eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Un detenido y quince heridos tras la manifestación contra el desalojo del Banc Expropiat

El barrio de Gràcia de Barcelona despierta tras los altercados y las cargas policiales de este lunes tras la manifestación que intentaba reabrir una sede bancaria desalojada por los Mossos

- PUBLICIDAD -
Mossos aparten contenidors durant la manifestació del Banc Expropiat

Los Mossos apartando contenedores en la manifestación de ayer Robert Bonet

El barrio de Gràcia de Barcelona ha despertado este martes intentando recuperar la normalidad tras los altercados y las cargas policiales que este lunes por la noche se sucedieron tras la manifestación que intentó reabrir el Banc Expropiat, una antigua sucursal bancaria ocupada y que fue desalojada en la mañana del lunes. Según informa Europa Press citando a los Mossos d'Esquadra, la jornada se saldó con un detenido. Además, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) atendió a 15 personas por heridas en el lugar de los hechos, aunque ninguna requirió traslado hospitalario. Hubo otros heridos por las cargas policiales que no fueron atendidos por el SEM.

La policía catalana sigue custodiando este martes la antigua sucursal tras los incidentes ocurridos durante la manifestación posterior al desalojo. Sobre las diez  de la noche, tras la manifestación que recorrió las calles de Gràcia, un grupo de personas intentó volver abrir el local con sierras radiales. Fue entonces cuando los antidisturbios cargaron contra los manifestantes para dispersar la protesta. Una vecina grabó desde un balcón el momento de la carga en la calle Mare de Déu dels Desemparats.

Este diario y varios vecinos recogieron del suelo de las calles de Gràcia proyectiles de 'foam' que lanzaron los Mossos de Esquadra para dispersar la marcha. Los manifestantes han denunciado que los proyectiles policiales dejaron varios heridos. Durante los altercados se quemaron contenedores, una motocicleta, un camión de la limpieza municipal, se volcó un coche en la Travessera de Gràcia y se produjeron destrozos en otros vehículos.

Hacía más de un año que el edificio estaba pendiente de desalojo. No obstante, el consistorio liderado por el convergente Xavier Trias optó por pagar un año de alquiler al propietario –sin conocimiento de los okupas– para evitar un nuevo conflicto poco antes de las elecciones y que pudiera asimilarse al conflicto abierto con el desalojo de Can Vies. Cuando se conoció esta medida, que el Ayuntamiento no anunció, provocó la indignación del colectivo del Banc Expropiat.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha