eldiario.es

Menú

La culminación del abrazo en Podemos

- PUBLICIDAD -

Decía Galeano “Pequeña muerte llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra y acabándonos nos empieza. Pequeña muerte, la llaman; pero grande, muy grande ha de ser si matándonos nos nace”.

En estos días hemos asistido a epístolas cargadas de testosterona de dos hombres, dos voces autorizadas, dos voces dirigentes. Dos líderes de opinión, a la interna y a la externa. En esas cartas hay palabras que apuntan de dónde venimos, lo que somos y lo que aspiramos a ser. Hay lugar en ellas para el encuentro y también para el desencuentro. Hay palabras dispares que, como las piezas de un complejo puzzle, toca interpretarlas y entrelazarlas a quienes las leen. A esas personas se les pide acierto y tino en saber al final en qué anda Podemos. Pero a veces, no son capaces de componer la sopa de letras, porque las piezas no encajan, o simplemente no quieren, porque están cansadas, están perdiendo el interés en tantos juegos florales.

En los últimos días, sigo asistiendo perpleja en Podemos a un lenguaje bélico, que me repele, que por gráfico que sea, es injusto y profundamente machista. Oigo voces que hablan de vencedores y vencidos, incluso antes del resultado. Oigo hablar de unidad tras el ganador retando al perdedor a abandonar sus ideas. Oigo que dicen que hay gente que sobra. Oigo que hay presiones que exigen silencio y carril de vía única tras el día D. Y me preocupa mucho, porque el proyecto que me ilusionó y del que formo parte, aquel proyecto que nos trajo hasta aquí supo y acertó al sumar voces muchas, diferentes, de distintas procedencias; también de mujeres.

En estos días en Podemos debatimos a la interna, camino al Vista Alegre II, pero el reto está en no perder el rumbo para ganar un país. Debatimos desde la honestidad, desde la que defendemos, a través de la candidatura Recuperar la ilusión, un Podemos coherente, que se aplique a la interna las recetas democráticas que prescribimos a la externa. Hablo del sistema electoral español. Para nosotros la coherencia implica que Podemos disponga de un sistema de voto más proporcional que el actual, un sistema proporcional puro, en el que cada persona valga un voto. Necesitamos listas abiertas y desbloqueadas. Es de justicia garantizar en mejor grado los derechos de las minorías, el respeto a otras voces.

No se recupera un país, como no se alimenta el amor, por fraterno que se reivindique, si no se escucha al otro, si no se aprende de él; de quién pide mejorar el proyecto común para hacerlo crecer. No se recupera un país diverso, silenciando la diversidad a la interna, uniformando las voces. No se recupera un país con ese lenguaje. Se recupera un país desde la ejemplaridad, desde la práctica y profundización de la democracia, desde la defensa de la plurinacionalidad en los órganos de dirección y desde la descentralización y desconcentración del poder. Se recupera un país desde el feminismo, con cuidados, también en casa. Sólo lo haremos posible si rompiéndonos nos juntamos y nos empezamos, si salimos de una vez por todas de la trinchera, a ganar un país con hechos. La ciudadanía y nuestra gente en la base aún nos espera. Y no por mucho tiempo. Es posible, pero es ahora.

Fabiola Meco Tebar es diputada de Podem en las Corts Valencianes y responsable de la secretaria de sociedad civil y movimientos sociales en el CCV.

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha