eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Entrevista exclusiva (y falsa) con el excomisario Villarejo

Señor Villarejo, gracias por aceptar esta entrevista.

Venga, no pierdas el tiempo.

¿Tiene prisa?

Seguir leyendo »

Con lo que más te duele

Imagen de archivo de una concentración contra la violencia machista en Zaragoza.

Hace casi cuatro años escribí una columna que se titulaba exactamente igual que esta. En aquel momento, noviembre de 2014, todavía no se había aprobado la Ley de Infancia y Adolescencia que reconocía, por primera vez, que las hijas e hijos de las mujeres víctimas de la violencia machista debían ser reconocidos, en contra de lo que venían haciendo la mayoría de jueces y fiscales, como víctimas de la violencia de género al igual que sus madres. Cuando se aprobó la ley, en julio de 2015, fuimos muchas las personas en contacto con esta realidad que creímos que, más allá de que fuera un tema de puro sentido común, el aval de la norma iba a lograr que se protegiese por fin a los menores de edad frente a las situaciones de violencia que vivían en sus propios hogares. Pensamos que de esta forma los operadores jurídicos iban a empezar a replantearse sus actuaciones y considerar (aunque fuera forzados por la ley) la posibilidad de escuchar a las niñas y niños. Creímos que pensarían en su integridad moral, física, psíquica y sexual y se olvidarían de la conservadora Circular nº4/2005 que había dictado la Fiscalía General del Estado en la que desaconsejaba "la suspensión absoluta de cualquier régimen de visitas del agresor para con los hijos comunes" porque podía romper, de manera inadecuada, ¿una relación paterno-filial bien estructurada?

La puerta que se abría con la ley de 2015 se cerró de un portazo, aunque puede que realmente nunca se llegará a abrir. Bastó que pasaran seis meses para comprobar que prácticamente nada iba a cambiar en la práctica judicial. Y así, hasta la fecha de hoy, el día en que  un hombre denunciado por violencia machista ha asesinado a sus dos hijas de 3 y 6 años en Castellón. En los últimos 5 años, las estadísticas oficiales nos dicen que ya van 27 niños y niñas asesinados por sus padres maltratadores.  

En el sistema de Justicia, y entre quienes operan dentro de él, parece predominar un pensamiento que prefiere permanecer anclado en el 2005 en vez de cambiar de perspectiva, ya no a la de género (que también) sino a la de la protección de los menores de edad. Ni las cifras de niñas y niños asesinados por sus padres maltratadores, ni la multitud de casos de mujeres víctimas a las que se les ha arrebatado la vida delante de sus propios hijos, ni las denuncias que las madres interponen en los juzgados por las situaciones de abuso que se dan durante los regímenes de visitas, ni el hecho de que sean los propias niñas y niños supervivientes los que afirmen que quien maltrata no cuida, parece ser suficiente como para que se cambie el criterio mayoritario en los juzgados y deje de prevalecer un 'adultocentrismo' irresponsable que cree saber lo que necesita un niño sin pararse a escucharle ni atenderle.

Seguir leyendo »

"Era un padre estupendo"

24 Comentarios

Cámaras de televisión ante la guardería de Castellón.

Allí abajo, a pocos metros de donde cayó el cuerpo, hay una guardería. Se podría llamar los 7 enanitos. Lógicamente el suicida no pensó si era lícito que al día siguiente los enanitos se encontraran con sus vísceras esparcidas por el suelo. La primera mañana después del crimen los padres no enviaron a sus niños a la guardería ubicada en los bajos del edificio desde el que saltó el filicida de Castellón, pero se preguntarán desde un miedo quizá irracional, aún días después de la tragedia, si deberían enviarlos a un sitio en el que caen asesinos del cielo.

Esa mañana el único rastro del hombre es un charco que emite destellos, como si el río pintado en la pared del cole se hubiera desbordado del cuadro y convertido en sangre al tocar la realidad. Algo terrible pasa entre el mural y la calle, entre el paisaje de cuento infantil y la vida, una falta de continuidad que espanta. Si Toy Story pasara de verdad, ¿qué habrían dicho las montañas, los árboles y el conejo saltarín al ver estrellarse a un hombre a sus pies? Desde la misma pared, nos saluda la inocencia: a diferencia de las de sus asesinos, las manos de los niños solo pueden mancharse de color, de muchos colores, del azul del cielo, del verde del bosque, del rojo de las fresas. ¿Estarán entre las huellas de esas manitas pintadas en la pared las de sus hijas muertas? ¿Azules, rojas o amarillas?

Arriba, en el piso, están Nerea y Martina acuchilladas, inertes, con lo último que vieron sus ojos, su padre matándolas, la imagen más triste durmiendo en sus párpados. La más pequeña tenía la edad de mi hijo. A esa edad intentar que hagan algo que no quieren hacer, cosas simples e inofensivas y hasta buenas, como comer o ponerse los zapatos, es una faena. La resistencia, la desobediencia de los niños, quizás sean los primeros rasgos de madurez que los alejan de las crías del mamíferos y los acercan indefectiblemente al humano adulto. De esa manera asoma en ellos por primera vez su dignidad y su instinto de autoprotección. No me imagino lo que debe ser intentar llevarlos por la fuerza a la muerte, a criaturas tan vivas. "El Ricardo ha matado a las niñas y se ha tirado", dice un vecino llorando en televisión. Otro, un amigo del asesino, vuelve con lo del padre estupendo: "Era un padre estupendo, lo que pasa es que le afectó que ella lo denunciara".

Seguir leyendo »

La vida pública envenenada

54 Comentarios

Pablo Casado con parte dela dirección del PP

En España solo puede gobernar la derecha o inundan la vida pública de crispación.  La vieja máxima se está cumpliendo a rajatabla. Optimizando los nuevos recursos. Ahora ya no van solo a envenenar el estado de ánimo social sino a recobrar el poder a cualquier precio.

Desde el despliegue de Rajoy contra Zapatero algunos factores fundamentales han cambiado. El principal, no el único, es cómo ha quedado al desnudo el Régimen del 78. Con sus compromisos y dependencias. Con una monarquía tocada a pesar de las trabas al conocimiento que pone su inviolabilidad. Con su corrupción institucional. Con la universidad de los máster VIP. Con una justicia escandalosamente a la medida. Con la alarmante figura de las presuntas mafias instaladas recopilando dosieres para la extorsión selectiva.

El proceso nos lleva a un PP que da la presidencia a Pablo Casado. Un candidato capaz de defender con un desparpajo inaudito que el PP valenciano puede enorgullecerse de su gestión en la comunidad, obviando un legado de corrupción descomunal, detenciones, desfalcos, prevaricaciones, fiascos que dejaron  profundos agujeros en las arcas públicas. Con tres presidents, trece consellers, tres alcaldes, y numerosos cargos más imputados o en la cárcel. Es solo una muestra de lo que el PP de Casado es y se dispone a hacer.

Seguir leyendo »

La rifa de la ministra

45 Comentarios

La ministra de Justicia, Dolores Delgado

Seamos claros desde el primer momento para evitar malentendidos. Nada que provenga de un tipejo como Villarejo debe ser utilizado en política. Ni para lanzar acusaciones sobre la financiación de Podemos o sus vínculos internacionales, ni para cuestionar la honradez de dirigentes independentistas, ni para investigar al rey, ni para pedir la dimisión de una ministra del gobierno que sea. Si no se respeta una regla tan básica, el resultado solo puede ser el caos y más negocio y más poder para Villarejo; exactamente lo que busca.

La guerra sucia de mercenarios así no se vuelve limpia y un ejercicio de transparencia cuando a uno le conviene. Si los audios de Villarejo y Corinna no sirven para investigar al rey emérito, tampoco valen para pedir la cabeza de Dolores Delgado, un partido de gobierno como el PP debería saberlo. Igual que Pablo Iglesias se equivoca al apoyarse en las filtraciones interesadas de un tipejo tras haberse quejado amargamente, con razón, por los dosieres que en su día fabricaron contra él.

Dicho esto, también debe decirse con la misma claridad que se está rifando una dimisión y la ministra de Justicia anda comprando todas las papeletas. No por las grabaciones sino por su nefasta gestión de la crisis. Para apagar el fuego de una más que inverosímil gestión de Villarejo para "afinar" un caso de extradición cuando Dolores Delgado era fiscal en la Audiencia Nacional no hacía falta sobreactuar tanto, negando toda relación y conocimiento con tan siniestro conseguidor. Bastaba con negar la gestión y su éxito. Decidió apagar un fuego encendiendo otro y si juegas con fuego, te acabas quemando.

Seguir leyendo »

Catalunya: un año después

56 Comentarios

Cargas en calle Sardenya con Diputació a la salida del colegio Ramon Llull el 1 de octubre (Robert Bonet)

En Catalunya y en el resto de España, nos disponemos a revivir estos días una de las jornadas más aciagas de nuestra reciente historia. El referéndum ilegal del 1 de octubre convocado y alentado por unas autoridades irresponsables, y las desproporcionadas y descontroladas cargas policiales contra la gente que estaba en los colegios nos han dejado una herida muy profunda y difícil de cicatrizar.

Esta semana se estrena el documental Dos Cataluñas producido por Netflix y sigue sobrecogiendo e impresionando ver las imágenes de los antidisturbios intentando entrar fuera como fuera en los colegios llevándose por delante a todo el que se opusiera, incluyendo personas mayores. Lo ves y parece una película rodada en otro tiempo y en otro país y no; son imágenes reales y en tu país, en 2017.

El 1 de octubre es el símbolo máximo de un gran fracaso colectivo. El fracaso de unas autoridades independentistas dispuestas a saltarse las leyes unilateralmente y a poner a los ciudadanos en la calle, por delante, a defender sus ensoñaciones. Es el fracaso también de un Estado que fue incapaz durante años de hacer una propuesta atractiva a una comunidad que se estaba alejando a marchas forzadas y fue el fracaso de un gobierno, el de Rajoy, que prefirió mirar para otro lado y no buscar soluciones a un conflicto que se le iba de las manos.

Seguir leyendo »

Un escrito para tapar la corrupción

81 Comentarios

Pablo Casado

La magistrada-juez del Juzgado de Instrucción nº 51 de Madrid dirigió una exposición razonada a la Sala Segunda del Tribunal Supremo ante la imposibilidad de continuar la instrucción sobre el Máster de Derecho Público Autonómico impartido en el Instituto de Derecho Público, dirigido por el profesor Enrique Álvarez Conde, en la Universidad Rey Juan Carlos, al tener que extender su investigación a D. Pablo Casado,  cuya conducta solo puede ser investigada por el Tribunal Supremo por tener la condición de diputado.

La exposición razonada es un texto de 54 páginas, en el que la magistrada-juez hace un trabajo de orfebrería jurídica, a fin de que el Tribunal Supremo disponga de la información necesaria para poder formarse una opinión y poder actuar en consecuencia. En el escrito se delimita con precisión el problema, que es el siguiente: se ha detectado que en el Máster de Derecho Público Autonómico en el curso académico 2008-2009 hubo dos clases de alumnos matriculados.

La mayoría, que acudieron a clase, no les convalidaron ninguna asignatura, presentaron trabajos de los que guardan documentación acreditativa e hicieron exámenes. Se incluye la identificación de los 11 alumnos mediante las iniciales de sus nombres y apellidos. Hubo cuatro alumnos, por el contrario, que ni asistieron a clase, les convalidaron 18 de las 22 asignaturas, no conservan documentación acreditativa de ningún tipo de haber presentado trabajos para aprobar las asignaturas que no les habían sido convalidadas, ni de haberse examinado de ellas. Se incluye la identificación de la misma manera.

Seguir leyendo »

Fiscales a todo ritmo

52 Comentarios

Luis Navajas, teniente fiscal del Tribunal Supremo

Puede que haya habido cohecho impropio pero ha prescrito y no se aportan evidencias suficientes sobre su cooperación necesaria en un delito de prevaricación como para levantar el aforamiento a Pablo Casado, de acuerdo con la doctrina del propio Tribunal Supremo. O sea, puede que a Casado le regalaran el título pero solo hay sospechas y conjeturas de que fuera con su cooperación y con eso no basta para desaforarle. Que el Partido Popular celebre semejante conclusión del teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, como una victoria solo indica que su moral ha caído tanto que, en materia de tribunales, les vale cuanto no sea una derrota por goleada.

Que al teniente fiscal le parezca verosímil que a alguien puedan regalarle un título universitario sin su cooperación necesaria para sacar adelante la compleja farsa que requiere la apariencia de su tramitación entra directamente en el terreno de la imaginación y la fantasía; especialmente cuando hasta tres imputadas ya han reconocido ante su señoría que, efectivamente, les regalaban el titulo, lo sabían y se les indicaba cómo cooperar para obtenerlo.

El problema ahora lo tiene la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Debe elegir entre desautorizar al teniente fiscal Navajas o desautorizar a la jueza Rodríguez Medel quien, en un sagaz movimiento defensivo, se ha apresurado a pedir al Ministerio Fiscal su criterio sobre las alumnas del máster ya imputadas, si el cohecho también ha prescrito y nada sustancia la concurrencia de cooperación para la prevaricación. Habrá que leer con interés el escrito de la Fiscalía. Si mantiene su criterio no le quedará más remedio que contradecir al teniente fiscal y seguir respaldado a la juez. Si, con las mismas pruebas, recomienda mantener las imputaciones mientras en el Supremo no se procede contra Casado, porque al estar aforado se requieren evidencias más solidas, estará evidenciando una situación que encaja mal en nuestra Constitución. El aforamiento solo afecta a la jurisdicción, no refuerza la presunción de inocencia del aforado ni mucho menos aumenta el peso de la carga de la prueba, especialmente cuando no se trata de delitos derivados de sus responsabilidades políticas.

Seguir leyendo »

Hay muy poca dignidad en la política económica del Gobierno italiano

Salvini saluda al vicecanciller austriaco, Heinz-Christian Strache, del ultraderechista FPÖ, y al secretario general de ese partido en Viena.

La caótica y preocupante situación creada en Italia por el nuevo Gobierno de la Liga y el M5S ha provocado la aparición de algunos compañeros de viaje previsibles, como la extrema derecha de Francia y Hungría, y otros más inesperados en el caso de España.

La izquierda se ha visto sorprendida este verano por un artículo de Manuel Monereo, Julio Anguita y Héctor Illueca,  ¿Fascismo en Italia? Decreto Dignidad, que olvida la política xenófoba y racista fomentada por el ministro de Interior, Matteo Salvini, para elogiar de forma entusiasta un decreto ratificado por el Parlamento en agosto que revierte algunas de las reformas laborales aprobadas por un Gobierno anterior de Matteo Renzi.

Monopolizada la atención por Salvini, que le ha servido a la Liga para doblar su intención de voto en los sondeos más recientes con respecto a las últimas elecciones, este decreto es la primera medida significativa que surge del M5S, en concreto del Ministerio de Trabajo que dirige su líder, Luigi Di Maio. Sectores de ese partido no se explican cómo el joven Di Maio se ha dejado dominar por el omnipresente Salvini, mientras que el primer ministro es tan irrelevante que pocos conocen su nombre fuera del país (Giuseppe Conte, por si es necesario mencionarlo). 

Seguir leyendo »

Frente a la crueldad política, fotografía solidaria

Leandro y Antonio, 2014. Fotografía donada por el artista al proyecto Phes-Fotografía Solidaria.

33.293 es el título del libro. Cinco páginas después, la cifra impresa es 33.297. Cuatro números más. Esa cifra -que aumenta cada día, página a página de la historia de un siglo XXI que prometía mucho más- es la cifra de la vergüenza: las personas que han muerto intentando llegar a Europa. Las ha contabilizado la agencia United for Intercultural Action de 1993 a mayo de 2017. Muchos de esos cadáveres están sin identificar porque sus familiares fueron detenidos, encarcelados y expulsados, y no pudieron hacerlo.

El libro 33.293 forma parte de la segunda edición del proyecto PHES-Fotografía Solidaria, impulsado en 2017 por la fotógrafa Estela de Castro, quien comparte su dirección artística con el fotógrafo Juan Cañamero. Su objetivo, implicar y comprometer a los artistas y profesionales de la fotografía ante la mayor crisis migratoria sufrida tras la Segunda Guerra Mundial. “En la actualidad, 1 de cada 14 personas que intenta llegar a nuestras fronteras muere en el camino. La gran mayoría pierde su vida en el Mediterráneo, pero también se registran muertes por congelación, violencia o suicidios”. Léanse de nuevo estas últimas palabras. Imagínense. “Nadie sube a sus hijos a una patera, a menos que el agua sea más segura que la tierra”. Estas palabras de la poeta somalí  Warsan Shire levan las anclas de este libro y abren su travesía.

PHES nació tras el impacto que produjo en De Castro la imagen del cuerpo del niño Aylan Kurdi, que murió ahogado junto a su madre y su hermano de cinco años y fue entregado por el mar en una playa turca. Había visto también imágenes de un bombardeo a un hospital de Siria: bebés heridos en sus incubadoras destrozadas. Entonces la Unión Europea se comprometió a acoger a 160.000 personas, pero solo lo ha hecho con una cuarta parte. Mientras España solo ha cumplido con el 13% de lo que le corresponde, Europa invierte recursos, esfuerzos y millones de euros en frenar la inmigración y mantiene acuerdos con Turquía, Marruecos o Libia, que violan los derechos humanos. Las mafias que trafican con personas se enriquecen. También, en términos políticos, se enriquece la extrema derecha europea, como ha quedado patente en la cumbre europea que ha tenido lugar en Salzburgo.

Seguir leyendo »