eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

El pasapalabra de Sánchez

En 'La confusión nacional', el libro que seguramente mejor describe la crisis constitucional en la que está inmersa España, su autor, Ignacio Sánchez-Cuenca, explica cómo el nacionalismo español actúa como si no hubiese un problema en la configuración del Estado. Según esta visión alterada de la realidad, como los nacionalistas vascos y catalanes no tienen la fuerza numérica para cambiar la Constitución no les queda más remedio que aguantarse. Podría añadirse que lo que sí existe es la posibilidad de modificar la Carta Magna para que vascos y catalanes dejen de incordiar. Porque, en una interpretación como mínimo sesgada, cuando los nacionalistas españoles defienden la unidad territorial actúan con responsabilidad, pero cuando los nacionalistas catalanes o vascos plantean sus reivindicaciones solo quieren cargarse el Estado. Es como el colesterol, un nacionalismo es bueno y el otro es malo.

Sánchez podría haber optado en su discurso de investidura por distanciarse del nacionalismo español y sin renunciar a su firmeza frente al independentismo podría haber reconocido que entre la secesión y la conflictividad actual hay espacio para explorar vías de diálogo que no pasan por la broma de cambiar el nombre al aeropuerto de Barcelona. Podría haber sido valiente y haber mirado a la cara a los diputados independentistas y pedirles la abstención que necesita para ser presidente. No lo hizo porque sabe que no le hace falta. Porque la sobrerrepresentación de la derecha y la derecha extrema obliga a Podemos y a los partidos secesionistas a ayudar a Sánchez como mal menor. Aunque el líder del PSOE haga ver que no los necesita y se presente ante la Cámara como si tuviese una mayoría absoluta que los españoles no le han otorgado (pese a obtener un buen resultado).

Al rey se le afeó que en su intervención del 3 de octubre del 2017 no tuviese palabras para aquellos catalanes que no quieren la independencia. Sánchez ha hecho lo propio y también se olvidó de ellos en su discurso de investidura. Se olvidó de todos los catalanes, de los que son independentistas, de los que no lo son y de los que quieren que se exploren vías de solución (seguramente, voten lo que voten, estos son mayoría). Prometer "un proyecto de regeneración europeísta" para abordar el conflicto catalán es todo menos un proyecto. En una réplica posterior a Jaume Asens, Sánchez recriminó a los 'comuns' que no critiquen más a los independentistas. Personalizó los reproches en Asens y Ada Colau, obviando que la alcaldesa de Barcelona aceptó los votos de Manuel Valls para cerrar el paso al separatismo.

Seguir leyendo »

¿Qué le podría tocar a quién en un nuevo Gobierno?

Palacio de la Moncloa

Spoiler: No lo sé. De hecho, aún ni podemos saber si se va constituir el primer gobierno de coalición a nivel estatal. Pero, si fuera así, podemos utilizar lo que han hecho otros países para poder intuir por dónde irán los tiros en la distribución de las carteras dentro del posible gobierno.

Los ministerios son las recompensas más importantes que se pueden tener cuando se entra en un gobierno. Para los partidos significa poder desarrollar las políticas públicas que defienden y, además, poder colocar a una parte de los cuadros del partido, lo que da aire a la organización. Por tanto, cada uno de los partidos es normal que quiera maximizar su recompensa. Normalmente, cuando se configura un gobierno de coalición, va a haber dos tipos de negociaciones: tanto para cuantos ministerios pueden conseguir, como para cuales.

Como ya comentaba en otro artículo en este diario, casi siempre se cumple lo que se ha llamado la 'ley de Gamson', que en breve va a ser habitual en todas las conversaciones. Esta norma no es otra cosa que en los gobiernos de coalición los partidos van a ocupar los cargos ministeriales, en la misma proporción que los escaños que tienen en el Parlamento con respecto al total de la coalición. De hecho, si los países se desvían de esta ley no escrita, es más probable que el partido pequeño reciba un bonus, para hacer más atractiva la entrada de los socios. Normalmente, el partido del primer ministro, que al final son los que parten y reparten, no se ve sobrerrepresentado en los gobiernos. Solo reciben los ministerios que les corresponden, aunque normalmente aglutinan más, porque son partidos más grandes. En este caso, este papel lo encarnaría el PSOE, veremos si sigue la línea que propugna la política comparada o se queda con más ministerios de los que le corresponden. Ajustar el porcentaje de participación de cada partido es una tarea bastante sencilla, porque los gobiernos son como acordeones: se ensanchan o se constriñen a voluntad del primer ministro. Está demostrado que los gobiernos de coalición son más grandes que los gobiernos en solitario.

Seguir leyendo »

Madame la condesa y Fuenteovejuna, señor

Pasacalles franquista en Santander. | EL ROBLEDAL DE TODOS

Recuerdo cuando nació el diario Público. Guardé una de sus primera portadas: cuando se desmontó, del centro de Santander, la última estatua a Franco que quedaba de pie en la península. Quedan otras, en islas y territorio africano. Pero Público consideró que el hecho de que la última representación de Franco saliera de la Península Ibérica era una noticia de primera página. Lo era. De hecho, años después, debería seguir siéndolo.

En estos días publica eldiario.es que en Santander se ha organizado un pasacalles franquista. Dice así: "El pasacalles fue organizado por la Asociación Almirante Bonifaz (sí, el reconquistador de Sevilla del siglo XIII que sigue manteniendo reconocimiento ocho siglos después), quien puso en conocimiento de la Delegación del Gobierno el acto. Según informa la Delegación de Gobierno, en dicha solicitud no se hacía constancia de la exhibición de símbolos franquistas, sino 'una solicitud de pasacalles y ofrenda floral a los caídos, que discurriría hasta la Plaza de la Catedral', de lo cual se dio traslado al Ayuntamiento de Santander para que dispusiera del operativo habitual. No hubo solicitud de manifestación, que requeriría de autorización, sino que se informaba de un pasacalles". Como si, de otro modo, se hubiera prohibido. Pero no, hoy en este Estado Español no podemos tener la certeza de que se hubiera prohibido una manifestación franquista. Sabemos, de sobras, que la ley mordaza no es igual para todas y todos.

Hoy en este país se hace duquesa a la nieta de un dictador porque ha muerto la hija de un dictador. Léanlo de esta manera que colgó @MultaniLuis en twitter: "Sabíais que una aristócrata italiana ha heredado el título de 'Baronesa de Mussolini'??? Que nooo, que es broma... Es Carmen Martínez-Bordiú la que acaba de formalizar su título de Duquesa de Franco. En Italia se abolieron los títulos nobiliarios en 1947". Aquí no. Aquí la hija del dictador murió en diciembre del año pasado y su hija ha heredado el título de duquesa de Franco porque desde 2006, la Ley de Igualdad para la Sucesión de Títulos Nobiliarios acabó con la prevalencia del varón. Como si esto fuera otra buena noticia: hoy puede heredar un título franquista cualquiera, no importa el género (¿o a una persona trans se lo prohibirían? Claro que sí, qué pregunta tan absurda…). De modo que hoy la nieta de Franco, que creció con todos los privilegios, el dinero, la distinción pública y la impunidad diplomática, a los 67 años se ha convertido en duquesa. Bueno, casi. Falta la firma del rey. ¿Sigo? ¿O alguien tiene la sensación de necesitar que retrocedamos casi un siglo para que todo esto suene posible?

Seguir leyendo »

Pelos en el coño

Foto: Noemi Elías

Mira, tú levantas la pierna y pones el dedo índice en el centro. Con el otro separas el labio mayor. Con el dedo ahí puedes pasar la cuchilla sin ningún miedo a hacerte daño. Puedes poner un poco de suavizante para el pelo y resbalará mejor. Queda genial. Suavísimo. A los tíos les flipa. Y Ana se baja los pantalones y me enseña su coño recién rasurado mientras yo apuro la lata de cerveza. Hoy salimos y quizás conozca a alguien, Ana quiere impresionarlo con su coño suave. Le pido que me repita la maniobra. Yo no paso de depilarme las ingles con pinzas los días que sé que voy a ir a la playa. Sudo en el pequeño lavabo mientras realizo el descuaje. Después recorto un poco con las tijeras de bordar de mi madre. Pero no podo siempre porque me encanta mi selva negra. Me encanta hundir los dedos en lo mullido de mi bello púbico. Escucho a Ana por segunda vez y no sé si seré capaz de hacerlo. Pienso en la Huppert cuchilla en mano automutilándose en la bañera. Seguro que si hago lo del dedo y la cuchilla acabo como la pianista y lo pongo todo perdido de sangre. A lo mejor resbalo y me golpeo la cabeza. Un corte en el coño debe doler mucho. 

Bajamos al Electropura. Me encuentro con un amigo de una amiga y al final de la noche acabamos en mi casa. Después de todo el magreo en el bar y de los lametazos en cara y tetas, el colega me baja la falda. Joder, Bonet, pensaba que lo llevarías más arregladito. Joder- Bonet- Arregladito. Sí, habéis leído bien: Pensaba que lo llevarías más arregladito. No supe mandar a aquel señor a la mierda y empecé a "arreglarme el coño". Empecé a estar también más atenta a los sobacos y a las piernas. A mis casi treinta la broma Es que soy de Bellas Artes mientras levantaba un brazo empezó a perder la gracia. 

Hace unos días pregunté en un stories de Instagram sobre el tiempo perdido en encajar en esa odiosa mirada masculina (el adjetivo molestó a algunos hombres que aún no comprenden que esto no va contra ellos sino contra el sistema. Bueno, contra los que no se revisan y van de feministas, sí. Contra esos va fuerte) que nos excluye de lo más importante: de mirar. De ser sujeto de la mirada y, por tanto, también del deseo. 

Seguir leyendo »

Cuestión de credibilidad

Con el debate de investidura y la votación del candidato propuesto por el Jefe del Estado empieza propiamente la legislatura. La división de poderes exige que el Parlamento tenga que tener como contrapunto un Gobierno. Hasta que no ha constituido un Gobierno, el mandato de los parlamentarios está sometido a una condición suspensiva, que, transcurridos dos meses desde la primera votación de investidura, se convierte en condición resolutoria. La propia supervivencia del órgano constitucional Parlamento depende de la existencia del órgano constitucional Gobierno. Sin Parlamento no hay Gobierno, pero sin Gobierno tampoco hay Parlamento. Aunque el Parlamento tiene legitimación democrática directa, dicha legitimación se desvanece si no es capaz de transmitirla a través de la investidura del Presidente del Gobierno.

En España la legislatura tarda en arrancar. Siempre. Incluso cuando los resultados son inequívocos y no existe el más mínimo problema para la formación del Gobierno. Los plazos establecidos por la Ley Orgánica de Régimen Electoral General para la proclamación de candidatos electos y resolución de los recursos contra dicha proclamación, retrasan la sesión constitutiva de las Cortes Generales y el inicio del proceso previsto en el artículo 99 para la investidura del Presidente del Gobierno. Dichos plazos son interpretados, además, con generosa discrecionalidad por el o la Presidenta del Congreso, lo que los prolonga todavía un poco más.

En buena lógica ese plazo entre la jornada electoral y el momento en que se pone en marcha el proceso para la investidura, debería conducir a que ésta se produjera con fluidez. En España siempre hay tiempo más que de sobra para que se haya negociado todo lo que se tenga que negociar y se haya ensamblado por el candidato el equipo que lo va a acompañar desde el Consejo de Ministros en la “dirección política” del país a lo largo de la legislatura.

Seguir leyendo »

Toca retratarse: ¿A favor o en contra del gobierno de coalición?

27 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Vivimos tiempos de vértigo. La decisión de Pablo Iglesias de renunciar a su deseo de formar parte del gobierno de coalición entre PSOE y UP ha quedado ineludiblemente atrás. Todo dio un giro inesperado la tarde del viernes y, desde entonces, se ha abierto un amplio y enconado espacio para el debate público. Lo más llamativo es la insistencia en la pelea entre detractores y partidarios de ambas formaciones políticas y de sus líderes. Incluso, subsisten en la red hashtags dedicados a configurar activos bloques de confrontación ¿Cabe mayor muestra de estupidez colectiva? Creo que no.

Pedro Sánchez dio un evidente ejemplo de renuncia a sus planes al aceptar finalmente la conformación de un gobierno de coalición con Unidas Podemos. Es una indiscutible muestra de búsqueda del acuerdo. El cambio de postura de Pablo Iglesias ha debido ser doloroso a buen seguro. No hay otra posibilidad que poner en valor su actuación. Dan igual las razones de fondo que les animaran a ambos a moverse de sus anteriores postulados. Han permitido que el resultado electoral que dio una clara mayoría a las ideas progresistas frente al conservadurismo pueda convertirse en la puesta en marcha de un sólido gobierno para los próximos cuatro años. Ahora, todo el trabajo, todo el esfuerzo y todo el apoyo social debe centrarse en impulsar un indispensable acuerdo entre el PSOE y UP.

El pacto de gobierno no tiene por qué tener escollos insalvables. Juntos suman 165 diputados, cerca de una mayoría parlamentaria no alcanzada. De estos parlamentarios, el 75% ocupa la bancada socialista y el 25% la de la formación morada. Nadie puede discutir que democráticamente le corresponde al PSOE presidir el gobierno de coalición y aportar una mayoritaria parte de su programa. Ahora bien, es indispensable que los diputados de Unidas Podemos se sientan integrados en el proyecto. No pueden ser tratados como un forzado suplemento del ideario socialista. El acuerdo pasa por la fijación de un máximo común de principios a compartir que dejen de ser originarios de uno u otro programa. No se puede hacer el 75% del programa de un partido y el 25% de otro. Es necesario conformar uno que aglutine lo más cercano al 100%.

Seguir leyendo »

Carmen Calvo y la altísima cualificación

50 Comentarios

Calvo revela que el PSOE ya está negociando con UP del programa y de las áreas de gobierno

Las negociaciones y acercamientos "sin parar" que está realizando el PSOE con Unidas Podemos para la investidura de Pedro Sánchez están liderados por la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo. Es perverso, puesto que, si quedaba un ápice de confianza en la integridad política del Gobierno en funciones (lo cual, visto lo visto, sería de una preocupante ingenuidad), se la ha cargado definitivamente la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo (lo cual no es de extrañar, teniendo en cuenta su perfil y el nivel de sus cada día más sonrojantes declaraciones y actitudes).

Fue sonrojante su intervención en televisión la otra noche, dejando sin responder las preguntas del entrevistador sobre el veto de Sánchez a Pablo Iglesias. Y peor que sonrojantes fueron sus respuestas, que oscilaron entre la tomadura de pelo y la falsedad. Calvo (que es taurina militante, por lo que sabe mucho de engaños y humillaciones) ha dejado, como testaferra mediática de Pedro Sánchez, una manipuladora, aunque torpísima, obviedad para la hemeroteca.

Es perverso que esté liderando las negociaciones para formar gobierno una persona que ha mentido sin pudor ante las cámaras, en directo y en prime time. Como será perverso que ella ocupe un espacio de poder, si llega a formarse ese gobierno. Porque lo que necesitamos es servicio a la sociedad, no palabrería, y mucho menos si esa palabrería, peor que vacua, está llena de engaño. Sobre el veto de Sánchez a Iglesias, se adscribió Calvo a la más vergonzosa escuela dialéctica de Rajoy y Cospedal: "No era contra el señor Pablo Iglesias. Era el concepto en el que él entendía que otro líder político no podía estar bajo sus órdenes". Vicepresidenta del Gobierno en funciones de un partido "con 140 años de historia", que ella dejó por los suelos en 140 segundos aunque le siga esperando un próspero futuro político, en el gobierno o en la oposición.

Seguir leyendo »

A ver si aún se va a liar

52 Comentarios

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez

La descabellada estrategia de negociación socialista de convertir a Pablo Iglesias en el problema ha tenido el desenlace que solo dependía de la inteligencia del líder de Unidas Podemos. Suele pasar cuando tu táctica negociadora depende exclusivamente de las decisiones que toma otro y sobre las cuales careces de cualquier control; antes o después te encuentras ejecutando su plan, no el tuyo.

Los socialistas fiaron el relato del fracaso a la personalidad de Iglesias y a su capacidad para resistir las presiones internas de una izquierda y una organización atormentadas por una agónica repetición electoral. Lo primero revela que los socialistas están convencidos de que negocian con el personaje creado en y por los medios, no con un líder de carne y hueso. Lo segundo se contradice con su propio argumento de que el líder morado no podía estar en el Gobierno porque no controla a su propio partido: difícilmente puedes resistir las presiones de un partido que no controlas.

Simplemente, quitándose de en medio, Iglesias ha trasladado toda la presión a un Pedro Sánchez que, ahora sí, no puede permitirse un segundo fracaso en la investidura para el que carece de un relato que lo explique. No es su mayor problema. Además de perder la iniciativa en la negociación, por pura simetría, ahora les toca dar algo a socialistas. No hace falta estar en el Gobierno para mandar; a veces, incluso, estar se convierte en un impedimento. Desde ayer, Pablo Iglesias tiene más control sobre el reloj de la legislatura que aquel que podría haber llegado a alcanzar estando dentro del Consejo. 

Seguir leyendo »

Volvamos a cultivar la tierra y dejemos de explotarla

22 Comentarios

Convertir al campo en una industria y tratar a la naturaleza como un mero proveedor ha sido uno de los mayores errores que hemos cometido en el desarrollo de la agricultura. Ante la necesidad de atender la demanda de alimento de una población creciente, dejamos de cultivar la tierra y empezamos a explotarla a escala industrial. Los principales objetivos eran aumentar la producción y reducir costes para inundar los supermercados de alimentos baratos.  

Como consecuencia, la agricultura intensiva se ha convertido en una de las principales causas del agotamiento de los recursos naturales del planeta, la degradación de los suelos, la contaminación de los acuíferos, la deforestación, el avance de la desertificación y la pérdida de biodiversidad. Además el modelo industrial de producir alimentos a bajo coste, abusivo e insostenible, genera más de una cuarta parte de las emisiones de gases con efecto invernadero que están provocando la crisis climática.

En los países más desarrollados, cada vez comemos más barato, pero también comemos cada vez peor: peor para nuestra salud y la del planeta. Nos estamos comiendo el futuro. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2050, el rendimiento de los cultivos se habrá reducido en un 25%, si no hacemos frente de manera efectiva a la crisis climática.

Seguir leyendo »

La última moneda

Foto: cineclasico.com

Llegué a tiempo para dejar la moneda bajo su lengua. De esta forma, el último viaje de mi padre quedaba pagado y el barquero de Hades le transportaría hasta otro reino. Ocurrió hace pocos días.

Pero no he venido aquí a compartir mi dolor. No es mi estilo. Tan sólo he venido a decir que, cuando el barquero Caronte se puso a remar, me vinieron los asaltos del recuerdo. De todos ellos, hay dos que me gustaría hacer públicos, pues, ambos tienen que ver con la materia que subyace en todo lo que escribo.

Hay un primer asalto en el que yo, siendo un crío, estaba viendo una peli del Oeste; una de indios y vaqueros, de esas que echaban por la tele de entonces y en las que suenan disparos, y cascos de caballo al galope. Yo sufría mucho cada vez que mataban a un vaquero. Entonces, mi padre me preguntó el porqué de mi angustia. "Porque los vaqueros son los buenos y los indios, los malos" le contesté. Mi padre negó con la cabeza para después contarme lo confundido que yo estaba. "Es al revés- me dijo- los indios son los buenos porque están en su territorio y lo están defendiendo de los de los invasores ¿No comprendes? ¿Tú no harías lo mismo?" A partir de ese momento, empecé a mirar a John Wayne y a sus amigos de otra manera. Con un profundo asco, quiero decir.

Seguir leyendo »