Opinión y blogs

eldiario.es

Un paseo por la ría de Bilbao: historia de una transformación

Vistas del Casco Viejo de Bilbao.

El 22 de octubre de 1993 se colocaba la primera piedra de lo que sería el Guggenheim de Bilbao. El espacio elegido para emplazar el icónico museo de arte contemporáneo diseñado por el arquitecto Frank Gehry fue un antiguo muelle de uso portuario e industrial. Como resumiría la cadena EiTB en el parte de noticias de ese día, este era el símbolo de que el pasado industrial le daba “paso al mundo cultural del Bilbao metropolitano.”

Vista del puente de La Salve y el museo Guggenheim desde la margen derecha de la ría.

Vista del puente de La Salve y el museo Guggenheim desde la margen derecha de la ría. TANIA CUBILLO

Esa piedra significaba el principio del fin de un área metropolitana donde las siluetas de los astilleros ya cerrados y las fachadas de unos desconchados Altos Hornos todavía delineaban el paisaje urbanístico. Industrias que desde finales del XIX habían marcado el ritmo de la cultura y memoria colectiva a los dos lados de la ría del Nervión y que durante los noventa se eliminaron para poco a poco dejar paso a las delicias arquitectónicas que conforman el Bilbao de hoy en día. Esta rehabilitación sería aclamada a nivel europeo y mundial si bien conllevó largos años en los que paro, huelga y heroína estuvieron a la orden del día. La ría, arteria aorta depurada, ha sido siempre el primer testigo de la transformación. Propongo dar un paseo por sus meandros para descubrir ciudad e historia de Bilbao.

Seguir leyendo »

Burdeos, con denominación de origen tranviario

El Palacio de la Bolsa.

Cuando se habla de Burdeos, viniendo de una ciudad como Barcelona, se tiene que empezar por el final. Es decir, por lo que a priori uno diría que es más superfluo y banal, y que seguramente más de una crónica sobre la capital de la Aquitania deliberadamente obvia. Es decir, se tiene que empezar hablando del tranvía.

Burdeos es, ciertamente por méritos propios, la capital mundial del vino, mal que les pueda pesar a otras ciudades aspirantes. Y su desarrollo urbano, en especial a partir del siglo XVIII, lo debe en buena medida al comercio de vino (también al de azúcar y esclavos), en su condición de puerto atlántico situado en el estuario del Garona. Pero lo que primero sorprende al viajero de hoy del Burdeos del siglo XXI es una fabulosa red de tranvías que cosen el centro con la periferia y la periferia con la metrópoli, y que se adentran con insólita tranquilidad por las calles de un casco antiguo donde la presencia de coches se ha conseguido reducir a la mínima expresión.

Tranvía en el centro histórico.

Tranvía en el centro histórico. VÍCTOR SAURA

Seguir leyendo »

Toulouse, la perla rosa y violeta del corazón de Occitania

Airbus, la fábrica de aviones más grande de Europa.

Los colores Toulouse son el rosa y el violeta. El ladrillo de sus edificios le da el tono rosado, un ladrillo fabricado con las arcillas del fondo del río Garonnne. Y su flor típica, la violeta, es el icono habitual en los grafismos para decorar las tiendas en el casco urbano, además de estar presente en helados y caramelos y también en pétalos flotantes dentro de copas de vinos espumantes.

Son dos colores fuertes, que maridan muy bien entre sí. Una armonía cromática en el mismo tono con que se combinan las diferentes vertientes de crecimiento que la ciudad se trazó para ser una marca cada vez más consolidada.

Como destino turístico del sur de Francia, Toulouse va creciendo a pasos lentos pero definitivos. Casi al mismo ritmo en que crece el aranés como segunda lengua en la región. Cuando pensamos en el sur de Francia, se tiene en mente Carcassone como centro neurálgico de diferentes rutas por territorios cátaros, pueblitos pintorescos entre montañas y valles.

Seguir leyendo »

El rey Arturo y el lujo artístico de Cornualles

La costa de Cornualles.

Se dice que frente a los acantilados de la costa de Cornualles, donde rompen las olas del Atlántico, vivió un rey que con la ayuda de un mago, de una espada invencible y de un séquito de caballeros valientes y fieles pasó a la historia como un héroe. Quedó inmortalizado en poemas y sus hazañas pasaron de boca en boca como sucedía con las figuras mitológicas. Es la leyenda del rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda, que los escritos sitúan en el castillo de Tintagel.

Todavía no se ha podido confirmar de una forma irrefutable su existencia, pero en el 2016, unos hallazgos arqueológicos demostraban que muy cerca de Tintagel se había alzado durante lo que los ingleses llaman los años oscuros, en el siglo VI, una importante construcción y que es allí donde podría haber vivido ese héroe de leyenda. Las características de ese palacio encajan a la perfección con las que describía el clérigo galés Geoffrey de Monmouth en su Historia Regum Britanniae (Historia de los reyes de Bretaña), los primeros escritos donde se habla de las heroicas hazañas del rey, de su acompañante Merlín, de la poderosa Excalibur y del resto de personajes.

Sea cierto o sea mentira, Tintagel atrae cada año a miles de turistas espoleados por la magia del lugar, que no solo radica en la leyenda, también en lo inefable de sus paisajes.

Seguir leyendo »

Tarifa, entre dos aguas

Playa de Tarifa.

En Tarifa se conjuran el viento, la arena y el mar en un hechizo que tiene algo de magia española y marroquí. Esa punta de la península, la que está más al sur de la Europa continental, te deja descolocado. Igual porque depende de donde pises, te encuentras frente al mar tranquilo Mediterráneo y unos pasos más allá te salpica la bravura del Atlántico. O porque Tánger es visible en los días más claros y parece que esté, como aquel que dice, a un tiro de piedra, en un miraje que acerca en nuestras mentes África a España, aunque la tierra no se mueva.

El azar geográfico le ha dado a esta zona una forma triangular casi metafórica, un reloj de arena que gotea, de un continente a otro, por el estrecho de Gibraltar, arrebatándole tiempo a Europa para dárselo a África a veces y a la inversa otras. Tierra bajo dominio musulmán durante siglos –de ellos viene el nombre que todavía guarda, del caudillo bereber Tarif  inb Malluk que desembarcó allí en el 710- y tierra conquistada por los cristianos después.  Esa mezcla deja huella y todavía coletea. No solo esa, también la herencia que dejaron fenicios, griegos, cartagineses y, especialmente, los romanos, que fueron los primeros que se instalaron allí de una forma más notable y levantaron Julia Traducta.

Todo eso late con especial fuerza en la Isla de las Palomas, porque allí se erigieron las primeras fortificaciones y allí tuvo lugar el desembarco de la avanzadilla de Tarif  inb Malluk. Ya no es una isla, porque un istmo levantando por la mano del hombre en el s.XIX la une a la península, pero mantiene el nombre.

Seguir leyendo »

Berlín, de las cenizas a la posmodernidad

La puerta de Brandenburgo fue reconstruida tras la Segunda Gran Guerra.

Berlín es una ciudad para todos. Todo lo que busques se encuentra ahí. ¿Quieres saber más sobre historia contemporánea del mundo? Berlín. ¿Eres un apasionado de la arquitectura? Berlín. ¿Te interesa el arte de vanguardia? Berlín. La respuesta es siempre Berlín. De sus cenizas y miserias tras la Segunda Guerra Mundial ha sabido resurgir más bella que nunca. Tras la persecución y la muerte se ha convertido en una de las urbes más acogedoras y cosmopolitas de Europa. Y es que la capital de Alemania ha vivido rápido en el último siglo, pero más allá de morir joven y dejar un bonito cadáver, esta ciudad se ha empeñado en  no  dejar de mirar al futuro.

Acabada la guerra, Berlín se encontraba reducido a escombros. Los bombardeos aliados hicieron mella en su población y en su patrimonio cultural. Además, de la noche a la mañana, sus ciudadanos se despertaron con una ciudad dividida y  repartida entre cuatro superpotencias extranjeras. A partir de los años 60 la relación entre los dos bloques hegemónicos – Estados Unidos y la Unión Soviética- sufrió una escalada de tensión culminada en la construcción del muro que dividiría la ciudad hasta noviembre de 1989. Esta situación propició el desarrollo de dos mundos paralelos y antagónicos durante casi 30 años que tras su reunificación ha dejado para nuestro disfrute el Berlín que hoy conocemos. Esta capital plagada de contrastes y que ha exprimido su memoria histórica de la mejor manera hasta sacarle todo su jugo.

Dos ciudades en una

Seguir leyendo »

Madrid vibra en Lavapiés

Bares en la calle Argumosa, en Lavapiés

Decía Lole Montoya –la cantaora de la mítica pareja Lole y Manuel- que Lavapiés le “recordaba mucho al barrio sevillano de Triana”, que le encantaba su ambiente artístico, “es un lugar muy motivador” remataba. Sin saberlo, quizás había dado con el axioma de esas calles de Madrid, un axioma que puede desplegarse en tres páginas, como un tríptico conceptual: el mestizaje, el arte y la motivación transformada en empoderamiento de la sociedad.

Muchos aseguran que Triana es un ejemplo de convivencia entre gitanos y gachés –payos en rromanò- y que gracias a eso la riqueza cultural ha brotado como en pocos lugares. Allí se criaron el bailaor Antonio Canales, el cantaor Chiquetete, la actriz Paz Vega o la presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz. Así que equiparar ese barrio con Lavapiés es un halago. No se puede decir que en esta zona de Madrid te canten por bulerías en cada esquina, pero la mezcla es palpable, de eso no cabe duda.

Según los últimos cálculos del Ayuntamiento de la capital, casi un 25% de la población de Lavapiés es extranjera y la mayoría proceden de Asia u Oceanía. Es más, su composición demográfica es tan diversa, que se pueden contar hasta más de 80 nacionalidades entre sus vecinos. Eso traducido al lenguaje comercial significa salones de té, restaurantes árabes, peluquerías afroamericanas, locutorios y un infinito etcétera. Un melting pot en toda regla, que dirían los americanos, donde no faltan los rincones de coleccionistas de tebeos de siempre o los bares castizos de toda la vida, esos regentados por un matrimonio ya mayor, que te tratan como a una nieta y te sirven raciones más que generosas. Un matrimonio mayor, sí, porque es el barrio del distrito Centro con el porcentaje más alto de personas con más de 65 años. Y tiene una explicación.

Seguir leyendo »

Amsterdam: bicicletas a punto

Bicis en un canal de Amsterdam

Si en alguna ciudad de Europa hay respeto por la bicicleta es Amsterdam: los carriles bici tienen prioridad sobre los vehículos a motor y la convivencia entre medios de transporte es armoniosa, a diferencia de las ciudades mediterráneas. Lo mejor que se puede hacer una vez se ha puesto el pie en "La Venecia del Norte" es alquilar una bicicleta. Alquilar una durante todo un día cuesta entre 12 y 15 euros –normalmente se debe dejar un depósito de unos 50 euros que se devuelven cuanto termina el alquiler.

La mejor manera de descubrir la ciudad y hacerse una idea es pedaleando. El recorrido es libre, pero es recomendable comenzar por recorrer las calles que rodean los cuatro canales del centro de la ciudad: Prinsengracht, Herengracht, Keizersgracht y Singel. Si se quiere huir del centro y descubrir otros canales de la ciudad, hay de especialmente agradables en el barrio de Jordan: Brouwersgracht, el Bloemgracht y Leliegracht.

Antes, se puede pasar por el Vondelpark, uno de los parques más auténticos de la ciudad. A la mínima que llega el buen tiempo, el parque se llena de amsterdameses armados con barbacoas y cervezas. En invierno es divertido jugar en sus estanques congelados.

Seguir leyendo »

Lanzarote, mucho más que sol y playas

Teguise con la montaña y el castillo de Guanapay al fondo.

Cuando aterriza en Lanzarote, el visitante ya sabe que encontrará buen clima, playas vírgenes y un paisaje volcánico que evoca a otros mundos. Pero en realidad, esta pequeña isla ofrece mucho más. Arte, yacimientos arqueológicos, naturaleza, deporte y muchas tradiciones locales. Se trata de un lugar donde se ha logrado conservar un estilo propio y particular de vida y se ha mantenido a raya, hasta cierto punto, la fiebre especulativa propiciada por el auge del turismo. Llama poderosamente la atención el contraste entre la negra tierra volcánica que ocupa todo el territorio y los pequeños pueblos blancos diseminados sobre esta. Es tal el énfasis y la apuesta por el desarrollo sostenible, que desde 1993 la isla está declarada  por la UNESCO como Reserva de la Biosfera.

Fachada de la Fundación Cesar Manrique en Tahíche.

Fachada de la Fundación Cesar Manrique en Tahíche. Pablo Suárez

 

Uno de los principales artífices de este desarrollo fue el artista local César Manrique que, durante los primeros años de crecimiento turístico, movilizó a los habitantes de toda la isla en contra de la ocupación desaforada del suelo y la cultura del pelotazo urbanístico. Gracias a su gran carisma y también a su creatividad -trabajó con solvencia los campos de la pintura, la escultura, la arquitectura y el urbanismo- consiguió convencer a los isleños de que otro modelo de desarrollo era posible e imaginó una oferta turística con idiosincrasia propia. Tal es así que muchos de los lugares de referencia más visitados son obras nacidas de su talento como El Mirador del Río o Los Jameos del Agua. Después de su prematura muerte en 1992, en Lanzarote aún se le recuerda en cada monumento y en cada una de las obras que se encuentran repartidas por todo el territorio.

Seguir leyendo »

Hamburgo, donde la riqueza surgió del agua

Alster de noche.

El agua es la fuerza motriz de toda naturaleza. Con esta sentencia el artista del Renacimiento Leonardo da Vinci ponía en valor la importancia del líquido elemento para el desarrollo de la vida a su alrededor. En la ciudad-estado de Hamburgo esta máxima se cumple a rajatabla puesto que todo su desarrollo y crecimiento se fundamenta en el magnífico caudal del río Elba que atraviesa la ciudad de oeste a este. Desde su fundación en el siglo IX la vida de los hamburgueses ha estado vinculada estrechamente a la generosidad con que el Elba ofrecía sus aguas a la agricultura y a la pesca. Pero lo que realmente supone un punto de inflexión en la historia de Hamburgo es la construcción del puerto en el siglo XII. Una infraestructura que con el paso de los siglos se ha convertido en una de las más importantes bases de Europa y a su vez ha hecho de Hamburgo una de las regiones más ricas –y caras- del continente.

Barco de carga entra al puerto.

Barco de carga entra al puerto. PABLO SUÁREZ

Solo hay que andar un rato por las calles colindantes de Hafen City –ciudad portuaria- para darse cuenta del gran nivel de vida que han disfrutado los hamburgueses a lo largo de la historia. En sus alrededores se encuentra Speicherstadt – ciudad de los almacenes, la más extensa del mundo- construida entre 1883 y 1927. Se trata de un conjunto arquitectónico de estilo neogótico donde predominan las paredes de ladrillo rojo culminadas por tejados de cobre que otorga ese color turquesa tan reconocible en la arquitectura del norte de Europa. Estos antiguos almacenes se encuentran atravesados por canales fluviales que antaño servían para cargar y descargar las mercancías directamente del almacén a los barcos. En la actualidad estos edificios han sido restaurados y albergan multitud de curiosidades como Miniatur-Wunderland –un museo de miniaturas que muestra una maqueta de la ciudad con todo nivel de detalles-, el Speicherstadt Museum –para conocer la historia del puerto- y variedad de tiendas de artículos exóticos y artesanías como el ineludible Harry’s Hamburger Hafenbasar.

Seguir leyendo »