eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Ahogadas en el mar cinco personas que trataban de llegar a Lampedusa

Los fallecidos viajaban con otros 49 inmigrantes que han sido rescatados a escasas millas de la localidad costera de Monastir

- PUBLICIDAD -
Ahogados en el mar cinco tunecinos que trataban de llegar a Lampedusa

Ahogados en el mar cinco tunecinos que trataban de llegar a Lampedusa

Al menos cinco ciudadanos tunecinos han muerto este sábado al naufragar la embarcación con la que trataban de llegar de a Europa, informaron fuentes de la Marina local.

Según estas mismas fuentes, citadas por medios locales, las víctimas mortales viajaban con otros 49 compatriotas, que pudieron ser rescatados a escasas millas de la localidad turística costera de Monastir, en el este del país.

La costa sur de Túnez ha visto incrementar en los últimos meses el tráfico de barcos con inmigrantes a bordo, que no solo llevan a subsaharianos y árabes procedentes de Oriente Medio que huyen de la guerra, sino también a sus propios nacionales.

Las ciudades de la frontera con Libia, como Zarzis o Ben Guerda, e incluso la isla de Yerba, son lugares de concentración de inmigrantes, que habitualmente pagan por cruzar y sumarse a los botes que salen de ese país con rumbo a la cercana isla italiana de Lampedusa.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera a derrocar el régimen dictatorial de Muamar el Gadafi. Desde entonces se ha convertido en lugar de tránsito hacia Europa para miles de personas que huyen del hambre, la pobreza, la guerra y la falta de oportunidades en su lugar de origen a lo largo de sus 1.770 kilómetros de costas.

En las últimas semanas, más de 5.000 personas han sido rescatadas cuando trataban de cruzar el Mediterráneo rumbo a Italia, cerca de un millar han muerto ahogadas y alrededor de 600 han sido detenidas cuando se preparaban para embarcar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha