eldiario.es

Menú

Intermibús

- PUBLICIDAD -

Empezaré por reconocer que con la que está cayendo, cualquier referencia a la política que no sea para sumarse al coro de voces que denuncian los abusos y reclaman medidas contundentes puede ser vista como una excentricidad. En tiempos de inmediatez absoluta, sé que señalar consecuencias a largo plazo de las decisiones políticas me saca del campo de juego así que aviso al lector o lectora de que puede abandonar este texto aquí mismo porque, precisamente, me voy a referir no a una cosa horrible e indignante de esas que nos llegan cada hora, sino a las consecuencias que tienen las decisiones políticas erróneas mucho tiempo después de que se tomen mal, o de que no se tomen.

¿Todavía está usted aquí? Pues entonces le contaré que hace muchos, muchos años, allá por 1985 se presentó en Bilbao un gran proyecto para unificar en un mismo espacio el transporte tanto ferroviario como de autobuses. Venía firmado por dos grandes arquitectos: James Stirling (premio Pritzker 1981) y su socio Michael Wilford. Fue uno de los primeros grandes proyectos de arquitectura de la ciudad y, por si fuera poco, reverdecía una idea de modernidad urbana impulsada por un ilustre ministro de la República, el bilbaíno Indalecio Prieto, al que la estación de Abando rinde homenaje desde hace pocos años. No sin polémica, claro.

La idea era excelente; el proyecto, magnífico; la obra, compleja; el precio…pues alto. La ciudad reparaba un tremendo e histórico desgarro urbano que aún tiene. Tantas virtudes había que a nadie le pareció que la necesidad del concurso y colaboración de diversas instituciones y empresas públicas fuese a ser un obstáculo, pero lo fue. De modo que después de muchos años de aquí para allá, la cosa se apagó. Ni que decir tiene que nadie se puso la careta del malo pero entre todos la mataron y ella sola se murió. Para que vean que en Bilbao no todo han sido triunfos de la arquitectura de vanguardia.

Lo peor fue que, durante años, a la espera del advenimiento de aquel proyecto extraordinario, que tanto se ponderaba en los despachos oficiales, se mantuvo paralizada cualquier solución a la entonces caótica situación de las líneas de autobuses interurbanos. Finalmente, en 1996, se asfaltó provisionalmente una zona en Garellano, se le puso una carpa de tela encima, se le llamó Termibús y se llevaron allí las paradas de autobuses hasta entonces diseminadas en grandes lonjas sitas en las calles más céntricas de la ciudad. Algo inenarrable ¡oiga!

Lo digo ahora para cuando la política vuelva a ser una cosa normal y no provisional, como es hoy. Para cuando vuelva a pensar en la próxima generación y no en la próxima elección.

Aún recuerdo alguna crítica a aquella pequeña decisión cabal por parte de quienes, tal vez, creían que el caos resultaba buen argumento para ayudar a desbloquear el gran proyecto que ya empezaba a desfallecer.

Tranquilos que todo es provisional –se dijo- y bien que lo entendió así una tormenta que un día vino y se llevó la carpa. Hubo que colocar nuevas tejavanas provisionales, taquillas provisionales, un bar provisional, una consigna provisional, aseos provisionales… Y así hasta hoy. La resaca de aquel magnífico proyecto fallido nos ha tenido instalados en la provisionalidad durante décadas y cuando, por fin, se terminó aceptando que Termibús seguirá donde está acaso para siempre, esa certeza nos vino de la mano de la crisis ¡mecachis! y el mucho más modesto proyecto de soterrar y dignificar la estación de autobuses no ha podido ser. Lo que nos condena una nueva y quizás interminable espera. Mientras tanto nuestros flamantes turistas alucinan al ver el engendro en el que les desembarca la metrópoli del titanio.

Resultó que tratando de asaltar el cielo de la intermodal despreciamos la posibilidad de consensuar un arreglo algo más terrenal en Termibús. Y así llevamos décadas penando, y lo que te rondaré.

Me dirán, con razón, que al lado de robar estos deslices de la política son peccata minuta pero yo les animo a pensar en cosas que no existen pero que podría haber existido (y viceversa) si las decisiones políticas hubiesen sido más prudentes y menos entusiastas. Lo digo ahora para cuando la política vuelva a ser una cosa normal y no provisional, como es hoy. Para cuando vuelva a pensar en la próxima generación y no en la próxima elección.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha