eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Íñigo Errejón encuentra en Andalucía el grueso de los apoyos para Vistalegre 2

De los 200 ediles y secretarios generales municipales que han impulsado el manifiesto 'Recuperar la ilusión', la mitad son andaluces 

La variable complicidad de Teresa Rodríguez con Pablo Iglesias también se debilita por el frente que ha impulsado ella con Izquierda Anticapitalista

- PUBLICIDAD -
Iglesias a Errejón: "No me puedes pedir que desvincule mi papel como secretario general de mis ideas"

La presencia de andaluces detrás del manifiesto   Recuperar la ilusión que la semana pasada lanzaron los errejonistas con poco más de 300 firmas y que ya se acerca a las 7.000, ha convertido a esta comunidad autónoma en base estratégica en la pugna del secretario Político de Podemos, Íñigo Errejón, con el líder del partido, Pablo Iglesias y su idea de convertir Vistalegre 2 en una suerte de plesbicito. Los andaluces copan los cargos orgánicos e institucionales que han impulsado este escrito que, entre otras cosas, pide que para dicha asamblea se separe el debate de los documentos político y organizativo de la discusión por las candidaturas. O lo que es lo mismo: primero las ideas y luego las caras.

Con  72.003 inscritos, según el censo usado en las recientes primarias, Andalucía es el segundo territorio con más miembros en Podemos, superada ligeramente por la Comunidad de Madrid (76.354), por lo que su peso en la organización es determinante. Eso lo saben los errejonistas, por lo que se han movilizado especialmente en el sur para esta campaña con la que están echando un pulso a Pablo Iglesias, quien a su vez ha visto abrirse otra brecha desde Izquierda Anticapitalista con el manifiesto liderado por el eurodiputado Miguel Urbán, y de nuevo, dos andaluces: el alcalde de Cádiz José María González Kichi y la coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, cuya complicidad precisamente se había ganado el último año pero que se ha debilitado de cara a la cita de febrero.

De este modo, de los más de 200 concejales y secretarios generales municipales que firman Recuperar la ilusión, la mitad son de municipios de Andalucía. Entre otros, los secretarios generales de cinco de las ocho capitales de provincia:  Antonio Heras (Almería), Alberto Matarán (Granada), Pepa Gallardo (Huelva), Begoña Gutiérrez (Sevilla) y Alberto Montero (Málaga). Este último ocupa también escaño en el Congreso de los Diputados, como también lo hacen Ana Terrón, Sergio Pascual y Auxiliadora Honorato, de modo que son cuatro andaluces de los 12 de la bancada que se han adherido a este documento.

Los movilizadores de las bases errejonistas en el territorio

Hay que agregarles las firmas de siete diputados del Parlamento de Andalucía: la citada Begoña Gutiérrez, que también ocupa escaño, Carmen Lizárraga, Esperanza Gómez, José Antonio Gil de los Santos, Mercedes Barranco, Lucía Ayala y Juan Moreno Yagüe, es decir prácticamente la mitad de los 15 del grupo liderado por Teresa Rodríguez. Es más, de esos casi 7.000 firmantes, cerca de la mitad son simpatizantes de distintos municipios de Andalucía, un territorio donde desde que fue destituido por Pablo Iglesias como secretario de Organización, Sergio Pascual ha continuado manteniendo las bases errejonistas desde su cargo de diputado y aprovechando las redes que había tejido como número 3.

Es más, no es casual todo este respaldo en Andalucía porque las recientes primarias que revalidaron a Teresa Rodríguez como líder en la comunidad autónoma habían contribuido a movilizar a los inscritos, lo que quedó reflejado en que hubo un récord de participación en el proceso, pese a que la victoria no fue para los errejonistas, como tampoco en la mayoría de las primarias para renovar los órganos celebradas en tres regiones y 12 municipios. Sólo se impusieron en Santander y Málaga.

Y como se ha señalado, hay que unir a esto el trabajo de dos errejonistas de peso en Andalucía, porque además de Sergio Pascual, figura la también diputada Auxiliadora Honorato, los dos integrantes el Consejo Ciudadano Estatal (CCE). Junto a ellos, entre los andaluces miembros del CCE que han respaldado el manifiesto están Carmen Romero, Guillermo Paños, Esther Sanz y los citados Esperanza Gómez, Ana Terrón, Alberto Montero y Lucía Ayala.

Se da la circunstancia también de que en Andalucía no hay una presencia destacada de pablistas, pese a que para las recientes primarias Teresa Rodríguez se haya valido del apoyo de éstos para su reelección. Están los errejonistas y los anticapitalistas, con Teresa Rodríguez como gran referente. Y se da la paradoja de que en la parte organizativa hay ahora más coincidencia entre anticapitalistas y errejonistas que con los pablistas, pese a que éstos sintonicen más con los primeros en lo político.

En este contexto, el lanzamiento de dicho documento ha supuesto, por un lado, ahondar en las diferencias de Teresa Rodríguez con estos cargos orgánicos e institucionales que logró neutralizar en las recientes primarias que la revalidaron en la secretaría general en Andalucía y le permitieron montar una ejecutiva sin críticos tras un tenso año y medio de mandato. Por cierto que en este proceso no se separó la discusión de ideas y caras, como pidieron las candidaturas que competían con Teresa Rodríguez -lideradas por Carmen Lizárraga y Begoña Gutiérrez- porque se convocó sin tiempo para ello, según adujeron desde la dirección.

Pero, por otro lado, ha quedado en evidencia que los cuadros de Íñigo Errejón han aprovechado la también la debilidad que puede tener Pablo Iglesias en un territorio donde sus relaciones con Teresa Rodríguez se han enfriado tras haber pasado de las tensiones en los primeros meses de Podemos a una progresiva sintonía a medida que ella se veía obligada a frenar las pretensiones de los errejonistas. Especialmente porque Teresa Rodríguez se ha visto obligada a reclamar más autonomía en la organización, con un CIF propio para Podemos en Andalucía, como prometía en su campaña, y esta apuesta por la descentralización será uno de los debates que se abra en Vistalegre 2.

"El hecho de que haya tantos compañeros de Andalucía refleja que las tesis que en este congreso plantearía que hay que continuar con la línea fundacional de Podemos, que apela a los consensos sociales del 15M, es la que se percibe como correcta aquí,  quizá por las especiales características de nuestra tierra, donde convence menos esta apuesta por un partido de resistencia y de trincheras", apunta Sergio Pascual. En su opinión, "cuando uno se enfrenta a un refundación del partido, porque ha cambiado completamente el escenario, es razonable que se pueda discutir no sólo el conductor y el rumbo, sino también si mantenemos la misma caja de cambios, ruedas y modelo de motor".

El debate de fondo: cómo relacionarse con IU

Entiende con ello que "no se necesita la misma organización para seis elecciones en apenas dos años que para el periodo político que se ha abierto tras el 26 de junio". Y es aquí donde está una de las principales diferencias entre las distintas posturas: cuál debe ser la relación con IU. Los errejonistas insisten en la necesidad de una coalición electoral mientras ven que los pablistas abogan por una fusión con la que los primeros creen que perderían su lugar de referencia a la izquierda y se mancharían de la "vieja política".

Y en esto también lo que se mueva desde Andalucía será decisivo porque es donde IU tiene su mayor estructura orgánica e institucional y donde su líder, Antonio Maíllo, se ha alineado claramente con Alberto Garzón en la apuesta por una confluencia desde ya. Mientras, Teresa Rodríguez no termina de definirse con las prisas que le ha metido Antonio Maíllo, porque ella se mueve entre la buena relación que tiene con el coordinador regional de IU, plasmada en una confluencia de facto en el Parlamento de Andalucía, y los recelos de haber vivido sus inicios en la política con unas maneras de la coalición de izquierdas que no comparte.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha