eldiario.es

Menú

PSE cree que el acuerdo entre GHK y Sasieta es un "balón de oxígeno" para hacer frente al "agujero" de 1,6 millones

El alcalde de Zumárraga, Mikel Serrano (PSE-EE), ha considerado que el acuerdo alcanzado entre el Consorcio de Residuos-GHK, y la mancomunidad de Sasieta es un "balón de oxígeno" para hacer frente al "agujero" de 1,6 millones de euros que ha dejado "la deuda adquirida y heredada por los anteriores gestores de Bildu".

- PUBLICIDAD -

En una rueda de prensa celebrada en la sede socialista de Zumárraga, Serrano acompañado por representantes del PSE-EE en Sasieta como Arantza González, Nati Nieves y Oscar Valbuena, ha expresado su "satisfacción" porque ambas instituciones "han sido capaces de buscar un punto de encuentro para abordar la grave situación económica" y ha destacado que tanto GHK como la mancomunidad "han hecho un esfuerzo y han actuado con responsabilidad" para llegar a este acuerdo en un escenario que ha calificado de "difícil".

El regidor ha recordado que, inicialmente, la Mancomunidad iba a hacer frente a la deuda con el millón de euros de remanente que tiene Sasieta, aunque ha incidido en que esta cantidad "no era suficiente para tapar el agujero dejado por Bildu y, por lo tanto, los municipios iban a tener que afrontar el resto del déficit con sus propios presupuestos municipales, muy mermados y también limitados".

"Había municipios de la Mancomunidad que no podían hacer frente a esa carga que le correspondía en función del porcentaje y la cuota de participación de Sasieta", ha señalado Serrano, quien ha apuntado que "por solidaridad, todos los municipios en la Asamblea del 26 de octubre se negaron a hacer frente a la deuda restante de 665.000 euros", aunque ha reconocido que la consecuencia inmediata de esta decisión provocaba la "quiebra" de la Mancomunidad.

El alcalde ha explicado que, ante este escenario, el PSE junto al PNV, así como los responsables políticos de la Mancomunidad de Sasieta, Diputación de Gipuzkoa y GHK, con la colaboración de los técnicos, dieron paso a la negociación y ha reconocido que fueron "infinidad de conversaciones e infinidad de reuniones con el objetivo de buscar un acuerdo y establecer unas bases para hacer frente a esa deuda".

El acuerdo compromete a GHK a pagar a la Mancomunidad una tarifa de 27.000 euros al mes y tendrá carácter retroactivo, lo que supone que el pago se realiza por los servicios prestados ya desde el mes de febrero. "Así las cosas, desde febrero a diciembre son casi 300.000 euros que irán a minimizar la aportación que los ayuntamientos tienen que pagar", ha destacado.

De este modo, GHK abonará 270.000 euros al mes por hacerse cargo de la recepción de la fracción resto, no reciclable, de origen domiciliario recogido mediante contenedor o Puerta a Puerta, así como de la recepción del biorresiduo de origen domiciliario de las mancomunidades de Sasieta y Tolosaldea.

Mikel Serrano ha incidido en que, sin el acuerdo, Zumárraga hubiera tenido que aportar 97.000 euros, mientras que gracias al convenio que firmarán representantes de Sasieta y GHK en una semana o quince días, esta localidad tendrá que pagar en torno a 50.000 euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha