eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Bob Dylan hace de su capa un sayo en Granada

Dylan tiene 74 años, lleva media década en la música y puede permitirse ciertas licencias, como no hacer un show que sea una sucesión de grandes éxitos sin más.

- PUBLICIDAD -
Bob Dylan hace de su capa un sayo en Granada

Bob Dylan hace de su capa un sayo en Granada

Bob Dylan, leyenda viva del rock, ha dejado su sello en el concierto que ha ofrecido esta miércoles en el Palacio de Deportes de Granada, una actuación precedida por Los Evangelistas y la voz de Soleá Morente, hija del genial cantaor Enrique Morente.

Con puntualidad absoluta (el inicio de su espectáculo estaba anunciado para las diez en punto de la noche), Dylan comparecía en el escenario secundado por una extraordinaria banda compuesta por cinco músicos: dos guitarristas, un bajista, un baterista y un quinto miembro que ha ejercido un poco de hombre para todo, ya que ha tocado los teclados, el dobro, la mandolina y hasta el violín.

Armado sólo con su voz, empezó su actuación con 'Things have changed', y en el segundo tema ya se ha apoyado en su sempiterna armónica, instrumento que a ratos ha alternado con el piano y, para decepción de algunos, nunca con la guitarra.

Dylan tiene 74 años, lleva media década en la música y puede permitirse ciertas licencias, como no hacer un show que sea una sucesión de grandes éxitos sin más.

Renuncia a ello para centrarse en sus últimas creaciones (o recreaciones, como las canciones de Frank Sinatra que acaba de editar), alternándolas con clásicos menores que altera precisamente para que el público no pueda identificarlos con facilidad.

Ha sido lo que ha pasado, por ejemplo, con 'Duquesne whistle', probablemente la que más ha animado a los espectadores en la primera fase del concierto, junto a una magnífica versión del 'I'm fool to want you' de Billie Holiday.

Después de 49 minutos exactos sobre el escenario, la banda se tomó un respiro que además significó el primer y único momento en el que el genio de Minessotta, huraño donde los haya, se dirigió al respetable.

Tras esa pausa, de unos veinte minutos, Dylan y los suyos continuaron transitando los caminos del folk, el country, el blues de Nueva Orleans y el swing, esto último ejecutado casi a la perfección con joyas como 'Autumn leaves', original de Yves Montand y popularizada por Sinatra.

Poco después de las doce de la noche, la uniformada y silenciosa formación (nadie le hizo coros al líder en ningún instante) abandonó el escenario para retornar ante la insistencia del público, aunque más correcto sería decir de la sección que había estado atenta toda la velada y no la que casi desde el principio se tomó el recital como algo parecido a música de fondo, y ofrecer un bis en el que al fin no cayó un clásico de toda la vida, un 'Blowin' in the wind' que sí había interpretado, transformado para la ocasión, días atrás en Barcelona.

No obstante, ese único bis terminó con una descarga rockera que satisfizo tanto como eso o más y en la que tanto la banda como el propio Dylan ejerciendo como solista y sin más apoyo que el de su voz rasgada, a punto estuvieron de desmelenarse en un fin de fiesta memorable.

El de Granada ha sido el primero de los dos conciertos que Dylan ofrecerá en Andalucía en el marco de la gira que le lleva estas semanas por varias ciudades españolas para promocionar su último disco: "Shadows in the night".

La última vez que Dylan actuó en Granada fue hace once años en Motril, donde ofreció el que fue su único concierto programado en Andalucía tras presentar su disco "Live 1964", que recoge en su integridad el recital que ofreció la noche de Halloween de 1964 en el Philharmonic Hall de Nueva York.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha