eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Sueles pillar Uber u hospedarte en un Airbnb? La realidad de la falsa economía colaborativa

Un usuario de la aplicación de Uber

Seguramente has usado los servicios de Uber, Deliveroo, Lime, Airbnb, Cabify o Glovo. Si no las has usado, al menos te sonarán de algo. Sobre todo recientemente, por controversias referentes al granito de arena que estas empresas ponen para acentuar la precariedad laboral que caracteriza nuestro triste mercado de trabajo. Pero, ¿cómo llegamos a esta polémica?

En 2006 la revista Time te nombró a ti como persona del año. Sí, a ti, no pongas esa cara. Quizá lo recuerdes, la portada mostraba un ordenador con pantalla amplia y versaba: “Persona del año. Tú, sí, tú. Tú controlas la Era de la Información. Bienvenido a tu mundo”. Llegaba el momento del ciudadano de a pie. Internet, las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) nos daban poder, voz y acceso al mundo desde cualquier rincón. La web 2.0 nos colocaba en un papel activo, interactivo y con nuevas vías de ingreso a la red como los móviles. No sólo se nos abría una vía de expresión, sino también de realización incluso económica, con unos clicks se presentaba la posibilidad de convertirte en prosumidor: productor u oferente de servicios y contenidos, a la vez que consumidor o demandante con poder de opinión pública de los productos o servicios de los demás prosumidores.

Ante estas circunstancias, se retomaron ideas económicas, tan utópicas como complejas, englobadas en la denominada economía colaborativa. Las TICs y la web 2.0 aparentemente ofrecían la oportunidad de avanzar hacia una economía que se alejase de la competencia de mercado, permitiendo una economía basada en la cooperación en la que se tomase en cuenta la reputación del oferente, que ahora podríamos serlo todos y no sólo grandes empresas, transitar al consumo responsable, colectivo y sostenible.

Seguir leyendo »

Afirmaciones extraordinarias

De todos los axiomas debidos a David Hume el que más predicamento sigue teniendo por su sencillez y rotundidad es aquel de que las "afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias". Por supuesto, y como suele pasar en estos casos, no hay constancia que Hume dijese tal cosa. No, al menos, con esas palabras. Lo que sí sabemos con certeza es que fue Carl Sagan quien lo popularizó y quien lo acabó erigiendo en eslogan del movimiento escéptico.

En términos generales, lo que es bueno para la ciencia es bueno para la política. La duda. El rigor. La refutabilidad. Fíjese: "Los andaluces viven del PER". Bastaría con encontrar a un solo andaluz que no viva del PER para que tal afirmación fuese desterrada del lenguaje político por falaz.

Que corren malos tiempos para la verdad lo sabe todo el mundo, pero no conviene dejarse engañar por la industria del naming; las fake news solo tienen de nuevo el anglicismo. Es fácil cargar contra Vox por su afectadísima sobreactuación cargada de falsedades, pero no es menos cierto que uno podría llegar desde 2019 hasta el pacto del 78 saltando de mentira política en mentira política.

Seguir leyendo »

El hombre que susurraba a las vacas y otros prototipos de la política conservadora

22 Comentarios

Moreno Bonilla en un acto de campaña

El hombre que pedía el voto a las vacas, nuevo presidente de Andalucía. Juan Manuel Moreno Bonilla, PP, un político que perdió apoyos respecto a los comicios anteriores, prácticamente desahuciado incluso en su partido, y al que han revivido los nuevos aires de la derecha. Gobernará coaligado a Ciudadanos que obtiene la vicepresidencia con Juan Marín. Procedente de Alianza Popular, con paso por el Partido Andalucista, Marín trabajó fuera de la política a diferencia de Moreno. En el negocio de joyería y relojería familiar. Compondrán un gobierno de derechas. De extrema derecha con la concurrencia indispensable de Vox. Francisco Serrano, su portavoz en Andalucía, es un furibundo misógino y antifeminista. Juez de familia condenado por prevaricación al llevar su ideología a las sentencias. Como el resto de su partido, es proclive a corromper el debate con datos falsos. Hasta el maltrato machista a las mujeres niega. ¿Qué puede salir mal?

Moreno apuesta por una Andalucía "sin cordones sanitarios" a la derecha. Aunque incorpore a las decisiones de calado a Vox, la ultraderecha declarada, que se financió con fondos de una oposición iraní, con pasado y presente tenebroso. El MeK, en sus siglas en inglés, es descrito "como una organización similar a una secta, responsable de graves violaciones de derechos humanos y caracterizada por el culto a la personalidad de su líder, Masud Rayaví", escribe Íñigo Sáenz de Ugarte. El grupo, considerado terrorista, fue salvado de la definición por la campana del dinero, hace menos de una década, e inspira grave preocupación, salvo a los dispuestos a lavarlo todo.

Una contundente respuesta de las mujeres se enfrenta a los tiempos oscuros que se avecinan. Miles de personas se manifiestan en las capitales andaluzas, en Madrid, en un centenar de ciudades, afirmando que "no habrá un paso atrás", como ya se intenta dar. El movimiento #MeToo del Parlamento Europeo llama a la misma resistencia ante "la guerra de Vox contra las mujeres". Aunque la tarea es ingente. No solo en Andalucía. La llegada de Pablo Casado a la presidencia del PP está promocionando a una generación de bocazas ultraconservadores, a su imagen y semejanza, que forjan un temible futuro, si esta tendencia se mantiene. Gentes que se muestran con pocos escrúpulos, capaces de vender lo que cualquier ser humano consideraría del máximo valor, por una silla de poder. Es necesario expresar esta realidad en toda su crudeza porque peligra la propia sociedad que conocemos.

Seguir leyendo »

El Brexit es nuestro problema

29 Comentarios

La Cámara de los Comunes celebra la crucial votación del "Brexit"

Por imposible que parezca, hay algo aún más descorazonador que contemplar cómo la sociedad y la política británicas pagan caro las consecuencias de haber tomado una decisión compleja sin darse el tiempo y el conocimiento necesarios, convirtiendo la deliberación democrática en una  soap opera tuitera, donde lo que dice alguien en YouTube vale lo mismo que cuanto expliquen un economista, un jurista o un ingeniero de prestigio en la BBC. Si no me creen, no tienen más que ver la fenomenal película Brexit, The Uncivil War producida por HBO y luego preguntarse dónde están los carismáticos líderes y estrategas que llevaron a la victoria a la opción de salida: desaparecidos, huidos, escondidos, callados y, en algunos casos, investigados y procesados por la Justicia.

El espectáculo que están dando la UE y los países que, como España, deberían estar liderando este momento crítico en el proceso de construcción europea resulta aún más triste y deprimente que el show que llega del reino de su Graciosa Majestad. Se hace molesto seguir a los tories en su tradicional juego de tronos con los intereses de su país y sus ciudadanos. Resultan sorprendentes e irritantes los titubeos y el cortoplacismo que está acreditando un líder laborista, Jeremy Corbyn, que hasta ahora siempre había demostrado firmeza en sus convicciones y visión a largo plazo. Pero se vuelven incomprensibles y asombrosas la pasividad acreditada por la instituciones comunitarias y la abrumadora falta de visión acreditada por todas la cancillerías europeas, aparentemente convencidas de que su trabajo y su misión era negociar un buen acuerdo de salida con Gran Bretaña y que, hecho eso, todo lo que venga ya no corresponde a su negociado.

Con esa prepotencia burocrática tan propia de la Comisión Europea y el Consejo de Europa, que tanto daño ha hecho a la legitimidad del proceso de construcción europeo y tanto combustible ha regalado a los euroescépticos, desde este lado del Canal de la Mancha se miran los denodados esfuerzos de Theresa May por salvar un Brexit, al que se opuso, como si fueran un problema que ella se hubiera buscado por su mala cabeza; o como si la desorientación y la confusión que reina en la Islas constituyeran una especie de castigo divino reservado para los pueblos que votan mal. Nadie lo dice pero parece que muchos lo piensan: "Que se jodan".

Seguir leyendo »

¿Eso es todo lo que tienes, Villarejo?

42 Comentarios

José Manuel Villarejo.

Y al final, estalló la bomba tanto tiempo anunciada. El ex comisario Villarejo, que presumía de arsenal nuclear (miles de horas de grabaciones telefónicas), y que amenazaba con estallarlo si lo encarcelaban, apretó finalmente el botón rojo, la madre de todas las bombas, el Big One. ¡Bum!. Tocado y hundido. En pocas horas se sucedieron las dimisiones y no tardaron en llegar las primeras detenciones, mientras los ciudadanos se concentraban hartos en las plazas y cundía el caos institucional. Tras haberlo intentado con el rey emérito, dirigentes políticos o el segundo banco del país, la última filtración era, esta vez sí, el tiro de gracia al sistema español…

Venga, sigan ustedes el cuento: ¿cuál imaginan que sería esa filtración que lograse lo que hasta ahora no han conseguido los disparos de Villarejo? ¿Qué sería aquello tan-tan-tan escandaloso como para poner patas arriba el sistema, provocar dimisiones, sacarnos a la calle? ¿Tráfico de órganos desde el gobierno? ¿Una trama Iglesia-Estado para secuestrar, violar y eliminar niños inmigrantes? ¿Monterías de políticos, empresarios y jueces a la caza de mujeres desaparecidas?

Ayúdenme, por favor, que yo de imaginación ando corto. Todo lo que se me ocurren son cosas tontas: un rey ocultando su fortuna con testaferros, ministros planeando ilegalidades, banqueros encargando espionaje a políticos, un gobierno tomando partido en batallas financieras, el uso de fondos reservados para robar documentos a un ex tesorero... Menudencias, vaya. Si me exprimo un poco más el cerebro me sale un partido político financiándose en negro durante décadas, operaciones parapoliciales para desacreditar el independentismo catalán, gobernantes cobrando mordidas por obra pública, maniobras políticas para colocar o quitar jueces y fiscales, cajas de ahorro saqueadas, mafias urbanísticas, una infanta y su marido trincando…

Seguir leyendo »

La hora de la verdad

29 Comentarios

Torra decreta el "no" a los PGE mientras haya "muros" a la autodeterminación

El nacionalismo catalán tiene el suficiente tamaño como para que el sistema político español no pueda operar establemente sin su concurso. Hay legislaturas en las que uno de los dos partidos estatales que han sido partidos de gobierno llegaban a tener una mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados y en las que parecía, en consecuencia, que se podía prescindir del concurso del nacionalismo catalán para la dirección del Estado. Pero las legislaturas con mayoría absoluta de un partido no han sido la norma en el pasado (aunque tanto PSOE como PP han dispuesto de dos mayorías de ese tipo) y, sobre todo, han dejado de serlo y de manera indefinida para el futuro respecto del que es posible hacer predicciones. En ausencia de mayoría absoluta España no puede ser gobernada democráticamente sin la participación de los nacionalismos catalán y vasco. Estos son una parte políticamente muy significativa de la Constitución material de España, sin cuyo concurso la Constitución formal o escrita de 1978 no puede operar.

Al mismo tiempo, los nacionalismos catalán y vasco no tienen tamaño y fuerza suficiente como para poder constituir a Catalunya y País Vasco en Estados independientes del Estado español. El nacionalismo vasco amagó a comienzos del siglo con el conocido como ‘Plan Ibarretxe’, que no pretendía la constitución del País Vasco como Estado independiente, pero sí definir unilateralmente su forma de integración en España como Estado Libre Asociado. Tuvo un recorrido muy breve. El nacionalismo catalán lo ha intentado con más intensidad en dos legislaturas consecutivas, 2012-2014 y 2015-2017, tras el naufragio de la reforma del Estatuto de Autonomía ante el Tribunal Constitucional con la Sentencia del Tribunal Constitucional (STC) 31/2010, sin haber conseguido la independencia a pesar de haber convocado dos consultas o referéndums en 2014 y 2017.

Tras la resaca del Plan Ibarretxe, el nacionalismo vasco ha sido capaz de participar con cierta normalidad en el funcionamiento del sistema político español. Su concurso ha sido importante tanto con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno como ahora, con Pedro Sánchez. Ya veremos qué nos depara el futuro cuando avance el proyecto de reforma del Estatuto de Autonomía que se está estudiando en el Parlamento Vasco. Pero en el inmediato futuro es un elemento de estabilidad.

Seguir leyendo »

Cómo tratar a Vox en los medios y en las redes

59 Comentarios

Santiago Abascal, presidente de Vox

La irrupción de Vox ha generado todo un debate en torno a cómo tratan o deberían tratar los fenómenos de ultraderecha los medios e incluso cómo debemos hacerlo los ciudadanos en las redes sociales. Una gran cantidad de la población considera que los medios están dando un excesivo protagonismo a un partido que hasta hace poco no tenía representación institucional, y que con esa hipertrofiada presencia mediática se le está haciendo el juego que ha acabado ayudando a aumentar el número de votos. Del mismo modo, muchos analistas, como Fernando Berlín desde su programa de radio La Cafetera, consideran que cuanto más reaccionemos en las redes contra el mensaje racista y ultraderechista más se disparará su predominio, por lo que proponen directamente bloquear a sus defensores.

En mi opinión, es difícil establecer criterios indiscutibles en este asunto. Por un lado, creo que está justificada su presencia en los medios; que por primera vez en España un partido ultraderechista con claros tintes franquistas llegue a un Parlamento y con doce diputados es noticia. De hecho ha sido siempre noticia en nuestro país cuando un partido similar conseguía apoyos en Francia, Bélgica o Austria. Que ese partido sea clave para la investidura del presidente de Andalucía tampoco se puede ignorar en los informativos, así como sus exigencias para apoyar esa investidura. La discusión es si esa "noticia" se presenta dando tiempo y espacio en nuestros medios a sus líderes y portavoces para sus arengas trufadas de bulos y falsedades o se opta por documentar informaciones con las que neutralizar las mentiras en las que han basado su discurso. Quizás nuestros medios, durante mucho tiempo, han ido aceptando de forma acrítica las mentiras de los políticos y ahora nos ha explotado en las manos el resultado.

Otro elemento a tener en cuenta es plantear cuántas de las falsedades de Vox han estado legitimando los medios y muchos de sus analistas con total impunidad en tertulias y entrevistas, quizás porque eran compartidas por otros partidos que han defraudado a su electorado por diferentes razones. Llevamos meses escuchando mentiras sobre falsos porcentajes de delincuencia de emigrantes, injustificadas alarmas sociales por la llegada de refugiados, acusaciones infundadas de denuncias falsas de violencia machista, denuncias de ayudas y subvenciones inexistentes a minorías religiosas y étnicas, datos falsos sobre bondades sociales del franquismo, negaciones de crímenes y represiones que están absolutamente documentadas durante la dictadura, alarmismos sobre ruptura de España y violencias separatistas, etc. Permitir ese goteo de engaños ha supuesto un caldo de cultivo perfecto para que aparezca una organización política haciendo de todos ellos bandera y programa, y pueda tener acogida entre un sector de la población. Vox ha descubierto que los políticos podían mentir sin problema en sus discursos públicos, en las entrevistas, en los medios y no pasaba nada. ¿Por qué no mentir cinco veces más con mentiras cinco veces más gordas?

Seguir leyendo »

Hablemos un poco de los presupuestos

51 Comentarios

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros

El vigente Estatut catalán establece que la inversión del Estado en Catalunya debe equipararse a su peso en la economía española. Los presupuestos aprobados por el gobierno de Pedro Sánchez serán los primeros que se acerquen a cumplir ese mandato legal. La Santa Alianza de la derecha española se ha lanzado a denunciar las cuentas como un pago a separatistas y golpistas. Con su habitual profundidad en el análisis, Inés Arrimadas ha denunciado que los ha hecho Oriol Junqueras desde la cárcel. Las cuentas de Sánchez prevén para Catalunya una inversión cercana al 18% del total, casi el peso de Catalunya en el PIB estatal. Qué paradoja que los supuestos defensores de la constitucionalidad vigente denuncien este cumplimiento como un acto de chantaje y traición.

Tanto se habla de elecciones cuando se comentan estos presupuestos que apenas nos queda tiempo para repasar los números. Andamos sobrados de descalificaciones políticas de las cuentas y la España cabreada ha encontrado en los presupuestos  de Sánchez otro motivo más para el drama calderoniano y la tragedia patriotera que nos sirven a diario. En cambio, andamos escasos de números y cálculos que expliquen por qué son tan malos estos presupuestos para nuestra economía o nuestro bienestar; cuando no nos vemos sumidos directamente en el lodazal de mentiras como ésa que rodean a la inversión en Catalunya.

En materia de fiscalidad las invenciones que se difunden sobre estos presupuestos superan a cualquier saga fantástica. No sólo no aumentan la deuda, que los gobiernos de Rajoy multiplicaron por dos, sino que la contienen. No crece una presión fiscal que sigue cinco puntos por debajo de la UE15, tampoco resultan confiscatorios para los beneficios de sociedades y rentas de capital. Sólo se suben un poco, menos de lo necesario y conveniente, los impuestos a quienes ya hace tiempo que han salido de la crisis, para redistribuir con algo más de justicia los costes de la recuperación. Un ejemplo: mientras aquí se califica de inconstitucional y confiscatorio reducir al 95% la bonificación total que las empresas españolas disfrutan por sus beneficios en el extranjero, en la Meca del liberalismo español, los USA de Donald Trump, los gravan entre un 7% y un 15%. A ver si así empezamos a conseguir que las empresas que ya han vuelto a los beneficios de 2007 retornen también a pagar un volumen similar de impuestos.

Seguir leyendo »

Aznar y el corazón partío del PP

José María Aznar

Lo advertimos hace unos meses, en cuanto  Aznar asomó de nuevo el bigotito (es de los que sigue llevando bigotito aunque se lo haya afeitado). Lo dijimos: ha venido a hacer un gran bloque con la derecha fracturada, un nuevo frente nacional español. Ya lo hubo, Frente Nacional con mayúsculas, liderado por el franquista Blas Piñar. El francés, el Frente Nacional francés de Marine Le Pen, pasó hace unos meses, para modernizarse, a llamarse Reagrupación Nacional Popular, como otra formación francesa que entre 1941 y 1944 colaboró con el nazismo. En esos términos andamos, aunque ellos vengan con otros.

Quiere Aznar liderar ese frente, que él llama de centro derecha pero incorpora a la extrema derecha. Esos ultras (franquistas, falangistas, neonazis) ya se integraron en su día en Alianza Popular y posteriormente estuvieron, más o menos agazapados, en el Partido Popular. Abandonaron el PP, como hizo Abascal, porque Rajoy y Sáenz de Santamaría les parecieron demasiado centristas para el centro ultra que buscan. Van a hacer buenos a Mariano y Soraya, debemos estar atentas para no caer en el blanqueo de ese capital humano (el otro está a buen recaudo en paraísos fiscales y en fondos buitre). Aunque estos del PP le dan a todo para blanquear la camisa nueva, incluyendo, si hace falta, a Maroto y el matrimonio igualitario: aunque el PP interpuso un recurso constitucional contra la ley de Zapatero, ahora Maroto dice que su partido se equivocó discutiendo el término con el que se llamaría al matrimonio, pero que esa unión, lo que es matrimonio, la llevaba en el programa Aznar. Así están en Vox y repicando.

El caso es que, hace unos meses,  Aznar apareció de pronto y, hace unas semanas, de pronto desapareció. Hizo chas y apareció a tu lado, igual que ha hecho chas y ya no se le ve. En su lugar, ha dejado a la FAES, los Aznar Boys, los trifachitos: Casado, Abascal y Rivera. Cada uno en su lugar, como piezas bien colocadas en el tablero de la fachez aznarista. Se ha quitado un rato de en medio para que ellos se apañen, presuntamente solos, con las redes, las urnas, los acuerdos y las fotos de las investiduras. Pero pronto volverá. De hecho, puede que sea la próxima semana, cuando se celebre la Convención Nacional del PP. Dicen que Casado lo está organizando todo para que en el acto esté Aznar, pero yo diría que va a ser bastante más que estar: veo a Aznar apareciendo en medio de una cerrada ovación, levantando los brazos como si estuviera de nuevo en los balcones de Génova, sonriendo con los labios apretados, clavando en las gradas su mirada tejana para decir a los de su partido, tranquilos, sigo aquí, en realidad nunca me fui y vengo ahora para que podamos volver a ser el frente que nunca debimos dejar de ser. Quizás no sea así, quizás simplemente Aznar esté sentado en la primera fila de butacas de la reconquista, fingiendo un segundo plano, apretando las mandíbulas mientras clava, duro, condescendiente, la mirada del pater familias en el cachorro que simula sucederle. Pero será protagonista.

Seguir leyendo »

El bucle eterno

La portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, reaparece en la primera línea política con un acto con mujeres del partido en el que reivindicará el papel del feminismo frente a los "odiadores" profesionales que identifica con Vox

El nuevo gobierno andaluz se pondrá en marcha esta semana después de un surrealista y vergonzante proceso de negociación que ha servido, sobre todo como gran altavoz de propaganda de la ultraderecha de Vox con sus dirigentes encantados de pelearse con los periodistas por todas las televisiones.

Vox sigue el modelo Trump y confía en seguir creciendo al calor de sus shows mediáticos que le dan todo el protagonismo. Mientras nos enzarzamos con ellos, sus mentiras van ocupando el escenario y además condicionan el discurso y el mensaje de un PP débil y desesperado.

Dicen todos los que tienen acceso a él que Pablo Casado vive obsesionado con la masiva fuga de votos que tiene por la derecha más dura. La dirección del PP maneja encuestas que le dicen que el 70% de los suyos están de acuerdo con la línea de Vox y ellos han decidido arrimarse a los de Abascal para intentar neutralizarles. Eso explica el perfil de los candidatos en Madrid aunque de momento, esa estrategia no funciona según los sondeos por mucho que hayan logrado la presidencia de una comunidad tan importante como la andaluza.

Seguir leyendo »