eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Frida Kahlo, Diego Rivera y Trotski vuelven juntos a La Casa Azul

La pintora mexicana se reconcilia con los surrealistas en el París de los años 30, gracias al pincel de Flore Balthazar y la pluma de Jean-Luc Cornette

- PUBLICIDAD -
 Frida Kahlo y León Trotski en la casa de Mexico

Frida Kahlo y León Trotski en la casa de Mexico

La pintora mexicana Frida Kahlo, que terminó harta de los surrealistas del París de los años treinta, se ha reconciliado con Francia a través de una novela gráfica sobre el cosmos de creación, política y erotismo que rodeó a la musa de Diego Rivera y amante de León Trotski. El álbum de la editorial francesa Delcourt, se centra en el triángulo de infidelidad, confrontación ideológica y fertilidad creativa que formaron la libérrima Frida, el orondo pintor comunista y el disidente soviético con barba de chivo. 

Bajo el título Frida Kahlo. ¿Para qué quiero pies si ya tengo alas para volar?, el trabajo es parte de un género popular en el cómic francés de de biografías de grandes pintores y artistas, como Picasso, Goya, Van Gogh, Toulouse-Lautrec, Jan Van Eyck o Velázquez.

"No volvamos juntos a La Casa Azul. Sal primero, te sigo en media hora", le dice Trotski a Frida, ambos desnudos y recostados en una viñeta con fondo pastel de una tarde de 1937 que ilustra el trazo ágil de Flore Balthazar y redacta Jean-Luc Cornette. El cómic, bien acogido por la crítica del mayor mercado de Europa para el noveno arte, indaga sobre "la personalidad, la fuerza, la independencia y el talento que hacen de Frida un personaje perfecto", explicaba Balthazar en una entrevista a Efe.

Frida Kahlo se reencuentra con Rivera y Trotski en 675 viñetas

"Su universo es muy fuerte, incluso violento", agrega la dibujante, que viajó tres semanas a México para impregnarse de los colores, las plantas y la luz que conoció en vida Frida, una de las pintoras más célebres de la historia del arte. Las 128 páginas del álbum, rematadas por una reseña biográfica, parten de los tres años que Trotski pasó exiliado con su esposa en Ciudad de México, desde 1937 y hasta su asesinato en 1940 a manos del agente soviético español Ramón Mercader.

"Eres mi marido divorciado"

El singular matrimonio entre la señora Kahlo y el señor Rivera, alejados de los convencionalismos burgueses e instalados cada uno en una casa independiente, acogió al opositor ruso y a su mujer, perseguidos ferozmente por Stalin. Eras los días de mayor éxito de Diego Rivera, estrella internacional que podía incluso permitirse ofender a las poderosas estirpes financieras al ocultar un retrato de Lenin en un mural que le habían encargado para decorar la entrada del que sería el Rockefeller Center de Nueva York.

El desmesurado pintor, mujeriego empedernido pero devoto de su musa pintora, abre las puertas de su mundo y del de Frida a Trotski, que participará en los enredos amorosos de la pintora en una casa donde la libertad de movimientos era la norma y los celos la excepción. "En muchos aspectos Diego era malo. Engañaba a Frida y se mostraba egoísta. Tuve que trabajar para hacerle algo simpático porque también tenía cosas buenas, claro. Intenté hacerle un poco sexy. Espero que se comprenda que podía ser atractivo para todas esas mujeres", explica la ilustradora.

La novela gráfica, que avanza a impulsos, sobrevuela distintos aspectos de la biografía de la mexicana, un electrón libre que vivió entre agonizantes dolores, compromiso político, carisma creativo y promiscuidad sensual, y culmina con el segundo matrimonio entre Frida y Diego, en 1940. "Eres mi marido. Mi marido divorciado. Una palabra más no te da derecho a engañarme todo el tiempo", le espeta Frida a Diego en otra viñeta de un relato que también deja entrever el desamor de Frida por París, hastiada de los maniqueísmos de surrealistas y comunistas, o los constantes problemas que su "maldita pata" le ocasionó toda su vida.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha