eldiario.es

Menú

“En el cine vasco no hay espacio para mujeres transgresoras”

La profesora de la Universidad de Deusto María Pilar Rodríguez cree que “las políticas de género siguen muy ausentes en la cinematografía vasca

- PUBLICIDAD -
Lugar donde fue asesinada Yoyes en 1986, en Ordizia. Foto incluida en la página web de TVE.es

Lugar donde fue asesinada Yoyes en 1986, en Ordizia. Foto incluida en la página web de TVE.es

 “En el cine vasco hace falta articular una teoría de género que permita desarrollar un código de lenguaje audiovisual nuevo donde se puedan reflejar géneros que escapen del discurso tradicional”. Eso es lo que piensa la profesora de la Universidad de Deusto María Pilar Rodríguez, quien ha reflexionado sobre la representación de los roles de género en la literatura y en el cine vasco en el curso ‘Excellence in Basque Studies VII. genero ikasketak’ organizado en los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco.

Según la profesora, los discursos son “construcciones sociales que van detrás de la realidad intentando representarla, siendo la realidad siempre un elemento más fluido e interesante”. Según María Pilar Rodríguez, “en general, seguimos viendo pocas directoras en el cine. Las políticas de género siguen estando muy ausentes en la cinematografía vasca. No hay espacio para mujeres transgresoras”.

La especialista ha llegado a estas conclusiones después de aproximarse a este sector describiendo “tres olas” de directoras y directores de cine, desde la década de los 80 hasta la actualidad. Por eso, ha descrito tres películas, cada una de ellas perteneciente a una ola diferente para analizar sus características.

La primera ha sido ‘Salto al vacío’ (1995) del director Daniel Calparsoro. “Esta película subvierte una imagen de basura del país donde Alex, una joven de veinte años, de físico duro y de apariencia andrógino tiene que lidiar con una realidad conflictiva”.

‘Yoyes’ (1986) ha sido la segunda película analizada por María Pilar Rodríguez. La protagonista encarna “la presencia inasimilable para la sociedad vasca de una dirigente de ETA que decidió abandonar la organización y convertirse madre”. La anomalía de Yoyes recae en el hecho de que la protagonista pertenece a la organización aun siendo mujer. “Esto se debe a una política de género que atribuye la asociación exclusiva de la violencia con el género masculino, combinada con estereotipos sexistas que perpetúan una visión de las mujeres como apolíticas o menos interesadas en la política que los hombres”.

‘80 egunean’ (2010), largometraje de Jon Garaño y Jose María Goenaga cuenta la reunión, en edad avanzada, de dos amigas de la infancia. En la película se narra el reencuentro de dos mujeres que fueron amigas en la infancia y se muestra el enamoramiento que surge entre ambas con todos los problemas que ello acarrea. “Una relación abierta entre dos mujeres mayores no parece posible; no solamente por el aparato social que la reprime, sino porque la mujer misma, como Axun, ha asimilado de manera inquebrantable las cargas sociales impuestas y la construcción como sujeto social de la mujer: la masculinidad reside en el hombre y la feminidad en la mujer. No hay medias tintas como Maite; en la vejez lo que queda es cuidar del esposo hasta que la muerte les separe’”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha