Opinión y blogs

eldiario.es

Amsterdam: bicicletas a punto

Bicis en un canal de Amsterdam

Si en alguna ciudad de Europa hay respeto por la bicicleta es Amsterdam: los carriles bici tienen prioridad sobre los vehículos a motor y la convivencia entre medios de transporte es armoniosa, a diferencia de las ciudades mediterráneas. Lo mejor que se puede hacer una vez se ha puesto el pie en "La Venecia del Norte" es alquilar una bicicleta. Alquilar una durante todo un día cuesta entre 12 y 15 euros –normalmente se debe dejar un depósito de unos 50 euros que se devuelven cuanto termina el alquiler.

La mejor manera de descubrir la ciudad y hacerse una idea es pedaleando. El recorrido es libre, pero es recomendable comenzar por recorrer las calles que rodean los cuatro canales del centro de la ciudad: Prinsengracht, Herengracht, Keizersgracht y Singel. Si se quiere huir del centro y descubrir otros canales de la ciudad, hay de especialmente agradables en el barrio de Jordan: Brouwersgracht, el Bloemgracht y Leliegracht.

Antes, se puede pasar por el Vondelpark, uno de los parques más auténticos de la ciudad. A la mínima que llega el buen tiempo, el parque se llena de amsterdameses armados con barbacoas y cervezas. En invierno es divertido jugar en sus estanques congelados.

Seguir leyendo »

Lanzarote, mucho más que sol y playas

Teguise con la montaña y el castillo de Guanapay al fondo.

Cuando aterriza en Lanzarote, el visitante ya sabe que encontrará buen clima, playas vírgenes y un paisaje volcánico que evoca a otros mundos. Pero en realidad, esta pequeña isla ofrece mucho más. Arte, yacimientos arqueológicos, naturaleza, deporte y muchas tradiciones locales. Se trata de un lugar donde se ha logrado conservar un estilo propio y particular de vida y se ha mantenido a raya, hasta cierto punto, la fiebre especulativa propiciada por el auge del turismo. Llama poderosamente la atención el contraste entre la negra tierra volcánica que ocupa todo el territorio y los pequeños pueblos blancos diseminados sobre esta. Es tal el énfasis y la apuesta por el desarrollo sostenible, que desde 1993 la isla está declarada  por la UNESCO como Reserva de la Biosfera.

Fachada de la Fundación Cesar Manrique en Tahíche.

Fachada de la Fundación Cesar Manrique en Tahíche. Pablo Suárez

 

Uno de los principales artífices de este desarrollo fue el artista local César Manrique que, durante los primeros años de crecimiento turístico, movilizó a los habitantes de toda la isla en contra de la ocupación desaforada del suelo y la cultura del pelotazo urbanístico. Gracias a su gran carisma y también a su creatividad -trabajó con solvencia los campos de la pintura, la escultura, la arquitectura y el urbanismo- consiguió convencer a los isleños de que otro modelo de desarrollo era posible e imaginó una oferta turística con idiosincrasia propia. Tal es así que muchos de los lugares de referencia más visitados son obras nacidas de su talento como El Mirador del Río o Los Jameos del Agua. Después de su prematura muerte en 1992, en Lanzarote aún se le recuerda en cada monumento y en cada una de las obras que se encuentran repartidas por todo el territorio.

Seguir leyendo »

Hamburgo, donde la riqueza surgió del agua

Alster de noche.

El agua es la fuerza motriz de toda naturaleza. Con esta sentencia el artista del Renacimiento Leonardo da Vinci ponía en valor la importancia del líquido elemento para el desarrollo de la vida a su alrededor. En la ciudad-estado de Hamburgo esta máxima se cumple a rajatabla puesto que todo su desarrollo y crecimiento se fundamenta en el magnífico caudal del río Elba que atraviesa la ciudad de oeste a este. Desde su fundación en el siglo IX la vida de los hamburgueses ha estado vinculada estrechamente a la generosidad con que el Elba ofrecía sus aguas a la agricultura y a la pesca. Pero lo que realmente supone un punto de inflexión en la historia de Hamburgo es la construcción del puerto en el siglo XII. Una infraestructura que con el paso de los siglos se ha convertido en una de las más importantes bases de Europa y a su vez ha hecho de Hamburgo una de las regiones más ricas –y caras- del continente.

Barco de carga entra al puerto.

Barco de carga entra al puerto. PABLO SUÁREZ

Solo hay que andar un rato por las calles colindantes de Hafen City –ciudad portuaria- para darse cuenta del gran nivel de vida que han disfrutado los hamburgueses a lo largo de la historia. En sus alrededores se encuentra Speicherstadt – ciudad de los almacenes, la más extensa del mundo- construida entre 1883 y 1927. Se trata de un conjunto arquitectónico de estilo neogótico donde predominan las paredes de ladrillo rojo culminadas por tejados de cobre que otorga ese color turquesa tan reconocible en la arquitectura del norte de Europa. Estos antiguos almacenes se encuentran atravesados por canales fluviales que antaño servían para cargar y descargar las mercancías directamente del almacén a los barcos. En la actualidad estos edificios han sido restaurados y albergan multitud de curiosidades como Miniatur-Wunderland –un museo de miniaturas que muestra una maqueta de la ciudad con todo nivel de detalles-, el Speicherstadt Museum –para conocer la historia del puerto- y variedad de tiendas de artículos exóticos y artesanías como el ineludible Harry’s Hamburger Hafenbasar.

Seguir leyendo »

Jim Morrison en París y la guerra de cementerios

Vista de la Torre Eiffel.

Hay varias versiones de esta historia. Lo que sí que parece claro es que a Jim Morrison le gustaba pasearse detrás de la catedral de Notre-Dame, cerca de la orilla por donde fluye el agua del Sena, para visitar la mítica librería Shakespeare and Company. Caminando desde su apartamento, en la Rue Beautreillis, se plantaba en aquel rincón en poco más de veinte minutos. Una librería que también servía de punto de reunión de muchos escritores expatriados que vivieron en un momento u otro en la capital francesa, como William Burroughs, Julio Cortázar o Henry Miller.

Igual Morrison hojeaba los libros borracho, sin acabarlos de ver del todo, sumido en un pozo interno en una época en que el monstruo del alcoholismo le engullía demasiado a menudo y algunas otras drogas también. Él, que había sido un sex simbol estadounidense, el alma de The Doors, ahora estaba desmejorado y los problemas en los pulmones le hacían cansarse más de lo normal para alguien de 27 años. Por eso, se había tomado su estancia en París como una manera de huir del estrellato, que últimamente se le había hecho irrespirable por diferentes motivos.

 

Seguir leyendo »

Fascinante Matera

Vista de los sassi de Matera.

En 1945 el escritor italiano Carlo Levi publicó su novela más conocida, Cristo se paró en Éboli. Novela autobiográfica, narra las visicitudes del autor cuando en 1935 fue acusado de conspirar contra el régimen de Mussolini. Levi fue condenado al destierro en un remoto puebo de Lucania (la actual Basilicata), una de las regiones más pobres y atrasadas de Italia. En el libro, Levi describe la situación de los campesinos lucanos como anterior a la era cristiana. El título expresa metafóricamente el hecho de que los medios de transporte, es decir, la civilización, se detengan en la ciudad de Éboli, dejando al margen del progreso el resto de Lucania.

Cuando uno ve Matera por primera tiene literalmente la impresión de que la civilización nunca llegó aquí. Centenares de sassi -antiguas cuevas-vivienda- conforman un paisaje que recuerda a cómo vivían los seres humanos en el Paleolítico.

La ciudad ha sido plató cinematográfico y ha servido para recrear el ambiente de los primeros tiempos de la religión cristiana. En ocasiones es conocida como la segunda Belén y de hecho sus construcciones recuerdan las típicas que suelen ponerse en los pesebres navideños. Aquí se han rodado películas como Rey David, La Pasión de Cristo o El Evangelio según san Mateo.

Seguir leyendo »

Fez, la ciudad de la Medina más grande del mundo

Curtiduría en Fez.

Orientarse por Fez-el-Bali es un reto sólo apto para aventureros. Con más de 300 barrios, 9.000 callejones y medio millón de habitantes, esta Medina fortificada cuyo origen se remonta al siglo VIII está considerada la más grande del mundo. De hecho, suyo es el hito de ser la mayor zona peatonal del planeta. En sus entrañas se puede respirar el legado de un milenio, pero también, literalmente, el hedor de las vistosas curtidurías –patios interiores abarrotados de tinas de adobe donde se curten las pieles– o la mezcolanza de efluvios aromáticos que desprende los tradicionales zocos y los tenderetes de especias. Un lugar único en el mundo, como así lo certifica el distintivo de patrimonio histórico de la humanidad.

 

El arco de Bab Bou Jaloud que da acceso a la Medina.

El arco de Bab Bou Jaloud que da acceso a la Medina. Arnau Margenet

 

Seguir leyendo »

El Lago Lemán y la Riviera suiza

Los Alpes al fondo del lago Lemán.

Estamos ante el mayor lago interior de Europa Central. Por el centro de esta enorme superficie de agua de casi 600 km² discurre la frontera entre Francia y Suiza. En su orilla sur se erigen, majestuosos, los Alpes. El recorrido por la orilla norte del lago Lemán desde Ginebra hasta Montreux ofrece numerosos atractivos y muestra una región suiza de marcada personalidad.

Estos majestuosos paisajes, con los Alpes a los pies del gran lago, han seducido a numerosas celebridades. Aquí tienen estatuas Charles Chaplin o Freddie Mercury, quienes quedaron atraídos por la belleza, el clima y la calidad de vida de este lugar, al igual que Coco Chanel -enterrada en Lausanne- o Lord Byron.

 

Seguir leyendo »

Estocolmo, la ciudad que se refleja

Puerto de Estocolmo.

Estocolmo nació a la defensiva. Allí por el siglo XIII, un militar al servicio de la corona de Erico XI Eriksson llamado Birger Jarl, levantó un fuerte entre el mar Báltico y el lago Malären a fin de frenar las sucesivas tentativas por parte de las flotas extranjeras de invadir territorio sueco, y también la piratería, modus vivendi habitual entonces. Así, entre escaramuzas vikingas y pillajes acuáticos, emergió del profundo estrecho la que hoy se considera una de las ciudades más cosmopolitas de la Europa meridional.

Bañada de agua y luz, Estocolmo se ha asentado en nuestro imaginario como ese lugar al que uno acude de forma casi reactiva cuando piensa en la ciudad ideal. Arte moderno y gastronomía de vanguardia, arquitectura miscelánea que funde lo viejo y lo nuevo, naturaleza y urbe en simbiosis –Estocolmo fue designada la primera ‘capital verde europea’ el año 2010–, puentes y agua por todas partes que desdoblan la ciudad en reflejos, y una luz breve pero intensa y circundante que salpica cada rincón de la apodada ‘Venecia del Norte’, hacen de esta ciudad un destino ineludible para cualquier viajero que se precie.

A través de sus 14 islas, interconectadas a su vez por 57 puentes, Estocolmo es un archipiélago urbano muy bien comunicado que invita a saltar de losa en losa y dejarse sorprender por su belleza y su infinitud de lugares interesantes que visitar.

Seguir leyendo »

Oporto, cada vez más "hipster"

Restaurante en el mercado de Bolhao.

Oporto y Lisboa, ambas paridas por la misma madre patria, Portugal, pero con fisonomías que, aunque a simple vista se dan un aire, analizadas de cerca descubren rasgos diferentes.

En otras palabras, la decadencia en Portugal es una constante, por eso ya no sorprende, cautiva por su romanticismo melódico y su belleza sin maquillaje, pero no sorprende, e impregna tanto a Lisboa como a Oporto. Ambas han sabido contrastar ese rasgo con algo de modernidad y han apostado por el arte urbano –aunque Lisboa lleva la delantera-, pero Oporto ha añadido además los ingredientes necesarios para coger bien la ola mainstream y surfearla a gusto. Ha conseguido, en definitiva, convertirse en una ciudad hipster y vintage.

Decir eso, sin más, es osado. Muchos de sus edificios sobreviven en agonía, desconchados y carcomidos por los años -aunque el centro histórico es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1996- y sus principales reclamos turísticos datan de hace, como poco, décadas y en general, siglos. Por ejemplo, la preciosa librería Lello, de finales del s. XIX, y que, por desgracia, desde hace un puñado de años se ha convertido en una fábrica de colas de turistas y gente haciendo fotos por todos los rincones -tanto que los libros parecen tan sólo un decorado-; la Torre de los Clérigos –la más alta de Portugal, construida en la primera mitad del s. XVIII-; la estación de tren de Sao Bento, un edificio que induce al trance artístico, con sus más de 20.000 azulejos que relatan la historia de Portugal como un cuento ilustrado, y que se inauguró a principios del s. XX; y un largo etcétera.

Seguir leyendo »

Aires medievales y piratas en Bretaña

Vista de Saint Malo.

Bretaña es la región más occidental de Francia y la que alberga más kilómetros de litoral. En este recorrido nos centraremos en su parte más turística y conocida, comenzando por la capital, Rennes, y terminando en la bahía que se abre al famoso Mont Saint Michel. En el camino, se cruzan historias del pasado celta de la región, pueblos y fortalezas medievales y una costa escarpada y agreste donde las antiguas historias de piratas y corsarios se combinan con suntuosas villas veraniegas. 

La ruta se inicia en Rennes, capital de la Bretaña y famosa por su activa vida estudiantil y su notable patrimonio histórico. Allí se ubica el Parlamento de Bretaña, reflejo del sentimiento identitario del pueblo bretón. Es una ciudad que puede recorrerse fácilmente a pie y en metro y en la que conviene disfrutar de sus callejuelas medievales y del mercado de Lices, uno de los de mayor colorido de toda Francia.

 

Seguir leyendo »