eldiario.es

Menú

Círculos que callan, pero no otorgan

La Plataforma Círculos del Silencio de Vitoria, la primera en activarse en Euskadi, cumple cuatro años de mutismo inquisitivo "ante las injusticias que crean pobreza en la ciudad"

Su actividad se ha extendido a Donostia, que celebra desde el pasado mes de marzo concentraciones silenciosas en solidaridad con los inmigrantes y los refugiados en Europa

En Bilbao diversos colectivos sopesan sumarse a este movimiento creado en Francia en 2007

- PUBLICIDAD -
Concentración en Vitoria.

Concentración en Vitoria.

En este caso, el que calla, no otorga. "El silencio ha sido para nosotros una herramienta muy válida para denunciar, reivindicar y conseguir cambios en la ciudad". El balance de los cuatro años de recorrido de la Plataforma Círculos del Silencio que traslada su portavoz Juncal Durand es plenamente positivo. De hecho, se atribuyen logros como el adelanto del pago de las Ayudas de Emergencia Social para que las familias cobren a tiempo cada mes, un compromiso que 'arrancaron' al gobierno de Gorka Urtaran tras meses de denuncia silenciosa en las calles.

Su activismo también provocó la reacción de Lanbide. El Servicio vasco de Empleo acumuló durante meses retrasos en la concesión de la Renta de Garantía de Ingresos, una demora que se va solucionando. Ahora, la próxima campaña de esta plataforma se centrará en las becas escolares. Bajo el lema "En nuestra ciudad…las becas llegan tarde - Gure hirian bekak berandu heltzen dira" solicitan al Departamento de Educación del Gobierno vasco que acelere los trámites en la gestión de las becas escolares y que las familias puedan disponer de ellas desde principio de curso y no en primavera, cuando se resuelven después de haberlas solicitado en enero. "Los padres ya lo dicen, la cuesta no es la de enero sino la de octubre. Son muchos los gastos de libros y material escolar y ropa que tienen que afrontar y muchas familias no pueden asumirlos", explica Juncal Durand.

La portavoz de Círculos del Silencio asegura que el compromiso de los integrantes de este movimiento está intacto pese a los cuatro años de recorrido de la plataforma. "No es fácil cumplir siempre cada primer jueves de mes. Estamos ahí haga frío, calor, granice o coincida la cita con una jornada festiva. Pero además de las concentraciones, hay mucho trabajo por detrás, de acompañamiento y seguimiento de las asociaciones, de los colectivos desaparecidos así como reuniones con las instituciones en las que siempre nos han recibido muy bien, por cierto", apunta Durand que estima en más de un centenar las personas que se quedan en silencio cada jueves en el centro de Vitoria para denunciar "las injusticias que crean pobreza en la ciudad". Durand resalta como a nivel personal cada día de protesta silenciosa contribuye al afianzamiento del compromiso social adquirido. "Vivimos en sociedad. Tenemos derechos pero también deberes. Ayudar a la transformación social bajo esta u otras fórmulas es un tarea que también corresponde a la ciudadanía".

La trayectoria de la plataforma de Vitoria-Gasteiz ha servido de inspiración y modelo para colectivos de San Sebastián que constituyeron el círculo el pasado mes de marzo al celebrar su primera concentración silenciosa.  En su estreno la dedicaron a mostrar y pedir solidaridad con los inmigrantes y los refugiados en Europa.

En Bilbao diversos colectivos sopesan sumarse a este movimiento creado en Francia en 2007 por los franciscanos de Toulouse.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha