eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Fiscalía de Asturias denuncia que "hay más jefes que indios" para investigar casos de corrupción

"No hay un escáner que funcione y los ordenadores son viejas reliquias", dice la fiscal superior, Esther Fernández García

Alerta de la proliferación de "grupos profesionales de la denuncia", sobre todo en época electoral

En 2013, se incrementaron un 1.000% las diligencias de investigación por delitos de prevaricación administrativa

- PUBLICIDAD -
La fiscal superior de Asturias, Esther Fernández García, señala la corrupción como "la lacra social"

La fiscal superior de Asturias, Esther Fernández García, señala la corrupción como "la lacra social"

La Fiscalía de Asturias no tiene ni medios ni personal ante la proliferación de denuncias sobre casos que investigar relacionados con la corrupción. El Principado cuenta con 42 funcionarios para 50 fiscales, lo que supone "que hay más jefes que indios" para investigar todas las denuncias que llegan a este departamento, ha asegurado la fiscal superior, Esther Fernández García, durante su comparecencia en el parlamento autonómico, donde presentó la memoria de 2013.

"No hay un escáner que funcione, los ordenadores son viejas reliquias y existe una absurda duplicidad de trabajos", añade. En ciudades como Avilés y Oviedo, los fiscales no tienen una oficina específica en la que trabajar y en otros ni siquiera tienen dependencias para las guardias. El Gobierno de Asturias asumió la pasada legislatura la competencia de Justicia y ahora se encuentra con una Fiscalía que carece de medios para hacer frente a la avalancha de denuncias.

La plasmación de estas deficiencias por parte de la fiscal superior viene, entre otras cuestiones, por el incremento de "los profesionales de la denuncia", que está generando un problema importante en su departamento. Se trata de personas o grupos que, "en defensa de la ciudadanía", plantean denuncias o reclaman auditorías a organismos públicos. "Sobre todo en época electoral, hay un abuso del denunciante y muchas de ellas responden a intereses políticos", señala.

En 2013, su departamento cursó 534 diligencias de investigación, de las que tuvieron en cuenta un 33% descartando el 67%, por no encontrar delito o porque ya había un procedimiento abierto. Al margen de los profesionales de la denuncia, la Fiscalía asturiana generó el pasado año un 1.000% más de diligencias de investigación por delitos de prevaricación administrativa que en 2012.

Las causas de la investigación fueron: 16 por malversación de caudales públicos, 15 por fraude por autoridad de funcionario, 5 por tráfico de influencias y 3 por exacciones ilegales. Fernández García ha reconocido que en 2012 las demandas eran puntales, pero el pasado ejercicio se produjo una verdadera "avalancha de denuncias".

A pesar de la falta de medios, la Fiscalía se ha comprometido en mantener una actuación "decidida y enérgica contra esa lacra social que es la corrupción", dice. Entre los casos más sobresalientes está la falsificación de facturas del centro cultural Niemeyer, en el que estaba imputada la alcaldesa de Avilés, y del que la Fiscalía solicitó el sobreseimiento. El juez ha acordado archivar el caso de las facturas y retirar la imputación a la dirigente socialista.

También está pendiente de resolución judicial las diligencias derivadas del 'caso Marea', en el que está implicada la cúpula de la consejería de Educación durante la pasada legislatura, entre ella el propio exconsejero. En este ejercicio ya tiene abierta una investigación sobre el 'caso Villa', relacionado con la fortuna oculta del exsindicalista José Ángel Fernández Villa.

A la falta de medios, se suma la descoordinación que existe entre los departamentos de la policía, los juzgados y la fiscalía. En este sentido, la fiscal superior se ha referido a la impunidad que existe para los delincuentes por delitos de menos de 400 euros, que no se acumulan por esa falta de sintonía entre los distintos departamentos.

Una posible solución sería que la policía investigara si existen más delitos en tiempo similar y remitirlos todos al juzgado, según ha dicho la fiscal. "Ahora se da un trabajo inútil, porque un importantísimo trabajo consiste en el registro de causas que no llegan a ninguna parte", asegura.

Ante este panorama, ha pedido a los diputados regionales que se pongan de acuerdo para que Asturias tenga un presupuesto en 2015 con una partida específica para la Fiscalía. Esther Fernández tiene prevista una reunión con el Gobierno del Principado para tratar de solventar algunas de las deficiencias denunciadas. "Reaccionaré si me toman el pelo, porque soy más dura de lo que parezco", ha advertido.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha