eldiario.es

9

ERC navega entre dos aguas

22 Comentarios

Reunión entre ERC y PSOE, la semana pasada, en el Congreso.

La vida está condenada a navegar entre dos aguas. Ningún camino está exento de riesgos. Todo es cuestión de elegir. Fijar prioridades, escoger una senda y dejar el resto inexploradas. Cuando se elige, se apuesta. Y al hacerlo se asume, para bien o para mal, las consecuencias. Lo que no es posible es parar el tiempo y quedarse en un punto muerto por el que mirar el retrovisor de lo ya hecho. Eso solo pasa en las películas y entre aquellos que se recrean en la nostalgia de un pasado que no volverá. Todo cambia. También la política. Los contextos y los marcos no son inalterables. 

Pedro Sánchez ya ha elegido y ahora les toca a los republicanos. El presidente en funciones tenía cuando menos tres opciones tras el 9-N. Una, sucumbir a las presiones económicas y mediáticas, y explorar un acuerdo con PP y Ciudadanos. Dos, que se repitieran por tercera vez las elecciones. Y tres, un acuerdo de coalición con Unidas Podemos y el apoyo de nacionalistas, independentistas y regionalistas. Hay  quien cree que había un cuarto que pasaba por presentarse en el Congreso de los Diputados, pedir la abstención global de toda la Cámara para gobernar con 120 escaños y que cada cual se retratara.

Ha elegido la tercera, no exenta de dificultades, incluida la de negarse a sí mismo y la que fue su posición política en campaña electoral ante el independentismo y la posibilidad de que el Gobierno de España dependiera de sus votos. Su decisión le ha valido tantas críticas internas como externas, además de no pocos editoriales contrarios. Ha reconocido explícitamente que en Cataluña hay un "conflicto  político"; ha dicho que está dispuesto a activar una solución política –que es tanto como dar por superada la vía judicial, más allá de los procedimientos ya abiertos– ; ha aceptado que su equipo negociador  viaje a Barcelona para una tercera reunión como gesto hacia sus interlocutores y ha dado el visto bueno a una mesa de diálogo entre Gobiernos que no sea la comisión bilateral que establece el Estatut en la que siempre enmarcó cualquier encuentro con la Generalitat. 

Seguir leyendo »

Negociaciones a fuego lento

Es más que posible que, mientras escribo estas líneas, las varias negociaciones abiertas por Sánchez para lograr su investidura estén muy avanzadas. Pero también es posible lo contrario, esto es, que la cosa vaya, no sé si para muy largo, pero sí para más largo de lo previsto y deseado por el PSOE. No lo sé, la verdad.

Claro que, después del supersónico acuerdo con UP, todo podría ser. Aunque, como dije hace pocas semanas, dicho acuerdo lo fue entre Sánchez e Iglesias, luego ratificado por las bases de ambos grupos –permítanme que me ahorre la opinión sobre estas consultas postacuerdo desde la perspectiva de la democracia interna–, pero, en todo caso, con escaso contenido real todavía, lo que también se estaría negociando ahora, o eso es de esperar.

O sea, que tenemos negociaciones a varias bandas: la primera, la de armar el acuerdo de base entre quienes serían socios de Gobierno, que tampoco ha de ser fácil; las siguientes, las de lograr los apoyos precisos para la investidura, que no están siendo menos complicadas. Ni podía pretenderse lo contrario.

Seguir leyendo »

Las terceras elecciones

53 Comentarios

"Unas terceras elecciones es malo, pero un gobierno condicionado por ERC es peor" (Mariano Rajoy a La Voz de Galicia, 8/12/19). Una cosa es que José María Aznar deambule por España, con cara de Torquemada estreñido, anunciando el fin del mundo si sale adelante el Gobierno rojosatánico. Otra cosa bien diferente parece que un señor serio y moderado como Mariano Rajoy empiece a valorar, en serio, que saldría mejor volver a votar por tercera vez a tener un gobierno que no sea de los suyos.

Que Aznar esté en contra de algo, resulta normal. Incluso se ha convertido en una suerte de guía para saber dónde colocarse. Si a Aznar no le gusta o le cabrea algo, es que algo bueno tendrá; lo sabemos todos, a derecha y a izquierda. Pero cuando alguien tan representativo del votante medio conservador como Rajoy empieza a pensar de modo similar, es que algo más profundo y relevante se está moviendo.
De entrada, esta preferencia por terceros comicios que empieza a anidar en la derecha de orden, pese a los riesgos que implican para la sostenibilidad del sistema, demuestra otra vez que, en España, quienes más hablan y apelan al sentido de Estado acostumbran a ser quienes menos lo practican porque creen que, efectivamente, el Estado solo son ellos. Una valiosa lección que no deberían desaprovechar esas almas cándidas de la izquierda española, que siempre apelan y confían en una virtud que se le presume a la derecha española, pero jamás ha demostrado cuando se le ha requerido.

Todos los actores que negocian el apoyo a la investidura de Pedro Sánchez y al hipotético gobierno de coalición parecen operar sobre la certeza de que les está permitido llevar al límite tiempos y contenidos, dado que nunca podría haber terceras elecciones, pues únicamente le interesan a Vox y el resto de la derecha haría algo para evitarlas. La emergente hipótesis de la tercera ronda indica que eso ha cambiado.

Seguir leyendo »

Pablo, Iván e Inés

32 Comentarios

Iván Espinosa de los Monteros, Pablo Iglesias e Inés Arrimadas, entre otros asistentes al acto de aniversario de la Constitución el pasado viernes.

Ya han pasado unos días del polémico encuentro que protagonizaron en el Congreso de los Diputados Pablo Iglesias, Iván Espinosa de los Monteros e Inés Arrimadas. Se ha dicho de todo y desde todos lados. Si tuviéramos que resumir las posiciones más repetidas podríamos encontrar varios grupos de opinión bien definidos. En primer lugar, desde los sectores más puristas de la izquierda, se ha criticado con dureza la actitud amable y participativa del líder de Unidas Podemos con el portavoz de la ultraderecha. Se acusa a Iglesias de caer en una flagrante contradicción al compartir entre risas una distendida conversación con un enemigo político de primer orden, con el que supuestamente no cabría otro comportamiento que el del abierto enfrentamiento, en especial en público.

Curiosamente, también se han escuchado voces procedentes de la derecha más exigente que consideran un auténtico dislate que Espinosa de los Monteros se permitiera tan amistoso trato con quien para ellos representa una de las mayores amenazas para la España que enarbolan. Se suponía que Vox era lo opuesto a esa derechita cobarde que a menudo era condescendiente con la izquierda en nuestro país.

Hace apenas unas semanas, dedicamos esta columna a comentar Cómo relacionarte con un fanático. En aquella ocasión, se trataba de plantear cuál ha sido la experiencia vivida en otros países respecto a cómo debe afrontarse la relación con aquellas personas que promueven el enfrentamiento, se apoyan en el descrédito de quienes no piensan como ellos y defienden la exclusión de los que consideran fuera de su orden establecido. La opinión extendida entre quienes han conocido esta experiencia es que nada favorece más a los fanáticos que el enfrentamiento abierto y notorio. La batalla pública justifica su existencia al dar a entender que vivimos tiempos de convulsión y polarización en los que no hay espacio para los templados. Hay que elegir bando. O estás con nosotros, los buenos, o formas parte de la otra España, la de los que desean destruirla. Así de simple.

Seguir leyendo »

La herencia de una niña con capotita y peluche

Dibujo de una niña víctima de la violencia de género

Era pronto por la mañana y, en día festivo, no había gente en la calle, apenas mi perro y yo. Los gritos sonaron aún más broncos en ese silencio, aunque no acerté a entender lo que decían. Entonces él dobló la esquina. Muy pijo, barba, barbour, un estilo parecido al de Espinosa de los Monteros. Avanzaba muy rápido y, al pasar junto a mí, pude entender lo que iba mascullando: "Está loca, está loca".

Deduje que era él quien había gritado unos segundos antes y me paré. Ella dobló la esquina poco después, aunque él ya se había alejado calle arriba. Era rubia, espigada, podría haber sido Cayetana Álvarez de Toledo, vestida en tonos beige, con uno de esos chalecos de piel ajena que evocan cautiverio y sangre animal. Llevaba en brazos un bebé, pegado al pecho con una mantita de lana fina que parecía muy esponjosa. De la mano, una niña muy pequeña, que apenas le llegaba por encima de la rodilla, una niña como sacada de uno de esos marcos de plata donde posa para siempre la gente clásica y bien.

Se abrigaba con una de esas capotitas que se atan con una cinta al cuello, abriguito de lana corto, no más grande que su talla, leotardos de canalé, merceditas de terciopelo, todo en colores claritos, todo impoluto, todo propio de ese eterno domingo en el que viven algunos apellidos, algunas clases. Apretaba en la mano un peluche pequeño. No pude apreciar a qué animal representaba pero sí pude sentir que aquel trozo de tela mullida era lo más seguro a lo que podía aferrarse en aquel momento.

Seguir leyendo »

Breve manual de sobremesa contra el cuñadismo climático

21 Comentarios

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

La crisis climática se ha convertido en uno de los temas estrella de las comidas navideñas de trabajo. Y lo será también en las próximas celebraciones de Navidad: el momento del año en el que el cuñadismo luce músculo. 

Por eso he creído oportuno poner a disposición del lector un breviario de cuatro puntos, cuatro nociones básicas respecto a la crisis climática para tomar la palabra en defensa de la ciencia y promover el conocimiento.   

El CO2 no es el enemigo a batir. Al contrario, es un gas que juega un papel esencial en el sistema climático de nuestro planeta ya que junto a otros como el metano, el oxido nitroso o el vapor de agua dan lugar al efecto invernadero que nos protege. Por eso a todos ellos los conocemos como gases con efecto invernadero (GEI). Gracias a dicho efecto la temperatura media del planeta ronda los quince grados, lo que brinda las condiciones óptimas para la vida y hace mucho más confortable nuestra existencia.

Seguir leyendo »

Perlas informativas del mes de noviembre

2 de noviembre, en los informativos de Telecinco le ponen el micrófono a una tipa que va paseando por la playa en Asturias y dice que mañana habrá vientos de 200 kilómetros por hora, y se quedan todos tan tranquilos. Ese tipo de viento es el que corresponde a un huracán de grado 3, considerado severo. Nada que ver con las predicciones en esas fechas ni en Asturias ni en ningún lugar de España.

Ojo, que las "importantes empresas españolas" son dos, y una es del grupo empresarial del periódico (El País, 4 de noviembre). Muy demoledor no ha resultado el virus de los rusos.

Captura de El País

Captura de El País .

Seguir leyendo »

¿Por qué dudo que lo de Vox sea libertad de expresión?

Varios chicos que viven en el centro, caminando por una calle de Hortaleza. / S.P

Lo de Vox no sé si se puede calificar como libertad de expresión. Lo suyo no son exactamente opiniones, lo suyo es la apología de una ideología que señala, sin miramientos, a sus enemigos. Los coloca en el punto de mira diciendo que destruyen la familia, asesinan bebés, manipulan y corrompen niños, violan mujeres, provocan inseguridad, persiguen a los hombres por el hecho de serlo, atacan a las fuerzas de seguridad, quitan el trabajo a los españoles... y, por supuesto, rompen España. Sus enemigos coinciden con los que tiene la extrema derecha: inmigrantes, personas no normativas sexualmente, las racializadas y de otras culturas y religiones, las mujeres rebeldes y libres, las organizaciones que defienden los derechos humanos, los que defienden el Clima, la prensa no afín, los 'objetores' de la familia convencional, aquellos que no lo dan todo por la patria, los rojos, los progres... En definitiva, todos aquellos que tenga, a ojos de Vox, un gen de peligrosidad social.

Estas premisas, y muchas otras, les sirven para argumentar un modelo de comunicación, de convivencia, de política y de sociedad donde las mentiras, la mala educación, el desprecio, la humillación, el insulto y la violencia directa se justifican si van dirigidas contra alguno de esos enemigos. Ellos no lo llaman machismo, ni racismo, ni homofobia, ni transfobia, ni tampoco xenofobia, para ellos se trata de 'enemigos' y antes que personas con derechos son la amenaza a combatir. Sobre esto, precisamente, el nazismo ya teorizó para denominarlo con un eufemismo: 'extraños a la comunidad'.

Ese tipo de retórica usa la posición de poder para justificar la violencia si va dirigida a ese enemigo que, supuestamente, amenaza a la comunidad. Esta ideología (totalitaria) pone en peligro a las personas señaladas por lo que son, dicen, defienden o representan. Es una lástima que la no-memoria nos haga desconocer que este tipo de ideología no es nueva en nuestro país. No fue hasta 1995 cuando se derogó la franquista Ley de Peligrosidad Social, esa que perseguía, castigaba y controlaba a quienes la dictadura calificó como seres antisociales y peligrosos moral y socialmente. Su delito era existir y al hacerlo, interpelaban, contrariaban o cuestionaban la moral del nacionalcatolicismo.

Seguir leyendo »

Otegi es mejor que Abascal

83 Comentarios

Jesús Eguiguren y Arnaldo Otegi, premiados en Gernika.

Sí, Arnaldo Otegi es mejor y más respetable que Santiago Abascal. Lo asevero para que no haya lugar a dudas y solo continúe leyendo quien tenga interés en comprender las razones, además de evitar al lector la incertidumbre de pensar durante todo el texto que este titular sea un clickbait que busque la ambigüedad para decir lo contrario y atraer lecturas incautas. Arnaldo Otegi es mejor que Santiago Abascal y Bildu, un partido mucho más decente desde el punto de vista moral que el de los posfascistas de Vox.

La derecha está muy preocupada ante la toxicidad de sus alianzas con Vox. El lanzamiento de la granada al centro de menores no acompañados en Hortaleza empieza a ubicar a los posfascistas en una posición delicada por su mensaje de odio y xenofobia. La lógica unión entre su discurso y los hechos acontecidos empieza a ser un problema que roza lo penal más que lo político y es necesario encontrar una vía de escape para hacer más tolerables las alianzas con ellos en Madrid, Andalucía o Murcia. Lanzar a la arena política los pactos con Bildu es una estrategia evasiva bastante socorrida que goza de la virtud de los medios de comunicación conservadores y sus correligionarios en los espacios de debate. Hablar de Bildu como socio del PSOE o de la izquierda nacional en general. Lanzar a Otegi a la cara de la moral progresista.

Marta Etura consideraba en una entrevista en El Mundo que no es normal que un terrorista pueda tener cargo público. Quizás debería informarse antes de otorgar asesinatos a Arnaldo Otegi que no cometió. Es cierto que su presencia en política normal no es. España no es un país normal. Puede que no sea ni deseable, estaría de acuerdo con ella en que quien tiene delitos contra la integridad física de una persona, por motivaciones políticas o delitos de odio debería quedar inhabilitado para ejercer un cargo público en el futuro. Para siempre. Puedo suscribirlo. Y ampliar la propuesta. Lo que no me parece tan adecuado es circunscribir el problema a la actividad criminal ejercida por una parte sin considerar el hecho de que la actividad criminal nunca ha sido óbice para ejercer en este país responsabilidades públicas al más alto nivel por parte de su contraria. No hablamos solo de que el partido conservador por excelencia haya tenido plagadas sus filas de miembros de la dictadura sin que se haya considerado ilegítima su presencia en cargos públicos, de que Manuel Fraga haya sido el máximo dirigente del PP tras ser responsable de cargos públicos durante la dictadura ocupados de la represión de otras ideologías y sus miembros. Se asumía entonces que la democracia y la representación pública estaban precisamente para olvidar actitudes pasadas. Por eso se toleró ver en cargos de representación a quien antes mandaba apalear, torturar o matar.

Seguir leyendo »

Greta es solo un dedo

"He visto la gran marcha del hambre (...) Un cielo caliente, una tierra caliente, un sol caliente (...) El Gran Cataclismo perduró medio siglo y la población mundial cayó de 8.300 millones a 3.500 ¡Piénselo!"

Cixin Liu. El bosque oscuro

Greta no es importante. Greta es solo un dedo y si se ocupan de machacarlo es por si a muchos se les ocurre levantar la vista y mirar en la dirección que apunta.

Seguir leyendo »