eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Toca retratarse: ¿A favor o en contra del gobierno de coalición?

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias

Vivimos tiempos de vértigo. La decisión de Pablo Iglesias de renunciar a su deseo de formar parte del gobierno de coalición entre PSOE y UP ha quedado ineludiblemente atrás. Todo dio un giro inesperado la tarde del viernes y, desde entonces, se ha abierto un amplio y enconado espacio para el debate público. Lo más llamativo es la insistencia en la pelea entre detractores y partidarios de ambas formaciones políticas y de sus líderes. Incluso, subsisten en la red hashtags dedicados a configurar activos bloques de confrontación ¿Cabe mayor muestra de estupidez colectiva? Creo que no.

Pedro Sánchez dio un evidente ejemplo de renuncia a sus planes al aceptar finalmente la conformación de un gobierno de coalición con Unidas Podemos. Es una indiscutible muestra de búsqueda del acuerdo. El cambio de postura de Pablo Iglesias ha debido ser doloroso a buen seguro. No hay otra posibilidad que poner en valor su actuación. Dan igual las razones de fondo que les animaran a ambos a moverse de sus anteriores postulados. Han permitido que el resultado electoral que dio una clara mayoría a las ideas progresistas frente al conservadurismo pueda convertirse en la puesta en marcha de un sólido gobierno para los próximos cuatro años. Ahora, todo el trabajo, todo el esfuerzo y todo el apoyo social debe centrarse en impulsar un indispensable acuerdo entre el PSOE y UP.

El pacto de gobierno no tiene por qué tener escollos insalvables. Juntos suman 165 diputados, cerca de una mayoría parlamentaria no alcanzada. De estos parlamentarios, el 75% ocupa la bancada socialista y el 25% la de la formación morada. Nadie puede discutir que democráticamente le corresponde al PSOE presidir el gobierno de coalición y aportar una mayoritaria parte de su programa. Ahora bien, es indispensable que los diputados de Unidas Podemos se sientan integrados en el proyecto. No pueden ser tratados como un forzado suplemento del ideario socialista. El acuerdo pasa por la fijación de un máximo común de principios a compartir que dejen de ser originarios de uno u otro programa. No se puede hacer el 75% del programa de un partido y el 25% de otro. Es necesario conformar uno que aglutine lo más cercano al 100%.

Seguir leyendo »

Carmen Calvo y la altísima cualificación

Calvo revela que el PSOE ya está negociando con UP del programa y de las áreas de gobierno

Las negociaciones y acercamientos "sin parar" que está realizando el PSOE con Unidas Podemos para la investidura de Pedro Sánchez están liderados por la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo. Es perverso, puesto que, si quedaba un ápice de confianza en la integridad política del Gobierno en funciones (lo cual, visito lo visto, sería de una preocupante ingenuidad), se la ha cargado definitivamente la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo (lo cual no es de extrañar, teniendo en cuenta su perfil y el nivel de sus cada día más sonrojantes declaraciones y actitudes).

Fue sonrojante su intervención en televisión la otra noche, dejando sin responder las preguntas del entrevistador sobre el veto de Sánchez a Pablo Iglesias. Y peor que sonrojantes fueron sus respuestas, que oscilaron entre la tomadura de pelo y la falsedad. Calvo (que es taurina militante, por lo que sabe mucho de engaños y humillaciones) ha dejado, como testaferra mediática de Pedro Sánchez, una manipuladora, aunque torpísima, obviedad para la hemeroteca.

Es perverso que esté liderando las negociaciones para formar gobierno una persona que ha mentido sin pudor ante las cámaras, en directo y en prime time. Como será perverso que ella ocupe un espacio de poder, si llega a formarse ese gobierno. Porque lo que necesitamos es servicio a la sociedad, no palabrería, y mucho menos si esa palabrería, peor que vacua, está llena de engaño. Sobre el veto de Sánchez a Iglesias, se adscribió Calvo a la más vergonzosa escuela dialéctica de Rajoy y Cospedal: "No era contra el señor Pablo Iglesias. Era el concepto en el que él entendía que otro líder político no podía estar bajo sus órdenes". Vicepresidenta del Gobierno en funciones de un partido "con 140 años de historia", que ella dejó por los suelos en 140 segundos aunque le siga esperando un próspero futuro político, en el gobierno o en la oposición.

Seguir leyendo »

A ver si aún se va a liar

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez

La descabellada estrategia de negociación socialista de convertir a Pablo Iglesias en el problema ha tenido el desenlace que solo dependía de la inteligencia del líder de Unidas Podemos. Suele pasar cuando tu táctica negociadora depende exclusivamente de las decisiones que toma otro y sobre las cuales careces de cualquier control; antes o después te encuentras ejecutando su plan, no el tuyo.

Los socialistas fiaron el relato del fracaso a la personalidad de Iglesias y a su capacidad para resistir las presiones internas de una izquierda y una organización atormentadas por una agónica repetición electoral. Lo primero revela que los socialistas están convencidos de que negocian con el personaje creado en y por los medios, no con un líder de carne y hueso. Lo segundo se contradice con su propio argumento de que el líder morado no podía estar en el Gobierno porque no controla a su propio partido: difícilmente puedes resistir las presiones de un partido que no controlas.

Simplemente, quitándose de en medio, Iglesias ha trasladado toda la presión a un Pedro Sánchez que, ahora sí, no puede permitirse un segundo fracaso en la investidura para el que carece de un relato que lo explique. No es su mayor problema. Además de perder la iniciativa en la negociación, por pura simetría, ahora les toca dar algo a socialistas. No hace falta estar en el Gobierno para mandar; a veces, incluso, estar se convierte en un impedimento. Desde ayer, Pablo Iglesias tiene más control sobre el reloj de la legislatura que aquel que podría haber llegado a alcanzar estando dentro del Consejo. 

Seguir leyendo »

Volvamos a cultivar la tierra y dejemos de explotarla

22 Comentarios

Convertir al campo en una industria y tratar a la naturaleza como un mero proveedor ha sido uno de los mayores errores que hemos cometido en el desarrollo de la agricultura. Ante la necesidad de atender la demanda de alimento de una población creciente, dejamos de cultivar la tierra y empezamos a explotarla a escala industrial. Los principales objetivos eran aumentar la producción y reducir costes para inundar los supermercados de alimentos baratos.  

Como consecuencia, la agricultura intensiva se ha convertido en una de las principales causas del agotamiento de los recursos naturales del planeta, la degradación de los suelos, la contaminación de los acuíferos, la deforestación, el avance de la desertificación y la pérdida de biodiversidad. Además el modelo industrial de producir alimentos a bajo coste, abusivo e insostenible, genera más de una cuarta parte de las emisiones de gases con efecto invernadero que están provocando la crisis climática.

En los países más desarrollados, cada vez comemos más barato, pero también comemos cada vez peor: peor para nuestra salud y la del planeta. Nos estamos comiendo el futuro. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2050, el rendimiento de los cultivos se habrá reducido en un 25%, si no hacemos frente de manera efectiva a la crisis climática.

Seguir leyendo »

La última moneda

Foto: cineclasico.com

Llegué a tiempo para dejar la moneda bajo su lengua. De esta forma, el último viaje de mi padre quedaba pagado y el barquero de Hades le transportaría hasta otro reino. Ocurrió hace pocos días.

Pero no he venido aquí a compartir mi dolor. No es mi estilo. Tan sólo he venido a decir que, cuando el barquero Caronte se puso a remar, me vinieron los asaltos del recuerdo. De todos ellos, hay dos que me gustaría hacer públicos, pues, ambos tienen que ver con la materia que subyace en todo lo que escribo.

Hay un primer asalto en el que yo, siendo un crío, estaba viendo una peli del Oeste; una de indios y vaqueros, de esas que echaban por la tele de entonces y en las que suenan disparos, y cascos de caballo al galope. Yo sufría mucho cada vez que mataban a un vaquero. Entonces, mi padre me preguntó el porqué de mi angustia. "Porque los vaqueros son los buenos y los indios, los malos" le contesté. Mi padre negó con la cabeza para después contarme lo confundido que yo estaba. "Es al revés- me dijo- los indios son los buenos porque están en su territorio y lo están defendiendo de los de los invasores ¿No comprendes? ¿Tú no harías lo mismo?" A partir de ese momento, empecé a mirar a John Wayne y a sus amigos de otra manera. Con un profundo asco, quiero decir.

Seguir leyendo »

Feliz día, Thor

Ejemplares de perro pastor garafiano. Foto: ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DEL PERRO PASTOR GARAFIANO.

Había caído en una trampa evolutiva. Hace dos años y dos meses, sostuve en la palma de mi mano a un ser calentito y frágil y los ojos se me llenaron de lágrimas. Al mirar los ojos amorosos de ese perrito, mi cerebro y el suyo segregaron oxitocina, la hormona del amor. Esa hormona que amarra los lazos emocionales entre una madre y su bebé. Lo descubrí hace poco, leyendo un artículo en la revista del Smitsoniano.

Thor creció hasta convertirse en veintiséis kilos de besos babosos y figura lobuna de pelaje brillante blanco y negro. No es el primer perro de mi vida, pero es mi primer perro. Crecí con Pipo, Raisa, Jacko, Bella, Oso, Yuma y Pupi, los perros de mis padres. Yo los quería, pero yo no era el amor de sus vidas. Salí de la casa paterna y durante mucho más de una década fui una persona sin perro. Al principio, el trabajo no me dejaba tiempo para un cachorro. Luego cambié de país una vez. Y otra. Y temía terminar en un lugar donde al perro le tocase una cruel cuarentena. Pero soñaba con un perro en mi vida. En las librerías, casi a escondidas, ojeaba tomos sobre ellos. Acaricié a todos los perros que pude y escuché, con añoranza, las anécdotas felices que mis amigos contaban sobre los suyos.  

Me pregunté tantas veces cómo esos lobos salvajes habían mutado en miniaturas falderas -o torpes gigantones- que nos enamoran.  La primera noticia sobre la evolución llegó en 1975. Un grupo de arqueólogos rusos anunció el hallazgo, en Siberia, del fósil de algo parecido a la cabeza de un lobo. En 2011, se anunció que la anatomía de ese fósil, de 33.000 años, sugería que era un híbrido –esos dientes tan largos eran de lobo, pero esa trompa cortita era de perro. En 2012, una prueba de ADN confirmó que aquella criatura estaba más cerca del perro que del lobo. De lobo a perro el camino fue largo: el fósil de perro más antiguo que se ha encontrado tiene alrededor de 14.000 años. 

Seguir leyendo »

El mal de la simplificación

57 Comentarios

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez

"Necesitan un enemigo al día"

Giacomo Papi

Hoy me van a permitir que pase de puntillas sobre lo que ya parece una posibilidad cierta de investir un presidente del gobierno la semana que comienza. Hay momentos para hablar e incluso para gritar, y a mí me han oído hacerlo en estas pasadas columnas, y hay momentos para guardar silencio, para dejar espacio y para esperar que las cosas graves se fragüen de la única forma en que pueden hacerlo. 

Seguir leyendo »

Aun con Gobierno, ¿cómo salir de este pozo?

58 Comentarios

Pedro Sánchez: Con Iglesias no. EFE

Lo peor de una relación fallida es cuando se descubre que no hay tierra a la que volver, que se había ubicado en coordenadas erróneas. En una insólita escalada de declaraciones agresivas, Pedro Sánchez colocó una potente carga de dinamita en el puente de la negociación con Unidas Podemos para la formación de su gobierno. Entrevistado por Antonio García Ferreras en Al Rojo Vivo de la Sexta TV este jueves, situó a Pablo Iglesias como principal escollo para un acuerdo. Con Iglesias no. La falta de empatía -cuando no la animadversión- con el líder de Unidas Podemos es evidente, pero de ahí a los insultos de grueso calibre que profirió hay una distancia. Sánchez llegó a negar las convicciones democráticas de Pablo Iglesias. Varios factores más nos llevan a la sensación de haber caído en un pozo al que no se ve salida sin daños.

Solo tres días después de haber respondido a Aimar Bretos en la Cadena SER que Pablo Iglesias "nunca le había pedido expresamente ser vicepresidente", Sánchez comunicaba a su ejecutiva que sí se lo había requerido lanzando el titular. Una de las dos veces, mintió. Y aunque la mentira es contemplada como un deporte que practican con soltura muchos políticos españoles, hemos de ser conscientes de que jamás nada sano se edifica sobre la falsedad. Jamás. Es lo que desplaza esas coordenadas que no permiten regresar. Estos titulares de vídeos recopilatorios -a los que podrían añadirse muchos más- demuestran las declaraciones contradictorias de Pedro Sánchez. Una y otra vez las suelta sin pestañear.

El candidato a la presidencia ve en Pablo Iglesias el obstáculo insalvable para un gobierno de coalición. Ahora, la excusa toca ser Catalunya. Necesita "un vicepresidente que crea en la democracia española, que existe una clara separación de poderes y que nadie es detenido por sus ideas". Hace bien en poner apellido a la democracia: española, en su singularidad. Con el dictador Francisco Franco en mausoleo de honores y su herencia impune perpetuada en múltiples estamentos del Estado. Su desprestigio fundado es un hecho.

Seguir leyendo »

Pedro Sánchez ha cedido. Pablo Iglesias ha aceptado

54 Comentarios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados

Al final se ha impuesto la cordura. Por ambas partes. Habrá gobierno de coalición. Tal y como se esperaba desde la noche del 28 de abril. Pedro Sánchez ha cedido. Pablo Iglesias también. Seguramente más el primero que el segundo. Pero la lógica política se ha impuesto, por fin, tras casi tres meses de aberraciones y sinsentidos por ambas partes.

El primer paso lo dio el líder socialista en la entrevista que La Sexta le hizo el jueves. Por primera vez aceptó la idea de un gobierno de coalición con Podemos, que hasta entonces había rechazado sistemáticamente, proponiendo en cambio una "cooperación". Que se mirara como se quisiera mirar equivalía a cerrar la puerta a Unidas Podemos, a pedir su colaboración a cambio de poco.

El paso siguiente llegó el viernes cuando la ministra portavoz confirmó que el PSOE aceptaba la presencia de dirigentes de Unidas Podemos en el gabinete de coalición. Hasta entonces sólo podían ser independientes, primero, y especialistas para cargos secundarios, después. "¿Incluso Irene Montero?", preguntaron los periodistas. "Ese escenario está abierto" contestó Isabel Celaa.

Seguir leyendo »

El desmoronamiento

36 Comentarios

Pedro Sánchez tras la moción de censura de 2018.

El sistema político que se configuró tras la muerte del general Franco una vez aprobada la Constitución a finales de 1978 está pasando de una situación de deterioro a otra que bien se podría calificar de desmoronamiento. Llevamos ya varios años en los que las operaciones más básicas, como es, por ejemplo, la investidura del presidente del Gobierno, o la aprobación de la ley por las Cortes Generales o la tramitación y aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de acuerdo con el calendario previsto en la Constitución, o simplemente se quedan sin hacer o se hacen en condiciones que se alejan bastante de las previstas en el texto constitucional. 

El desorden ha dejado de ser la excepción para convertirse en la norma. Hace cuatro años que en España no se ha puesto en práctica un programa de "dirección política", que es la primera tarea de la que el artículo 97 de la Constitución responsabiliza al Gobierno. A lo más que se ha llegado es a una "falsa investidura" de un presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras una disolución del Parlamento por no poder hacerlo tras la celebración de unas elecciones generales, seguida de una "falsa moción de censura constructiva" con un candidato con un grupo parlamentario de 84 escaños, Pedro Sánchez, culminada con unas elecciones generales, tras las cuales vuelve a asomarse el fantasma de la no investidura y de la repetición de elecciones. 

Desde 2015 el sistema político español no garantiza la formación de Gobierno. La garantiza formalmente a trancas y barrancas, pero no materialmente. No ha dejado de haber nunca un presidente del Gobierno y un Consejo de Ministros, pero dicho Gobierno no ha podido, por carecer de mayoría parlamentaria, poner en práctica un programa legislativo remitiendo los correspondientes proyectos de ley a las Cortes Generales para su aprobación, ni tampoco un programa presupuestario que pudiera ser tramitado parlamentariamente en la forma prevista en la Constitución. Sin programa legislativo y sin programa presupuestario no hay propiamente "acción de Gobierno" digna de tal nombre y, en consecuencia, la tercera de las funciones parlamentarias, "el control de la acción de Gobierno" (art. 66.2 de la Constitución española) también queda vacía de contenido. 

Seguir leyendo »