eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

EXCLUSIVA

Los socios de Cebrián intentan apartar al amigo iraní de Felipe González para salvar la petrolera

Los impagos acorralan a la empresa, que en su situación actual podría perder la concesión de una explotación petrolífera en Sudán del Sur

Los intermediarios africanos de la compañía amenazan con acciones legales para embargar la concesión

La Agencia Tributaria cerca al hispano iraní Zandi, que controla Star Petroleum desde paraísos fiscales

- PUBLICIDAD -
El empresario iraní Massoud Zandi.

El empresario iraní Massoud Zandi.

La promesa de un negocio multimillonario se escurre entre los dedos a los socios de Star Petroleum. La ya célebre petrolera participada por Juan Luis Cebrián, y a la que Felipe González promocionó por el mundo, está contra la espada y la pared, acuciada por los impagos y por la complicada personalidad de su fundador, el hispano iraní Massoud Zandi.

La compañía aún tiene pendiente de ratificar el contrato de adjudicación de una concesión petrolífera con el Gobierno de Sudán del Sur y, con las condiciones actuales a las que se enfrenta la empresa, será muy difícil que se mantenga el acuerdo alcanzado en 2010. En Juba, la capital sursudanesa, no quieren ni oír hablar del hispano iraní Zandi, según diversas fuentes que han seguido de cerca las operaciones. El inversor, íntimo amigo de Cebrián y del expresidente socialista, ha dejado un reguero de impagos en el país que le han desacreditado para poder seguir siendo el interlocutor válido frente a ese Estado africano.

Llegados a este punto, la única solución que ven los accionistas de la empresa es apartar al iraní de la sociedad y lograr así volver a recuperar la relación rota con el Gobierno de Sudán del Sur. Este diario se ha intentado poner en contacto en diversas ocasiones con fuentes oficiales del país africano para recabar una versión oficial sin éxito. Uno de los socios en el consorcio adjudicatorio, la noruega Hemla, ha reconocido a este diario que abandonó el proyecto hace ya años. Las otras dos sociedades que conforman el consorcio, Nilepet y Sudapet, las impuso el Gobierno de Sudán, tal y como se recoge en el acuerdo firmado en 2010 y al que ha tenido acceso eldiario.es y del que se han extractado algunos de los documentos que acompañan a esta información.

Firmas Star Petroleum Sudán

Imagen del contrato firmado en 2010.

Se da la circunstancia de que los accionistas de Star Petroleum lo son en su mayoría por su condición de amigos, al menos inicialmente, del iraní. El empresario, con una mansión en La Finca de la que pende una ejecución hipotecaria, ha ido regalando o repartiendo a varios empresarios, no solo españoles sino también extranjeros, participaciones en la compañía. Fuentes internas de Star Petroleum aseguran que a día de hoy puede haber hasta cuarenta accionistas. Deloitte, la auditora que está ordenando las cuentas de la compañía tal y como adelantó El Confidencial, se ha encontrado con el reto de poner orden en el número de títulos que ha emitido formalmente la compañía, que ha encadenado varias ampliaciones de capital. Los socios aspiran ahora a encontrar una última solución: crear una sociedad española que asuma los compromisos de pago de la anterior pero, ante todo, que ponga una cara nueva a negociar ante el Gobierno de Sudán para conservar la tierra prometida.

La última (y enésima) presión por las deudas que acumula la empresa ha llegado con los intermediarios africanos que facilitaron el acuerdo con Star Petroleum y el Gobierno de Unidad Nacional que estaba al frente del país africano en 2010. Zandi había comprometido un pago inicial de 1,5 millones de dólares si se conseguía cerrar la operación, que finalmente se quedó en 750.000 dólares, según los documentos que ha podido ver este diario. Sin embargo, estos intermediarios no han conseguido cobrar a día de hoy, por lo que están estudiando acciones legales tanto en España como en Sudán del Sur.

Los intermediarios aspiran a lograr el embargo del Bloque E, la fructífera porción de tierra adjudicada a los inversores españoles para la explotación petrolífera. La secesión del país en dos Estados y el total desbarajuste financiero y patrimonial de la petrolera española han dejado en el aire la ratificación del contrato. Según la documentación a la que ha accedido eldiario.es, la ratificación del contrato llevaría aparejada una serie de desembolsos económicos (como un millón de dólares pagadero inmediatamente al Gobierno de Sudán), inasumible ahora mismo para Star Petroleum. También requeriría de una inversión mínima inicial de 12 millones de dólares en los primeros tres años tras la firma, el pago de la renta de los casi 50.000 kilómetros cuadrados adjudicados y un canon anual. Cifras impensables en estos momentos para la compañía.

La filial española de la petrolera, cuya sede social está en Luxemburgo, debe 2,5 millones de euros a Hacienda, tal y como reflejó la lista de morosos publicada por la Agencia Tributaria el pasado diciembre. Según trabajadores con los que ha podido hablar este diario, y que tienen interpuestas demandas contra Zandi y las empresas en juzgados de lo social, las compañías del español pagaban altos salarios pero nunca ingresaron el IRPF a las arcas del Estado. En un momento determinado, la empresa dejaba directamente de pagarles y la Justicia española ha tenido muy complicado dar con el paradero real de Zandi para hacerle llegar las notificaciones de los tribunales de lo social. La situación de insolvencia es una de las cuestiones que recoge el acuerdo de 2010 para dar por terminada la relación. También la marcha de una de las partes del consorcio.

Zandi, que controla Star Petroleum desde varios paraísos fiscales y que, tal y como ha publicado El Confidencial, se enfrenta a una inspección de Hacienda, ya ha roto relaciones con la mayor parte de los actuales accionistas. Fuentes conocedoras de la situación aseguran que uno de los pocos valedores que le queda dentro de la empresa es el presidente del Grupo Prisa. Aún así, Juan Luis Cebrián también dimitió de su posición en el consejo en diciembre de 2015.

Por el momento, los inversores se han puesto en lo peor y reconocen que el valor de la empresa, ante la más que elevada posibilidad de que no se materialice el contrato con Sudán, es cero. En un pozo sin fondo se han quedado enterrados los millones de euros que Zandi ha ido recabando y que han ido desapareciendo en una vida de desenfreno del que todo su entorno es testigo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha