eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

Experiencias de una plataforma ciudadana

- PUBLICIDAD -

Cuando pensamos en montar una agrupación de electores para poder presentarnos a las elecciones municipales, nos pareció una idea estupenda. Se supone que es una figura pensada para que cualquier grupo de vecinas y vecinos pudieran presentarse en su municipio sin necesidad de montar una empresa (un partido), simplemente como plataforma ciudadana. Pero, ¡no!

Resulta que facilitar la participación en las instituciones en este país no está en la cabeza de los legisladores. Primero, porque el lenguaje empleado es tan complejo que se necesita asesoramiento especializado (en nuestro caso, una vecina que es abogada) para poder desentrañar el galimatías de cómo presentar la documentación. Segundo, porque conseguir los avales es una tarea ardua.

Aquí me gustaría hacer un alto. No es insalvable porque la gente no te avale, pese a que se tiene que adjuntar el DNI y pese al desconocimiento de lo que implica un aval (no implica intención de voto y no es público, sólo quiere decir que estás de acuerdo con que ese grupo de vecinas y vecinos se presente a las elecciones). La gente se ha portado chapó, pero cuesta.

Es la tercera cuestión la que me tiene preocupada. No sólo da la sensación de que se ha hecho todo pensando en que la gente no sepa o no pueda entrar en las instituciones, es que hay gente que vive en Águilas, que es el municipio donde nos vamos a presentar (sí, finalmente lo conseguimos), a la que se le pone aún más cuesta arriba poder participar.

Da la sensación de que se ha hecho todo pensando en que la gente no sepa o no pueda entrar en las instituciones

Cuando hicimos nuestras primarias para ver cómo se ordenaba la candidatura, salió elegido un vecino que se llama Carlos y nació en Bolivia, aunque lleva mucho tiempo viviendo aquí. Pensábamos que siendo residente y teniendo los papeles en regla podía presentarse a las municipales (alguien se acordó de que en Baleares había un alcalde alemán), y estábamos seguros de que si podía votar, pues también podría presentarse…. Pero... Otra vez, ¡no!

Resulta que sólo los europeos pueden hacerlo, el resto no, aunque vivan aquí, paguen aquí sus impuestos, trabajen aquí…... En fin, el caso es que Carlos, pese a haber sido votado y elegido, no puede estar en la candidatura.

Pero esto no es todo, amigas y amigos. La puntilla es que hubo muchas personas residentes en Águilas que nos avalaron, pero no eran de nacionalidad española. Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos enteramos de que además de la fotocopia de su documento de residente, debían aportar un documento que había que pedir al Ayuntamiento, que certificara (otra vez) que estaban censados en Águilas. ¡Viva la participación ciudadana!

¡Cuántas cosas que cambiar y cuántas ganas!

Juana Navarro es profesora de Historia, secretaria de la Intersindical, número 5 de la candidatura de Águilas Puede, miembro del Comité de coordinación de República En Marcha, y activista por la educación pública

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha