eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

C'est facile, Rivera es de derechas

32 Comentarios

Al tercer día Manuel Valls resucitó. El exprimer ministro francés había guardado silencio desde que, tras facilitar que Ada Colau fuese reelegida alcaldesa de Barcelona, Ciudadanos le aplicó la política de excomunión y renegó de él. Tres días callado y cuando ha hablado se ha quedado descansado, aunque como en todos los divorcios cada parte tiene su razón y sus razones.

Esta es la historia de un matrimonio de conveniencia: Valls necesitaba un partido y Ciudadanos vio en él al candidato que no tenía para Barcelona. Al final, tras meses de tensiones y una vez constatado el fracaso electoral, ya no se necesitan. Valls vino para ser alcalde, ungido por apellidos ilustres y firmas influyentes, y se ha quedado con dos concejales (los mismos que el PP). Ciudadanos obtuvo cinco la pasada legislatura y ahora tendrá uno menos. Como operación política no pasaría a la historia si no fuese porque la sorprendente jugada de Valls para cerrar el paso al independentismo en el consistorio barcelonés le ha otorgado el protagonismo que las urnas le negaron.

Valls argumenta que no reconoce a Ciudadanos y que este partido no es cómo él creía. Puede ser, aunque existe la duda razonable de que a lo mejor preguntó poco. O que no tenía otra alternativa puesto que ni el PSC ni el PP quisieron complacerle en su propósito de erigirse en el único candidato constitucionalista a la alcaldía de Barcelona.

Seguir leyendo »

¡Nombrad, nombrad, malditos!

26 Comentarios

Sede del Consejo General del Poder Judicial de Madrid

"Puede que no reconozca a un ganador al verlo pero, desde luego, me doy cuenta de quién va a perder"

'Danzad, danzad, malditos' de Sidney Pollack

El caducado Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) está en pleno maratón de nombramientos de altos cargos judiciales. Está en funciones pero, sin embargo, ha realizado ya la designación de 13 de estos puestos y tiene previstos realizar alrededor de 25 antes de irse a descansar en agosto. En este listado de puestos a cubrir, o a copar, se encuentra la presidencia de la Audiencia Nacional y cuatro plazas del Tribunal Supremo. Llevan prisa, mucha prisa, para ser un órgano que hace medio año que cumplió su mandato y que estuvo a punto de ser renovado si alguien no hubiera filtrado el mensaje de Cosidó, el de la puerta de atrás. Eso si no es que se filtró por algún listo que pensó que aún les iba a ir mejor manteniendo a un CGPJ de mayoría conservadora prorrogado por tiempo aún indefinido.

Seguir leyendo »

No pasa nada: están negociando

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias antes de su reunión para abordar la investidura.

Para algunos, particularmente los periodistas que tienen que contar algo todos los días, es desesperante que pasen los días sin que haya noticias que indiquen por dónde van a ir los tiros en el panorama político. Pero es lo que hay. Una situación tan compleja como la que genera el multipartidismo exige tiempo y muchas idas y vueltas hasta llegar a soluciones. Miles de cuadros políticos están trabajando en ello. Hay que tener paciencia y fijarse en un dato básico: en las últimas semanas no ha ocurrido nada que se desvíe significativamente de la senda que marcaron los resultados del 28 de abril y del 26 de mayo.

Salvo las sorpresas de Burgos y de Huesca y el revolcón de Imbroda en Melilla, el signo político de los ayuntamientos ha sido sustancialmente el marcado por los resultados. Los saltos a derecha e izquierda de Ciudadanos también estaban en el guion (otra cosa es la imagen que está dando ese partido). La mayor irregularidad, y no es pequeña, es el guirigay de Madrid. Que todo indica que tiene su origen en las dudas que a última hora han podido asaltar al partido de Albert Rivera sobre los riesgos que supone entregarse de pies y manos al PP y a Vox. Y seguramente también a que el nuevo alcalde, Martínez-Almeida, y su equipo no son un prodigio manejando los hilos de la política.

Dejando al margen lo que pueda ocurrir en Madrid, en donde las cosas solo pueden arreglarse si alguien se desdice, ahora es el momento de la formación de los gobiernos autonómicos. Casi todo es previsible, salvo en Navarra y en Canarias y quién sabe si también en Aragón, en donde los socialistas podrían hacerse con las presidencias. Todo normal, por tanto, también en este capítulo.

Seguir leyendo »

Que les den

Manifestación del Orgullo 2018

El ultraderechista Iván Espinosa de los Monteros soltó el otro día, refiriéndose al Orgullo LGTBI: "Habrá que ver si seguimos permitiendo que lo organicen". Nadie en su sano juicio osaría hoy en día decir algo semejante, cuestionar una cita que es cultura madrileña y referencia mundial, salvo que esté emponzoñado de ideología fascista. Cuestionar la celebración del Orgullo en Madrid es de una torpeza política que solo puede deberse a algo mucho peor que la cortedad: la homofobia, la transfobia, el odio a las personas diversas. Ese hombre tan orgullosamente heterosexual profirió una soberana idiotez. De hecho, ha tenido que salir Begoña Villacís a aclarar que una de las cosas que han "pactado" Ciudadanos, PP y Vox es que el Orgullo se queda en el centro de Madrid.

Vamos a ver, para que quede claro cómo son algunas cosas: el Orgullo LGTBI se queda en el centro de Madrid no porque Ciudadanos, el PP y Vox hayan pactado nada, sino porque el Orgullo es Madrid, el Orgullo es de Madrid, pacten lo que pacten los ultras, y en el centro de Madrid lo íbamos a dejar nosotras, nosotros y nosotres. Supongo que se entiende. De hecho, el Orgullo es tan Madrid que hasta hay dos Orgullos: el oficial y el crítico. Por si no lo saben Espinosa, Ortega y Monasterio. Y ambos son intocables. Y, este año más que nunca o por fin, ambos confluyen en un punto del mapa y el imaginario social: el crítico tiene ya el carácter oficial que le otorga su carta de naturaleza ciudadana y el oficial ha de ser más crítico que nunca.

Porque, aunque ni Ciudadanos ni PP ni Vox tienen, frente a una ciudadanía masiva, capacidad legítima de pactar nada al respecto (y solo podrían tratar de someterla por una fuerza, represora pero ridícula, a la que se opondría la fuerza incontenible de una respuesta igualmente masiva: somos millones en las calles, Espinosa), lo cierto es que la sola formulación de ideas y posibilidades contrarias a la celebración, reivindicación y defensa de los derechos LGTBI, el hecho mismo de andar presuntamente pactándolas, es razón más que suficiente para que el de 2019 sea, en Recoletos y Chueca o en Lavapiés, un Orgullo político y militante. Si el Orgullo nunca debió dejar de ser crítico, ahora ha de serlo más que nunca. El de MADO también. Por eso la FELGTB tomó la única decisión posible sobre la manifestación oficial: que ninguno de esos partidos tuviera representación en la pancarta de cabecera y que Ciudadanos no tuviera carroza. Lo contrario sería humillación.

Seguir leyendo »

Hijas mías, antes todo esto era campo y trabajo asalariado

Mis hijas son muy de escuchar batallitas, nostalgias y lamentos viejunos. Por ejemplo, les encanta que el abuelo les cuente su vida laboral, cuando trabajaba en una empresa pública (ahí ya abren la boca de asombro, ¡empresa pública!), y no solo tenía un buen sueldo con sus extras y vacaciones pagadas (otro gritito de incredulidad, ¡vacaciones pagadas!), sino hasta beneficios sociales para las familias.

Otras veces soy yo el que me las llevo de paseo para contarles cómo ha cambiado todo. Unos días vamos a la periferia para soltarles lo de "hijas, antes todo esto era campo". Otras veces paseamos por un polígono industrial o un centro comercial, nos paramos delante de ciertas empresas, o nos sentamos a ver pasar repartidores, y ahí son ellas las que se adelantan y, burlonas, imitan mi voz: "hijas, antes todo esto era trabajo asalariado".

Según pasan los años, vamos incluyendo en la panorámica más sectores y empresas: todas esas que ya han descubierto que el auténtico modelo productivo de futuro no es el I+D, ni el conocimiento o el medio ambiente, sino la extracción rápida de plusvalía a los trabajadores mediante un fulminante truco de magia empresarial: chas, chas, ahora eres asalariado; chas, chas, ahora eres autónomo. En muchos casos sigues trabajando para la empresa, haciendo lo mismo que si estuvieras asalariado (bueno, haciendo más), pero pagándote tú las cotizaciones y ahorrándose la empresa indemnizaciones, vacaciones y demás incordios.

Seguir leyendo »

Los ofendiditos estaban en Vox

33 Comentarios

Captura Campofrio Ofendiditos.jpg

Vaya por Dios. Tanta risa y tanta chanza que se traía la alegre muchachada de la derecha extrema con los ofendiditos y resulta que los ofendiditos más ofendiditos estaban en Vox. No habían pasado ni dos días desde la investidura de Almeida en Madrid y ya están en pleno dramón de Zorrilla, retándose a suspensión de reuniones, clamando por el valor de la palabra dada y reclamando satisfacción para el honor mancillado.

Tanto tirar de etiqueta para ridiculizar a cualquiera que tuviera el mal gusto de criticar un comentario o una actitud machista, fascista, racista o simplemente gilipollas, alegando que su derecho a decir estupideces no termina donde se acaba nuestra obligación de tener que aguantarlas y ahora resulta que los ofendiditos son ellos. Si no sabes aguantar una broma, lo mejor es que te vayas de este pueblo y de esta democracia, decían seguros y desafiante. Pero ahora se hacen los dignos porque les llaman fachas y ultras y nadie quiere sentarse a su lado en las fotos; ellos, que venían para perder el miedo a que les llamaran esas cosas, llorando ahora porque los demás niños no quieren jugar con ellos, al menos delante de toda la clase.

Tanto reclamar liberarse de las cadenas asfixiantes impuestas por la corrección política para poder llamarnos a los demás lo que les diera la gana y ahora se quejan porque no se les trata con la deferencia y respeto que merecen todos los representantes legítimamente elegidos. Demandan que ahora les ampare la misma corrección política que según ellos mismos, tanto daño ha hecho a tantos colectivos y minorías, condenados ahora al infierno del lenguaje inclusivo, expulsados de aquella arcadia feliz donde todos contábamos inocentes chistes sobre maricas, gangosos o gallegos, pero lo hacíamos con nobleza, sin maldad, desde el cariño y el respeto; no desde esta fría asepsia que está matando al Castellano, a pesar de los heroicos esfuerzos de Arturo Pérez Reverte para defenderlo de los ataques constantes de tanto progre acomplejado y tanta feminazi.

Seguir leyendo »

Crisis constitucional

31 Comentarios

Abrazo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras la moción de censura contra Mariano Rajoy.

Son ya tres las elecciones consecutivas en las que la síntesis política que la sociedad española hace de sí misma a través de los partidos políticos de su elección no garantiza la gobernabilidad del país

Las elecciones son representativas de la realidad del país. Pero sus resultados no permiten formar mayorías en positivo. No permiten dar cobertura a una acción de gobierno propiamente dicha

En 1996 José María Aznar fue investido presidente del Gobierno a partir de una mayoría relativa de 156 escaños. Necesitó los escaños de CiU (16) y del PNV (5) para obtener la mayoría absoluta. Ha sido la mayoría relativa más reducida que ha posibilitado la formación de un Gobierno con base en una investidura “de verdad”. Cuando la mayoría relativa ha estado por encima de esos 156 escaños, que es lo que ha ocurrido en todas las legislaturas constitucionales desde la primera de 1979 hasta la undécima de 2011, la formación de gobierno no ha planteado problemas dignos de mención. Cuando la mayoría relativa ha bajado de ese umbral, la formación de gobierno o no ha sido posible o ha sido resultado de una “falsa investidura”.

Seguir leyendo »

Terroristas fantasma

28 Comentarios

Fachada de la sede de la Audiencia Nacional. (EFE)

Recuerdo en los periódicos una fotografía de militantes de organizaciones antifranquistas calificados como "terroristas". Las "informaciones", además, aportaban datos sobre explosivos, artefactos y preparación de atentados. Nada era cierto. Aquellas personas habían sido detenidas, torturadas y, sin derechos ni defensa legal alguna, sometidas a parodias de juicios por fiscales y jueces franquistas. Y todo por su militancia en organizaciones que cuestionaban el Estado fundado por los militares, pero la difamación y las mentiras en la prensa eran necesarias para destruir su legítima posición política.

La prensa reproducía la "información" que le pasaba la policía política (toda lo era); es decir, el Gobernador Civil; es decir, el Ministerio; es decir, el Gobierno; es decir, la Jefatura del Estado. Franco y sus generales.

Uno de los rasgos de un sistema político totalitario es que la prensa sea uno de los brazos del Estado y no un instrumento independiente que garantice a la ciudadanía el disfrute de la libertad de expresión y opinión (naturalmente, que los fiscales y jueces no sean franquistas biológica, caracterológica e ideológicamente tendría que ser otro requisito, pero eso ya es harina de otro costal).

Seguir leyendo »

Madrid 2023

En 2023 Madrid es una boyante capital europea gracias a los esfuerzos de Martínez-Almeida y su equipo.

En mayo de ese año concluye el soterramiento de la Gran Vía. El proyecto es encargado a un primo del alcalde, de profesión florista, lo que deviene en una serie de contratiempos durante el desarrollo de la obra. El más sonado es un error a la hora de sujetar el plano, provocando que no se soterre la Gran Vía sino Tetuán. Para cuando alguien se percata del desliz, miles de inmigrantes han fallecido atropellados por las excavadoras. Afortunadamente, el mismo primo se encarga de las coronas funerarias, unificando facturas y evitando así que el ayuntamiento tenga que pedir tres ofertas.

En los cuatro años de mandato popular, la cultura bulle en la ciudad. El desfile del Orgullo LGTBI es trasladado a Las Ventas. Para favorecer lo que el ayuntamiento llama "sinergias culturales", el desfile se programa a la misma hora que una corrida. El evento se salda con la cogida de 12.000 personas y la muerte del toro, aplastado bajo la carroza de Podemos. Este desgraciado accidente da lugar a una airada polémica que lleva al consistorio a declarar Madrid "zona libre de carrozas".

Seguir leyendo »

Salvar los muebles de la Moncloa

44 Comentarios

Las tres derechas en la foto de Colón

Le llamaban "Pacto de perdedores", querían dar una prima contra natura a la lista más votada para desactivarlos, y han logrado convertir en éxito unos resultados parcos en las urnas. El PP, cosechando el peor balance electoral de su historia, se ha hecho con un enorme poder municipal, excepto en la periferia. Y Pablo Casado, su increíble líder, ha salido del coma para respirar hondo y pisar fuerte con un futuro por delante que no tenía. Una pura carambola cuyo único mérito ha sido aguantar firme el pulso de los pactos, frente a sus correligionarios de Vox que tienen clara su meta, y la impericia y torpe ambición de Albert Rivera incapaz de recoger otra cosa que descrédito en la operación. Sin olvidar a un centro izquierda, con errores y algunos signos de no pisar el suelo, que ha visto volar plazas seguras. Si no toma las riendas con firmeza, podría peligrar también la Moncloa.

La política española registra profundas muestras de degradación. Ahí están repartiéndose las cuotas de poder, con avidez glotona en algunos casos. Lo de menos son los destinatarios de sus empeños, la sociedad. Vemos mociones de censura que no reprueban acciones de gobierno del recién llegado sino desalojar de la silla al contrario. Mayorías absolutas, a falta de un voto, como la Melilla del PP, que se va a Ciudadanos con mucho menos porcentaje. Municipios a los que aplican una especie de custodia compartida para distribuir el mandato en tramos de dos años, como Albacete o Ciudad Real, Granada, o Cartagena que ya venía de atrás con la experiencia. Lo que importa es atesorar en beneficio propio los votos. Y ya como remate y ejemplo, a Manuel Valls, el ex presidente del gobierno francés, convertido en el más eficaz ultranacionalista español y  represaliado a causa de ello por Ciudadanos en otra cabriola ininteligible. Una más.

Una más en efecto. Almudena Grandes cuenta en El País que "Villacís, la oscura vicealcaldesa de Almeida, podría haber sido alcaldesa de Madrid. Más Madrid y el PSOE le ofrecieron sus votos para que el PP no trajera a Vox de la mano a las instituciones madrileñas". Y ni se lo planteó siquiera. Prefiere pactar con Vox. Villacís ha demostrado ser tan ultraderechista como la que más. Ya nadie puede ser tan ingenuo como para dudar que esa es la ideología dominante en el partido naranja. Arrimadas, la portavoz en Madrid, asegura, sin pestañear: "Dijimos que no nos sentaríamos a negociar con Vox, pero a hablar sí". Igual fue de pie. 

Seguir leyendo »