarios

Donald Trump, presidente de los EEUU

"Le diré que no siempre los gobiernos pueden hacer, en determinadas circunstancias, todo aquello que desde fuera parece que se puede hacer". Era el histórico 12 de Mayo de 2010, con un hemiciclo casi desierto ya, cuando José Luis Rodríguez Zapatero contestaba así a los partidos minoritarios. La troika –Comisión Europea, BCE y FMI- y hasta Obama le habían conminado a hacer recortes en la Era de la austeridad. El panorama no ha cambiado… a mejor.

El gobierno progresista español ha aprobado este martes las llamadas Tasa Google y Tasa Tobin –impuestos a determinados servicios digitales y a algunas transacciones financieras- aunque no entrarán en vigor hasta final de año. Se trata de buscar fondos que no pasen por la tijera a la sociedad del bienestar como se ha venido haciendo. Y a los Estados Unidos de Trump no le gusta, como tantas otras medidas no gustaron a sus antecesores y movieron en embajadas, según supimos hasta por WikiLeaks. Ni a EEUU ni a los países que detentan más poder, ni a aquellos para quienes gobiernan, ni a la derecha española sin ir más lejos, que también tiene muy claras sus prioridades. Puestos, ni a la derecha de los demócratas estadounidenses que andan mirando cómo desactivan a Bernie Sanders por ser demasiado progresista.

El problema se ha incrementado. Donald Trump no es un presidente republicano al uso, parece más bien el Director Gerente de EEUU S.A., incluso de Trump S.A. Su director de ventas y gestiones, también conocido como Secretario de Estado, Mike Pompeo, anda advirtiendo a los países europeos que utilizan telecomunicaciones Huawei que eso "podría dañar sus relaciones con Estados Unidos", según CNN. Insistió más bien. En diciembre había hecho la misma "advertencia" en Portugal. Las relaciones dañadas con EEUU suelen implicar sanciones y aranceles. Y la rivalidad tecnológica entre Estados Unidos y China nos está haciendo asistir a nuevos e inquietantes capítulos.

Seguir leyendo »

"He leído y acepto las condiciones de Google…", y no dicen nada de eludir impuestos

La "tasa Google", esa que ha aprobado el Gobierno para que los gigantes digitales paguen un mínimo de impuestos en nuestro país, no va a servir de nada. De nada-nada. Un brindis al sol. Papel mojado. Olvídenlo, ni caso.

No servirá, por estos cinco-argumentos-cinco, todos incuestionables:

1) Solo se conseguirá cuando lo hagan todos los países, mediante acuerdo internacional.

Seguir leyendo »

Debates a muerte dentro de un feminismo muy vivo

21 Comentarios

Manifestación feminista en Santiago

Leo un artículo de la periodista feminista Sonia Tessa en la sección de 'Las 12' del prestigioso diario argentino Página 12. El texto está escrito hace poco menos de una semana y se titula: "El debate dentro del feminismo: sin reparar en privilegios". Por un momento dudo si está hablando de España, pero no. Habla de lo que está sucediendo a más de 10.000 km de nuestro país, en Argentina. Sin embargo, las similitudes, los conflictos y los argumentarios son prácticamente calcados. Llamativo... o no tanto.

Cuestionamientos, insultos y acusaciones que van mucho más allá del intercambio de pareceres. "Proxenetas" parece que es el calificativo más frecuente que reciben las mujeres del movimiento feminista argentino que representan a las organizaciones de mujeres que no se posicionan a favor del abolicionismo de la prostitución y hablan de trabajo sexual. "La violencia de los intercambios –si se les puede decir así- entre las feministas abolicionistas y las que están por el reconocimiento del trabajo sexual inundaron las redes sociales durante la última semana. Y saltaron a medios de comunicación ávidos de decir: ¿Vieron? Estas son todas locas", cuenta Sonia Tessa en su artículo para preguntarse: "¿Es esa la forma de tratar a compañeras que, más allá y más acá de las diferencias, son parte del mismo movimiento popular que venimos construyendo como el más pujante de la Argentina?". Buena pregunta.

El feminismo anda embarrado en la disputa de dar sentido a sus luchas. Y esto es algo que traspasa fronteras. No solo sucede en España o en Argentina. El feminismo está en movimiento, es movimiento, está muy vivo y por eso sus debates ahora son tan intensos. A los ultraconservadores que lo tachan de ideología de género les gustaría ver muerto a este movimiento feminista que ha llegado tan lejos. Quién sabe si uno de sus objetivos al inocular en la sociedad sus modos y lógicas de odio es que este y otros movimientos sociales terminen saltando por los aires. Seguro que acudirían de negro y altivos al minuto de silencio, alzarían triunfales su pancarta y harían las correspondientes declaraciones: "¿Vieron? Todas las violencias son iguales. Ellas también se matan, incluso entre ellas. Son feminazis violentas".

Seguir leyendo »