eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Humor en tiempos de cólera

El humorista Dani Mateo tras declarar en un juzgado

Ser humorista o articulista se ha convertido en una profesión de riesgo en España y no solo por las bajas remuneraciones. La regla milimétrica de la corrección política en un país en el que ser ofendidito es deporte nacional amenaza con inundar los tribunales de querellas absurdas, que en el 99 por ciento de los casos son archivadas de plano en cuanto llegan al juzgado y en el 1 por ciento restante inmediatamente después de tomar declaración al querellado, lo que conlleva su imputación y el correspondiente paseíllo judicial.

Dani Mateo tuvo la mala suerte de que le tocó uno de los cien jueces que podía ver indicios de delito en un sketch de El Intermedio en el que fingía estar resfriado y sonarse los mocos con una bandera de España. Aunque en el propio chiste ya avanzaba que su intención no era “ofender a nadie, ni a los españoles ni al rey ni mucho menos a los chinos que venden estos trapos”, el juez Adolfo Carretero sí vio en la broma un acto de menosprecio a los símbolos nacionales y admitió a trámite una querella de un sindicato policial, no solo por ultrajes a España sino también por delito de odio. Es decir, por promover o incitar a “la hostilidad, la discriminación o la violencia” contra una persona o grupo por motivos “racistas, antisemitas, de ideología, religión, creencias, situación familiar, etnia, raza, religión, orientación o identidad sexual, razón de género, enfermedad o discapacidad”. Tra, tra.

A Carretero -que en la mesa del despacho de su juzgado tiene un ejemplar del Código Penal, un crucifijo y una foto del rey emérito con su padre, que fue presidente del Tribunal de Cuentas en tiempos del escándalo Filesa- le pareció necesario tomar declaración al humorista para convencerse de que en realidad no estaba llamando a la violencia ni a la hostilidad contra los españoles, grupo al que el propio Mateo pertenece, y decidió imputarle. El día que tuvo que declarar en los juzgados de Plaza de Castilla un par de individuos le acosaron con enseñas nacionales, en consonancia con una campaña en redes sociales fervientemente animada por Vox. “Los telepredicadores progres forrados se ríen de la bandera de España y de los españoles. Ellos no necesitan a España. Su patria son sus millones, como los jerarcas chavistas”, dijo Santiago Abascal.

Seguir leyendo »

Podemos camina hacia la nada

75 Comentarios

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias

Todo indica que es imposible revertir la ruptura que ha provocado Iñigo Errejón. Los mismos motivos que la explican van a impedir cualquier marcha atrás. Unos y otros han quemado las naves en una larga e implacable guerra interna que estaba condenada a terminar así. Sin arreglo posible. Con vencedores y vencidos. Lo malo es que cada una de las partes se atribuye ahora la parte buena de la historia. Pablo Iglesias y los suyos consideran que han ganado porque siguen teniendo el partido en sus manos. Errejón también. Porque no ha bajado la cabeza y ahora puede soñar con ocupar en el futuro el espacio de Podemos. Pero separados caminan hacia la nada. O hacia la casi nada.

Parece mentira que esa perspectiva no haya frenado el enfrentamiento, que no haya impelido a unos y a otros a buscar un mínimo entendimiento que evitara el desastre de este jueves. Pero la historia de la izquierda radical está llena de despropósitos de ese tipo. Batir al enemigo interno a cualquier coste y por encima de lo que fuera ha sido un principio demasiado habitual en ese mundo. Una herencia de algo que suena a tan antiguo y superado como el leninismo, pero que sigue actuando. Con efectos nefastos. Tantas veces antes y ahora también.

El leninismo inventó el concepto del centralismo democrático. Que nunca fue democrático porque concebía el funcionamiento del partido revolucionario como una maquinaria en la que las opiniones disconformes no tenían cabida, en la que la única opinión decisoria posible era la de la dirección. La necesidad de la eficacia justificaba esa aberración.

Seguir leyendo »

Con la ejecución de Grecia empezó todo

21 Comentarios

El Eurogrupo que sacrificó a Grecia: el alemán Schäubel y el holandés Dijsselbloem en cabeza

Hierve España en su política de osadías y descalabros, pero muchas veces es necesario mirar el contexto, un contexto amplio, para entender el nudo. La imposición de la austeridad y el tratamiento que la UE aplicó a la Grecia está en el inicio de una debacle que resquebraja a la propia Europa y que la ha llenado de fascismos. Aire ultra para paliar, también al otro lado del Atlántico, los errores y abusos del capitalismo que llamaron crisis y sembrar una respuesta visceral y errática en la sociedad pueril.

El gobierno de Tsipras acaba de ganar una moción de confianza tras la ruptura del pacto de gobierno con sus socios de ANEL, formación nacionalista y conservadora. Una cuestión de semántica territorial, el nombre de Macedonia, la había provocado. Los mandos de la UE han decidido echarle una mano y reconocer que con Grecia se pasaron tres pueblos. Jean-Claude Juncker ha dicho: “ No fuimos solidarios con Grecia, la insultamos”. Y ya está. 

Grecia, un síntoma entre otros, sin duda. Ocurrió ante nuestros ojos y se hizo lo posible por desviar la mirada. Año 2015. Grecia está sumida en la bancarrota a la que le han llevado los gobiernos conservadores (Nueva Democracia) y socialdemócratas (PASOK). Pagan además haber amañado las cuentas para entrar en la Comunidad Europea. Goldman Sachs realiza la tarea. Su antiguo vicepresidente Mario Draghi está en 2015 a cargo del BCE, el Banco Central Europeo.

Seguir leyendo »

¿Cómo resistir al imperio de la crispación?

Javier Ortega Smith

Hay vida más allá de Vox. Es posible que no lo parezca por el tiempo que le dedicamos en las redes sociales y en nuestras conversaciones cotidianas. Estamos preocupadas y también cabreadas, es normal. Cómo no estarlo. El lado oscuro de la derecha española ha pasado a ocupar doce escaños en Andalucía y el horario del prime time informativo en radio y televisión. Quienes alardean de llevar pistola y defender la España Viva han construido su propia ideología del género masculino para atacar al feminismo, promover el racismo institucional y relegar al ostracismo a las personas cuya vida no responda a un modelo familiar cis-hetero-tradicional. A la 'España Viva' le sobran casi tres cuartas partes de la población y cuanto más preocupadas y cabreadas estemos, los de la ideología del género masculino parecen estar mucho mejor.

De hecho, a pesar de su ceño fruncido, se lo están pasando pipa. Tanto ellos como los que, desde las redacciones y los platós de televisión, les bailan el agua como si no hubiera otros enfoques o suficientes cosas que contar. Dejamos atrás unas semanas en las que unos y otros disfrutan a lo grande viéndonos así, inquietas e indignadas. Como si esa fuera su venganza en frío por todos los sonrojos, desafíos y sudores por los que las mujeres les estamos haciendo pasar. Podría tener hasta su punto si no fuera porque esto, más allá de lo estúpido que es el revanchismo, es la ultraderecha preconstitucional tocando poder, marcando agenda repartiendo leña a progres, mujeres, migrantes y LGTB con solo el 11% de los votos.

Esta claro que queda un año muy complicado y el desgaste emocional y existencial no juega a nuestro favor. ¿Cómo hacer? ¿Cómo evitar que este tsunami de crispación nos arrastre? ¿Cómo deshacerse de esta aplastante sensación de que son diez en vez de uno?

Seguir leyendo »

Agrupémonos todos... los que podamos

75 Comentarios

Íñigo Errejón, Pablo Iglesias, y Alberto Garzón en el Congreso de los Diputados

"Si bien la idea de una recesión democrática mundial era una leyenda antes de 2016, la presidencia de Trump junto con la crisis de la Unión Europea, el auge de China y la creciente agresividad de Rusia podrían hacerla una realidad"

Levitsky y Ziblatt. Cómo mueren las democracias

No he esbozado ni la primera frase y ya me parece escuchar todas las voces que se van a posicionar al lado de mis argumentos, al lado pero un poco más allá, al lado pero de perfil, al lado pero negando la mayor. Ya saben que leo sus comentarios. Hoy voy a prescindir de los oponentes, de los adversarios, de los que viven en mis antípodas porque hoy voy a hablar de los que compartimos una visión del mundo, con mil matices, pero una visión común. Simplifiquemos. Hay al menos dos cosmovisiones diferentes y, ahora que cabalga la involución, podemos ser más conscientes de nuestras raíces comunes que beben del deseo de igualdad, de equidad, de la más amplia libertad, de la justicia distributiva y de todas aquellos principios que fructificaron en las declaraciones de derechos humanos. Cada uno que haga su enumeración pero que no niegue que sabe perfectamente dónde no está y qué tipo de país no quiere.

Seguir leyendo »

Podemos ante el abismo

37 Comentarios

Acto de Podemos en Vistalegre II

Este recién estrenado 2019 se puede acabar convirtiendo en el año de los sin complejos. Sin complejos gobierna Sánchez; sin complejos ha tomado Casado la Junta de Andalucía; sin complejos se desnudó Rivera hace un tiempo y sin complejos galopa Abascal a lomos de la extrema derecha.

En Podemos, Pablo Iglesias nunca ha tenido complejos y ahora, el último en sumarse a la ola ha sido Iñigo Errejón que, en un golpe de guion inesperado, se ha liado la manta a la cabeza con Carmena dejando de lado las siglas del partido que fundó. Errejón era el candidato elegido en primarias por Unidos Podemos a la presidencia de la Comunidad, pero ahora será el número uno de Más Madrid con la bendición de la alcaldesa y el rechinar de dientes de Pablo Iglesias, a quien el bombazo ha pillado de baja por paternidad.

Era evidente que las posibilidades de Errejón de levantar su campaña y lograr un buen resultado pasaban por ir del brazo de Carmena, que reina en la izquierda madrileña por encima de las batallas partidistas, pero hacerlo sin ni siquiera consultar a su partido ha sido muy arriesgado.

Seguir leyendo »

Voxmemoria. De por qué el negacionismo triunfa en España

33 Comentarios

La cripta del monumento a los Caídos de Pamplona

"Somos la voz de aquellos que tuvieron padres en el bando nacional y se resisten a tener que hacer una condena de lo que hicieron sus familias. De aquellos que no quieren que se cambie el nombre de su calle por el fanatismo político de quienes quieren una España de memoria hemipléjica". Abascal se alza como la voz de los golpistas del 36 porque, en su particular historia de España, la guerra civil la provocó el Partido Socialista. En su discurso de investidura, no se sabe si por la misma razón o por puro cinismo, Moreno Bonilla citó a Lorca y Blas Infante como ejemplos "de la tierra", mientras se comprometía a derogar la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía (2017). O sea, que mientras se comprometía a defender a sangre y fuego el himno, la bandera y el escudo que diseñó Blas Infante, se negaba a sacarle de la cuneta a la que le arrojó el franquismo. Moreno apeló también a exiliados del franquismo como grandes referentes: Antonio Machado, Pablo Picasso, Rafael Alberti, Juan Ramón Jiménez o María Zambrano… quién sabe si para agradecerles los servicios prestados.

En la España del Partido Popular, como en la de Vox, la dictadura funciona todavía como un imaginario positivo que fomenta la autoestima, la grandeza nacional y el nuevorriquismo, ocultando sistemáticamente los datos históricos y negando con obcecación a sus víctimas. Pero es importante saber que si ese imaginario funciona no es solo porque las derechas manipulen más o manipulen mejor, sino porque hay elementos estructuralmente españoles que lo toleran y lo sostienen.

El éxito del negacionismo se debe, en primer lugar, a la continuidad institucional que ha existido siempre entre el período dictatorial y el democrático. Precisamente por ignorar la memoria histórica, en España no hubo nunca una renovación integral del poder judicial ni del aparato represor del Estado, de modo que la derecha ha podido parasitar una buena parte de las instituciones democráticas para impedir que funcionaran en una verdadera lógica democrática. Por eso, no es extraño que en nuestro país haya jueces, fiscales y policías liderando auténticas persecuciones ideológicas ligadas a la defensa de la unidad de España y del relato preconstitucional. Para un botón, Catalunya.

Seguir leyendo »

Europa tiene muy poca fuerza para reaccionar

El Parlamento británico no solo ha derrotado clamorosamente a Theresa May sino también a Europa, a la UE. Y en particular a sus máximos dirigentes. Porque, con una unanimidad que no se lograba desde hacía mucho, los líderes de los 27 países habían apoyado el plan de salida que May defendía. Y una mayoría aplastante, sin precedentes en un siglo, de los miembros de la Cámara de los Comunes lo ha rechazado. Cualquier intento de iniciativa que la UE haga para recomponer la situación y buscar una nueva vía para el acuerdo tiene que partir de ese dato.

Y también de que las dimensiones del desastre del martes han sorprendido a todo el mundo. Las cúpulas políticas de la Europa más influyentes están en un estado de shock, según recogen los principales diarios del continente. Por eso las personalidades más relevantes de ese ámbito se niegan por el momento a hacer declaraciones mínimamente comprometidas. Angela Merkel no ha sido la excepción y se ha limitado a trasmitir a su colega británica este mensaje: “Te ayudaremos”.

Pero la pregunta que ya está en el ambiente es la de qué ayuda puede prestar la UE a una Theresa May cuyo futuro político puede ser de días o de semanas. Aunque supere la moción de confianza que contra ella han interpuesto los laboristas. Desautorizada de forma casi humillante como líder de su partido, el conservador, e incapaz de tender el mínimo puente con la oposición laborista, cuyo objetivo principal, antes que el Brexit, es echarla del poder, May da toda la impresión de ser una política acabada y cuyo único asidero es el de que más de una vez en los últimos dos años se ha dicho lo mismo de ella.

Seguir leyendo »

Desobediencia

26 Comentarios

Manifestación en Sevilla contra el pacto con Vox que ha llevado al PP al Gobierno andaluz

Llevamos unos meses reuniéndonos en torno a un grupo de madres y padres heterodisidentes. Eso quiere decir pomposamente que criamos lejos de los modelos familiares heteronormativos y, dicho en fácil, que somos una panda de madres lesbianas, padres trans y alguna polifamilia. En nuestro pequeño grupo de trabajo hay un hombre trans al que su propio padre le ayudó a colocarse su primer binder y que ahora es papá de una bebé que chupa la teta de su madre durante las sesiones. Hay parejas de lesbianas casadas con todas las de la ley y madres de familia. Hay una familia monoparental de madre lesbiana y sus dos hijes. Hay madres de niños y niñas, pero también de adolescentes que se identifican ya como género fluido o agéneros.

Hay una madre a la que el otro día en el parque, mientras su hijo barría las hojas con su nuevo set de limpieza, un señor le soltó: “mírala a ella, barre que barre, toda una ama de casa”. Hay una madre lesbiana indignada porque no para de recibir comunicaciones del colegio de sus hijos en las que convocan a la asamblea a “la sra. madre y al sr. padre de familia”. Hay otra a la que el pelo largo de su hije ha llevado a creer a todas las señoras del bus que se trata de una niña o solo porque lleva una mochila lila. Hay una madre lesbiana a la que un familiar le dijo: “madre solo hay una”, refiriéndose a su pareja, la que parió al bebé, y pasándose por el forro su maternidad. Hay tres mapadres a los que no quisieron dejar entrar juntos a ver la ecografía de su bebé.

Algunos dirán vaya pijadas a las que te dedicas. Algunos no valorarán la importancia de ir desmontando el chiringuito tradicional, de denunciar sus prácticas discriminatorias y desiguales, de procurar impregnar de feminismo, diversidad, de cuidados, de nuevos vínculos la convivencia. Algunos no valorarán que haya gente pensando cómo hacer para tomar las Ampas de los colegios, los consultorios pediátricos, los parques, la secciones niños/niñas, rosa/azul de las tiendas de ropa; la sección de barbies y la de pistolas de las jugueterías; los libros del príncipe y la princesa… para combatir la exclusión, los estereotipos y roles de género, para nombrar lo que no se nombra hasta ahora porque se reprime su expresión, porque se censura su identidad, se persigue su orientación; para contar que estamos criando, educando, queriéndonos de otra manera, y que nos gustaría que eso se reflejara algún día en el mundo en el que se mueve nuestra prole.

Seguir leyendo »

¿Sueles pillar Uber u hospedarte en un Airbnb? La realidad de la falsa economía colaborativa

Un usuario de la aplicación de Uber

Seguramente has usado los servicios de Uber, Deliveroo, Lime, Airbnb, Cabify o Glovo. Si no las has usado, al menos te sonarán de algo. Sobre todo recientemente, por controversias referentes al granito de arena que estas empresas ponen para acentuar la precariedad laboral que caracteriza nuestro triste mercado de trabajo. Pero, ¿cómo llegamos a esta polémica?

En 2006 la revista Time te nombró a ti como persona del año. Sí, a ti, no pongas esa cara. Quizá lo recuerdes, la portada mostraba un ordenador con pantalla amplia y versaba: “Persona del año. Tú, sí, tú. Tú controlas la Era de la Información. Bienvenido a tu mundo”. Llegaba el momento del ciudadano de a pie. Internet, las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) nos daban poder, voz y acceso al mundo desde cualquier rincón. La web 2.0 nos colocaba en un papel activo, interactivo y con nuevas vías de ingreso a la red como los móviles. No sólo se nos abría una vía de expresión, sino también de realización incluso económica, con unos clicks se presentaba la posibilidad de convertirte en prosumidor: productor u oferente de servicios y contenidos, a la vez que consumidor o demandante con poder de opinión pública de los productos o servicios de los demás prosumidores.

Ante estas circunstancias, se retomaron ideas económicas, tan utópicas como complejas, englobadas en la denominada economía colaborativa. Las TICs y la web 2.0 aparentemente ofrecían la oportunidad de avanzar hacia una economía que se alejase de la competencia de mercado, permitiendo una economía basada en la cooperación en la que se tomase en cuenta la reputación del oferente, que ahora podríamos serlo todos y no sólo grandes empresas, transitar al consumo responsable, colectivo y sostenible.

Seguir leyendo »