eldiario.es

Menú

El mundo no se acaba el 9 de noviembre

Hay vida más allá del 9 de noviembre. Haya consulta o no la haya. Se haga con la desacertada doble pregunta perpetrada por el presidente de la Generalitat o con una de más sencilla y menos tramposa. Ganen los independentistas o los no independentistas. Sea más o menos clara la victoria de unos u otros.

Pase lo que pase, habrá un 10 de noviembre. Y habrá que gestionarlo. Desde la calle y desde la política. Los niños continuarán naciendo y los ancianos, muriendo. El sol saldrá por la mañana y la luna llegará puntual a su cita nocturna. Continuará habiendo gente rica, gente pobre, gente que lucha contra las desigualdades sociales y gente que hace todo lo posible para que nada cambie.

Este 10 de noviembre, lunes, habrá gente que irá a trabajar encantada, gente que irá a trabajar a disgustos o por un sueldo que no la sacará de la pobreza y centenares de miles de catalanes que no podrán hacerlo porque estarán en el paro.

Seguir leyendo »

Ganar Barcelona: un reto a la altura de las posibilidades

Acto de presentación de Guanyem Barcelona / EDU BAYER

Guanyem Igualada, Guanyem Mollet, Guanyem Hospitalet, Guanyem Terrassa y hasta Guanyem Madrid. Apenas unas horas después de que se hiciese pública la iniciativa de Barcelona, nuevos perfiles de Twitter y Facebook como estos eran reservados y hasta compartían espontáneamente un mismo logo.

Las expectativas que ha generado esta propuesta no sólo tienen que ver con el perfil público y la credibilidad de Ada Colau. Están relacionadas con que Guanyem Barcelona se identifica como la primera apuesta de movimiento post 15M para las elecciones municipales. Un intento virtuoso de encajar lo mejor que dio cuerpo a la toma de las plazas: activistas que dejan atrás identidades resistencialistas, gente sin militancia previa movilizada recientemente por los impactos de la crisis y personas de las bases de partidos que piensan que las cosas pueden hacerse de otra manera. Todos trabajando juntos con un objetivo común: ganar una ciudad para la revolución democrática, detener la creciente brecha que divide Barcelona entre barrios ricos y pobres y el sufrimiento cotidiano que esto implica para una gran parte de las personas que la habitan.

Si se ha de ganar, la apuesta necesariamente tiene que ser de mayorías. Sólo se puede construir hegemonía componiéndose en la diversidad, lo que tiene que verse no como una debilidad, sino como una fortaleza, pero que ciertamente te pone en el punto de mira de la ortodoxia militante. Esta diversidad -verdadero experimento irrenunciable- pone en aprietos a las personas acostumbradas a una política de minorías, de objetivos maximalistas. Es más fácil entenderte entre iguales, te pone en menos en juego, duermes más tranquilo. Pero parece que esa fase terminó para nosotros. La oportunidad obliga a ir en otra dirección, donde por momentos hay más preguntas que respuestas pero también, una especie de fe absoluta en que no se pueden alcanzar grandes cosas sin arriesgarse al mismo nivel.

Seguir leyendo »

El centenario de la Primera Guerra Mundial, visto hoy

El 28 de junio de 1914, ahora se cumplen cien años, un joven nacionalista serbio mató a tiros en un atentado en Sarajevo al archiduque heredero del imperio austrohúngaro. Este atacó a Serbia al mismo tiempo que reclamaba el apoyo de los aliados alemanes frente a la entente entre Rusia, Francia e Inglaterra. El 1 de agosto Alemania declaró las hostilidades a Rusia y las demás piezas cayeron solas. Desde el final de las invasiones napoleónicas, Europa vivía el período más largo de su historia sin guerra. Coincidía con el clima de progreso creado por los avances técnicos de la revolución industrial. Los nacionalismos resurgieron como una fiebre de odio entre pueblos vecinos, empujados por la maquinaria de los ejércitos y la industria que los nutría.

Los estrategas pensaron que se trataría de una guerra de pocos meses, como la franco-prusiana de 1870. Aquella guerra anterior aun se desarrolló a campo abierto, lejos de París y Berlín, con el armamento clásico. No se deban cuenta o no querían darse de la vorágine de innovaciones técnicas que transformaría el “modo de producción” de la guerra, de la hecatombe de 9 millones de soldados muertos y la misma cifra de civiles. La mitad de las víctimas mortales de la Primera Guerra Mundial fueron civiles. En la Segunda Guerra Mundial, los Civiles ascendieron a dos tercios del balance aterrador de 50 millones de muertos. Las dos guerras europeas anteriores de Crimea en 1854-56 y la franco-prusiana de 1870-71, “solo” costaron 400.000 y 185.000 muertos, respectivamente.

La Primera Guerra Mundial alteró con enorme brutalidad la idea de progreso que hasta entonces dominaba en los países occidentales y los traumatismos abonaron el terreno de la siguiente guerra mundial inmediata, con ferocidad renovada apenas veintidós años después, inducida una vez más por el poder central de Alemania.

Seguir leyendo »

Las distancias y los olvidos

Mesa de distancias en el parque de la Ciutadella

Creo que cualquier persona que quiera conocer un poco su ciudad de residencia debe cumplir dos premisas básicas: caminar lentamente y mirar hacia arriba. La primera, clave en la columna que hoy inauguro, sirve para reflexionar y observar lo que nos rodea sin la actual imposición de la prisa, que todo cubre y nubla. La segunda se relaciona con la anterior porque las alturas siempre nos reservan sorpresas que solemos ignorar por vagancia y unidireccionalidad, algo que en Barcelona es muy frecuente desde que el poder decidió intentar un parque temático donde las siglas crean marca y tiran el deber de trabajar para la ciudadanía a la basura.

Esta feria no es nada hipócrita, trabaja a la luz del día y muestra a las claras que su intención es la de convertir el espacio en un gran reclamo centrado en un doble discurso que empequeñece lo demás. Messi y Gaudí campan a sus anchas en un mapa donde el centro se ha convertido en un desbarajuste intransitable para quien desarrolla su día a día en la capital catalana. Los barceloneses se quejan de la imposibilidad de La Rambla y ríen, por no llorar, ante el escaparatismo del Paseo de Gràcia, noble en su prohibición, útil para ingresar dinero porque así lo quieren chinos y rusos.

Basta. Podríamos llenar mil páginas y nunca terminaríamos con la crítica coherente. Hay mil modos de hacerla. El mío, porque soy un paseante que capto detalles desde mi anonimato, es buscar la minucia significante, el resumen que con poco transmite mucho. Por eso esta vez nos iremos al Parque de la Ciutadella para constatar la debacle de un patrimonio maltratado porque poco o nada interesa.

Seguir leyendo »

Ganar la electricidad en Barcelona

La Alianza Contra la Pobreza Energética ocupa una oficina de Endesa / ROBERT BONET

El sistema eléctrico de Barcelona reposa básicamente en manos de un monopolio lucrativo transnacional, Endesa (antigua Fecsa), que en 2013 presentó  beneficios netos  por valor de 1.879 millones de euros.  Los vecinos a los que se les corta la luz por no poder pagarla (pobreza energética) en barrios como el de Ciutat Meridiana son salvados por un muy reciente fondo público del Ayuntamiento de Barcelona dotado con 500.000 € y no por Endesa, que avisa al Ayuntamiento cada vez que alguien no paga su micro-deuda con la compañía. ¿ No debería ser la empresa quien tuviera que asumir los impagos como pasivos del negocio?  Se desconoce el número de cortes en la ciudad por no existir aún normativa.

Por otra parte Endesa (para quienes trabajan notables espabilados como  el ex-presidente Aznar  por entre 300 y 400 mil euros anuales, o los vicepresidentes Solbes y Salgado, entre otros miembros de la casta) y el resto de compañías del llamado  Oligopolio , han convenido con el PP (y la abstención de CiU) el desguace de las energías renovables para salvar sus intereses fósiles, nucleares y megahidroeléctricos.  Lo han hecho principalmente por medio de la retirada de las primas a las renovables –y en cambio no a las energías sucias como el gas– y por medio de la inminente imposición de peajes para instalarse en casa o en el trabajo micro-centrales de generación eléctrica (por ejemplo, paneles solares en las cubiertas de los tejados y balcones).

Endesa y el PP imponen en Barcelona la electricidad sucia procedente principalmente de las centrales nucleares de Tarragona, y las centrales de ciclo combinado (gas) de las cercanías. Suministro eléctrico centralizado para poder controlar el negocio cautivo del suministro a los barceloneses y resto de habitantes del país, justo en tiempos en que podría impulsarse la instalación distribuida masiva de paneles en las cubiertas de los tejados de pisos, casas, escuelas e industrias, evitando electrones sucios y parásitos empresariales.  Con una transición de este tipo –en Catalunya lo llamamos "relocalización energética"– la autonomía y ahorro de las familias, comercios, hospitales, fábricas aumentaría, y podrían nacer (como ya está sucediendo en Alemania), iniciativas comunitarias y/o pequeñas de generación, ahorro y consumo de energía, incluso de distribución.  Eso sí que sería ser una  ciudad "smart" Además, la ciudad se adaptaría significativamente los  límites planetarios  que nos imponen climáticamente un cambio de modelo energético, y los barceloneses/as cortaríamos con una parte del acaparamiento energético que la ciudad provoca sobre las poblaciones situadas en las minas de hidrocarburos y uranio, como el  Delta del Níger , con Argelia, Qatar y Egipto, principal origen del gas que consumen los hogares en Barcelona.

Seguir leyendo »

El soufflé real baja y la vergüenza sube

Ahora que el suflé de la coronación empieza a bajar quedan bien a la vista las carencias democráticas de toda la operación. En primer lugar, ha dado incluso vergüenza la adoración / adulación a los nuevos / viejos reyes por parte de casi toda la clase política de los partidos tradicionales. Casi han resbalado sobre la propia baba. Y no era necesario. Más monárquicos que el rey, pues. Nada de contención en las alabanzas, como si no hiciera cuatro días que se ha ido sabiendo el papel real que tuvo Juan Carlos en el golpe de Estado de 1981, el dinero de Suiza que le dejó su padre, el conde de Barcelona y que no ha salido a la luz hasta hace poco, y por supuesto los escándalos diversos que presiden la institución monárquica en la actualidad. Ante un viento algo contrario, no mucho, en forma de reclamación ciudadana sobre la necesidad de hablar un poco de todo, se encogen, se apoyan unos a otros y cierran las filas. Así, por ejemplo, hacen el ridículo con la represión de las formas de manifestación del sentimiento republicano. Si abundo en el comentario es para decir con aburrimiento que este celo en perseguir banderas tricolores no sólo ha sido estúpido sino abiertamente ilegal y cuestionable.

En cuanto a los comentarios satisfechos sobre la nueva monarquía, desde el punto de vista catalán, debemos decir que estaba en la línea de lo esperado que el nuevo rey no dijera en su discurso de coronación ni una palabra que abriera un punto a la esperanza de nada. Ni siquiera en cuanto a cuestiones simplemente simbólicas: Plurinacionalidad, etc. ¿Qué os esperabais? Es el rey de España, señoras y señores. Y si lo hubiera hecho, ¿qué? Su padre juró los Principios Fundamentales del Movimiento y luego los traicionó. Es curioso que Felipe VI no haya osado romper ni un poco con lo que se esperaba. Desde el primer momento se dijo que reinaría con el nombre de Felipe VI. Continúa, pues, con la costumbre de denominar a los reyes según la cuenta de Castilla. Aquí tenía una oportunidad de oro para cuestionar este dominio simbólico de la España castellana y dar una señal de verdad de respeto y de nuevas formas. Además, dependía totalmente de él. No habría sido ningún escándalo y nunca el Gobierno se habría atrevido a impedírselo. Así, nacido Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón y Grecia, pudo hacerse llamar Felipe Juan I. No lo ha hecho. Y no se puede decir que no haya pensado en ello. Uno de los cambios que ha realizado en el despacho real ha sido sustituir el cuadro de Felipe V que tenía su padre por un de Carlos III. Alguien debe haberle comentado que, tal y como van los tiempos, verlo sentado delante del anterior Felipe no ayudaría mucho.

Y finalmente dejadme decir algo que me escuece más que nada: Se han hartado hasta el empalago diciendo que en España "el rey reina, pero no gobierna". Però nos hemos tenido que tragar la visión de Juan Carlos I elevando a su hijo a la categoría militar de capitán general. También previsible y previsto, pero no por ello menos inaudito. Ningún Rey de ninguna parte es capitán general del ejército. Sólo los presidentes de las repúblicas, elegidos por los ciudadanos, tienen esta prerrogativa. En España, curiosamente, se da la situación absurda de que el rey, una figura puramente simbólica y de representación, manda "de verdad", no simbólicamente sobre el ejército por la vía de seguir haciendo bueno el testamento de Franco. Así, en teoría, el poder civil manda sobre el militar. Pero resulta que los militares obedecen a sus superiores. Y el rey, aparte de monarca, es capitán general. Esto, en teoría, podría provocar, en una situación extrema, que dispusiera del ejército sin permiso del poder civil. Alguien dirá: Esta situación no se dará nunca y además, fue gracias a esta circunstancia que el golpe de estado de 1981 se pudo parar, porque los tenientes generales obedecieron a su capitán general, que era el Rey. Incluso así, me da igual, me llena de vergüenza y de humillación intelectual que, en el año 2014, se pueda pasar de herencia la condición de jefe supremo del ejército. Como si viviéramos en Corea del Norte. Si fuera militar profesional no me gustaría nada. Una cosa era el padre, designado dentro de las leyes de la dictadura, pero otra cosa es el hijo: ¿Capitán general? ¿Por qué? Será fastuoso ver cómo obligan a la infantita de Asturias a hacerse militar para poder ser, en el futuro, capitana generala de todos los ejércitos.

Seguir leyendo »

Europa impone nuevas garantías para los detenidos y encausados

La Unión Europea adoptó el 30 de noviembre de 2009 una resolución sobre un plan de trabajo para reforzar los derechos procedimentales de los encausados en procesos penales. Este plan gradual supone ir dictando una serie de Directivas en el marco del proceso judicial penal, sobre el derecho a la interpretación y la traducción; el derecho a la información sobre derechos y cargos (acusación); el derecho al asesoramiento jurídico y la justicia gratuita; el derecho del detenido a comunicarse con sus familiares, con su empleador y con las autoridades consulares y el derecho a la salvaguardia de las personas encausadas vulnerables. En 2010 se dictó una primera Directiva que debía incorporarse a nuestro derecho estatal a más tardar el 27/10/2013, lo que no ha hecho. Esta Directiva preveía notables avances en materia de traducción, desde el momento en que regula que no puede existir un procedimiento justo o equitativo en términos del Convenio Europeo de los Derechos Humanos y de la Jurisprudencia (precedentes) del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sin asegurar una traducción e interpretación eficientes.

Así pues, aquella Directiva 2010/64/UE prevé que el encausado pueda disfrutar de un intérprete en su lengua materna u otra que domine, que se preste asistencia en la comunicación con el abogado incluso durante el juicio, el poder exigir que se traduzcan los documentos que están en el expediente judicial -las pruebas, los escritos de las partes y las resoluciones judiciales-, poder recurrir la resolución por la que se deniega el acceso a la traducción, y poder exigir, si la interpretación no es de suficiente calidad, un cambio de intérprete. Estas medidas chocarán con nuestra realidad, en la que actúan intérpretes sin cualificación demasiado a menudo y en condiciones laborales precarias y en que las personas extranjeras ven muy radicalmente dificultado su derecho a la defensa porque no se pueden explicar, se consignan declaraciones erróneas y ni tan sólo entienden del todo de qué deben defenderse y cómo pueden hacerlo.

En un segundo momento, se dictó la Directiva 2012/13/UE que trata sobre el derecho a la información de los encausados en los procesos penales. Se prevé profundizar en el derecho a la información desde la vertiente de conocer los cargos (acusación), conocer los derechos que le asisten y el hecho de poder acceder al contenido del expediente judicial desde el inicio. Esta óptica de nuevo choca frontalmente con nuestra práctica diaria en las comisarías en que se interpreta de manera exageradamente restrictiva la función del abogado convirtiéndolo en "invitado de piedra". La Directiva prevé pues que el abogado pueda tener acceso al expediente judicial completo antes de que declare el detenido a comisaría (con algunas excepciones muy restrictivas) y que el abogado pueda impugnar la negativa de la autoridad a permitirle acceder al expediente. Esto supone que los abogados podremos exigir acceder a todo el expediente judicial antes de la declaración en comisaría y entrevistarnos con el detenido antes de que declare, para asesorarlo en el sentido de si declarar o no y en qué sentido, todo con conocimiento de causa. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos recuerda en varias sentencias que el derecho a la defensa debe ser real y efectivo y no meramente formal. En definitiva, esta segunda Directiva debía incorporarse al derecho estatal como mucho tardar el 06/02/14, lo que tampoco se ha hecho.

Seguir leyendo »

La universidad: fábrica de nuevos líderes

Una nueva forma de hacer política, una nueva manera de liderar y un nuevo enfoque ideológico se está fraguando. Josep Maria Terricabras y Pablo Iglesias son dos líderes emergentes que han surgido de la universidad y las plataformas cívicas.

Hace ya cuatro años que Stephane Hessel publicó el libro ¡Indignaos!. Tuvo una gran difusión en toda Europa y caló hondo en el movimiento del 15-M. Era una propuesta de un anciano sabio hacia los jóvenes, preparados o no, para que alzaran su voz. También hace cuatro años se polemizó mucho con el hecho de que los intelectuales estaban encerrados en sus casas, bien por falta de ideas o bien porque carecían de liderazgo. Todo el mundo esperaba que algo pasara, que algo tendría que pasar o que algo podía pasar. Y ha pasado.

En Catalunya, el partido Esquerra Republicana ha ganado las elecciones europeas del 25 de mayo, con un cabeza de lista independiente, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y catedrático de Filosofía. Josep Maria Terricabras es un intelectual inquieto y entre muchas cosas es desde hace tiempo miembro de la Assemblea Nacional de Catalunya. Conoce bien los movimientos cívicos y asociativos de Catalunya, en donde ha sido y es un referente para muchos. Con relación a España, el bombazo lo ha pegado el nuevo partido Podemos, con Pablo Iglesias al frente, abogado, doctor en Ciencia Política y profesor. Gran conocedor de los movimientos cívicos alternativos y antiglobalización y defensor de una izquierda a la izquierda. El denominador común  de ambos es su formación universitaria y su conocimiento y dedicación a plataformas cívicas, aunque sean de distinto signo. Estos dos ejes unidos a su gran poder de comunicación y empatía, suman las dos caras de un nuevo liderazgo político, que en Catalunya ya tiene un precedente claro en  Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana, doctor en Economía y profesor de Historia Moderna y Contemporánea, que al igual que los dos primeros, empezó su andadura en plataformas cívicas como Sobirania i Progrés. Son líderes que se han forjado en los movimientos sociales, acostumbrados a un sistema asambleario, a buscar mensajes cortos y concisos para incidir en las agendas de los partidos políticos, habituados al trabajo de base y con la base y, cada uno de ellos, con grandes conocimientos sobre comunicación verbal y audiovisual. Cabría preguntarles si alguna vez se plantearon la política como su medio de vida, pero fuere como fuere, lo cierto es que de momento han sabido forjar un nuevo liderazgo de izquierdas, con una estética de profesor de Universidad, por lo que podríamos decir que estamos viviendo el inicio de una corriente intelectual-política, que en muy poco tiempo está calando en la sociedad desafectada y decepcionada.

Seguir leyendo »

Unes eleccions municipals per guanyar la política

Només un 3,8% de la població de Catalunya va considerar l'any 2011 que la democràcia funcionava bé i no necessitava canvis. Un 24.9% va manifestar que no funcionava bé i necessitava molts canvis; un 15.8% que no funcionava bé i necessitava un canvi total i un 52.7% que funcionava bé, però necessitava canvis. Teníem i tenim un problema greu amb la nostra democràcia i les maneres de fer política. Des d'aleshores hem vist créixer el procés sobiranista i la mobilització indignada del 15-M. En fer balanç de l'any III del 15-M destacàvem l'emergència electoral. I en parlar d'emergència podíem entendre dues coses diferents que no són excloents: l'aparició de projectes electorals relacionats d'alguna manera i les urgències que els acompanyen. Això es va poder comprovar en les eleccions europees. Els resultats de Podemos poden ser una mostra de les expectatives d'una part de la població per poder connectar amb una nova opció política que pugui estar més a prop seu. Ja ho havien pogut experimentar, també, en un altre format, amb l'entrada de la CUP al Parlament de Catalunya el 2012. Aquesta emergència no ha desaparegut amb el final del procés electoral de les europees, fins i tot s'ha accelerat pensant ja en les municipals. L'abdicació de Juan Carlos I a la Corona, també hi ha ajudat. El record de les eleccions municipals de 1931 que van significar la victòria de les candidatures republicanes a la majoria de capitals de província s'ha unit amb la reivindicació del dret a decidir democràticament el tipus d'estat. Es considera que, a diferència del que va passar a la Transició, ara no hi ha motius per no obrir tots els debats que siguin necessaris.  

La iniciativa electoral que ha generat més atenció mediàtica, per ara, és la proposta d'una plataforma per promoure una candidatura de confluència a la ciutat de Barcelona (Guanyem Barcelona). El fet que hagi aparegut el nom d'Ada Colau, fins fa poc portaveu de la Plataforma d'Afectats per la Hipoteca, segurament hi ha tingut molt a veure. Però no és l'única iniciativa que està en marxa, cal destacar la Trobada Popular Municipalista impulsada per la CUP. Però això tot just comença, si no hi ha novetat, les eleccions haurien de ser al maig de 2015. I són molts els municipis on sembla que s'intenten fer gestions per assolir propostes electorals que signifiquin un replantejament de la política institucional existent on es puguin trobar partits convencionals amb llarga trajectòria als ajuntaments com poden ser ICV-EUiA, ERC, CUP... i partits que no hi han estat, nous partits i nous espais de participació i organització com el Procés Constituent. Hi ha dues idees que acostumen a guiar aquests intents: és la pitjor època que ens ha tocat viure per la situació sociopolítica i és el millor moment per intentar-ho. La proposta de Guanyem Barcelona s'ha distingit, per ara, entre d'altres coses, per aquesta crida a la confluència. Hi ha la voluntat de crear un nou espai on trobar-se gent, provingui de partits o no, per buscar articular una proposta que respongui a allò que una part important de la gent de Barcelona, i de qualsevol municipi, podria desitjar. No hi ha gaire tradició, cultura, ni experiència, però hi ha qui ho veu desitjable, necessari, i fins i tot imprescindible si veritablement es vol provar d'assolir els objectius compartits.

El fet que darrera d'aquest tipus d'iniciativa hi trobem persones i col·lectius que no s'havien plantejat l'opció electoral també és una novetat. No entenien que fos el seu espai. Ara això ha canviat. Les institucions no són una finalitat, són un mitjà per tot allò que voldrien fer. Un mitjà més, perquè en molts casos aquestes persones i col·lectius ja porten temps treballant, fent política i fins i tot han esdevingut referents en l'àmbit de l'educació, l'aigua, l'energia, l'habitatge, l'economia social, l'aprofundiment democràtic... Des de la mobilització han qüestionat, criticat, proposat, i defensat drets. També intenten exercir de garants de drets quan les institucions no se'n responsabilitzen. Quan s’ha imposat el discurs del “No hi ha alternativa”, han intentat demostrar que la història l’escriuen les persones que la fan cada dia. Quan els desnonaments s'han convertit en una arma generadora de dolor, han provat d’impedir-los i trobar alternatives per les persones afectades. Quan gairebé ningú parlava dels Centres d’Internament d’Estrangers, hi han entrat per fer-los visibles. Quan s'han volgut tancar Centres d’Atenció Primària, plantes d'hospitals o escoles, hi ha qui ha abraçat aquest espais per impulsar la seva defensa. Quan des de les institucions no es qüestiona el deute que es presenta com a origen de les polítiques d’austeritat, hi ha qui l’estudia, el fa present i aconsegueix que alguns ajuntaments el comencin a reconèixer com a il·legítim. Hi ha qui els pot considerar uns nouvinguts aliens al govern de les institucions on no sabran treballar. Hi ha qui està preocupat, o no comparteix la proposta, perquè considera que allà on es pot fer feina és fora de les institucions i que aquesta força no s'ha d'afeblir. Aquest tipus de projectes són ambiciosos, ho volen tot. Es vol poder actuar a les institucions i fora. Res s'aconsegueix sense mobilització, autogestió... Però això no és suficient, el govern s'ha de fonamentar en una democràcia de més qualitat, hi ha lleis que convé intentar fer d'una altra manera...  

Seguir leyendo »

De Iceta en Iceta hasta la Iceta final

El PSC lleva tiempo deligándose de su antigua masa de votantes y perdiendo todas las batallas con una obstinación granítica, pilotada por aquellos que quieren mantener el puesto y la línea hasta el último día, aunque sea a costa de dejar detrás de ellos tierra quemada. En este contexto, la nueva manifestación de ridículo del aparato del PSC con el relevo del primer secretario es problema suyo. Nadie discutirá la profesionalidad de Miquel Iceta para seguir dirigiendo igual que en los últimos años la inmolación comprobada de un antiguo partido de izquierdas de grandes dimensiones. Pero en este caso la profesionalidad es el inconveniente.

La renuncia simultánea de Núria Parlon y Susana Díaz a dirigir el PSC y el PSOE revelan el margen de maniobra de “reconstrucción” que el aparato estaba dispuesto a consentir. Ahora el auténtico problema ya no es la regeneración del PSC y del PSOE, impedida desde dentro, sino la del espacio electoral e institucional de la izquierda que antes ocupaba. Todos los adversarios se frotan las manos, esperando recoger algún trozo de la fuga masiva de votos socialistas. También se frotan las manos los partidos catalanes que menospreciaban al PSC no por sus dirigentes, sino por el espacio social mestizo y bien real que representaban.

El PSOE sabe que nunca volverá a ganar en España sin el granero de votos de Cataluña, la segunda comunidad autónoma más poblada. Ante eso no parece inclinarse hacia el bipartidismo (en coalición o en alternancia) de los viejos tiempos. Los grandes partidos políticos de la transición democrática han dado una lección diáfana de complicidad con los recortes más injustos y de inadaptación a los cambios sociales vividos. Ahora la responsabilidad de reconstrucción se encuentra del lado de las embrionarias fuerzas políticas alternativas, forzosamente balbuceantes de entrada, empezando por la responsabilidad primordial de saber sumar a favor de esa regeneración democrática que los grandes partidos de antaño han descartado tan ostensiblemente en la práctica, incluso en sus propias estructuras internas.

Seguir leyendo »