Focos

ENTREVISTA

La gobernanta que interpeló a Pablo Casado explica la realidad del trabajo de las camareras de hotel

María ha sido despedida de una de las empresas que se contratan para externalizar la limpieza de los hoteles

Esta gobernanta, parte de la asociación Las Kellys, explica las condiciones de precariedad en las que trabaja el sector mientras la patronal saca pecho por resultados récord

- PUBLICIDAD -
Las representantes de las Kellys antes de la rueda de prensa

Un grupo de representantes de las Kellys.

María (nombre falso) es la gobernanta de hotel que preguntó al vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, cómo era posible que si la economía iba tan bien las camareras de piso con las que trabaja cobraran dos euros por cada habitación que limpian. No es la primera vez que esta trabajadora saca su lado combativo. Algo que, dice, le ha costado ya un despido. Por esa razón prefiere no decir su nombre verdadero, aunque forma parte de la asociación de  Las Kellys de Madrid. Pocos minutos antes de la entrevista, la patronal hotelera ( Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, Cehat) ha desmentido que tengan esas condiciones. La gobernanta nos da una visión muy distinta.

Cehat dice que las camareras cobran un mínimo de 1250 euros mensuales y que  no ha recibido ninguna denuncia. También dicen que este "ruido" está movido por algún tipo de organización política.

Juan Molas, el presidente de la patronal, nos niega desde los comienzos que esto sea cierto y nos dice que son casos puntuales, que ellos se desvinculan de que sus hoteles asociados estén cometiendo este tipo de atrocidades. En cuanto al hecho de que no ha habido ninguna denuncia, eso lo dice él, porque no es así.

¿Cuáles son las condiciones de las camareras de piso que trabajaban a su cargo?

En la empresa en la que yo estaba, las camareras cobraban dos euros y pico por habitación. Tienen un sueldo base como parte cotizable y el resto (como mejora de producción) se lo hacen en función de las habitaciones que hacen. El precio por unidad de habitación se saca de dividir el cómputo total al mes entre el número de habitaciones que han hecho.

Al final, de media, una trabajadora haciendo ocho horas, cobra 800 euros. Y luego está el tema de altas a la Seguridad Social, ya que hay empresas que dan de alta seis horas, las meten en un trabajo de ocho, las dos horas restantes se las pagan a parte  y así solo cotizan seis. Por ratios se establece cuánto se puede tardar por habitación, pero depende de cada hotel. Con un contrato de ocho horas se pueden estar haciendo entre 18 y 20 habitaciones. Con uno de seis, entre 14 y 16, y con uno de menos, entre nueve, diez y 12 habitaciones por turno. Hay también hoteles que con seis horas te mandan hacer 20 habitaciones.

¿Y los turnos y libranzas?

Hay empresas que tienen un turno en la pared que luego solo sirve de cara a las inspecciones de trabajo. Les ponen el cuadrante "ficticio" en la pared y luego en el ordenador tienen el cuadrante real. Aunque una camarera libra según el cuadrante, le pueden decir que venga porque hay mucho lío, o pedirle que acorte el tiempo de sus vacaciones.

Estas ratios calculan que se tarda una media hora en limpiar una habitación, pero eso tiene mucha trampa porque a veces tienes que desplazarte, o son habitaciones grandes o en muy mal estado, o no tienes carro para transportar las herramientas necesarias... Hay veces que las habitaciones están en un estado en el que sabes cuando entras pero no cuando vas a salir. Además, en los hoteles hay también trabajos derivados que con la externalizacion eso no se produce. Es decir, que a las camareras les pagan por habitación hecha, pero no por limpiar pasillos, fregar escaleras...

¿Esto explica la proliferación de estas empresas?

Cada una tiene su convenio y hace lo que quiere. La única obligación que tienen es que las camareras no pueden cobrar un salario inferior al salario mínimo interprofesional. Pero si les dan de alta cuatro horas y las ponen a trabajar seis, ya están teniendo un salario mínimo inferior.

En hostelería se trabaja de lunes a domingo. Cada semana te corresponden 2 días libres, a veces cada 6 o 7 días también. El señor Casado cuando me contestó dijo que no contaba con los fines de semana pero no sabe que en hostelería se trabaja los fines de semana también.

Antes, nos correspondían 50 días de vacaciones por trabajar en festivos, pero con la externalización han desaparecido. Algunas empresas te pueden pagar 20 euros por día festivo trabajado y otras directamente nada.

¿Ayuda esta precariedad a que los empresarios obtengan beneficios?

Sí, mucho. El tema de la externalización es un tema fundamentalmente económico.  Están ganando muchísimos beneficios pero están perdiendo en calidad. Las plantillas externas en los hoteles grandes no aguantan y se marchan pronto, cobran poco y no se adaptan, además de tener problemas con la empresa por el trato recibido. No está funcionando aunque estén ganando beneficios.

¿A usted le han despedido a raíz de defender esta situación?

A mí me han despedido como gobernanta en una empresa externa con un despido disciplinario que no me han pagado y lo han justificado porque dicen que no soy competente, aunque yo tengo mis números y resultados. Yo tengo que trabajar y veo que por plantar la cara me estoy cerrando puertas. Las gobernantas estamos en medio de la empresa y de nuestro personal. Tienes que motivar al personal y tienes que conseguir lo que la cadena quiere y a la vez que la cadena te proporcione las herramientas necesarias. Las cadenas ganan muchísimo dinero con esto y no podemos hablar.

¿Su asociación es independiente, o pertenece a algún sindicato? ¿Está apoyada por algún partido político?

No es cierto que haya un partido político detrás para reclamar tus derechos. Los que probablemente tengan enlaces políticos sean ellos. La asociación Las Kellys es independiente y autónoma. Dentro, hay mujeres que pertenecen a sindicatos y hay mujeres que no y cada una tiene su ideología, pero no está apoyada por ningún partido político.

De hecho, tenemos bastante empeño en dejarlo al margen de partidos políticos, porque hemos atravesado dos campañas electorales con intenciones de aproximación de partidos y hemos tenido determinados conflictos por ello. Que no se equivoque el señor Mola. Lo único que demuestra esto es un desprecio y desinterés importante.

¿Qué le contestaría a Pablo Casado después de su comparación entre las camareras de piso y los médicos?

Yo respeto mucho a los médicos, pero considero que la referencia no viene al caso. No tiene ninguna relación el trabajo de un médico al de una camarera de piso. El de nosotras supone muchísimo esfuerzo físico, el 90% de ellas  tienen dañada la salud. Me sorprendió muchísimo cuando me contestó que no sabía cómo iban los turnos, porque la cuenta que él hizo eran de 15 habitaciones diarias, entonces directamente nos quitó los días libres. Es decir, que el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores ni lo conoce, que dice que a todos nos corresponden dos dias a la semana libres, trabajando 22 al mes.

¿Qué opina de la declaración de Antonio Catalán? ¿Usted se ha encontrado con más empresarios así?

Me parece muy bien lo que ha dicho, siempre y cuando se corresponda con la verdad. Me gustaría mandarle mi currículum al señor Catalán, puesto que él valora a las personas. No he encontrado a muchos más, se pueden contar con los dedos de la mano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha