eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

No en nuestro nombre

57 Comentarios

Así pues, caminamos hacia una repetición electoral en noviembre, al final de una campaña con la izquierda a bofetadas, dando más declaraciones picantes y portadas escandalosas que en una separación del Sálvame, y la derecha movilizada y entusiasmada porque le regalan una segunda oportunidad cuando ya daba por perdida la legislatura. ¿Qué puede salir mal? Después no vengan llorando, ni diciendo que no les avisaron. 

La última vez que, en España, la izquierda no se puso de acuerdo para gobernar y alguien prefirió ir a elecciones porque pensaba que así dejaría al socio convertido en el chico de los recados, era 2016 y la única beneficiada fue la derecha. El empeño de tantos por ignorar los precedentes reales más próximos y refugiarse en modelos y previsiones resulta irracional. Que lo hagan, además, sin más argumento que una colección de condicionales y desiderátums, se antoja pasmoso. Si algo sabemos es que la historia tiende a repetirse y ahora, además, hemos aprendido que lo hace cada vez más rápido. 

Cabe suponer que alguien estará argumentado que Mariano Rajoy aumentó su ventaja en la repetición de julio porque era el partido más votado y la gente quería estabilidad, no por su orientación ideológica. Si alguien en Moncloa cree que a la izquierda se le quedaron en casa más de un millón de votantes en 2016 porque lo que querían era estabilidad, y ahora van a salir a votar en tromba a apoyar a Pedro Sánchez porque lo que siguen anhelando es estabilidad, puede que no conozcan del todo a sus votantes y no acaben de entender por qué el electorado progresista se movilizó como lo hizo en abril. 

Seguir leyendo »

Un mapa de América ardiendo (retuit)

Greta Thunberg

Greta Thunberg cruza el océano para no subir a un avión y eso enfada a los señores, casi tanto como nos enfadábamos algunas de nosotras en 2014 cuando Beyoncé salía al escenario ataviada con un diminuto vestido negro y detrás de su esbelta silueta se proyectaba la palabra FEMINIST. Por qué nos enfadábamos tanto, me pregunto algunos años después, qué podía dolernos de esa escena que hoy es cotidiana. ¡El capitalismo!, decíamos. ¡Lo mainstream!, justificábamos. ¡Que un(a) influencer se apropie de una lucha que es más grande y más poderosa y más honesta de lo que ella será jamás! Odiar el feminismo pop de Beyoncé se nos hacía tan difícil como amarlo. Menuda contradicción alabar el modo en el que un solo cartel luminoso haría que miles de personas atendieran a ese término por primera vez, y menuda contradicción también detestar que con su popularización se desvirtuara la batalla. Era como hacer malabares. Como arrancarnos la costra de una herida pequeña hasta que al fin comprendiéramos que "feminismo" también  significaba atender a los diferentes estadios de esta lucha. 

Todo lo relativo a Greta Thunberg genera una contradicción parecida: por un lado creemos que algo falla si ella es la protagonista de portadas de revistas de moda en las que sostiene carteles con amables mensajes para salvar el mundo, pero por el otro sabemos que su proeza es grande, pues anuncia y abre los ojos a una lucha que intuíamos urgente pero que estábamos retrasando, como si no fuera con nosotros, hasta que una imagen de América en llamas nos hizo vomitar. 

¿Cómo habíamos cerrado así los ojos? ¿Cómo habíamos sido capaces de pensar que con unas bolsas de tela para hacer la compra y dos cubos de la basura debidamente separados en la cocina íbamos a resolverlo todo? 

Seguir leyendo »

Carta abierta a la ministra Reyes Maroto (y a Teresa Ribera y a Cristina Narbona y a Hugo Morán y a Pedro Sánchez)

Bebé elefante en África

Ministra Reyes Maroto, señoras y señores del PSOE, es posible que ustedes sepan que soy muy crítica con su partido. Es posible también que no lo comprendan, ya que ustedes se presentan como una formación progresista, fundada en los valores de justicia social del primer Pablo Iglesias, y seguramente consideran que, en un país cuya derecha es ultra y corrupta, las personas progresistas deben ser menos críticas con sus siglas. Podría aducir otras razones que explican mis recelos, pero voy a centrarme hoy en un asunto que sirve de tristísimo y espeluznante ejemplo. Lo hago, no para abundar en esas críticas, sino, muy al contrario, para tratar de que ustedes comprendan a qué, esencial, se refieren en última instancia. Aún hay ocasiones en las que pienso que ustedes comprenderán. Y que actuarán en consecuencia. Esta es una de ellas.

Hace pocos días, el pasado 18 de agosto, el mundo (este mundo desolador en el que Trump quiere comprar Groenlandia y Bolsonaro deforestar la Amazonía) recibió una noticia que devolvía algo de fe en la especie humana: la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES) de la ONU, cuyas reuniones se celebran estos días en Ginebra, decidió por votación aprobar el documento 44.2, en el que se pide la prohibición del comercio internacional de elefantes africanos vivos, así como su exportación en el caso de que no puedan sobrevivir por sus propios medios: por ejemplo, bebés elefante huérfanos porque los cazadores (furtivos o no, ya saben ustedes...) han matado a su madre. El documento fue presentado por la Coalición del Elefante Africano, de la que forman parte 30 países del área de distribución de este animal, y reclama que los bebés elefante no salgan de África, sino que se creen centros de rescate y santuarios para ellos. Cierto es que los países africanos protectores de los elefantes son los más pobres, a los que la mirada colonialista del mundo desarrollado presta menos atención que, por ejemplo, a un país como Sudáfrica, representado en la convención de Ginebra por gente como la Asociación de Depredadores de Animales. Estarán ustedes conmigo en que poco hay que añadir a semejante nombre.

La noticia publicada fue que la aprobación de dicho documento supondría la prohibición de secuestrar a los elefantes de sus hábitats para ser vendidos a zoológicos y circos de todo el mundo. Se anunció como el paso preliminar para el fin del wildlife trade. Un paso alentador que se convertiría en definitivo, histórico, en la votación de la sesión plenaria del próximo miércoles 28 de agosto. Pero, ante ello, los lobbies depredadores han reaccionado: la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA) quiere seguir arrancando elefantes de la naturaleza para venderlos y mantenerlos cautivos, siempre en lamentables condiciones, en zoos de Estados Unidos, Asia o Europa, y ha pedido que se reabra el debate. Algunos países africanos apoyan su cruel negocio: Zimbabue, por ejemplo, ha vendido desde 2012 más de 100 bebés elefante a zoológicos chinos.

Seguir leyendo »

Bichitos, huesos y un poco de mala suerte

30 Comentarios

Carne 'La Mechá', origen del brote de listeriosis

"El mal lo causa un bichito. Es tan pequeño, que si se cae de la mesa, se mata"

Sancho Rof. Ministro de Sanidad de España

El riesgo de crisis alimentarias nunca es ni será igual a cero. Máxime cuando nuestra alimentación es cada vez más procesada y, por tanto, nuestro control sobre aquello que ingerimos acaba por resultar imposible. La única forma que tenemos de soslayar esa cada vez mayor complejidad, interdependencia y globalización de nuestros alimentos es la confianza. Sobrevivimos a base de confianza. Esa que nos hace pensar que lo que llega a nuestras neveras está perfectamente listo para el consumo y que hay los suficientes controles y las suficientes garantías de que las personas y los organismos velan por que eso sea así. 

Seguir leyendo »

El bloqueo del Open Arms: la culpa no es de "Europa"

120 activistas de Amnistía Internacional piden un "puerto seguro" para el Open Arms durante una protesta en el parque del Retiro en Madrid.

La crisis por el bloqueo del Open Arms cerca de la costa italiana ha resucitado uno de los habituales culpables abstractos ante problemas transnacionales: "Europa", ese ente peligrosamente impreciso.

¿Qué es Europa? ¿El continente? ¿Sus pueblos? ¿La Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea? ¿Sus funcionarios? ¿Sus políticos? ¿Un ministro del Gobierno italiano? ¿Un buque con bandera de un Estado miembro de la UE? ¿Los ciudadanos europeos de una ONG?

La tendencia a la abstracción es uno de los rasgos de la cultura europea y cuando se trata de la rendición de cuentas, esto se convierte a menudo en un mal. La responsabilidad y las soluciones están en las personas y en las instituciones concretas, no en entes indeterminados con características y manifestaciones contradictorias. La culpa no es "de Europa", un concepto tan vacío de significado como de eficacia.

Seguir leyendo »

Gladiadores y pájaros negros

33 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante un acto en 2016.

Por decirlo de buena manera, el mundo antiguo -el del Régimen del 78-  se podría quedar vacío si a Pedro Sánchez le saliera del carné. Es decir, cuando decida dar la espalda al Ibex y, con ello, tienda la mano al proyecto social ofrecido por Unidas Podemos, la última intentona de llegar a un acuerdo para formar gobierno de coalición. 

Porque al igual que los hijos del franquismo se refugiaron en los partidos políticos recién fundados con la llegada de la democracia, el Ibex vino a suplementar el sueldo de tales "hijos de", una vez que la "carrera política" se terminase. De la misma manera que todos los caminos conducían a Roma, todas las puertas giratorias conducen al Ibex, un conglomerado de empresas que cotizan en bolsa, sobrealimentándose unas a otras y dando lugar a una mafia consentida, extensión de un régimen que sigue estando ahí.

Ante tal abuso de poder económico, Pedro Sánchez se muestra como lo que es, un hombre servil al mercado globalizador aunque lo disimule de boquilla. Sí. Ya sabemos que es una marioneta que habla por boca de su ventrílocuo, Iván Redondo, consultor y mercenario que conoce bien el lenguaje del espectáculo político. La disposición programática de Pedro Sánchez la maneja Redondo como si se tratase de un muñeco de trapo. Cuidadín con esta gente, que es con la que nos jugamos los cuartos.

Seguir leyendo »

El gobierno menos malo

75 Comentarios

Sánchez cabizbajo mientras Iglesias va a intervenir en el debate de investidura

Sólo ver lo que acaban de hacer los políticos del PP/Ciudadanos/VOX en la administración andaluza obliga a aceptar una realidad: cualquier gobierno es menos malo que eso.

Lo menos malo es lo deseable en este caso, así que no nos pongamos exquisitos y ni siquiera nos pongamos a pedir dignidad, democracia, política social o cualquier otra cosilla, pidamos un gobierno que no nos envenene.

En realidad se trata de escoger entre el franquismo descarado y militante de esta extrema derecha tripartida y el franquismo "normal", lo de toda la vida, lo que nos educó, lo que nos envuelve, algo tan nuestro como "el parte", como el "parte médico habitual" que antes era de Franco y ahora es de su sucesor, tan nuestro como las vacaciones a bordo del yate, antes era el Azor, luego el Bribón y ahora no me acuerdo. Tan nuestro como un toro torturado y sangrante, las procesiones fruto de la Contrarreforma contra el malvado protestantismo, los toreros, las folklóricas y el fútbol, que antes era los domingos y ahora es todos los días. Tan nuestro como "a la autoridad se le habla en castellano". Tan nuestro como el envenenamiento por aguardiente metílico o aceite de colza desnaturalizado.

Seguir leyendo »

El callo moral

Algunos de los 368 féretros tras el naufragio de Lampedusa en octubre de 2013

Aquel 3 de octubre de 2013 Europa se quedó paralizada. Todavía sus instituciones y sus ciudadanos se sobrecogían ante ciertas desgracias. Un naufragio masivo frente a la isla italiana de Lampedusa dejaba 368 migrantes muertos en el mar. No eran los primeros, pero sí la primera vez que la cifra era tan alta: desgraciadamente, en el tema de los muertos son los parámetros cantidad y cercanía los que enmarcan la importancia de las cosas. También afecta el tiempo o el callo moral, porque seis años después de Lampedusa el número 300 duele menos.

Estos migrantes habían prendido una manta para pedir ayuda, pero el incendio se extendió y la embarcación naufragó. Italia decidió organizar un funeral de Estado con honores y protocolo oficial y decretó un día de luto nacional con la colección infinita de ataúdes, presididos por los blancos de los niños muertos. Aquel muestrario funerario hizo pensar a algunos líderes políticos que había que hacer algo. Al menos, había que decir algo.

Hicieron manifestaciones representantes de todos los países europeos y acudieron a presentar condolencias desde el Papa Francisco a José Manuel Durão Barroso, entonces presidente de la Comisión Europea. Tanto él como el primer ministro italiano, entonces el progresista Enrico Letta (PD), fueron abucheados por los habitantes de la isla, que protestaban sin tener ni idea de lo que les deparaba el futuro en cuestiones migratorias. Si hubieran previsto los estándares actuales les habrían aplaudido: ya no ha habido más funerales de estado, ni días de luto, ni pésames políticos, ni grandes intenciones, ni siquiera declaraciones de acogida.

Seguir leyendo »

Los hechos son testarudos

93 Comentarios

Irene Montero saluda a Pedro Sánchez durante el debate de los Presupuestos Generales de 2019.

Por muchas vueltas que se le dé a los resultados electorales de diciembre de 2015, julio de 2016 y abril de 2019, el cuadro resultante para la gobernabilidad del país no cambia. Hay un empate entre el bloque constituido por las dos derechas en 2015 y 2016, o las tres en 2019, y el constituido por las dos izquierdas en esas tres convocatorias electorales. 

Hay diferencia en la composición interna de cada uno de los bloques. En el de las derechas, en 2015 y 2016 hay prácticamente dos partidos, el primero de los cuales, el PP, dobla en número de votos al segundo, Cs, y lo triplica o casi quintuplica en número de escaños. Vox tiene una presencia testimonial en votos y nula en escaños. En 2015 suman 10.774.046 votos y 163 escaños (123+40). En 2016 suman 11.076.735 votos y 169 escaños (137+32). En 2019, el número de votos de las tres derechas sigue siendo el mismo, 11.169.796, pero el número de escaños se reduce a 147 (66+57+24). 

En el bloque de las izquierdas hay un equilibrio inicial en votos y escaños entre PSOE y Podemos, que suman en 2015 y 2016 11.643.131 y 10.474.443 votos, y 161 (90 +71) y 162 (85+77) escaños. Dicho equilibrio se desvía a favor del PSOE en 2019. De los 11.213.684 votos que obtienen las izquierdas, al PSOE le corresponden 7.480.755; y a Unidas Podemos 3.732.929. En escaños el PSOE triplica a Unidas Podemos, 123 a 42. 

Seguir leyendo »

Gestión de la seguridad: nunca a golpe de titular

Un agente de Mossos d'Esquadra deteniendo un hombre

La seguridad ciudadana ha devenido el tema del verano en Barcelona. Los periódicos y los informativos van llenos de crónicas de sucesos, con réplicas en las redes sociales. Que los meses estivales sean los más calientes en el debate seguritario no es nuevo. Vayan a la hemeroteca y vean. Estas fechas son las más críticas en relación a la gestión de la seguridad, sobre todo en zonas con una alta presión turística. Pero a esta realidad empírica debemos sumarle una cierta construcción mediática: mucho espacio para cubrir y una suerte de sed sensacionalista.

Dicho esto, es cierto que en Barcelona en el último año han aumentado los robos con violencia e intimidación (reduciéndose ligeramente los hurtos, el delito más común en la ciudad) hecho que ha generado una cierta alarma ciudadana. Y también es cierto que en pocos días se han concentrado tantos homicidios como los que sucedieron durante todo el año anterior, muchos de ellos por vinculación a la droga (la heroína que parecía desterrada ha vuelto). Aun no estamos en disposición de afirmar si se trata de un fenómeno coyuntural o estamos frente a cambios estructurales en los indicadores de seguridad ciudadana. Tendremos que estar atentas a la evolución de los datos y otras informaciones procedentes de los cuerpos policiales. De momento, las autoridades municipales y catalanas hacen bien en aumentar la presencia de efectivos como medida de respuesta inmediata.

Ahora bien, en políticas de seguridad debe actuarse con cabeza fría y la mirada larga. La máxima podría ser aplicada en la elaboración de cualquier política pública, pero de manera extrema en este caso concreto. Los criminólogos están hartos de recordar que no vale improvisar ni responder a golpe de titular. Y no solo por la falta de efectividad de las medidas que se tomen sino porque puede hacerse la pelota más grande. Contribuir a la construcción de un populismo punitivo, despertar inseguridades y miedos en la ciudadanía es peligroso en términos de convivencia. Demandar más mano dura puede ser vistoso pero sin efectos demostrados, al contrario, generando nuevos problemas sociales. Además, cabe tener en cuenta que nuestras ciudades cada vez están más tensionadas por la pobreza y la desigualdad, en los próximos años va ser fundamental ir a la raíz del problema. Tres ideas para contextualizar el tema del verano.

Seguir leyendo »