eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Gestión de la seguridad: nunca a golpe de titular

Un agente de Mossos d'Esquadra deteniendo un hombre

La seguridad ciudadana ha devenido el tema del verano en Barcelona. Los periódicos y los informativos van llenos de crónicas de sucesos, con réplicas en las redes sociales. Que los meses estivales sean los más calientes en el debate seguritario no es nuevo. Vayan a la hemeroteca y vean. Estas fechas son las más críticas en relación a la gestión de la seguridad, sobre todo en zonas con una alta presión turística. Pero a esta realidad empírica debemos sumarle una cierta una construcción mediática: mucho espacio para cubrir y una suerte de sed sensacionalista.

Dicho esto, es cierto que en Barcelona en el último año han aumentado los robos con violencia e intimidación (reduciéndose ligeramente los hurtos, el delito más común en la ciudad) hecho que ha generado una cierta alarma ciudadana. Y también es cierto que en pocos días se han concentrado tantos homicidios como los que sucedieron durante todo el año anterior, muchos de ellos por vinculación a la droga (la heroína que parecía desterrada ha vuelto). Aun no estamos en disposición de afirmar si se trata de un fenómeno coyuntural o estamos frente a cambios estructurales en los indicadores de seguridad ciudadana. Tendremos que estar atentas a la evolución de los datos y otras informaciones procedentes de los cuerpos policiales. De momento, las autoridades municipales y catalanas hacen bien en aumentar la presencia de efectivos como medida de respuesta inmediata.

Ahora bien, en políticas de seguridad debe actuarse con cabeza fría y la mirada larga. La máxima podría ser aplicada en la elaboración de cualquier política pública, pero de manera extrema en este caso concreto. Los criminólogos están hartos de recordar que no vale improvisar ni responder a golpe de titular. Y no solo por la falta de efectividad de las medidas que se tomen sino porque puede hacerse la pelota más grande. Contribuir a la construcción de un populismo punitivo, despertar inseguridades y miedos en la ciudadanía es peligroso en términos de convivencia. Demandar más mano dura puede ser vistoso pero sin efectos demostrados, al contrario, generando nuevos problemas sociales. Además, cabe tener en cuenta que nuestras ciudades cada vez están más tensionadas por la pobreza y la desigualdad, en los próximos años va ser fundamental ir a la raíz del problema. Tres ideas para contextualizar el tema del verano.

Seguir leyendo »

Cómo la ultraderecha nos marca la agenda

Ignacio Aguado, Rocío Monasterio e Isabel Díaz Ayuso tras su reunión a tres en Madrid.

El poder ideológico de un sector no es solamente el número de seguidores que tiene en una sociedad, sino también su capacidad de imponer sus temáticas en la agenda informativa. Olvidamos que, incluso cuando parece que generan un debate absurdo del que salen perdiendo, solamente con haberlo creado y haber hecho a medios, clase política y ciudadanos entrar han conseguido un éxito político. Sobre todo si logra desplazar del enfoque ciudadano problemas más importantes. Es lo que está sucediendo en España con Vox y la ultraderecha. Se diría que no hay mes que no terminemos debatiendo sobre su última salida de pata de banco. A primeros de agosto lo logró un diputado de Vox por Barcelona sobre el topless en las piscinas municipales. Le bastó decir algo como esto: "El Ayuntamiento de Barcelona ahora decide que mis hijos han de ver topless cuando yo como padre he decidido educarles en el valor de la intimidad. Esta izquierda es terrorífica. Defender la libertad es respetar a quien quiere ir a una piscina pública y no ver topless". No importa tanto si consiguió aplausos como abucheos con su comentario, el éxito fue acaparar la agenda. 

Pero es que una semana antes, un concejal de un pueblo de Cuenca con menos de mil habitantes, que nunca hubiera conseguido protagonismo haciendo cosas sensatas en su pueblo, tuvo ardiendo a todos los medios, a la clase política y a las redes por un tuit en el que criticaba "los pelos del sobaco" de Irene Montero. Por un momento, el asunto pareció más importante que la votación de investidura de Pedro Sánchez, que es el hashtag que incluyó en el tuit. 

Antes de estos dos temas, recordamos las declaraciones de Santiago Abascal defendiendo el derecho de los españoles a tener en su casa una pistola para defenderse. Fue en una entrevista en una minoritaria revista especializada en armas, pero logró que ese comentario, que ni siquiera era una propuesta o iniciativa formal de su partido acaparara la actualidad durante dos semanas. 

Seguir leyendo »

Contra la historia

Nada más engañoso ni más embaucador que ese aforismo según el cual "quien no conoce la Historia está condenado a repetirla". ¿Qué es "la Historia" cuando se presenta con mayúscula y sin objeto alguno al que venga referida? Es siempre historia de la nación: batallas, reyes, fronteras, imperios. Cuando se habla de Historia a secas, ha de añadirse de inmediato el apellido: nacional. La propia expresión lleva dentro su veneno.

Comparto, por descontado, los diferentes alegatos contra la manipulación nacionalista de la historia, pero me pregunto si tal manipulación no es en buena medida consustancial a la propia disciplina. Esto es, me malicio si la sola creencia en algo llamado "la Historia", así en abstracto, no es sino puro nacionalismo travestido de modo más o menos inconsciente en un saber académico supuestamente neutral y objetivo.

Y basta ojear cualquier manual escolar para confirmar las sospechas. Aunque modernizados en lo relativo a la mera forma (películas, documentales, cd's, powerpoints, youtubes y demás lujuria tecnológica) el contenido continúa siendo en buena medida eminentemente nacional. Las dinastías, las gestas, la paulatina extensión de los imperios… todo eso no es atributo de las gentes, sino de la nación. Es la nación ¿qué otra cosa si no? la que gana y pierde batallas, la que avanza y retrocede y la que protagoniza los siglos, coloreando el mapa a su paso y ejecutando así "la Historia".

Seguir leyendo »

Sco pa tu manaa

24 Comentarios

Imagen: Dominio Público

Cuando lean esto, estaré en un lugar en el que no podrán alcanzarme. No podré leerles por redes sociales. No podré abrir sus comentarios a mi artículo. Habré alcanzado una suerte de nirvana digital, que cada vez es más difícil de hallar, y que, no lo nieguen, ustedes también buscan, con la esperanza de transformarse en nuevos robinsones que no piden rescate sino pérdida, que no quieren balsas ni chalupas, sino mares, islas, montes y hasta habitaciones en las que no ser localizado, en las que permanecer a salvo, en las que reencontrarse con uno mismo. 

Un lugar en el que el idioma sea extraño y los plácidos habitantes no hayan encontrado el momento de aprender lengua franca alguna. Un sitio en el que el alfabeto sea indescifrable y las conexiones a internet se constituyan en lujo de datos al que no hay valor ni recursos para hacer frente. Un país hecho de gentes a las que sólo quepa escrutar las miradas, admirar el rostro, revisar el gesto, como náufragos en un mundo extraño y analógico en el que nadie nos distraiga de la realidad. No serán las playas, ni el mar añorado, ni las montañas negras y exhaustas las que traigan el reposo, sino el extrañamiento de lo no conectado que nos devuelva a la belleza pasajera, a los paisajes que sólo nuestra retina almacene, a los pensamientos que se estanquen en nuestro interior y que nada nos apremie a compartir con nadie. 

Cuando lean esto estaré, como ustedes, llenándome de la vida a la que hemos renunciado en pro de nuestro futuro. Estaré oliendo el mar, recorriendo carreteras con curvas impensables, montañas sin futuro. Cuando lean esto no analizaré, no pensaré en nada más importante que lo absoluto, no me perturbaré por ningún problema que no tenga la entidad de un ala de tximeleta acariciando la nada y acompasando mi sueño. 

Seguir leyendo »

Del Open Arms al Ocean Viking y mucho más allá

Varios rescatados del Open Arms, momentos antes de desembarcar en Lampedusa.

El espectáculo ha sido tan deplorable que el momentáneo alivio por la noticia del desembarco de los desesperados que todavía quedaban en el Open Arms no alcanza para suavizar el bochorno y pensar que a partir de aquí las cosas van a ser diferentes. Aunque en realidad, tras años de acumular tantos episodios con fuerte carga teatral por parte de diferentes responsables políticos de los todavía veintiocho (¿cuántos "nunca más" llevamos contabilizados?), tampoco deberíamos asombrarnos por lo visto en estos 19 días.

Cualquier análisis sobre lo que los países miembros de la Unión Europea (UE) hacen en este terreno debe entender que la política migratoria sigue siendo un asunto nacional -sometido, por tanto, a los vaivenes electoralistas de la política local- y que, en términos comunitarios, las bases principales se acordaron ya en Tampere en 1999, fijando como objetivos prioritarios garantizar el control de las fronteras propias y reducir (cabría añadir "por cualquier medio") los flujos de desesperados que llaman a las puertas. Y es en función de ese mantra como se entiende tanto el cada vez más visible sesgo securitario de sus respuestas, como el aumento de las competencias y recursos de Frontex, la asistencia técnica a los servicios policiales de nuestros vecinos para que, a su manera, filtren a quienes se dirijan hacia la UE o la presión para que readmitan a los que ya han entrado en el supuesto paraíso europeo. Por el camino se ha perdido no solo el respeto escrupuloso de la ley internacional, sino la atención a las normas éticas más básicas que se le presuponen a cualquier ser humano.

De ahí deriva la increíble declaración de Turquía como país seguro en 2016 para, a continuación, transferirle 6.000 millones de euros como pago por sus servicios para "librarnos" de los sirios, iraquíes y afganos que pretendían llegar a suelo comunitario. Y lo mismo cabe decir sobre lo acordado con algunos gobiernos sahelianos y Marruecos, hasta llegar a Libia, marcando el culmen de una práctica que se traduce en la financiación directa a milicias y mafias que trafican con personas, en un ejemplo brutal de la incoherencia y la cortedad de miras con las que los veintiocho actúan.

Seguir leyendo »

Se acabó el juego

75 Comentarios

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, a su llegada a la ronda de consultas con el rey Felipe VI

Es sobradamente conocido que el ex presidente de los Estados Unidos Harry S. Truman ordenó colocar en su mesa de trabajo del Despacho Oval un rótulo con la leyenda: "The Buck stops here". Procede del mundo del póker, en el que se definía como "the buck" a la señal que se colocaba delante del jugador que tenía que repartir cartas y que iba corriendo a medida que se desplazaba a otro jugador la responsabilidad de ejecutar dicha tarea.

Con dicha leyenda, el ex presidente Truman enviaba dos mensajes: primero, el ejercicio de la presidencia del Gobierno no es ningún juego; y segundo, ningún presidente puede desplazar la responsabilidad de ejecutar ninguna de las tareas que como presidente le corresponde. El poder presidencial no es un juego y su ejercicio es personal e intransferible.

Lo que vale para el presidente de los Estados Unidos vale también para el presidente de Gobierno de cualquier democracia parlamentaria europea. No puede transferir a nadie el ejercicio de su responsabilidad. Felipe González dijo en alguna ocasión que ser presidente del Gobierno supone no "poder pasar el teléfono". La llamada que recibe el presidente es la última.

Seguir leyendo »

¿El amor para el verano?: con quién nos emparejamos

El verano se ha asociado al amor en muchas ocasiones. El tiempo libre y el incremento de horas de sol deben de tener algún efecto en eso. Así lo ha recogido una amplia gama de cinematografía, desde Grease a Call Me By Your Name, pasando por Brockeback Mountain. También películas de amores rurales de Rohmer, o nuevos estrenos de amores urbanos. Pese a todos los peligros que conllevan las relaciones románticas, aún están muy presentes. Nos enamoramos y, a veces, conseguimos tener pareja… Pero ¿quién es él/ella/ellxs? No me gustaría romper la magia del enamoramiento, pero normalmente la formación de las parejas sigue algunos patrones establecidos que, además, tienen efectos en cómo nos organizamos como sociedad.

El nivel educativo juega un papel muy importante en la formación de las parejas heterosexuales —que son las que principalmente se han estudiado—. Las parejas de las generaciones anteriores se componían por un hombre con un nivel de estudios superior a la mujer. Los estudios mostraban que ellos se fijaban en mayor medida en el aspecto físico, y ellas en la vertiente socioeconómica. Sin embargo, a medida que pasan los años, en la mayor parte de países europeos se ha producido una expansión educativa para ellas. Las mujeres cada vez se gradúan más en la universidad que los hombres, cosa que produce una brecha educacional entre los géneros. Esta nueva situación y otros factores parece que han afectado a las preferencias, las cuales van confluyendo entre géneros. Ahora los hombres tienden a fijarse en el nivel educativo que tienen ellas y las mujeres no se concentran tanto en el nivel socioeconómico de ellos. Aunque algunos estudios aún muestran que ellas evitan mostrar demasiada ambición en las citas que tienen porque saben que las penalizan. Básicamente, observaron que las mujeres solteras que estudiaban un MBA (máster en administración), reducían el salario deseado cuando sabían que lo iban a ver sus compañeros de clase.

Con la expansión educativa de las mujeres, las condiciones de la formación de las parejas han cambiado. Parece que las mujeres jóvenes heterosexuales con un nivel educativo alto tienen dos escenarios: o emparejarse con chicos con menor nivel educativo que ellas (hipogamia), o quedarse solteras. Los estudios indican que se produce en mayor medida lo primero que lo segundo. Este hecho podría tener una consecuencia positiva: alterar las relaciones de poder en las parejas. Al tener ellas más nivel educativo y, por tanto, probablemente, más nivel adquisitivo, esto podría afectar cómo se reparte el trabajo reproductivo dentro de las parejas. Algunos académicos argumentaban que las mujeres se ocupaban del trabajo de cuidados y doméstico en mayor medida que ellos, en parte, porque ellas tenían que compensar la menor dedicación al mercado laboral. Sin embargo, en estas nuevas parejas hipogámicas, pese a ser ellas las que aportan más cantidad de ingresos, siguen realizando más trabajo de cuidados, especialmente el más rutinario. No es una sorpresa, pero se confirma que las estructuras de género son mucho más poderosas que las económicas.

Seguir leyendo »

Ayuso, los liberales que no se fueron

Díaz Ayuso toma posesión como presidenta de la Comunidad de Madrid

Ya está Díaz Ayuso de presidenta de la Comunidad de Madrid, bendecida por Esperanza Aguirre, que ha anticipado que su sucesora hará una política "liberal"; que es la buena, ha dicho sonriente la expresidenta. Si lo sabrá ella, venga de mamandurrias privadas con dinero público. 

No ha dicho Ayuso en su discurso de toma de posesión ni una palabra sobre la corrupción estructural del PP, incluida la eventualmente suya. Ha tenido el detalle esta vez de no anunciar tolerancia cero con las irregularidades, no le fueran a aplaudir de cachondeo los de Errejón. Igual lo ha dejado para otro día, con menos calor. Mientras, un obispo con bonete y falda talar -o sea, hasta los tobillos; tapizado, no vestido- aplaudía a Ayuso sin límites. Qué cosas.

Mucho ji-ji-ja-ja con la Ayuso, mucho darle un cachete paternalista en la mejilla, mientras ella, consciente de lo que le ha costado llegar hasta aquí, a sabiendas de que ha logrado escamotear el batacazo del PP en las generales -de 137 a 66 diputados, ¡se ha quedado Casado con menos escaños de los que ha perdido!-, se hace fuerte en Madrid con vistas a España. Es y será presidenta Ayuso para un rato largo. La nueva presidenta se permite presentar como victoria no nacida, pero ya registrada, su futura gestión, a pesar de la nostalgia de los atascos en la Gran Vía, que se contagia incluso a quienes no los han vivido. Estará con Ciudadanos y Vox. Los tres en pie de igualdad ideológica.

Seguir leyendo »

Los refugiados del Open Arms y la política sucia

34 Comentarios

El Open Arms se abre a ir a Baleares

"Las manos rotas a martillazos: así descubrí cómo empieza el drama del Open Arms". Lo explicaba aquí Juan Cervera, médico del contingente de la ONU en Mogadiscio, Somalia. Una de tantas personas que se juegan la vida cada día por arreglar un trozo de este mundo cada día más inhóspito. Mientras, políticos sin escrúpulos juegan en los tableros de la ambigüedad o, directamente, se desentienden de las víctimas desde cómodos sillones. 

El Dr. Cervera describía lo que vemos cada día en los informativos decentes. Las mujeres sistemáticamente violadas por sus captores,  porque asaltar a la mujer, torturarla y humillarla, sigue siendo un preciado botín de guerra. Siempre lo fue, se diría que va a más. Incluso en las guerras de todos los días. Ofreciéndose una a cargar con todo para ver si salva de ese suplicio a sus hijas o a sus hermanas. Y toda la caterva de horrores que impelen a dejar la casa y el país para emprender la aventura incierta de llegar a un puerto civilizado. Los que huyen de ser extorsionados para inmolarse, de la tortura o el hambre, perseguidos hasta por ir al colegio. Y ello a resultas, en buena parte, de arbitrariedades consentidas por diferentes intereses desde el poder. Soluciones habría.

Ese puerto seguro en principio es Lampedusa. Y allí han pasado varios días un centenar de refugiados a bordo del barco español de la ONG Open Arms, hacinados y desesperados. Hemos podido verlos presos del abatimiento, la ira o la incredulidad. La tensión aumentó, se tiraron al agua. Tenían la costa a 800 metros y no les permitían bajar. El Gobierno español ha enviado, por fin, un buque de la Armada a Lampedusa, para hacerse cargo de ellos y  "acompañar" al Open Arms a España. A Mallorca. Desde Rota son tres días hasta Italia y luego el trayecto a la isla balear. La urgencia no es la misma para las víctimas que para los gobiernos. Quizá el buque de la Armada nunca llegue. Finalmente, la Fiscalía italiana ha ordenado el desembarco de los migrantes en Lampedusa.

Seguir leyendo »

La pesadilla de la industria alimentaria: todo lo que hay que saber sobre la listeria

Bacteria de la Listeria.

El Ministerio de Sanidad activó la alerta sanitaria nacional el pasado 16 de agosto por el brote de listeriosis localizado en Andalucía y causado por unos lotes de carne mechada "La Mechá" contaminados por dicha bacteria. Dado el interés público de esta noticia y las posibles dudas que pueda tener la población sobre las características de esta bacteria y del brote, pasamos a aclarar detalles importantes en este asunto.

La Listeria monocytogenes es una bacteria distribuida ampliamente en la naturaleza y muy resistente a condiciones hostiles y a varios de los procesos que se dan en la industria alimentaria para garantizar la seguridad de los productos (refrigeración, adición de sal o ácidos...). En los últimos años, múltiples países a lo largo del mundo han sufrido brotes por esta bacteria. En España y desde el año 2009, la listeria ha matado, de media, 70 personas al año. Precisamente por ello, como indica Miguel Ángel Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, la listeria se trata de "La bestia negra de la industria alimentaria".

La listeria no puede transmitirse entre personas salvo durante el embarazo de madre a hijo y suele adquirirse al ingerir alimentos contaminados. Para las personas sanas y no vulnerables, la infección por listeria carece de complicaciones y puede pasar desde ser asintomática a causar una gastroenteritis con vómitos, diarrea, debilidad, fiebre... de varios días de duración. Esta es la razón por la que la infección por listeria está infradiagnosticada en nuestro entorno, ya que solo en los casos más graves la gente acude al hospital para indagar sobre este problema de salud. El diagnóstico de confirmación se realiza con el análisis de muestras de las personas (normalmente de la sangre). La listeriosis se trata de una enfermedad de declaración obligatoria en España. Es decir, los médicos están obligados a notificar sobre los casos que conozcan.

Esta bacteria es peligrosa especialmente para la población vulnerable a ella: bebés, embarazadas, ancianos y personas con inmunodepresión. La absoluta mayoría de las muertes causadas por esta bacteria se producen en estas personas de riesgo. En ellos se puede producir la listeriosis invasiva en la que aparecen dolores de cabeza, encefalitis (inflamación del cerebro), meningitis o bacteriemia (presencia de bacterias en sangre). Además, la listeria puede provocar abortos e importantes secuelas en los bebés si afecta a mujeres embarazadas.

El periodo de incubación (el tiempo que transcurre desde el contagio hasta que se experimentan los primeros síntomas) es muy amplio y puede durar hasta 70 días, aunque lo normal es que dure alrededor de tres semanas. Debido a esto, es de esperar que aparezcan más casos de afectados por la listeria durante estas semanas.

Seguir leyendo »