eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Crónica perpleja de la España en cueros

Pedro Sánchez y Pablo Casado en el Congreso ZIPI/EFE

Flota en el aire un descrédito de la política que suele resaltarse más cuando no gobierna la derecha de todas las letras. Potente. Va por barrios e intereses. Por ojos tuertos, de los de mirar. Hay cronistas, solventes además, a quienes molesta que la nueva generación de políticos sean guapos. Tal cual. Otros espantos más responsables indican que algo pasa. Personalmente estoy experimentando la sensación de conectar la tele, una radio o una web y ver a Pablo Casado pongamos por caso, no solo, y sentir que me hacen engullir una tarta de merengue con chantilly después de haberme comido un pavo entero relleno de salchichas.

Puede ser peor. Abrir la puerta y encontrarse al propio Pablo Casado con su sonrisa Colgate vendiéndonos la Biblia de los testigos de la España franquista.  Ha anunciado su intención de ir casa por casa buscando el voto, no invento nada. Mientras su fiel Teodoro García Egea nos hace una demostración de lanzado de huesos de aceituna al tiempo que recita poemas épicos de la dictadura: "España es el limpio orgullo de la historia de la raza", "el Padre Nuestro que rezas por la mañanas y el rojo y gualda que pone ese nudo en tu garganta".

Pedro Sánchez entretanto se desdecirá de algo. Y, ya puestos, aconsejará a Theresa May que repita el referéndum del “brexit” a ver si ahora sale bien. Posibilidad que será cortesmente rechazada, incluso no tan cortesmente: "Londres responde a Pedro Sánchez que " nunca aceptará un segundo referéndum sobre el Brexit". 

Seguir leyendo »

Black Friday en Podemos

28 Comentarios

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, junto al secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Julio Rodríguez

Aviso a navegantes. No tengo una opinión formada sobre los conflictos que ahora mismo sacuden a Podemos en Madrid, en Galicia o en Catalunya. Quienes vayan a leer este artículo en esa clave pierden su tiempo y van a acabar más cabreados aún de lo que esperaban, que seguro que ya era mucho. Ignoro si todo es culpa del presunto liderazgo alfa de Pablo Iglesias, de las ambiciones y expectativas personales de líderes alfa locales, quienes también se consideran necesarios en un mundo sobrepoblado de contingentes, o que, simplemente, los Monty Python tenían razón; ni siquiera me parece relevante discernirlo.

Tampoco me consta que existan graves divergencias ideológicas y, si concurren, conviene reconocer que las llevan con mucha discreción y sin preocuparse en exceso de explicarlas en público, para que todos podamos formarnos una opinión fundada. Tampoco me sorprende, y mucho menos me preocupa, que se estén reproduciendo en Podemos dinámicas y hábitos propios de los viejos partidos. Siempre he sostenido que, si existiera algo mejor que los partidos para hacer política, Dios ya lo habría inventado. En cuanto a lo de vieja y nueva política, siempre me ha parecido una cuestión de edad y de márquetin. Antes o después íbamos a volver dónde siempre retornamos cuando la cosa se pone seria: nuestras viejas derecha e izquierda.

Cuando la batalla orgánica se convierte en la gran prioridad y la guerra a ganar a toda costa, normalmente, se debe a dos situaciones. O se trata de una fuerza marginal y para qué van a preocuparse por cuanto pase en un mundo exterior que les ignora y no les necesita. O se trata de una fuerza con perspectivas notables de acceder al poder y mantenerlo y ampliarlo, que es cuando a todo el mundo le entra la prisa por repartir el mando cuanto antes.

Seguir leyendo »

La inercia del bipartidismo

23 Comentarios

El Gobierno y el PP pactan que Manuel Marchena sea presidente del CGPJ

Llevamos ya varios años dando por supuesto que el bipartidismo se ha acabado y descubrimos de pronto que únicamente el bipartidismo puede asegurar la renovación de un órgano tan importante en el funcionamiento de nuestro Estado social y democrático de Derecho como es el Consejo General del Poder Judicial. Aunque para un buen número de lectores no sea necesario recordarlo, añado para los demás que la mayoría parlamentaria que se exige para la renovación del CGPJ es la misma que para la reforma de la Constitución. El PP y el PSOE pueden hacer una reforma de la Constitución, como lo hicieron en 2011 con el artículo 135 CE. Ahora les sería más difícil, porque no podrían evitar la convocatoria de un referéndum, como hicieron entonces. Pero todavía pueden hacerla.

Quiero decir con ello que en 2018, PP y PSOE pueden todavía garantizar conjuntamente la inercia institucional que posibilita que el sistema político español siga tirando. Malamente, pero tirando. No pueden hacerlo como en el pasado en el que ambos se bastaban para alternarse en el Gobierno, pero siguen controlando en régimen de duopolio piezas esenciales en la anatomía y fisiología del cuerpo político estatal. Y, con esta renovación, envían sobre todo el mensaje de que no está nada claro que todavía no les quede camino por recorrer.

La continuidad es, por tanto, lo más llamativo de esta renovación del CGPJ. A pesar de todos los pesares, el PP y el PSOE o el PSOE y el PP, acaban siendo capaces de entenderse y de hacerlo, excluyendo, parcial o totalmente,  de su entendimiento a todos los demás. La renovación del CGPJ no responde a los equilibrios parlamentarios actuales, sino a los equilibrios de los últimos cuarenta años. La contradicción entre la necesidad de renovación institucional que se pone permanentemente en circulación no puede estar en mayor contradicción con lo que ocurre en la realidad.

Seguir leyendo »

El táser se extiende poco a poco por España, ¿pero es, de verdad, un arma inofensiva?

Los táser, pistolas capaces de provocar descargas eléctricas de 50.000 voltios, son de uso restringido al ámbito militar y policial en España. Así, su posesión y uso por parte de civiles está terminantemente prohibido. Paradójicamente, los policías locales de más de 200 municipios, las Fuerzas Armadas y los GEO están autorizados a usar los táser en situaciones de alto riesgo, pero no la Policía Nacional ni la Guardia Civil que llevan tiempo reclamando el uso permitido de esta arma al Ministerio de Interior.

Ciertas unidades especiales de la Ertzaintza (llamadas Patrullas de Prevención y Respuesta Inmediata) están autorizadas a usarlas desde marzo del año pasado. Además, desde hace tan sólo unos meses, los Mossos d'Esquadra también pueden recurrir a ellas, tras la aprobación de su uso por parte del parlamento catalán. Concretamente, cada comisaría de Cataluña contará con un táser en sus oficinas antes de que termine el otoño.

Los Mossos cuentan, adicionalmente, con la peculiaridad de que deben de tener a mano un desfibrilador por si el uso del táser provoca una parada cardíaca o una arritmia potencialmente letal a la víctima. También están obligados a llevar una cámara para grabar cada actuación ("siempre que sea posible") en la que se use dicha pistola eléctrica. Esta grabación se revisará posteriormente para comprobar que se ha usado correctamente.

Seguir leyendo »

Marx, la banca y el Tribunal Supremo le dan la victoria electoral al PSOE

El fallo del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas ha levantado críticas.

Karl Marx escribió en su conocido (para una minoría) 'Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política': “En la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”.

A sus 200 años de edad (1818-2018), al revolucionario filósofo -declarado el representante personal de Lucifer en el planeta Tierra-, se le pueden objetar muchos aspectos de su impresionante obra intelectual pero desde luego no el párrafo que he recordado porque lo acaba de demostrar -de nuevo en la Historia- este episodio del impuesto que pulula por la dinámica hipotecaria, los bancos, el Tribunal Supremo y la política.

La actualidad de las anteriores palabras de Marx está más difuminada y disimulada en Europa o en Estados Unidos pero desde luego en España, en la España católica que siempre aborreció el comunismo y el ateísmo de Marx, con sus banqueros conservadores o liberales pero siempre católicos, Marx está muy vivo y es observable fácilmente.

Seguir leyendo »

Concepción Arenal: la sabia ¿feminista?

Concepción Arenal

“Era el mayor sabio de España, uno de los mayores de Europa en Derecho Penal y Sociología”

Gumersindo de Azcárate

Seguir leyendo »

Cospedal y Morenés también se cagan en dios y se suenan los mocos en la bandera

43 Comentarios

Cospedal y Morenés.

Hay muchas maneras de cagarse en alguien y de sonarse los mocos con algo. No solo la manera en que Willy Toledo se caga en dios y la manera en que Dani Mateo se suena los mocos en la bandera rojigualda. Por ejemplo, te cagas en dios cuando dejas desmembrado a un niño que trabaja en el campo y le estalla en el cuerpecito una mina antipersona que tú has fabricado y que le has vendido al sátrapa que lo mantiene pobre y que lo explota. Te cagas en dios cuando un avión de guerra que tú has fabricado y vendido lanza misiles que tú has fabricado y vendido sobre un pueblo lleno de civiles el día de mercado. Te cagas en dios cuando el ejército de un reino asesino deja caer bombas que tú has fabricado y le has vendido sobre un autobús escolar y mueren treinta niños. 

En estos sentidos, más estrictos que figurados, María Dolores Cospedal, con su mantilla de inclinarse ante el Papa, y Pedro Morenés, con su rancio abolengo católico, se han venido cagando reiteradamente en dios. Todo ello siempre con la bandera por delante, en forma de pulserita en la mano del apretón que cierra negocios como tráficos y mece cunas con metralla. Todo ello siempre con la bandera por detrás, enorme en el fondo de la foto que oficializa la masacre. Si usar el símbolo nacional para dejar niños sin piernas no es peor que sonarse un chiste en una tela, que venga dios y lo vea.

Morenés no es político, ni siquiera un político de derechas. Morenés es un mercenario, un fabricante de armas que entró en política para vender más. Y vive dios que lo ha conseguido: solo durante su etapa como ministro, sus empresas de la guerra y de la muerte (Segur Ibérica, Instalaza y MBDA) recibieron  115 millones del Gobierno del PP. Morenés, el amigo de Juan Carlos de Borbón, el que vendió bombas de racimo a Gadafi, el que hizo negocios con Arabia Saudí. En 2015 tuvo la desvergüenza de pedir a Felipe VI la “permanente renovación” del stock bélico del Ejército. El stock que vendía él.

Seguir leyendo »

La importancia de no tener razón

36 Comentarios

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, durante un debate electoral

Nada hay de malo en querer tener razón. Tampoco en pretender tenerla con contundencia o defenderla con firmeza. La deliberación democrática no está reñida con la pasión, tampoco con la fiereza dialéctica o la tensión, ni siquiera con la discusión ruidosa o la mala educación. Ese no es nuestro problema hoy. Las sociedades entran en zona hostil cuando se llenan de gente que sólo sabe tener razón y no sabe gestionar cuándo le falta. España se ha abarrotado de gente que sólo sabe tener razón. Sobre ese material resulta casi imposible construir una conversación pública decente y útil, porque la política nunca ha sido, ni será, el arte de tener razón, sino el arte del compromiso entre razones diferentes.

Cuando sólo sabes tener razón, sólo te interesan los argumentos y las situaciones que te la dan. Todas aquellas lógicas o circunstancias que te contradicen, o están mal, o las sostienen ignorantes, o son ilegales, o suponen una amenaza. Cuando te falta la razón no sabes qué hacer, tampoco cómo gestionarlo. Normalmente lo único que se te ocurre es reclamar que se vote hasta que los números te devuelvan la razón. Algo tan sencillo y tan básico como ponernos de acuerdo en que podemos no estar de acuerdo constituye un drama, porque todo debe ser convertido desde el primer instante en un escándalo, una indignidad, una traición o una felonía; solo así se evita dar explicaciones o confrontar argumentos y exponerse al riesgo de comprobar que los demás también tienen razón.

Así funciona hoy exactamente el debate político en España. Ha sido tomado al asalto por quienes, o les das la razón, o hay que estar votando una y otra vez hasta que ganen. La política es un combate y la toma de decisiones es un tanteador. Se confunden las palabras gruesas con las razones de peso y gritar con tener principios. El discrepante es, en el peor de los casos, una amenaza, un peligro, un golpista, un corrupto o un delincuente y, en el mejor de los casos, un cómplice, un cobarde o un colaboracionista.

Seguir leyendo »

Mujeres públicas

36 Comentarios

Irene Montero

“Compañeros poetas/tomando en cuenta los últimos sucesos/en la poesía/ quisiera preguntar, me urge/ qué tipo de adjetivos se debe usar...”

Silvio Rodríguez. Playa Girón

Las mujeres públicas estamos hartas. Creo que hablo por todas, sean de la ideología que sean. Estamos hastiadas de que se presuponga que una mujer tiene que ser una heroína para ocupar espacio público. Hasta el moño de que nos exijan “endurecer la piel”, “tener aguante”, “aceptar la desmesura” en unos presupuestos y hasta unos límites que ningún hombre tiene que soportar. Saturadas de que se nos exija una resistencia y un aguante y una pérdida de nuestros valores y de nuestra propia estima mayor que a ningún otro.

Arranco de la sentencia que condena a un magistrado y a una asociación de jueces a indemnizar a Irene Montero con 50.000 + 20.000 euros. Una sentencia CIVIL de protección del honor. Sobre qué opinaba de esto, y sigo opinando, no necesito extenderme porque ya lo dije hace mucho tiempo - El juez del ripio- y no me he movido ni un milímetro. La cantidad fijada por el juez de instancia me parece ciertamente exagerada, por comparación con otros casos, pero eso no quita ni pone para que la sentencia me parezca muy sensata y, sobre todo, muy acorde con la realidad. Hablan ahora sesudos juristas del alcance de la sátira y comparan con éste y con el otro, pero lo cierto es que ni la propia asociación de jueces concernida considera que esto sea una sátira política. En su defensa ante el juzgado lo dijeron: “es un mero divertimento, no sátira política”. Así que ya ven. Por mero divertimento, un juez conocedor de leyes y jurisprudencia y un comité de redacción formado por otros que tanto monta, deciden publicar de forma anónima una bazofia literaria, sin valor artístico alguno, para criticar según dicen el machismo de un partido que aborrecen. Para criticar al líder “machista” de tal formación ¿qué eligen? Vejar a dos mujeres. No podían satirizar o insultar o faltar al odiado Pablo Iglesias sino que optan por atacar el honor, la fama y el esfuerzo personal de dos mujeres. La cosa es tan así que la propia Asociación Judicial Francisco de Vitoria afirmó en un comunicado: “nunca debió de publicarse por atentatorio contra la igualdad de género”. ¡Ahhh, pero ahora el otro juez, el compañero, el colega, el que condena es un loco, poco más o menos! Poderoso caballero es don dinero.

Seguir leyendo »

El amor en los tiempos del capitalismo financiero

Kate Winslet y Jim Carrey en ¡Olvidate de mí!

El filósofo André Gorz escribió en Carta a D. Historia de un amor: «Vas a cumplir noventa años. Has disminuido seis centímetros, apenas pesas cuarenta kilos y sigues siendo hermosa, encantadora y deseable. Hace cincuenta y ocho años que vivimos juntos y te quiero más que nunca. Sigo sintiendo en mi pecho un insaciable vacío que solo colma el calor de tu cuerpo contra el mío». La D del título del libro de donde se transcribe este fragmento es por Doriane, la mujer de Gorz, para quién él escribió este texto. En septiembre de 2007 fueron encontrados los cuerpos de ambos, sin vida, en la casa que habitaban en un pequeño pueblo francés. Doriane padecía una enfermedad degenerativa agravada por un cáncer y Gorz, de alguna manera, había adelantado este final en su libro: «Nos gustaría no sobrevivir a la muerte del otro. Nos hemos dicho a menudo que, si tuviésemos una segunda vida, nos gustaría vivirla juntos».

El cuerpo social se ha sido atomizado con la crisis de 2008 y, mientras seguimos en ella, cada individuo se ve obligado a conducir su vida con todo tipo de reparos. Nada es estable ni seguro: todo es flotante, frágil e inestable. Una vez dado el primer paso del proceso que describe el filosofo Alain Badiou, el del encuentro, el del enamoramiento, la suelta de pulsiones y pasiones, todo indica que se ha hecho pie y pareciera que al fin se llega a un refugio y se podrían dar las condiciones para crear lo que él llama «Dos», la gestación de algo distinto a lo que uno y otro son para compartir otra posibilidad y desbaratar el insoportable peso del individualismo a ultranza que reclama una posición de defensa y combate permanentes. Pero cuando empieza el intercambio, en la mayoría de los casos, sucumben a la presión exterior que es la que de algún modo dicta el comportamiento social y se sueltan amarras con el compromiso. Como muy bien señala Richard Sennett, hay un punto de contacto, una relación, entre el discurso del empleador cuando afirma «yo no te obligo» al trabajador que debe optar por condiciones laborales indignas y el «yo no me comprometo» del enamorado que coloca dentro de la relación el modelo consumista y lo reproduce advirtiendo que todo producto tiene caducidad, que es intercambiable, y el clímax virtual de esta secuencia sería la fantasía de que le devuelvan el dinero en el momento que comiencen a campar las insatisfacciones.

Este modelo de relación posiblemente sea ejercido desde la necesidad inconsciente de elegir parejas que en lugar de llevar al logro de construir el Dos que señala Badiou, es decir, a la realización del amor, llevan invariablemente a la búsqueda de un espejo; en definitiva es estar enamorado de uno mismo y esto se escenifica perfectamente en una agencia de contactos en red en la que de la misma manera que se customiza un producto introduciéndole todo tipo de modificaciones personales al original, se busca la pieza sentimental y sexual que pueda complementar deseos básicos que están en el imaginario del cliente, porque a estas alturas ya no es posible hablar de amantes y el paso inicial de la compra queda satisfecho porque la primera experiencia en el espejo se lleva a cabo de manera feliz: ambos asumen el rol del cliente porque ambos han elegido al otro desde sus necesidades básicas que están respaldadas por una marca, la de la agencia en cuestión. Pero no caen en la cuenta que cada uno de ellos es el producto que el otro compra.

Seguir leyendo »