eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

La liga del debate

Algunos de los debates electorales celebrados en la televisión

"Tan importante como los propios debates, puede ser la cobertura que los distintos medios hagan sobre ellos"

Javier Garcia. "La cobertura mediática de los debates electorales en España"

Lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible. La situación insostenible que alcanzó el pulso de los debates –Sánchez solo en TVE y sus oponentes a tres en Atresmedia– sólo admitía una solución raruna e insólita como era duplicar el debate a cuatro en dos días diferentes. Aceptarlo desde el inicio hubiera ahorrado algunos bochornos. Conviene mantener la cabeza fría y el espíritu crítico de guardia porque lo de alinearse borreguilmente con los dictados de los gurús de los partidos, aunque sean los del tuyo, puede dejarte con el culo al aire. Esto le pasó a muchos en el interregno en el que el PSOE decidió que sus normas y sus tácticas iban a ser aceptados por todos: grupos mediáticos, periodistas, contrincantes y votantes. No es ejercicio sano restregar a nadie, pero sí insistir en que la defensa cerrada y acrítica de cosas indefendibles suele acabar en chasco.

Seguir leyendo »

Manoseando el feminismo

Manifestación feminista en Galicia

La palabra feminismo corre una suerte muy desigual en los programas electorales de los principales partidos que se presentan a las elecciones el 28A. Aparece con frecuencia en los de los partidos de izquierda, 16 veces en el de Unidas Podemos y 37 en el del PSOE. Mientras que su presencia es testimonial en los de derechas. PP y Cs ni lo mencionan y Vox, que lo menciona una sola vez, lo hace para atacarlo.

Que las tres derechas no incluyan la palabra feminismo en sus programas, a excepción de la mención de Vox para proponer una "supresión de organismos feministas radicales subvencionados", no implica que el feminismo no esté presente en sus estrategias electorales. En realidad, está muy presente, aunque encubierto bajo formulaciones que suponen un auténtico fake sobre lo que representa el feminismo y el movimiento feminista. A falta de argumentos consistentes, la derecha española recurre a la caricatura, al viejo recurso de presentar lo que se quiere criticar como lo que no es, a costa en muchas ocasiones de decir sobre el feminismo auténticas barbaridades que ninguna persona sensata defiende. Como en otros campos, la derecha recurre a mentiras y fakes para referirse al feminismo, como las siguientes.

- El feminismo que defienden las izquierdas es un feminismo radical que no consigue la igualdad sino solo enfrentar a mujeres contra hombres, victimizando a las primeras y criminalizando a los segundos.

Seguir leyendo »

Un remedio peor que la enfermedad

23 Comentarios

Inés Arrimadas

Ciudadanos está tomando la mala costumbre dirigirse a sus adversarios políticos, singularmente a los nacionalistas, con amenazas. Hace unos días fue Albert Rivera el que les recomendó que contraten buenos abogados, pues ellos no los van a indultar cuando lleguen al Gobierno. Ayer Inés Arrimadas desde Palma (Mallorca) le dijo que se les va a quedar helada la sonrisa en el rostro, cuando Ciudadanos establezca la barrera electoral en el 3% del cuerpo electoral del Estado.

El uso continuado de amenazas es un indicador de baja cultura democrática en general. Invocar la justicia penal como amenaza para los adversarios es propio de una cultura predemocrática, que debería haber quedado desterrada de nuestro sistema político. Tal vez sería conveniente que el Consejo General del Poder Judicial difundiera un comunicado solicitando que se deje a la Justicia penal fuera del debate electoral.

Pero hay amenazas que son todavía peores, porque afectan a la arquitectura constitucional diseñada en 1978 y sin la cual no es posible la convivencia en democracia. De esta naturaleza es la amenaza sobre la barrera del 3% nacional lanzada por Inés Arrimadas.

Seguir leyendo »

Fernando Savater

Fernando Savater

Si hay algo que define la expresión discursiva de la derecha, ese "algo" es su vacío; la ausencia total de pensamiento. Hablar mucho para decir nada.

Con esto no quiero decir que Fernando Savater sea de derechas, aunque a veces lo parezca, pues, en los últimos tiempos, su expresión discursiva se ha arrimado demasiado al vacío y a sus obscenos intereses. Sin ir más lejos, cada vez que tiene ocasión, señala que el principal problema de nuestro país es el nacionalismo y así nos lo quiere hacer creer el hombre, todo él cargado de razón, a una tajada de cochinillo del triple bypass cuando se pone a hacer propaganda electoral.

Hubo un tiempo en el que Savater fue el filósofo oficial del polanquismo y, con ello, su filosofía imperó en lo que respecta a la cultura dominante de la época. He de reconocer que yo leía a Savater desde que Savater simpatizaba con el anarquismo en sus piezas para 'Ruedo Ibérico'. Luego, con el tiempo, caí en la cuenta de que Savater era uno más de aquellos que escribían mucho para decir nada, un tipo que siempre estuvo más cerca de los postulados de la economía clásica que de la verdadera disidencia que postula el anarquismo. Suele pasar. En un país con ausencia de cultura de raíz política nos la pegan a la primera de cambio.

Seguir leyendo »

No ha sido el plástico, hemos sido nosotros

La culpa la tienen los chinos. Esta es la frase más repetida por el público que participa en mis charlas sobre la contaminación por plástico. Pero aunque sea cierto que media docena de ríos del sudeste asiático como el Amarillo, el Mekong o el Yangzé, están vertiendo más de la mitad del plástico que llega al mar, la culpa no es solo de ellos.

Que levante la mano quien no haya comprado nunca algo de plástico en un bazar asiático, pregunto entonces. Silencio en la sala. Ni una sola mano alzada. Luego, no: la culpa no es tan solo de los chinos.

Esa tendencia instantánea a señalar al otro no puede servirnos como excusa. Porque el verdadero culpable de la contaminación por plástico no es el plástico, sino nosotros: no es el material en sí, venga de donde venga, sino el mal uso que hacemos todos de él.

Seguir leyendo »

Más allá de los debates

Imagen de una de las manifestaciones por las pensiones.

La ausencia de debates de fondo sobre el futuro de nuestro país es una queja repetida en casi todas las elecciones, pero la vacuidad de esta campaña es especialmente sangrante.

La sociedad española está intentado salir a duras penas de diez años de una crisis económica muy profunda que ha dejado en la cuneta a miles de familias; la desigualdad se ha multiplicado y el ascensor social ha dejado de funcionar. Cientos de miles de personas tienen empleos precarios, mal pagados y sin derechos; trabajan pero no llegan a fin de mes. ¿Alguien ha escuchado un debate en profundidad sobre cómo cambiamos el modelo y garantizamos empleos dignos?

La mayoría de los jóvenes alarga los estudios todo lo que pueden financiar sus padres a la espera de encontrar un hueco en un mercado laboral bloqueado para ellos. Ni se independizan ni sueñan con formar una familia. ¿Han oído hablar de los jóvenes en esta campaña? ¿Y de ayudas reales a la maternidad y a la paternidad, al margen de la obsesión de algunos con el aborto?

Seguir leyendo »

¿Arde Dios?

Las llamas se extienden por la techumbre de la catedral de Notre-Dame de París minutos antes de que cayera la aguja

Arde Notre-Dame y hay quienes ven en la catedral una imagen onírica de Europa en llamas: la desintegración, los nacionalismos rampantes, el fascismo a pie de calle. Hasta hay quien recuerda a Heine y su lamento de que la modernidad no tenía hechos tan sólidos como una catedral, señalando al gótico con sus razones de piedra.

Arde Notre-Dame así como ardió París en el siglo pasado y en los tiempos de la revolución. Arde también la religión y Dios hace tiempo ya que solo es humo porque, como señalaba Bauman, la forja del individualismo actual implica también la creación de un Dios personal, un nuevo dios que, "se hace uno a medida, como de bricolaje" y da por muertos a los demás dioses.

Bauman creía en un dios, en un hecho social que no se puede negar por la sencilla razón que surge sin que haya sido convocado, dado que nace de la incertidumbre humana, y eso implica que existirá siempre o al menos hasta que se extinga la especie, ni un segundo antes. Y ese dios no es otra cosa que el nombre que se otorga a la experiencia de la insuficiencia humana. Al cubrir esta carencia, decía Bauman que "los dioses no deben nada a sus subordinados: en especial, no les deben explicación alguna acerca de sus acciones o inacciones divinas referida a una regla de las que estas sean aplicación. A los dioses se les escucha porque estamos obligados a escucharlos sin tener el derecho recíproco de que nos escuchen. Ser Dios significa tener un derecho inalienable e indivisible al monólogo". En este sentido, la política pugna por conquistar el espacio de la religión, ya que ambas compiten por un mismo público: todas las personas agobiadas por el peso de una incerteza que trasciende su capacidad individual o colectiva de comprensión y de acción para ponerle remedio. 

Seguir leyendo »

Un jarro de agua fría en la campaña

35 Comentarios

Llueve en esta desoladora España. Para aguar las vacaciones de muchos ciudadanos o desatar el llanto de los amantes de las procesiones que –remedando a Machado- todas las primaveras andan pidiendo paraguas para resguardar su tradición. O cierre de nubes que podría llegar por decreto de las derechas cerriles. Llueve también para quienes nunca escampa en sus días y en sus noches. Llueve y llueve en Semana Santa, con elecciones, para recordarnos, inmisericorde, el país en el que vivimos.

A una semana de la cita con las urnas, Pedro Sánchez decide darse un tiro en el pie. Es el candidato que se presenta a revalidar la presidencia. Todas las encuestas le son favorables. No por cómoda mayoría absoluta, sino con pactos tal como llegó al Gobierno a través de una oportuna e inaplazable moción de censura, pero inequívocamente favorito. E irrumpe el fiasco de los debates, como un juego de políticos y medios, empecinados en dar vueltas ante una sociedad atónita. El debate del debate monopoliza la actualidad. Y deja desolada, harta, a la ciudadanía responsable. Es un jarro de agua helada.  

España es el país en el que pasa lo que se anuncia de largo que va a pasar. En el que cada paso desde lejos hace saber a qué destino nos llevará. Cada cloaca, cada impunidad van trazando el camino. Cada error lo afianza, porque no es error sino consecuencia. Viene torcido. Desde hace tiempo llega impregnado de una banalidad ofensiva que desemboca en una involución aplastante, castradora.

Seguir leyendo »

A la izquierda le falta estrategia

Un lazo amarillo sobre una fachada en la Plaza de los Fueros de Rentería durante la intervención de Albert Rivera

Recuerdo que cuando Aznar gobernaba (públicamente) este país hizo una visita a la Universidad de Lleida y dio los buenos días a Lérida; así, en castellano. Una prima mía que estaba en aquel auditorio me contó el revuelo. ¿Se imaginan? Se consideró una falta de respeto que no llamara a la ciudad catalana con el nombre que había recuperado tras décadas de franquismo. Casi una provocación. De aquello hace más de veinte años y, desde entonces, aquel experimento incipiente se ha convertido en un modus operandi. Una estrategia. Sin duda, hoy la crispación es uno de los recursos más efectivos de la derecha. Y funciona. Claro que funciona. ¿Por qué, si no, iba a ir Albert Rivera a Errentería, Santiago Abascal atacaría a la prensa en Valladolid o Cayetana Álvarez de Toledo diría en TV3 que el medio público de televisión ha dado un golpe de estado? Los tres saben que las tres son certezas absurdas. Incluso creo que saben que son mezquinas. Pero funcionan. Por supuesto que funcionan. Lo saben porque lo han probado.

Su estrategia es mucho mejor que la de la izquierda. No de ahora, de siempre. Probablemente porque muchas políticas de derechas son más difíciles de legitimar y se sostienen en una jerarquía y una estructura que involucra y en la que intervienen muchos agentes sociales. De otro modo sería imposible, como se dice en catalán, "passar bou per bèstia grossa"; que literalmente significa 'pasar buey por bestia grande' y que hace, sin duda, referencia a esta capacidad (o incapacidad) de asumir que las cosas son así sólo porque lo dicen ellos, ellas.

No. No es absolutamente sincera esta necesidad de crispar, esta capacidad de accionar siempre lo que más nos molesta y ofendernos, esta insoportable habilidad para ser impunes. No lo es. Es una estrategia pensada, planeada y constantemente revisada. No oculta y decidida bajo focos en cuartos oscuros, sino abiertamente hablada y consensuada. Y esto la izquierda no lo hace. Los partidos de izquierda creen tener lo que se ha dado en llamar 'el poder de la razón' y eso hace que le parezca innecesario tener que defender algunas opiniones que parecen obvias. No. Tampoco lo son. Y aunque lo fueran, tienen que ser revisadas una y otra vez; pactadas, discutidas, compartidas, puestas en común.

Seguir leyendo »

Es Catalunya, estúpido

24 Comentarios

Una de las imágenes del juicio del procés.

El próximo 28 de abril están en juego el futuro de las pensiones y de los impuestos, la subida del salario mínimo, la redistribución del crecimiento económico, las medidas para reducir el paro, la vigencia de las políticas contra la violencia machista o la aprobación de una ley de muerte digna. Pero, por mucho que estos asuntos sean trascendentales en la vida de millones de personas, el factor que ha provocado el final de esta legislatura y que marcará la próxima es y seguirá siendo la situación en Catalunya.

Al adelanto electoral se llegó después de una moción de censura que unió a todos contra el PP por la demoledora sentencia de la Gürtel, que en los próximos meses tendrá que ser ratificada o revocada por el Tribunal Supremo en su parte esencial –la relativa a la existencia de una financiación con dinero negro durante dos décadas–, y después de que los independentistas catalanes, en parte por el golpe de mano que el expresident de la Generalitat Carles Puigdemont dio en el seno del PDeCAT, supeditaran el apoyo al Gobierno de Pedro Sánchez a una rebaja en la acusación de la Fiscalía en el juicio del procés.

En los primeros meses de la nueva legislatura llegará la sentencia, que con la Fiscalía reforzada en su convicción de que los hechos deben ser tipificados como una rebelión violenta contra el Estado, previsiblemente conllevará penas de prisión para los dirigentes independentistas que se sientan en el banquillo de los acusados. Así pues, una de las primeras decisiones que tendrá que afrontar el nuevo Gobierno será decidir si concede o no los indultos que podrían solicitar sus defensas mientras preparan los recursos ante el Tribunal de Estrasburgo, en los que la Abogacía del Estado tendrá que defender la posición de la Justicia española en los pleitos en los que se examinará si los derechos fundamentales de los procesados fueron vulnerados cuando se les impidió, por ejemplo, asistir a la toma de posesión de sus escaños en el Parlament o participar en sus debates de investidura.

Seguir leyendo »