eldiario.es

ENTREVISTA | Director de Emergencias de la FAO

La FAO: "Sudán del Sur necesita ayuda urgente: no queremos empezar a contar los cuerpos"

Entrevista a Dominique Burgeon, director de emergencias de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), tras la declaración de la hambruna en zonas de Sudán del Sur

"La hambruna de Sudán del Sur ha sido creada por el hombre en su totalidad"

"La falta de acceso durante los últimos seis meses a los condados más afectados por el hambre ha sido un factor decisivo para declarar la hambruna"

- PUBLICIDAD -
Worgok Malluac, 60, camiseta amarilla, de etnia dinka, sentada a la puerta de su casa en el pueblo de Padual, junto a su hija desplazada interna de la violencia en el condado de Pagor. Paduel, Sudán del Sur./ Fotografía: Gabriel Pecot - Oxfam Intermón

Worgok Malluac, 60, camiseta amarilla, de etnia dinka, sentada a la puerta de su casa en el pueblo de Padual, junto a su hija desplazada interna de la violencia en el condado de Pagor. Paduel, Sudán del Sur./ Fotografía: Gabriel Pecot - Oxfam Intermón

Sudán del Sur, "un país de tierra fértil, abundante lluvia y agua dulce"; el tercer productor de petróleo de África Subsahariana, sufre la segunda hambruna del siglo XXI. No ha sido algo inevitable, no es culpa de un desastre natural. La gente está muriendo de hambre en una crisis "creada por el hombre", resalta  Dominique Burgeon, el director de Emergencias de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). 

La ONU ha declarado la hambruna, el máximo nivel de alerta, en Sudán del Sur este lunes pero la gravedad de la falta de alimentos llevaba advirtiéndose a gritos desde hace años. Algunas han acusado a las Naciones Unidas de retrasar la declaración por "razones políticas". Desde la FAO lo niegan de forma tajante. 

La mano del hombre se extiende por la guerra civil que enfrenta al país desde hace tres años, unido a los altos precios de los productos básicos y la crisis económica, aumentada por el bloqueo de los pozos de petróleo de los que depende el Estado. La responsabilidad humana también aparece en los obstáculos al acceso de ayuda a las zonas más afectadas por el hambre. 

Las tensiones políticas entre el presidente y el exvicepresidente desataron un conflicto que dividió a los miembros del ejército afines a uno u otro bando. Su disputa de poder despertaron la rivalidades históricas existentes, sobre todo, entre las etnias mayoritarias: dinkas, clan del presidente; y nuers, al que pertenece su rival. Como telón de fondo se mantiene el ansia de las enormes reservas de petróleo que alberga Sudán del Sur.

Durante años, las ONG llevan alertando de la grave emergencia nutricional en Sudán del Sur. Algunas sostenían que, aunque los niveles ya eran los propios de una hambruna, la ONU no la declaraba por "razones políticas". ¿Por qué no se ha declarado hasta ahora?

La hambruna no es una palabra que usemos a la ligera. Tenemos una metodología científica clara basada en evaluaciones de campo: la escala de Clasificación de Fase de Seguridad Alimentaria Integrada (IPC). Según esta escala, la hambruna existe cuando al menos el 20% de la población tiene un acceso extremadamente limitado a los alimentos básicos, la desnutrición aguda global supera el 30% y la tasa de mortalidad supera las dos personas fallecidas al día por cada 10.000 de toda la población.

Esta metodología científica ayuda a evitar que el hambre se convierta en un término político. Es importante notar que la gente está muriendo de hambre antes de que se declare la hambruna. El grupo de trabajo técnico del IPC en Juba ha destacado el potencial de hambruna en el sur de Sudán desde 2014 y ha emitido varias alertas tempranas. La mayoría de las ONG son socios en el GTP del IPC.

Además, Sudán del Sur es uno de los pocos países en que la nutrición está plenamente integrada en el análisis del IPC. Hasta ahora ,cada año se ha evitado el peor escenario debido a la respuesta humanitaria. Sin embargo, la falta de acceso durante los últimos seis meses a los condados más afectados por el hambre ha sido un factor decisivo importante en la declaración.

¿Tienen cifras sobre cuántas personas han muerto de hambre en Sudán del Sur?

No sabemos con exactitud cuántas personas han muerto de hambre hasta ahora, sin embargo, las evaluaciones en estas áreas muestran niveles extremadamente peligrosos de desnutrición, especialmente en niños menores de cinco años, lo que nos permite concluir que cientos de personas están muriendo, porque no reciben atención médica intensiva.

Nuestra prioridad ahora es prevenir más muertes y evitar una hambruna más amplia. No queremos empezar a contar los cuerpos.

¿Cuál es la situación en las zonas donde se ha declarado la hambruna?

La situación en el Estado de Unidad es particularmente grave, con alrededor de 100.000 personas en riesgo. Hay hambruna en Leer y Mayendit, condados del Estado de la Unidad, amenazando la vida de 59.000 personas, mientras que el riesgo de hambre es alto Para 43.000 personas en otros dos condados.

Pero el estado de Unity no es la única zona de preocupación. Casi cinco millones de personas están actualmente gravemente inseguras alimentarias en todo el país, más de un millón de los cuales están en riesgo de hambre, sin saber de dónde vendrá su próxima comida. En el pico de la temporada de escasez en julio, se estima que 5,5 millones de personas -casi la mitad de la población- sufren una grave inseguridad alimentaria. 

La FAO también está profundamente preocupada por las zonas del norte de Bahr el-Ghazal, donde la última cosecha se agotará. El fracaso del mercado, combinado con un limitado poder adquisitivo, está incapacitando a las personas para acceder a los alimentos que necesitan.

¿Cuáles son las principales causas de la hambruna?

La escalada masiva de la inseguridad alimentaria se debe principalmente a los conflictos violentos y al fracaso económico nacional, que no se han resuelto. La crisis es puramente artificial -creada por el hombre-, ya que el país no se ha visto afectado por desastres naturales, a excepción de la sequía en un área limitada del sudeste limítrofe con Etiopía, Kenia y Uganda. Desde 2014, el Estado de Unidad se ha visto afectado por la violencia prolongada, la inseguridad y el desplazamiento, con poco acceso para los actores humanitarios.

Los desplazados han estado viviendo en pantanos e islas durante varios meses comiendo sólo alimentos silvestres, sin cereales y sin ganado. La leche es extremadamente importante para prevenir la desnutrición infantil.

  ¿Tiene constancia del uso del hambre como arma de guerra por algunas partes en el conflicto?

Esta hambruna es inducida por el hombre en el sentido de que se debe a una combinación de violencia prolongada en las zonas afectadas, a una crisis económica nacional, y al desplazamiento que obliga a las personas a abandonar sus hogares y tierras, así como a la falta de acceso de los actores humanitarios.

 ¿Qué papel desempeña el bloqueo de los pozos petroleros en la crisis económica?

La crisis económica es uno de los factores estructurales de la inseguridad alimentaria debido a dos factores: Sudán del Sur depende en gran medida de las importaciones de alimentos, ya que no producen suficiente dinero y necesitan divisas para realizarlo, lo que supone un gran reto. Los precios de alimentos y otros productos básicos ha aumentado hasta tal punto que muchas familias simplemente no pueden pagarlo.

El presupuesto del Gobierno de Sudán del Sur depende en gran medida de los ingresos derivados del petróleo por lo que espera aumentar la producción de crudo y, de esta forma, crear ingresos para inyectar en la economía.

¿Qué se podría hacer para bajar el precio? ¿Cómo podría mejorar la situación?

La solución de los fallos del mercado requiere complejas intervenciones macroeconómicas. La respuesta humanitaria actual ha sido incapaz de satisfacer las necesidades de las personas que padecen hambre, pero todavía se pueden salvar a decenas de miles de vidas con una respuesta inmediata, masiva y multisectorial.

El acceso humanitario ha sido virtualmente imposible en estas áreas y reiteramos que ahora una prioridad es que todas las partes garanticen el acceso seguro para la acción humanitaria.  

¿Cuál es la principal preocupación de la FAO a corto plazo? 

Se debe evitar que la hambruna se propague. Las poblaciones que ya padecen hambre deben recibir apoyo ahora. Además, más de un millón de personas corren el riesgo de morir de hambre en otras áreas del país. Viven en circunstancias extremas, sin saber de dónde vendrá su próxima comida.

Además, nos preocupa la magnitud de la crisis. Durante el pico de la temporada de escasez en julio, se calcula que 5.5 millones de personas se enfrentarán a una grave inseguridad alimentaria (IPC Fases 3, 4 y 5). Eso representa casi la mitad de la población total de Sudán del Sur, que necesita ayuda urgente.

Estamos particularmente preocupados por zonas del norte de Bahr el-Ghazal, donde la cosecha reciente se agotará pronto y la falla del mercado devastará el ingreso y el poder adquisitivo de las personas. La inseguridad continua a lo largo de la ruta ha hecho que el suministro de alimentos desde Uganda a Juba sea disfuncional. La frontera con Sudán está muy controlada y pocos sursudaneses serán capaces de escapar a la escasez de alimentos y al hambre.

Muchos están desamparados. En muchas zonas altamente productivas de la Gran Equatoria, los agricultores no lograron cosechar su primera cosecha y no pudieron plantar la segunda cosecha en 2016. Muchos huyeron a Uganda y algunos condados han estado prácticamente despoblados. Todo apunta a que más gente continúe moviéndose en busca de alimento, dentro y fuera del país.

Debido a la sequía en la región, se espera que en general habrá menos disponibilidad de alimentos y las consecuencias de ello son difíciles de predecir, pero están siendo vigiladas de cerca.

¿Qué debe hacer la comunidad internacional? ¿Y el gobierno de Sudán del Sur?

Una respuesta masiva, multisectorial y plurianual es fundamental para evitar una mayor propagación del hambre en el sur de Sudán. El martes se lanzó el Plan de Respuesta Humanitaria para Sudán del Sur, en el que se esbozan las prioridades críticas para abordar la situación actual. Un total de 1.600 millones de dólares se requiere en 2017 y el Gobierno se ha comprometido a satisfacer el 1% de estas necesidades con su propio presupuesto. Sin embargo, es crucial que en este momento haya importantes inyecciones de fondos de la comunidad internacional.

¿Cómo deben invertirse esos fondos para que no se cronifique la situación?

La ayuda alimentaria de emergencia y el apoyo a la agricultura deben ir de la mano en una crisis como esta. La ayuda alimentaria ayuda a la gente a sobrevivir, pero la agricultura ayuda a la gente a vivir. Debido a que la principal temporada de cultivo comenzará en cuestión de semanas, debemos actuar ahora para que los agricultores reciban los insumos críticos que necesitan para plantar.

En última instancia, hay un déficit de cereal de alrededor de 500.000 toneladas en Sudán del Sur que la ayuda humanitaria no será capaz de cubrir. Y aunque cubra el déficit de este año, será el mismo el año que viene, ¡a menos que invirtamos en la agricultura ahora! El país tiene una base excelente de buena tierra, abundantes lluvias y agua dulce.

Si los Gobiernos no envían los suficientes fondos de forma rápida, ¿qué puede ocurrir?

La falta de protección de los medios de vida de los agricultores y pastores durante el inicio de una crisis puede aumentar los riesgos y costes a largo plazo. Por ejemplo, muchas familias campesinas pueden permanecer en los campamentos de refugiados durante años, dependiendo de la asistencia externa y contribuyendo a los flujos migratorios internacionales. Las familias que vendieron su ganado tardarán años antes de que puedan reponerse.

La FAO está buscando 61 millones de dólares para responder a la actual crisis en Sudán del Sur. Ahora se necesitan 40 millones de dólares para asegurar que los agricultores reciban el apoyo que necesitan antes de que empiece la temporada de siembra en abril. Si los agricultores pierden esta temporada, dependerán de la ayuda humanitaria hasta al menos la próxima cosecha en agosto de 2018.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha