eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rafael González Morera

Periodista.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 77

Cuando un bosque se quema...

Cuando un bosque se quema, algo tuyo se quema. 2.700 hectáreas quemadas son muchas hectáreas. Cuando algo se quema, la tristeza me invade, pero si es en Gran Canaria, la angustia se apodera de mí. Amo el campo, tuve durante doce años una casa en el barrio Trujillo de Moya, y aunque soy de Las Canteras desde mi infancia, de vez en vez me gusta ir al campo para echarme un potaje con un cacho carne.

Da la puñetera casualidad que son Tejeda, San Mateo, Valleseco, mis sitios preferidos para pasar un sábado, y en Tejeda he estado con muchos amigos, entre ellos Evaristo Quintana, periodista de la Cadena SER Las Palmas, tejedense de pro que me ha enseñado muchas cosas de su pueblo. Ir a Tejeda pueblo, en el cogollo municipal, y comer en la Tienda de Paco, en la Cueva de la Tea, en la Casa del Caminero, es una auténtica delicia, especialmente para mí en invierno en donde te entra mejor un potaje que con el frio te pide también unos vasos de vino. San Mateo es otro de los sitios a donde suelo ir con frecuencia para cambiar la playa por el campo, y aparte de La Raíz del Verol, o El Txistu, dos restaurantes de relieve, está La Tertulia, en la calle del Agua, con barra y comedor, y antes de pasar al condumio principal en la barra suelo echar una tertulia justificando el nombre del restaurante y en donde se oyen conversaciones de gente del lugar muy interesantes, pero que ahora mismo están impregnadas de tristeza y lamentos.

Seguir leyendo »

Libertad de expresión

Me dice un buen amigo que no está de acuerdo con los planteamientos, las ideas que expreso sobre Catalunya, y le digo que eso es lo bueno, que discrepe, que me critique, porque no estoy en posesión de la verdad absoluta. Pero al buen amigo le digo que quizá mi problema sea que conocí Catalunya porque me tocó la mili en los Pirineos ilerdenses, tocando frontera con Francia, y conocí las mugas (caminos vecinales), a los pageses, y a muchos universitarios catalanes que hacían la mili conmigo, en su mayoría antifranquistas y republicanos. Le cuento cómo un buen día por esas maniobras abiertas que hacíamos por los intrincados montes de los Pirineos, llegamos a un barrio de Pobla de Segur, ganadería por aquí, frutales por allá, y unos pageses nos invitaron sin que se enterara el teniente que mandaba la expedición a una comida exquisita. Ensalada, conejo en salsa, papas y vino del Priorato, que aunque no me hacía mucha gracia se agradecía con el fresquito que hacía por aquellas alturas. Eso de conocer Catalunya tan joven me da una idea de lo que acontece por aquellas tierras, que no es moco de pavo. Dos o tres pageses (campesinos) me demostraron su animadversión a Franco en una conversación interrumpida por la llegada al lugar de los mandos profesionales. Una cosa que también me impresionó fue otro día cuando le vi pegar un cogotazo a un niño de Tremp a un policía armada (la gristapo) diciéndole ¡habla cristiano, coño! El pequeño apenas sabía hablar castellano y hablaba con sus amiguitos en catalán. Recuerdo que cuando llegué a Gran Canaria del primer campamento de la Instrucción Premilitar Superior (IPS) dije en el Club Victoria y en el viejo “Diario”, en donde ya trabajaba, una frase que levantó ampollas y ronchas: “Me da la impresión que algún día Catalunya será independiente”.

Tuve que pronunciar esta frase en voz baja, porque en plena dictadura franquista no se podían decir esas cosas, y menos en mi caso pues era militar en esos momentos y se me podía caer el pelo. Pasaron los años y los amigos de confianza, en el periódico y en el Victoria, me preguntaban con cierta ironía y no menos coña: ¿Y cuando será Catalunya independiente?, y a todos les devolvía el sarcasmo: “cuidado, dije que algún día, pero no dije el día ni el año”. Lo mismo digo ahora, me da la impresión que algún día se independizara de España. Pero como sufrí el franquismo, incluso la censura previa en el periodismo, que había que llevar las pruebas de todas las informaciones a la calle Triana, en donde estaba la Delegación de Información y Turismo franquista, y por todo esto y mucho más soy un defensor a ultranza de la libertad de expresión, y creo que el gobierno de Mariano Rajoy se está equivocando gravemente con Catalunya, y que está rompiendo todos los puentes para un entendimiento futuro. Que una monarquía tan conservadora como la británica, con el Partido Conservador en el Poder, le permitiera a Escocia hacer un referéndum independentista, que un Canadá conservador con un partido conservador en el Poder, le haya permitido a Quebec hacer dos referéndum, es como para por lo menos ponerse a pensar. A lo mejor el gobierno en pleno del Partido Popular con Rajoy a la cabeza debería ir a Escocia y a Quebec a estudiar un poco el tema del derecho a decidir, y a impregnarse de democracia.

Seguir leyendo »

Microalgas comestibles

La cosa está que arde con las dichosas microalgas, y en Tenerife la preocupación es tan grande que una mayoría de vecinos suspenden al Cabildo chicharrero y al Gobierno Canario ático en el tratamiento informativo de las microalgas. Mientras, Fernando Clavijo y el consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, siguen anclados en sus feroces críticas a la oposición, a las redes sociales y a los Medios Informativos, que dicen no informan sino manipulan, y dos kilos de seba. Fue muy explícito Clavijo en su análisis del contraanálisis del asunto/trasunto de las microalgas, y afirmó que responsabilizar al Gobierno de las cianobacterias es como acusarle de la subida de temperaturas o del viento, y menos mal que por aquí todavía no tenemos un huracán, que a lo mejor Clavijo y Baltar culparían a la oposición de tales vientos desbocados si se produjeran. Noemí Santana, portavoz de Podemos en el Parlamento de Canarias acusó a Clavijo de pedir que no se hablara de las dichosas microalgas, e intentar ocultar la realidad para no espantar a los turistas, algo que no tiene cabida en democracia. No es la primera vez que ambos los dos, Clavijo y Baltar, recurren al intento de censura informativa, aduciendo entre otras quisicosas que eso perjudica al turismo, y dos apartamentos, y un bungalow, y cuatro camareras de piso explotadas en plan bruto. Por si fuera poco la actitud coercitiva de Clavijo y Baltar, la consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad, la palmera Nieves Lady Barreto, se ha unido al coro de censores y ha afirmado que la cianobacteria conocida como microalga es un fenómeno natural y recurrente que no resulta nocivo para las personas, y en mi caso en plan Fraga, como hizo el ministro franquista en Palomares cuando cayeron varias bombas atómicas norteamericanas, me voy a bañar al Muro Marrero para demostrar que la palmera tiene toda la razón, aunque me entraron unos picores y como soy muy aprensivo me quedé acojonado. Si hay una invasión de las dichosas microalgas en Las Canteras el Baltar me va a leer.

Pero quién me ha tranquilizado totalmente es mi compañero y sin embargo amigo, Salvador Lachica, que en un magnífico reportaje apunta a aspectos positivos de algunas especies de algas, como la spirulina, porque es un superalimento y una excelente fuente de proteínas digeribles, y que cuenta con un alto nivel proteico y aporta vitamina B y ácidos grasos esenciales, con un contenido en selenio, clorofila, tocoferol y retinoides, y es antioxidante, antihipertensivo, controla el colesterol y fortalece el sistema inmune. Me quedo tan entusiasmado que me voy frente a la Peña la Vieja, recojo un balde de seba, y con unas cebollas, zanahorias, pimientos verdes y rojos, y algunas especies, me hago una sopa que titulo “Sopa de seba Peña la Vieja”, invito a mi vecina del quinto, que tras probar el misterioso líquido lo escupe como una desaforada exclamando:“¡Esto qué coño es!”, y cuando le digo en qué consiste mi ocurrencia culinaria, me dice acalorada “dígale a su amigo Salvador Lachica que prefiero los camarones de la playa de San Marcos, o incluso los de San Andrés, póngame un gin-tonic y tire ese líquido subversivo”. Se toma el gin-tonic, pide otro, y sigue con su tema a cuenta de las algas: “Le voy a invitar a una sopa de algas, pero con algas nori, o wakame, o también las kombu, y luego un pescado a la sal con un alioli y unas papas sancochadas, que ya verá….”.

Seguir leyendo »

Catalunya

Hace medio siglo partíamos unos treinta y pico canarios para Tremp, Lleida, en los Pirineos catalanes para hacer el primer campamento de Milicia Universitaria. Travesía marítima hasta Cádiz en el vapor Domine, en donde treinta años antes trasladaron los falangistas/franquistas a los diez republicanos que fueron asesinados seguidamente en el río Tajo, y luego de llegar por primera vez a tierras peninsulares, un largo recorrido en tren desde la “tacita de plata” hasta los pirineos ilerdenses. En el cuartel nos reunimos cuatro compañías de unos ciento ochenta jóvenes cada una, y cuando llegamos había otra de soldados de reemplazo que nos contaban que en enero/febrero hasta las cañerías estaban congeladas. A los mandos no les gustaba en absoluto que los “milicianos” hiciéramos buenas migas con los guripas, como llamaban a los soldados de leva, tales y cuáles. Llegamos a principios de junio y hacía un frío tremendo por las noches, y al atardecer nos reuníamos cuando el sargento de semana lo permitía a orillas del río Noguera Pallaresa que pasaba por el campamento, y allí hacíamos merienda cena con los condumios que mayormente los compañeros catalanes, y también los vascos, especialmente mi amigo Tomás Garmendia, nos mitigaban el jilorio porque sus familias les tenían normalmente bien abastecidos. También había en mi compañía algunos castellanos, andaluces, asturianos, cántabros, generosos en el reparto de viandas.

Nosotros los canarios el gofio que llevamos en el viaje se nos acababa bien pronto, y ya luego la despensa de los isleños apenas se reponía dada la lejanía de las familias. Lo primero que conocí de Catalunya fue la chacinería, antes del seny y El Segadors con la rebelión de los campesinos catalanes en 1640, la guerra de sucesión que terminó con la toma de Barcelona por Felipe V en 1714 y la aplicación posterior de los Decretos de Nueva Planta por parte del centralismo castellano/borbónico que abolieron las instituciones propias de Catalunya, Aragón, Valencia y las Baleares,  la entrada de las tropas franquistas a sangre y fuego en 1939 en la capital catalana, historia que le apasionaba a Jordi Segura. Pero gracias a la pandilla de compañeros catalanes conocí como decía la chacinería a orillas del Noguera Pallaresa, la butifarra blanca, negra, de huevo, el fuet, el chorizo collar, la longaniza de montaña, el bull de cerdanya, etc, que eran con pan y vino, normalmente Priorato o del Penedés, sustento  de calidad en la tarde/noche tras la mala comida de cuartel, del “rancho” del mediodía. Está claro que mis simpatías por Catalunya empezaron por el estómago. En mi compañía había como treinta compañeros catalanes, y como siempre pasa hice una gran amistad con muchos de ellos, especialmente con Jordi Segura Ripoll, estudiante de medicina en la Facultad del Hospital Clínico, y hoy día copropietario de una importante empresa de suministros de material hospitalario, Medicina y Odontología Sociedad Anónima (MYOSA) con sede central en Barcelona, y con una importante delegación en Madrid.

Seguir leyendo »

Prensa y redes sociales

Las redes sociales se han convertido en los últimos años en un modernismo que ha originado muchas polémicas, algunas poco creíbles, incluso cínicas, farsantes. Parece claro que en el momento en que decidimos ser participes de este mundo “social”, nos sometemos voluntariamente al escrutinio, a las críticas públicas, y está claro que no siempre recibimos elogios. Hay que enfrentarse a comentarios negativos, y en ocasiones incluso a insultos agresivos. En este caso siempre que recibo un insulto lo primero que hago es invitar a discutir en privado. Si hace caso omiso y me sigue insultado le advierto que a quien me insulte, lo insulto. No me gusta hacerlo, pero a veces no hay más remedio, porque todavía hay mucha gente imbuida de la sociología del franquismo y no entiende sino la voz de mando,  y el palo y tente tieso. Es una pena a estas alturas del siglo XXI, pero por desgracia es así. Además invitar a platicar en privado es una forma que el resto de los miembros de FB no tenga que aguantar un cruce de insultos y sandeces de los dos contendientes “filípicos”.

Sin embargo hay colegas, mayormente de derechas, que insultan a diestro y siniestro –más a siniestro- en las redes sociales, y pretenden que no se les ponga un dedo en el ojo en plan dialéctico, y además argumentan que una de las cosas negativas de internet es que todo el mundo puede opinar, y claro, a estos periodistas de derecha no les hace gracia no poder controlar a estos “opinadores” y si lo pueden hacer en sus periódicos porque para eso tienen “filtros”, y hasta “cernidores” y “podaderas”. Y censores. Algunos de estos periodistas amanuenses/mercenarios, se han quejado últimamente  porque dicen que a Felipe Borbón lo insultaron en Barcelona pidieron que se fuera de Catalunya. Eso no es un insulto, eso entra dentro de la libertad de expresión. Es un claro insulto cuando periodistas centralistas dedican improperios, palabras gruesas, a Catalunya y a los catalanes. Parece más un insulto estar unas veces sí y otra también poniendo a bajar de un burro a Venezuela y a su pueblo, y calificar al terrorista Leopoldo López de “opositor” al régimen de Maduro, y a su esposa Lilian Tintori tratarla de forma exquisita mirando para otro lado a cuenta de los doscientos millones de bolívares que le requisó la Justicia venezolana en su coche.

Seguir leyendo »

Septiembre 1936

Si en agosto de 1936 los franquistas/falangistas/fascistas comenzaron a asesinar a diestro y siniestro, mayormente a siniestro, las cosas en el mes de septiembre empeoraron para la clase trabajadora canaria. Quisiera establecer que en los tres primeros meses de la guerra civil fue cuándo se profundizó y se fue consolidando el terrorismo franquista en Canarias, y por supuesto en los frentes de guerra de la geografía española, en una clara connivencia entre militares facciosos, falangistas y la Iglesia Católica. Pero vuelvo a recordar para vergüenza y oprobio de los franquistas isleños, que Canarias quedó controlada por el golpe de estado militar del General Franco desde la noche del 17 de julio de 1936, y aquí no hubo trincheras. A partir de ahí todo lo que aconteció fueron asesinatos a sangre fría por toda la geografía canaria, desde la Sima de Jinamar, la Mar Fea, los pozos de Arucas, Agaete, el barrio de San Pedro, Fuencaliente en La Palma, Hermigua en La Gomera, Tenerife, El Hierro, Lanzarote, Fuerteventura. Quizá por todo esto muchos derechosos canarios tienen todavía hoy día pánico a la Memoria Histórica, incluso a la Educación Ciudadana. Pero me parece un absurdo, no se debe temer a la historia, sino aprender de ella, para no repetir las cosas malas.

En septiembre de 1936, después de los fusilamientos en agosto de Eduardo Suárez y Fernando Egea, se acentúa la represión, los castigos en La Isleta, Gando, Fyffes en Tenerife, y otros muchos lugares de las islas, y surge la operación Patitos al Agua. La sorda protesta popular se siente en los barrios, en La Isleta, en la playa de Las Canteras, en San Lorenzo, y otros barrios capitalinos. A veces con el silencio que habla con profundo sentimiento, a veces con comentarios resabiados en bares como Juan Pérez o en Aquí te espero, cuyo dueño Emeterio era un conocido republicano. Los fascistas eligieron a los Diez del Dómine para sacarlos de la isla y asesinarlos en la Península. Según relata el historiador Sergio Millares Cantero, el 5 de septiembre de 1936 unos 700 falangistas canarios viajan en el barco Dómine hacia Vigo para incorporarse a las fuerzas rebeldes facciosas que luchaban contra el Gobierno legal de la República. Esa tarde mi padre, que estaba preso de los rebeldes en La Isleta, vio salir a Andrés Zamora Zorraquino, Amadeo Hernández Hernández, José Ochoa Alcázar, Primitivo Pérez Pedraza, Felix González Monzón, José Suárez Cabral, José Sanz Iraola, Manuel Monasterio Mendoza, Joaquín Masmano Pardo y Arturo Camino Vazquez. Los Diez del Dómine, fueron introducidos atados y bien atados en la bodega del barco. Siguiendo al historiador Sergio Millares Cantero, tras llegar a Vigo, los falangistas y sus víctimas continuaron en tren hasta Talavera de la Reina, y aunque no hay una fecha exacta se cree que sobre el 13 de septiembre fueron asesinados y arrojados al rio Tajo los diez republicanos canarios. Hay un telegrama de uno de los presuntos asesinos, José Ignacio Ojeda Martínez que mandó al periódico Hoy de Las Palmas de Gran Canaria en el que decía textualmente: "De los granulas del Frente Popular que nos acompañaron los largamos al Tajo con una onza de plomo, pues había que librarse de malas compañías".

Seguir leyendo »

Vargas Llosa y Venezuela

Lo primero que quisiera aclarar en este artículo es que Nicolás Maduro como presidente de Venezuela no goza de mis simpatías personales, cómo sí las tuvo Hugo Chávez, aunque de todos los mandatarios progresistas de América Latina tuvieron mis predilecciones Rafael Correa, de Ecuador, Pepe Mújica, de Uruguay, Lula Da Silva, de Brasil, o las tiene Evo Morales, de Bolivia. También quiero especificar que Mario Vargas Llosa como escritor tenía desde sus inicios mi más honda admiración desde que leí La ciudad y los perros, y por supuesto se agrandó cuando me adentré en la que creo ha sido su mejor obra, Conversación en la catedral, y más tarde consolidé mi incondicional predilección en Pantaleón y las visitadoras.

Años más tarde mis simpatías literarias quedaron aparcadas en un rincón de mi cerebro, y en otro mi rechazo más firme a nivel político cuando en 1990 creó el partido Movimiento Libertad y se presentó a las elecciones de Perú aliado con los dirigentes de derecha Luis Bedoya Reyes y Fernando Belaunde Terry, líderes de Acción Popular y el Partido Popular Cristiano, siendo derrotados por el delincuente y fascista Alberto Fujimori al frente del Movimiento de extrema derecha Cambio 90. Situando a Mario Vargas Llosa entre sus dicotomías literarias y políticas desde hace muchos años, ahora no me ha sorprendido nada en absoluto su último artículo en El País  titulado Venezuela, hoy, en el que entre otras trapisondas afirma que “la verdad es que Venezuela fue, por 40 años (1959 a 1999), una democracia ejemplar y un país muy próspero al que inmigrantes de todo el mundo acudían en busca de trabajo y que, tanto los Gobiernos “adecos” como “copeyanos”, dieron una batalla sin cuartel contra las dictaduras que prosperaban en el resto de América Latina”.  

Seguir leyendo »

“Muchacho” Torres, “Niño” Bravo

“Muchacho Torres” y “Niño Bravo”. Dos compadres para una buena causa. No estuvo nada afortunado Ángel Víctor Torres (en adelante “Muchacho Torres”) al acusar a Podemos de estar en “la búsqueda de una escandalera más que de destapar un escándalo”, alusión a las declaraciones de la formación morada que hizo en su día su portavoz Miguel Montero de “estudiar acudir a la Justicia por los contratos realizados en el Club Baloncesto Gran Canaria en los últimos años”. ¡Manda huevos!, el querer investigar un posible desaguisado le preocupa a Torres.

Teníamos hasta ahora un buen concepto del vicepresidente de la corporación insular, de su etapa en la alcaldía de Arucas, de su dirección como secretario general de Gran Canaria del PSC/PSOE –con algunos reparos “franquistas”, y que la Agrupación lleve el nombre de Rodríguez Doreste-, pero desde que aceptó gobernar en el Cabildo Insular de Gran Canaria con dos tránsfugas de Podemos, María Nebot y Miguel Ángel Rodríguez, “tragar” de todo lo que le impone “Nueva Canarias”, Antonio Morales y Carmelo Ramírez, y por si fuera poco poner la guinda en el pastel al hacerse una foto con el delincuente convicto y confeso Macario Benitez, exalcalde de El Rosario, condenado en sentencia firme a doce años por prevaricación en los casos “Varadero” y “Enchufes”, es algo vomitivo, asqueroso, y es obvio que no le ha beneficiado nada en absoluto. Deprimente para “Muchacho Torres”.

Seguir leyendo »

Microalgas y microclavijo

Estoy en Las Canteras con mis nietos, y los nietos de unos amigos, toda una prole, y nos encaminamos hacia la Peña de la Vieja con unas tablas que en mi caso sirve para agarrarme, no crean que a mis años estoy en el club de surf “Mojo” de la Cícer cebando olas, surfeando y tal, y de repente una señora empieza a chillar: “¡Cuidado, hay microalgas, hay microalgas”. No les cuento la que se armó, y lo que tardé en llegar a la orilla con mis nietos y otros seis o siete niños más, que asustados corrieron a refugiarse en las sombrillas con sus madres, mientras los amigos vigilábamos la orilla, hasta que el más guasón se tomó la imagen un poco de cachondeo: “¡Coño, esto se parece a la película Tiburón!”.  Y otro amigo playero, que es bastante moderado, va y comenta que “las declaraciones del consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, ahora que ha mentado Pepe la película Tiburón, me recuerda al alcalde de un pueblo playero que se peleaba con el vigilante medioambiental de la playa para que no dijera nada de los tiburones porque podía perjudicar al turismo”. Cierto es que hay algún parecido, porque Baltar afirma rotundamente que no hay nada en absoluto que temer, que no hagan casos a los bulos y las maledicencias, ni a las opiniones de los periodistas, ni a las notas que aparecen en las redes sociales, y ha pedido cautela a las autoridades, agentes sociales y a la población en general.

Juan, que anda dudando si darse otro baño o irse a la sombrilla a jugar al clavo, se sale por peteneras y cita a la bomba nuclear de EEUU que cayó en Palomares en 1966, y Manuel Fraga lo primero que hizo fue bañarse en la playa, y lo segundo pedirle a los periodistas “¡coño, que la calle es mía, y los pongo a todos derechos y en comisaría!, que no escriban sobre tan desgraciado suceso que los turistas que empiezan a venir a España pueden irse a ver el mausoleo de Lenin a Moscú, y eso no lo aguantaría Franco, y tal”. Con tantas recomendaciones, no digan esto, no digan lo otro, que se puede perjudicar al turismo, más que Consejero de Sanidad, podría asumir la de Turismo, y por ejemplo haber acompañado al presidente Clavijo a Estados Unidos, a ver si convence a Trump que se pase un mes en Maspalomas y deje tranquilo al norcoreano ese que está dispuesto a meterle un pepinazo en el trasero, y se puede armas la de Dios, Alá y Jehová.

Seguir leyendo »

Los 'pinitos' del turismo en Gran Canaria

El turismo en Gran Canaria no empezó en la playa de Las Canteras en los finales de los años 40 y principios de los 50, ni en San Agustín en los años 60 del siglo XX. La llegada de visitantes fue realmente a mediados del siglo XIX, y tuvo como primer escenario la futura zona de Ciudad Jardín de Las Palmas de Gran Canaria, con la inauguración del Hotel Metropol en 1889, y el Santa Catalina en 1890. Pero la zona que tomó fuerza como eminentemente hotelera por esos años fue el Monte Lentiscal y la Villa de Santa Brígida, en donde se construyeron el hotel Bella Vista, de la familia Quiney abierto en 1892 y el primitivo Santa Brígida, inaugurado en 1898.

Los ingleses adinerados fueron los primeros   visitors, y por esas fechas los marineros los pioneros del fútbol, enseñando a los trabajadores de la colla del recién inaugurado Puerto de La Luz a jugar con una cosa redonda que llamaban   ball, y que luego los cambulloneros lo tradujeron poco a poco como balón.

Seguir leyendo »