eldiario.es

9

From lost to the river

Boris Johnson, primer ministro británico.EFE

"From lost to the river" es una traducción, literal y sin sentido alguno, del refrán español "De perdidos, al río". Despierta la hilaridad de los angloparlantes cuando se les explica. Y, sin embargo, se presenta casi como un símbolo de la preocupante realidad del mundo en el que vivimos. Lo ha confirmado el triunfo, previsible e ilógico, del conservador Boris Johnson en las elecciones del Reino Unido. Deja al desnudo las grandes fallas que han llevado a la degradación -cercana ya a la descomposición- del sistema. Los ciudadanos votan emocionalmente, con rabia incluso, con motivos para ella y sin la menor esperanza de construir. Demasiados factores ajenos al interés común marcan el tiempo de hoy.

En el Reino Unido han votado Brexit a un altísimo precio, pero Brexit de una vez. De perdidos, al río. Voto visceral, primario, que, de paso, evidencia el fracaso de la Unión Europea del que sus gestores siguen sin querer enterarse, de la política de hoy, de los ciudadanos inermes ante presiones externas y ante sí mismos. Ante los conciudadanos que embisten y nos llevan por delante. Demuestra las consecuencias del entontecimiento de la sociedad a través de los medios. Hasta la duda existencial de lanzar columnas de opinión que se perderán en un inmenso marasmo que exige voluntad para ser abordado. El giro experimentado por la escala de valores. De perdidos, al río.

Todo ese cúmulo no es atribuible por supuesto a Boris Johnson y sus votantes, pero sí aparece como el revulsivo final –o punto y seguido- de la situación actual. Los hechos concretos nos sitúan ante un presidente que ha logrado una mayoría absoluta de los conservadores británicos que no conocían desde Margaret Thatcher, lo cual es otro gran síntoma. Experiodista, provocador, pendenciero, con un punto de fantoche, se aupó por ser famoso gracias a esas características. Prometió un Brexit, una salida de la UE, a ciudadanos hartos y a los convencidos de la singularidad british. Los laboristas se han hundido, con su peor resultado en décadas: desde 1935. La indefinición de James Corbyn hasta su ya inútil reacción de última hora, el continuo plegarse de la presunta socialdemocracia al neoliberalismo, lo explican. Las campañas de los medios, como apuntaba la periodista Olga Rodriguez, como parte del problema. Los medios en sí, batuta de estos tiempos y no solo en el Reino Unido.

Seguir leyendo »

Buitres

Vienen del extranjero, nos quitan lo que es nuestro y, además, el Gobierno les da las ayudas. ¿A qué les suena esto? Son los fondos buitres, pero no verán mítines de la extrema derecha clamando contra ellos. Es más fácil señalar a los extranjeros pobres. No interesa hablar de los ricos que entraron en España, pisaron el felpudo que les pusieron dirigentes como Ana Botella o Ignacio González y se quedaron con inmuebles de protección pública por debajo del precio de coste.

El Tribunal Supremo ha confirmado el atropello que supuso la venta de casi 3.000 inmuebles protegidos, por parte de la Comunidad de Madrid, que presidía Ignacio González, a la sociedad Goldman Sachs-Azora. Horas antes de que conociéramos esta decisión judicial, la actual presidenta, Isabel Díaz Ayuso, presumía, a cuenta de la Cumbre del Clima, de "las ventajas de gobiernos liberales como los de Madrid, que dan seguridad". Y tanto. Los fondos se forraron. No pueden decir lo mismo los inquilinos.

¿Fin de la cita? Díaz Ayuso tiene ahora la ocasión de demostrar si pleitea junto a esos madrileños pobres o hace como el alcalde, Martínez Almeida. Hay intereses de partido. El jefe de Gabinete de Ignacio González cuando se produjo la venta es ahora consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo del Ayuntamiento, nombrado por el Gobierno de PP y Ciudadanos. Y, si no quieren caldo, la viceconsejera de Vivienda de la Comunidad es ahora Concepción Dancausa, concejala de Hacienda de Botella, que aprobó la operación en su Junta de Gobierno.

Seguir leyendo »

La victoria británica

Un cartel de una protesta anti-Brexit junto al Parlamento británico

Unos días antes de las elecciones del Reino Unido, el Yorkshire Evening Post publicó la foto de Jack, un niño de cuatro años, dormido en el suelo de un hospital de Leeds con una mascarilla de oxígeno. Jack sufría un posible caso de neumonía, el hospital no tenía camas disponibles y el niño ya no podía más y acabó durmiendo encima de unos abrigos. Su madre le hizo una foto para denunciar la situación.

La historia afectaba a uno de los temas constantes de discusión en la vida política británica, la Sanidad pública, su funcionamiento y su futuro. También, una de las presas habituales de las falsedades. Uno de los eslóganes falsos de la campaña del Brexit fue que la salida de la UE iba a suponer una inversión de 350 millones de libras a la semana para la Sanidad británica. Y en cuanto se publicó la historia de Jack, se puso en marcha una campaña de desinformación en Facebook para asegurar que la historia no era verdad. Boris Johnson se negó a mirar la foto cuando un periodista se la enseñó e incluso le quitó el móvil y se lo metió en el bolsillo.

En una campaña marcada por las mentiras de Johnson y Jeremy Corbyn, la propagación de desinformación online y el intento de los políticos de hacerse pasar por periodistas (creando cuentas de supuesto "fact-checking" o difundiendo propaganda en papel con apariencia de periódico local), la buena noticia ha sido la repercusión de la respuesta detallada del director del Yorkshire Post, James Mitchinson, a una lectora y suscriptora, Margaret, que había leído "en Facebook" el post de una supuesta mujer que aseguraba que una supuesta amiga le había contado que la historia era mentira.

Seguir leyendo »

Historia de un matrimonio (con hijo)

Fotograma de 'Historia de un matrimonio'

Muy pocas veces se ven películas de divorcios como la de Historia de un matrimonio. Es interesante leer las críticas de los medios porque la cinta de Noah Baumbach está pensada para dividir a la audiencia como en las dos bancadas de un juicio. En una se encuentran los que empatizan con el Charlie de Adam Driver y la súbita torpeza a la que se debe enfrentar después de separarse de Nicole y, en la otra, los que lo hacen con esta última.

La mujer a la que procura su bello rostro Scarlett Johansson ha invertido demasiados años en supeditar sus deseos a los de su marido y, para colmo, tiene que cargarse con una infidelidad que ni siquiera la desgarra de forma peliculera. Charlie se acostó con otra mujer porque ya no hacían el amor porque ya no se aman. Punto. Pero eso no le resta alcance a la infidelidad, solo hace más elocuente que el divorcio era inminente.

Sin embargo, hay un tercer segmento de público que está pasando desapercibido en los análisis a pesar de ser el germen de esta historia: los que nos identificamos con el niño. A casi nadie le cae bien Henry porque actúa como un crío mimado, solo abre la boca para quejarse y parece no entender el complicado proceso emocional que están emprendiendo sus padres. Porque, en efecto, no lo entiende. Y que una película logre captar por fin una separación traumática en su justa medida para el hijo no solo está bien, sino que era necesario.

Seguir leyendo »

Un llamamiento global para una medicina independiente de las farmacéuticas

Una serie de artículos publicados recientemente en la prestigiosa revista médica The British Medical Journal (The BMJ) ha vuelto a poner sobre el tapete los graves problemas que genera la influencia de las farmacéuticas sobre la medicina en todos sus niveles (regulación, investigación, educación y atención sanitaria). Un grupo global de influyentes investigadores, clínicos, reguladores y ciudadanos proponen una alternativa al actual sistema para que la atención sanitaria basada en la evidencia esté libre de influencias comerciales. ¿Las razones? "La extensa influencia de la industria podría estar poniendo en peligro la integridad de las investigaciones científicas, la objetividad de la educación médica, la calidad de la atención a pacientes y la confianza pública en la medicina".

No se trata de una iniciativa aislada, diferentes colectivos sanitarios en múltiples lugares del mundo están tomando medidas hacia una mayor independencia frente a los intereses comerciales. El propio comité europeo de la Organización Mundial de la Salud debatió sobre un mayor papel de las autoridades públicas en "dirigir la inversión en investigación", debido a los elevados precios de los medicamentos que ponen en riesgo la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

En el terreno sanitario, hay dos opiniones mayoritarias y enfrentadas sobre cómo lidiar con las relaciones entre la industria farmacéutica y la medicina. Están aquellos que defienden que industria y profesionales sanitarios comparten misión en su lucha contra las enfermedades y que las relaciones económicas entre ambos colectivos no son solo necesarias, sino que son vitales para la atención y educación sanitaria y el progreso médico. Esta es la posición de diversas asociaciones médicas como, por ejemplo, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) que publicó su posicionamiento al respecto hace unos días: "La relación entre médicos de Familia y la industria farmacéutica no solo es inevitable, sino que resulta deseable e imprescindible para facilitar y optimizar la formación médica y la investigación clínica. Sin embargo, esta vinculación debe asentarse en unos principios claros".

Seguir leyendo »

Sánchez llama, Torra comunica y ERC hace una perdida

Pedro Sánchez en el Congreso

Las expectativas de un gobierno rápido y sin la lenta agonía de julio emitida en directo se han quedado heladas. El tiempo puede ser inversamente proporcional a las posibilidades de éxito en una negociación: hay más tiempo para meter la pata, impacientarse, dejar al destino un nuevo hito informativo que acabe dando la vuelta a la baraja.

Aunque sea absurdo, los humanos necesitamos fechas señaladas para hacer cambios y balance de lo mucho o lo poco que se avanza. Hemos celebrado un cumplemés de las elecciones y estamos sin gobierno. Ha pasado rápido porque hubo un pacto inicial rápido con Podemos y fuegos de artificio, ha habido declaraciones, reuniones, negociaciones y ronda real con todos los grupos. Ahora la noria se empieza a ralentizar y vamos camino de afrontar otro mes en el que no hay prevista más agenda que otra ronda de reuniones, más declaraciones, unas llamadas a presidentes autonómicos, una sentencia del tribunal Europeo, un congreso de ERC y el fin de año y su cotillón de políticos en las televisiones. Puede parecer mucho, pero supone poco avance para lo que los ciudadanos hemos sido aquí convocados (dos veces en ocho meses).

El presidente de Gobierno está echando el freno a las declaraciones porque teme quemarse y tiene que llenar con migas esa agenda de avances en blanco. Eso supone hablar poco y responder menos. En la última rueda de prensa, y van tres, optó por limitar a dos las preguntas de los periodistas ante la indignación de todos, incluido el PP, al que se le olvida que su presidente inventó la comparecencia por plasma. Se acaban los recursos para fingir que Moncloa lleva la iniciativa, porque ya es evidente que los tiempos los marca ERC con el calendario catalán. Aunque se impida en la sala de Moncloa verbalizar la pregunta, hay respuestas que ya conocemos. Si vamos a otro mes en blanco, a los agoreros del fin de España habrá que sumar ahora a los mosqueados y los impacientes, mientras baja la simpatía por un gobierno en formación crónica.

Seguir leyendo »

Cuatro anuncios y una coartada inútil

22 Comentarios

Oriol Junqueras y Pedro Sánchez, durante la sesión constitutiva de las Cortes en la pasada legislatura.

Habemus candidato pero no investidura. Felipe VI ha encargado al candidato del PSOE la formación de gobierno, pero Pedro Sánchez sigue sin tener formalmente los apoyos necesarios. Demasiados movimientos cruzados y demasiados cálculos. Los republicanos se lo piensan. Tanto tiempo sin hacer política que les cuesta pensar más allá de la mitología y de los gestos. Y, aunque parece que el acuerdo está más cerrado que abierto, ensayan una nueva entrega de teatro del absurdo antes de pasar al pragmatismo y permitir que eche a andar una Legislatura que, con estos mimbres, nadie prevé que resulte ni fácil ni larga.

El caso es que mientras ERC y el PSOE ajustan formatos, contenidos y tiempos, Sánchez ha querido socializar la responsabilidad del bloqueo, abrir el foco y simular que amplía el marco de negociación para cargarse de argumentos ante su próxima entente con los republicanos. Lo ha hecho con cuatro anuncios y una coartada que ha resultado inútil. Una reunión con Casado, otra con Arrimadas, una ronda de conversaciones con todos los grupos parlamentarios -incluidos VOX y Bildu- y una ristra de llamadas a todos los presidentes autonómicos, incluido el de la Generalidat de Catalunya.

Tantos meses sin que Sánchez responda sus llamadas de teléfono y, ahora, de buenas a primeras, Torra sí tiene quien le llame. Podría haberse autograbado un nuevo vídeo, vender a un candidato genuflexo, fantasear ante los medios con el contenido de la conversación e incluso poner al socialista frente al espejo de sus contradicciones. Y, sin embargo, ha preferido desdeñar el gesto, tacharlo de "estéril" y reclamar para sí un espacio propio al margen del resto de presidentes autonómicos. Bilateralidad, ha dicho, pero también reconocimiento de los "sujetos políticos" y una salida a la "autodeterminación".

Seguir leyendo »

La cosa está difícil... aunque haya Gobierno

Aunque todo parece indicar que sí, todavía no es seguro que Esquerra Republicana decida abstenerse en la votación de investidura de Pedro Sánchez. Porque cada día que pasa no paran de crecer los problemas que el partido de Oriol Junqueras puede enfrentar en Cataluña si lo hace. De ahí la premura del PSOE y de Unidas Podemos. Pero esa incertidumbre no es la única que pende sobre el momento político español. Y es que el nuevo gobierno puede estar marcado por la inestabilidad casi desde su nacimiento. A menos que todo, sin excepción, se haga y salga muy bien. Y eso no es fácil.

Para empezar, y por mucho que avancen las negociaciones entre el PSOE y Esquerra, los elementos sustanciales del conflicto catalán seguirán activos después de un eventual pacto. Y eso puede ser una fuente inagotable de problemas para el nuevo Ejecutivo. Una vez que Sánchez resultara elegido presidente tendría que hacer frente a las consecuencias que para toda la política española tendría la guerra por el poder en Cataluña entre ERC y los herederos de la antigua Convergència, encabezados por Puigdemont.

Un conflicto que está abierto desde hace más de un año y medio, pero que inevitablemente va a recrudecerse en la perspectiva de unas elecciones catalanas que habrán de tener lugar como mucho antes del verano. La bandera que ERC enarbola en esa guerra en el interior del independentismo es la del posibilismo para hacer avanzar su causa, frente al irredentismo que propugnan Puigdemont y los suyos. Pero para que esa postura tenga un reflejo en las urnas, Oriol Junqueras, que está en la cárcel y en ella va a seguir aún bastante, necesita esgrimir hechos, consecuencias concretas de su eventual entendimiento con Sánchez e Iglesias.

Seguir leyendo »

Cómo reinsertar a un sedicioso

26 Comentarios

El president catalán, Quim Torra, saliendo de la cárcel de Lledoners tras una visita a los políticos presos

Cuando los titulares explotan a varias columnas con la normalidad, algo se cuece detrás, y no tiene por qué ser la realidad. La clasificación en segundo grado penitenciario a los nueve políticos catalanes es una no noticia dado que no podía esperarse otra cosa ni por parte de los independentistas de JxCat ni por parte de los ultramontanos castellanos que consideran que ya se ha iniciado un camino hacia el contubernio.

Va a ser que no. El segundo grado es la clasificación normal de los presos en este país. Lo siento, pero es así. El primer grado está reservado para los presos muy peligrosos que se considera deben estar en condiciones de casi aislamiento –es imposible pretenderla para Junqueras y compañía– y el tercer grado que algunos independentistas esperaban, porque les habían inducido a ello, era imposible y sólo se hubiera podido conceder con una clara prevaricación administrativa por parte de las juntas de tratamiento. Cualquier preso podría haberlo consultado en una web creada por un expresidiario pijo madrileño para ayuda de presos y familiares, en la que ya se deja claro que una clasificación en tercer grado inmediata es legalmente posible pero que sólo te llegará "en casos excepcionales (políticos, personas influyentes...), ya que la norma tácita aceptada prorroga la concesión del tercer grado hasta tener la mitad de la condena cumplida". Nótese la nada fina ironía.

Lo cierto es que no se dan las circunstancias para aplicar un tercer grado de inicio y, por tanto, aquellos que han alentado tal idea entre los independentistas, que siguen en un vilo las noticias sobre sus líderes encarcelados, lo han debido hacer por razones distintas a su convicción jurídico-penitenciaria. Ni siquiera hubiera sido una buena idea. Un tercer grado de inicio sólo hubiera propiciado un inmediato recurso de la Fiscalía que, en último término, se sustancia por el tribunal sentenciador y, obviamente, no hay tribunal que vaya a apoyar que se pasen por el forro sus sentencias. Así que no, no había posibilidad de que tal calificación prosperara. No sólo por la gravedad de las penas sino porque no se cumplen varios de los requisitos contenidos en la ley penitenciaria.

Seguir leyendo »

Cuento de corrupción

Esperanza Aguirre.

El Partido Popular es como Míster Scrooge solo que, en lugar de aquellos fantasmas de las navidades pasadas, presente y futuras, se le aparecen una y otra vez los espectros de su corrupción pasada, presente y futura. La moraleja se parece bastante a aquella que terminaba extrayendo el universal personaje creado por Charles Dickens para su Cuento de Navidad tras repasar su vida en la siempre educativa compañía de sus apariciones navideñas: no hay redención sin arrepentimiento y enmienda y nunca es demasiado tarde para arrepentirse.

La aparición de un par de centenares de contratos donde se incluía la mítica cláusula de 1% de contrata obligatoria con los publicitarios favoritos de los populares, vuelve a poner en evidencia que el supuesto brazo incorrupto de la lideresa parece más bien corruptible y que no se trataba de manzanas podridas, ni casos aislados o facinerosos y desaprensivos que venían a aprovecharse de la vocación de servicio de los populares. Se trataba de un régimen, una manera de ejercer el poder que había institucionalizado la corrupción y la usaba como modo de gobierno y estilo de gestión

En su gira a lo Winston Churchill, no como el estadista sino como si fuera una estrella del Kpop, Mariano Rajoy repite a quien quiera escucharle que la corrupción fue el talón de Aquiles del PP. No parece un acto de contrición, tampoco una señal de arrepentimiento. Suena si acaso a un lamento por los costes que, seguramente de manera harto inesperada, le generó la corrupción a su carrera política y a su partido.

Seguir leyendo »