eldiario.es

Menú

Optimismo electoral de Confebask

- PUBLICIDAD -

No creo en las coincidencias. Durante años he vivido de eso que los periodistas llaman nariz. Hay gente que ve pasar un elefante por delante y no lo ve y otros que se dan cuenta del paso de una mosca. Sinceramente no creo que sea una casualidad que el presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, haya salido pocos días antes de las elecciones a decir que las cosas en Euskadi están cada día mejor.

2,7% de crecimiento y 22.000 empleos. Curioso anuncio para la víspera electoral. Me paro a pensar y no puedo dejar de recordar cómo Confebask y muchos otros fueron incapaces de predecir el futuro. Siempre fallaban y las cosas fueron a peor. Ahora estamos iniciando la cuesta arriba y Confebask y otros auguran un futuro de bienestar. Esperemos que sea posible, pero ya veremos.

Lo único que tengo claro es que no era el momento. El señor Lujua ha utilizado la patronal vasca para lo que no era. Nunca ha estado tan debilitada y tan dividida. Llegó al cargo sin ser empresario y saldrá igual, pero dejará la organización debilitada. No tengo nada contra los ejecutivos de mutuas, de seguros de salud o de la construcción, pero no son lo mismo que un empresario, que es un emprendedor que ha generado empleo, trabajo y bienestar arriesgando y con iniciativa. Y en el caso de Euskadi, que han padecido durante años la persecución de ETA.

Las patronales, como los sindicatos, son necesarias pero deben ser lo que son: organizaciones sociales que representen los intereses de sus miembros y no los de los partidos políticos. Deben intentar desempeñar su papel al margen de la lucha partidaria. Empresarios los hay en Euskadi de todos los colores políticos, así que aprovechar la semana previa a las votaciones para lanzar el mensaje de que Euskadi va bien, no me parece lo más adecuado para los propios intereses empresariales. Sencillamente no es el momento. Tan solo había que esperar una semana.

El mismo criterio se podría aplicar al Ente Vasco de Energía (EVE) que la víspera de la campaña anuncia planes renoves de ventanas y electrodomésticos. Da igual que se anuncie algo que existe todos los años y que no vaya a abrirse el plazo en meses. Y da igual que el anuncio pueda congelar el mercado hasta que entre en vigor. Y da igual porque lo importante es hacer ver que se reparte dinero, inaugurar lo que sea y decir que vivimos en un mundo ideal. No es serio.

Pero vuelvo al señor Lujua quien tiene opinión política, como todos, pero eso no debería condicionar su actuación que en este extremo debe de ser neutra. Y si sencillamente no se ha dado cuenta de que no era el momento adecuado, pues peor me lo pone. Me apunto los datos anunciados por la patronal, especialmente lo de los 22.000 empleos para ver si se cumple o es otra predicción fallida. También me gustaría pensar que los empleos que se van a crear son de calidad. Ya me gustaría porque sencillamente miro a mí alrededor y veo mucho empleo al límite. Y lo peor es que en ocasiones el debate es generar o aceptar ese empleo o la nada.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha