eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

El activista en huelga de hambre por la renta básica acude a urgencias

Francisco Vega, que lleva 35 días ingiriendo sólo líquidos, ha sido trasladado al Hospital Civil de Málaga después de sentirse indispuesto, y ha sido dado de alta 

Pide una reunión con Susana Díaz después de que se cortara su participación en las reuniones con técnicos de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales

- PUBLICIDAD -
Francisco Vega, ante la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga | N.C.

Francisco Vega, ante la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía en Málaga | N.C.

Francisco Vega, el activista que permanecía en huelga de hambre desde el pasado 10 de octubre, ha sido trasladado este lunes al Hospital Civil de Málaga después de sufrir un desvanecimiento. Según su hija, no podía abrir los ojos y una ambulancia lo ha llevado al hospital. Vega está realizando su tercera huelga de hambre en un año para pedir una renta básica para las víctimas de la violencia machista y para las personas con menores a cargo. A mediodía, Vega ha sido dado de alta.

Como cada mañana laborable, Vega (que tiene 65 años y está jubilado) había ocupado su lugar frente a la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía, en la Alameda Principal de Málaga. Planta allí su bandera y reclama la aplicación del artículo 23.2 del Estatuto, que garantiza el derecho a una renta básica que satisfaga unas "condiciones de vida digna" y a recibirla, si es necesario, de los poderes públicos.

Hoy se ha sentido indispuesto. La enfermera que le controlaba los parámetros cada lunes ha llamado la ambulancia porque le costaba mantenerse en pie y tenía la tensión descompensada. La propia enfermera ha tomado la decisión de llamar a la ambulancia, según ha relatado su hija. El parte de alta refleja fatiga y tos crónicas y fibromialgia y una sensación de hipotermia. 

El pasado jueves Vega admitía sentirse cansado. Llevaba entonces 31 días sin comer (hoy son 35), sólo a base de líquidos. "¿Qué quieres que te diga? Esto ya hace mella". Aunque en los últimos días se le habían unido dos compañeros y Demetrio Cano también está en huelga en Granada, Vega se desesperaba por el poco eco de su protesta. En su segunda huelga de hambre había conseguido convertirse en interlocutor de la Consejería de Asuntos Sociales, con cuyos máximos responsables técnicos y políticos mantuvo varios encuentros, incluidos dos con la consejera, María José Sánchez Rubio.

La consejería cortó esa comunicación abruptamente y sin explicación a mediados de julio. Ahora entiende que las reclamaciones de Vega quedan satisfechas con renta mínima de inserción, que entrará en vigor de 2018, y que se ha elaborado con el consenso de organizaciones sociales y sindicatos. Después de haber celebrado esas reuniones con los cargos de la consejería, su aspiración ahora era que le recibiera Susana Díaz.

Vega había perdido siete kilos en un mes y era consciente de que las fuerzas podían fallarle en cualquier momento. A mediodía seguía ingresado y a la espera de recibir los análisis. Su hermana Charo explica por teléfono que el médico le ha aconsejado que pare, pero él insiste en mantener la huelga hasta que le reciban o le den una contestación. "Yo quiero que pare, porque se lo está diciendo el médico. Le hemos insistido en que tome otras vías. Una cosa es apoyarlo hasta donde se pueda y otra esto".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha