eldiario.es

Menú

El brote de legionelosis no ha afectado el agua potable de Manzanares

El Ayuntamiento ha pedido tranquilidad a los ciudadanos para no generar alarma "absolutamente" infundada. Hasta ahora se han tratado siete casos, de los cuales se han descartado dos y otros cinco están pendientes de resultados

- PUBLICIDAD -
Hospital 'Virgen de Altagracia', Manzanares (Ciudad Real) / Foto: Ayuntamiento

Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Manzanares ha informado, tras la aparición de supuestos problemas de legionella pneumophila en el municipio, de que el agua potable de la localidad es "absolutamente" apta para el consumo, tal como garantizan las autoridades sanitarias y ha pedido "tranquilidad" a la ciudadanía. El consistorio ha pedido también que haya responsabilidad entre la población, para no generar una alarma "absolutamente infundada".

Por su parte, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha comunicado que se mantiene activado el protocolo de actuación ante el brote de legionelosis detectado este fin de semana en la localidad ciudadrealeña de Manzanares. La dirección general de Salud Pública han identificado las torres de refrigeración existentes en la localidad, así  como otras instalaciones denominadas de riesgo. Las torres, asegura el Gobierno, han frenado su actividad para la toma de muestras, que se ha llevado a cabo todo el fin de semana.

Además, Salud Pública ha informado, tanto a las Urgencias del Hospital 'Virgen de Altagracia de la localidad, como a los servicios de Urgencias de Atención Primaria de Manzanares, La Solana y Membrilla, para que descarten la legionelosis en los pacientes que ingresen afectados por neumonía o por infección respiratoria grave. Hasta hoy, se han diagnosticado  siete casos, de los cuales se han descartado dos y hay otros cinco pendientes de resultados.
La mayor fuente de contagio de legionella para las personas lo constituyen los sistemas de refrigeración y aire acondicionado de los grandes edificios como oficinas, hospitales, hoteles y centros comerciales.
 
El periodo de incubación de la legionella, es decir, desde que se contrae la infección hasta la aparición de los síntomas, está entre dos y diez días y, al principio, el paciente puede sentirse cansado y débil.  Los síntomas más frecuentes de la legionella son fiebre, alteraciones gastrointestinales, tos, dolor de cabeza y fatiga muscular y dificultad respiratoria, según ha informado la Junta de Comunidades.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha