eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El desperdicio de comida en los hogares españoles cayó un 2,3 % este invierno

- PUBLICIDAD -
El desperdicio de comida en los hogares españoles cayó un 2,3 % este invierno

El desperdicio de comida en los hogares españoles cayó un 2,3 % este invierno

Los hogares españoles redujeron un 2,3 % el desperdicio de alimentos durante el otoño y el invierno 2015-2016, respecto al mismo período del curso anterior, según ha informado hoy el director general de Industria Alimentaria, Fernando Burgaz.

Burgaz ha destacado esta caída durante una conferencia de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre desecho alimentario, celebrada en el Consejo Económico y Social.

No obstante, ha recordado que se trata de un descenso que afecta a la mitad del año (otoño-invierno), en la que los ciudadanos tiran menos comida, en comparación con el semestre de primavera y verano, cuando se desaprovecha más.

Burgaz ha presentado los análisis del Panel especial del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que cuantifica el desperdicio doméstico.

Ha detallado que los hogares españoles desechan cada semana 25,5 millones de kilos de alimentos (el 4,5 % del total de la cesta de la compra) y al año, 1.325 millones de kilos de comida.

En ocho de cada diez familias (80 %) tiran alimentos sin procesar, como verdura o pan, por no considerarlos en buen estado; y un 20 % desperdicia comida ya cocinada o preparada.

Representantes de los agricultores, industrias, supermercados, bancos de alimentos y consumidores han defendido que es fundamental concienciar al ciudadano sobre su responsabilidad para frenar el desperdicio.

La coordinadora de Alimentación de OCU, Gemma Trigueros, ha apuntado que un 72 % de los consumidores que tiran alimentos lo atribuye a que "no se organizan bien" con la compra; un 50 % porque no los congelaron en su momento y un 37 % porque sobró comida en el plato.

El responsable técnico de economía agraria de COAG, Álvaro Areta, ha abogado por ajustar las producciones a las demandas del consumidor, porque según la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) un 28 % de la superficie de siembra mundial se cultiva para desperdicio.

Areta ha remarcado que el agricultor a veces no recoge sus cosechas porque los costes son superiores al precio que recibe, además de añadir que los compradores usan el desperdicio "como arma comercial de negociación" y elevan sus exigencias si, por ejemplo, adquieren fruta en una campaña de mayor abundancia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha