eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Ángel Zapata reivindica el surrealismo en los relatos de "Materia oscura"

- PUBLICIDAD -
Ángel Zapata reivindica el surrealismo en los relatos de "Materia oscura"

Ángel Zapata reivindica el surrealismo en los relatos de "Materia oscura"

Nueve años después de publicar "La vida ausente", el escritor Ángel Zapata rompe su silencio con "Materia oscura", un libro de relatos plenamente surrealistas porque esa forma de escritura es quizá la única que le sirve al autor para expresar "la angustia" que le produce cuanto ve a su alrededor.

"Este libro nace de mi experiencia de estos últimos años, que percibo como particularmente oscuros y donde todos los elementos que garantizan una cohesión social mínima han sido sistemáticamente destruidos o seriamente dañados", afirma Zapata (Madrid, 1961) en una entrevista con Efe, en la que habla de su nuevo libro publicado por Páginas de Espuma.

Y unos años, añade, que "han sido los más siniestros de la democracia española y en los que hemos asistido al secuestro de la soberanía por parte de las élites financieras, al hundimiento de amplios sectores de la clase trabajadora y a la lesión gravísima de derechos humanos como el de la salud o el de la educación".

Profesor de escritura creativa en la Escuela de Escritores de Madrid, Zapata ha querido ir en su nuevo libro "más lejos aún en el surrealismo" que en sus obras anteriores, y ha pretendido "perturbar" y "trastornar" al lector con los breves relatos de "Materia oscura", poéticos e inquietantes.

Los relatos son muy cortos (hay varios de uno o dos párrafos), pero le han requerido "un gran esfuerzo", asegura Zapata, editor de los cuentos completos de Medardo Fraile, uno de sus "maestros" en este género.

"En 'Materia oscura' he trabajado más por eliminación: escribes un texto, lo lees y lo desechas. Y, así, uno tras otro. Quizá detrás de un relato de pocas líneas hay dos meses tirando páginas enteras, hasta que das con lo que buscas", comenta el autor de "Las buenas intenciones y otros cuentos".

En astrofísica, la "materia oscura" a la que alude el libro "no se sabe científicamente lo que es porque no es algo del mismo orden que la visible, pero lo que sí se sabe y lo que maravilla a los físicos es cómo aglutina, cómo une", explica Zapata.

Del mismo modo, el lenguaje "está habitado por algo que lo une y que lo aglutina y que no es del mismo orden que el significado, sino que está relacionado con lo que los psicoanalistas llaman 'la pulsión', que es como ese empuje vivo del deseo".

Y es que "Materia oscura" está escrito "desde lo pulsional", y de ahí que "el significado aparezca deshecho por ese empuje vivo que quiere expresarse de otro modo que como la lengua dice", señala el autor.

Miembro del grupo surrealista de Madrid, que "es poco conocido aunque lleva veinte años funcionando", Ángel Zapata asegura que el surrealismo "sigue vivo". No es algo "anacrónico, sino profundamente intempestivo".

Y en una época como la actual, en la que "parece no haber ley", en el lenguaje "tampoco la hay":

"Yo hago frases en las que cualquier cosa puede pasar. Si en la sociedad puede pasar cualquier cosa porque no hay ley, ¿cómo voy a seguir escribiendo como si la hubiera?", se pregunta el escritor, muy crítico con la actuación de los políticos españoles. "A veces cometen actos rufianescos", afirma.

"A menudo se dice de las cosas: '¡qué extraño, qué extraño!', pero es mentira, se dice únicamente por costumbre, nada es extraño ya", escribe Zapata en "Atormentad al león, hasta que pida la muerte llorando", uno de los pocos relatos del libro que supera las cuatro páginas.

Y esa frase de "nada es extraño ya" está "puesta adrede" porque, subraya el autor, "cualquier cosa puede pasar en este país", como que el presidente del Gobierno "le quite el dinero a las viudas para dárselo a los bancos", por citar un ejemplo.

Mientras escribía "Materia oscura" el autor ha tenido muy presentes a Alejandra Pizarnik, "una poeta tremenda, con una potencia y una verdad estremecedoras", y a Henri Michaux, que hace "unos textos muy rotos, muy dodecafónicos", comenta Zapata.

Pero hay más escritores a los que admira, entre ellos a Marcel Proust, Kafka y Henry Miller. Y a españoles como Valle-Inclán, Javier Tomeo y Francisco Umbral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha