eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA: José Manuel López (Podemos)

"Ciudadanos está impidiendo la regeneración en Madrid, está siendo la tapa de la alcantarilla"

"El Canal de Isabel II podría haber servido para el desarrollo de la región, pero ha servido para financiar campañas electorales, el despilfarro y la corrupción", afirma el portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid

"El señor González tiene sobre sí cinco casos aislados, igual debería pensarse exactamente qué ha hecho", sostiene

"Cristina Cifuentes está pintando por fuera una casa que está en derrumbe y Ciudadanos le ha elegido el color", explica López

29 Comentarios

- PUBLICIDAD -
López dice que la dimisión de Delgado es un "tema interno del partido"

El portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, José Manuel López. EFE

El próximo 24 de mayo se cumplirá un año de unas elecciones autonómicas y municipales que supusieron la irrupción de Podemos en las instituciones de todo el país. José Manuel López (Madrid, 1966) es el portavoz del partido de Pablo Iglesias en la Asamblea de Madrid, donde encabeza un grupo de 27 diputados, la mayoría de los cuales, empezando por el propio López, están viviendo su primera experiencia como cargos electos.

Ha pasado ya casi un año de las elecciones. ¿Les están cambiando las instituciones, a ustedes que mayoritariamente provenían de la sociedad civil? ¿Están logrando que cambien las instituciones?

Nuestra presencia ha cambiado cosas. Una fundamental es la agenda. Lo que se habla ahora en los parlamentos autonómicos –estoy coordinando los grupos parlamentarios con Pablo Echenique, secretario de Organización– ha cambiado: se habla de sanidad, educación, desigualdad, cosas de las que antes no se hablaba. Obviamente han cambiado las formas, y otra que tiene que ver con la democracia: en Madrid, después de 20 años de mayoría absoluta del PP, el Ejecutivo y el Legislativo eran la misma cosa. Y ahora eso ya no funciona así: tenemos leyes en contra de las posiciones del Gobierno. Hemos sacado la ley de viviendas rurales sostenibles; la ley de transexualidad; la de pobreza energética; la de transparencia... La democracia es más democracia. Eso le cuesta mucho al PP porque sigue pensando que pueden influir como antes desde el Ejecutivo, y eso no es así. Es un cambio.

¿Y al margen del trabajo institucional?

Hemos conseguido abrir los parlamentos. En Madrid hemos conseguido en tres meses que la gente formule 500 preguntas que nosotros trasladamos al Parlamento. Como me decía un trabajador de la Asamblea, en cuatro meses han pasado más personas que en cuatro años anteriores. Seguramente no hemos conseguido sacar el Parlamento a las plazas, y ese es uno de los elementos que tenemos que poder trabajar: si tú te metes en el Parlamento, el Parlamento te absorbe permanentemente. Hay que evitar eso metiendo a la sociedad en el Parlamento, que sí estamos haciendo, pero hay que sacar el Parlamento fuera. Corres el riesgo de pensar que las 12 horas que pasas allí es el mundo, y el mundo es otro.

¿Han notado la inexperiencia?

También hemos aprendido la vida institucional, y a veces hemos pecado de nuevos y no hemos estado suficientemente avispados en algunos momentos. Aprendemos bastante rápido y estamos impulsando cambios en los reglamentos de las cámaras. Tenemos unos parlamentos del siglo XIX en el siglo XXI, y necesitamos una lógica diferente: son un coto cerrado en el que hasta la prensa tiene dificultades hasta para conocer un acta en un momento en el que la transparencia es un elemento básico.

O para seguir las comisiones en streaming.

Pero estas cosas son las que vamos cambiando nosotros. Nos decían al principio que no se podían retransmitir dos comisiones de forma simultánea. Y curiosamente siempre que planteábamos eso, la de corrupción era la que no se podía retransmitir. Nosotros, al final, con un teléfono empezamos a retransmitirlas, y, a partir de entonces, todas se empezaron a retransmitir. Lo hicimos con un teléfono de la Asamblea, utilizando los medios y sin coste añadido. 

Esto es lo que tenemos que conseguir, pero no caso a caso. Hay que cambiar los reglamentos, las formas, de manera que no es que seamos más participativos o transparentes que los que es están, que lo somos, sino que debemos dejar un sistema más transparente y participativo independientemente de quién venga.

¿Interesa poco en Madrid la actividad de la Asamblea?

Hay dos cuestiones relevantes. Una es la mayoría absoluta de 20 años, que ha hecho que la asamblea no funcionase, y que fuera el Ejecutivo el que decidía. Hasta ahora, los plenos empezaban a las 16.00 y terminaban a la una de la mañana con el objetivo de que no se pudiese informar de ellos. Eso está cambiando, y ahora hay dos polos: el Legislativo y el Ejecutivo, y que el Gobierno no pueda hacer lo que quiera. La otra cuestión es que Madrid se confunde con lo estatal, ni siquiera hay un medio periodístico regional. Eso dificulta también poder sacar elementos regionales, y a veces elementos regionales tienen aspectos estatales y no lo son.

Dicho esto, ahora estamos intentando conseguir que la Asamblea tenga un cierto papel en la vida política de la región.

¿Ha influido en eso la proyección mediática de las comisiones de deuda y corrupción?

Esto es parte de lo ganado hasta ahora. No sólo cambiar la agenda, sino que se supiese lo que está pasando y lo que nos está hipotecando el futuro. Eso ha sido importante porque está marcando la pauta, se va sabiendo cómo funciona la región, dónde se está yendo el dinero y quién se lo está llevando.

Un asunto importante es el Canal, un agujero negro de corrupción donde están los mismos que estaban con González y Aguirre y donde se van miles de millones. Yo creo que eso ha sido importante. Cuando el Ayuntamiento de Madrid ha puesto una comisión sobre endeudamiento, han dicho lo mismo que nos decían a nosotros: que era una causa general contra el PP. Pero el último año nos dice que eso no es así, y el PP empieza a acumular tantos casos aislados de corrupción, que no son meramente casos. El señor González tiene sobre sí cinco casos aislados, igual debería pensarse exactamente qué ha hecho.

Las comisiones han sido fundamentales y son una herramienta clave en esta separación entre Legislativo y Ejecutivo. Y acabamos de proponer otra sobre endeudamiento municipal porque tenemos municipios que tienen un endeudamiento de más 1.100%, cuando se considera que algunos países con 170% ya están en quiebra. Y cuando un municipio como Navalcarnero tiene un 1.100% o Cenicientos, que está parecido, algo habrá que hacer. No es sostenible que les hayan hecho un plan de viabilidad a 100 años, a cinco generaciones. Nadie puede tener cinco generaciones hipotecadas.

También estamos planteamiento otra sobre regeneración de las instituciones, porque hasta ahora todo lo que se nos pone encima de la mesa es bastante estético. Lo que necesitamos es ver cómo regeneramos las instituciones: no es sólo transparencia, es participación, el sistema de contratación, que ha sido para beneficiar a unos pocos.

Habla del Canal. Usted propuso en campaña que fuera una suerte de banca pública.

El Canal tiene un potencial como financiación de desarrollo enorme porque es una commodity, el dinero está todos los meses porque la gente paga su agua. Cuando en algún momento el señor González no es capaz de hacerse con Bankia, decide montarse su propio banco con el Canal, y monta una estructura que le permite financiar cosas en Haití, en Colombia, en Ecuador, que no son necesarias. Con una estructura que es absolutamente opaca. Los periodistas pedían a Eduardo Gutiérrez [economista, diputado de Podemos] que les hiciera un mapa de la arquitectura financiera porque no hay quien la entienda. Es tan opaco y tan difícil que nadie lo entiende. Eso es lo que hicieron con el Canal. Un elemento que podría haber servido para el desarrollo ha servido para financiar campañas electorales, el despilfarro y la corrupción. Pero en el Canal siguen los mismos que estaban y las destituciones las hace la prensa, no Cristina Cifuentes. La pregunta es si no sabían que estaban haciendo mal su trabajo y que el Canal forma parte de una trama dentro del sistema.

¿No hay diferencias entre Cifuentes y el anterior PP de Madrid?

Lo que encontramos es que tenemos la misma estructura de presupuesto, en sanidad y educación, por ejemplo, con transferencias de lo público a lo privado; que no han cambiado los cargos; y que no ha cambiado la bancada. Lo único que ha cambiado es la comunicación.

El 2 de Mayo le han dado la medalla a los rectores madrileños, aunque les han retirado los 9 millones de euros que permiten que las universidades se mantengan. A la vez, en términos de comunicación Cifuentes no se la da a Ignacio González porque esa foto no le interesa comunicativamente. Pero es utilizar las instituciones a tu servicio: si la ley dice que tienes que dar la medalla a Ignacio González, no puedes hacer un truco para no dársela. Si crees que hay que cambiar la ley, cambia la ley para que no se den medallas a presidentes imputados; pero si no dice eso la ley, cumple la ley. Cristina Cifuentes no lo entiende. Ha cambiado la comunicación, pero no la realidad. Cuando hablamos con la universidad, la educación, la sanidad, los bomberos, nos dicen: la música sonaba de una manera, pero la realidad es que estamos igual que estábamos. Ha cambiado la imagen, pero las políticas y quienes las ejecutan son el mismo PP con ganas renovadas.

Igual que nos decía a los que estábamos en el 15M que si queríamos cambiar el país montáramos un partido y lo hemos hecho; si ella quiere regenerar el PP, lo que ha de hacer es montar un nuevo partido, porque lo que ella está gestionando es el PP de siempre con ganas renovadas, y pueden hacer mucho daño a esta región.

¿Qué papel desempeña Ciudadanos, sostén del Gobierno de Cifuentes?

Ciudadanos está siendo la tapa de la alcantarilla en Madrid. Cuando estábamos en la campaña hace un año, la idea que nosotros teníamos es que no coincidíamos con ellos en planteamientos como la desigualdad y la economía, pero podíamos entendernos en los aspectos de regeneración democrática. Un año después, lo que vemos es que si alguien está impidiendo la regeneración democrática es Ciudadanos. De hecho, en otras comunidades muy parecidas en términos de corrupción y tramas corruptas como la Comunidad Valenciana y Baleares, en el momento en el que el PP ha salido del gobierno se ha podido destapar lo que estaba pasando y han empezado a cambiar las cosas: parar el despilfarro y conocer la corrupción. Y si en Madrid no es así es porque Ciudadanos está sosteniendo al Gobierno. Es verdad que ellos hacen una oposición sobre la corrupción, pero están impidiendo que se abra el sistema de corrupción. Yo no sé si en los próximos meses será tanta la corrupción que se sepa que no podrán sostenerlo. Pero sí daría la sensación de que Cristina Cifuentes está pintando por fuera una casa que está en derrumbe y Ciudadanos le ha elegido el color.

¿Aguantará el consejero de Medio Ambiente, Jaime González Taboada,  señalado por uno de los cabecillas de la Púnica, David Marjaliza?

La prensa dice que lo están investigando. Era el responsable del plan PRISMA (Programa Regional de Inversiones y Servicios de Madrid), uno de los grandes agujeros de la Comunidad, y también era miembro de la Mesa de Contratación de la empresa Arpegio, señalada por la investigación sobre la financiación irregular del PP de Madrid. En la medida en que avancen las investigaciones, no sabemos si aguantará. Pero cuando Cifuentes decía que venía a regenerar pero que no había hecho las listas, lo cierto es que ella ha elegido a sus consejeros y a su gestora: ya tiene su mochila en la que está Taboada. Ella lleva 25 años en el PP, de los últimos 8 en su dirección. Y tiene dos problemas: o no ha visto o ha visto y no dice.

Ahora están negociando Podemos e IU una posible confluencia. En su grupo tiene diputados de muchas familias políticas –Podemos, Equo, Convocatoria por Madrid, activistas–. ¿Cómo se gestiona esa pluralidad?

En el grupo, lo que planteamos desde el principio la idea no era tener minipartidos dentro del grupo. Abrimos el espacio por intereses de trabajo. Estamos generando una forma de trabajar que tiene que ver con el proyecto de cambio más que con los intereses orgánicos. Esa es la clave. Generar confluencias no como un sumatorio, sino trabajando sobre el proyecto de cambio.

¿Se producirá la confluencia?

Internamente todos estamos con la idea de que tiene que haber una confluencia. Es una idea clara y compartida por todo el mundo. Luego el secreto está en cómo lo queremos hacer, los detalles. Es la parte más relevante. Pero la idea inicial, el empuje de que haya confluencia es clave, porque han cambiado las cosas desde el 20D: IU ha visto que la confluencia y el cambio pasa por sumar más gente que no solamente se etiqueta como izquierda, y las condiciones del país han cambiado, hemos visto cómo funciona el parlamento, quién vota con quién y para qué.

Nos llama mucho la atención la posición del PSOE, cuando llega el momento de votar a las cosas que son importantes como paralizar la LOMCE, cambiar el modelo educativo, la ley 25 para que la gente tenga vivienda y sanidad, o que la gente pueda votar con 16 años, vota con nosotros, y cuando tiene que plantear un gobierno, se lo plantea con Ciudadanos. No entendemos bien esa ambigüedad que al final es no tener claridad de proyecto. Una vez que hemos visto cómo funciona, hay una posibilidad real de que podamos empujar una confluencia amplia y sumar más gente que quiere el cambio.

¿Es posible que esta interinidad en Moncloa esté afectando también a posibles alianzas en el Ayuntamiento y en la Comunidad?

Estamos en un proceso de cambio muy grande, los Ayuntamientos están funcionando y hay algunos en los que entra gente porque necesitan estabilidad y eso es bueno. Seguramente cuando tengamos un gobierno estatal podrá influir en reajustes en comunidades y ayuntamientos. Con respecto a la Comunidad de Madrid no ha habido intercambios entre los grupos sobre un cambio de gobierno, pero sí ha habido una reflexión interna de los tres grupos, nosotros, el PSOE y Ciudadanos, de que después de un año las cosas no han cambiado. Ha cambiado la estética, la comunicación, tenemos un cambio de hojalata pero no tenemos un cambio real. Esa situación se podrá sostener lo que se pueda sostener. En este caso, se producirá no tanto por un ajuste político estatal como porque la realidad de Madrid lo demande en algún momento.

Pero a veces hay una sensación de que el cambio está por venir y que hasta que no se cambie en el Gobierno estatal no ha pasado nada, pero no es real. Nosotros somos 180 diputados y diputadas trabajando en los parlamentos que ya están cambiando las cosas, y regiones como la Comunidad de Madrid o Aragón, el 60% de la gente vive en un ayuntamiento gestionado por el cambio. El cambio es un hecho que se está produciendo, que va creciendo.

¿Qué ha de pasar en Podemos en Madrid tras las dimisiones de su órgano autonómico? ¿Tendría que abrirse un proceso de renovación de los cargos?

Yo soy el portavoz parlamentario y tengo cargo orgánico en el Consejo Ciudadano de Madrid ciudad, no en el autonómico. Ahora mismo lo que toca es ponerse a trabajar en las elecciones, porque lo importante es el cambio y ganar las elecciones. Lo orgánico del partido sólo es funcional para que eso se pueda producir. Ahora hay que volcarse en las elecciones, en ganar, en sumar confluencias, acuerdos con otra gente para que el cambio pueda ampliarse y, pasado eso, se generará un proceso. Como dice Echenique, habrá que pisar el balón y pensar. Estamos en un ciclo electoral que se está prolongando mucho, estamos creciendo en esa tesitura electoral, pero a la vez ya tenemos una lógica institucional, y tenemos que ser capaces de cruzar eso: parlamentos autonómicos, diputaciones forales, cabildos... No solamente estamos intentando ganar las instituciones, hay que trabajar lo institucional, el partido y volver al territorio.

¿De qué manera esa fractura orgánica afecta al grupo, entre cuyos diputados están algunos de los 10 dimitidos?

Muy poco. La gente que ha dimitido lo ha hecho porque cree que se pueden hacer las cosas de otra manera; en otros sitios se dimite por aspectos que tienen que ver con lo judicial. El trabajo sigue funcionando igual y nuestro grupo sigue siendo la oposición al PP en el Parlamento, muy directos y muy claros. Nosotros funcionamos por temas, por los intereses, y la hora de intervenir el Parlamento la pauta la marca lo que demanda la gente y los temas, y habla el que le toca. Yo veo que en otros grupos hay gente que no habla, pero en nuestro caso eso no funciona así.

Dice que están liderando la oposición. ¿Ve al portavoz socialista, Ángel Gabilondo, poco cómodo en la Asamblea? ¿Podría dejarlo ahora que se abren las listas del PSOE al Congreso por Madrid?

Yo no le veo incómodo, pero sí veo que nosotros somos muy claros en las propuestas, no andamos por la cuerda floja, que es un poco lo que le ha pasado al PSOE, también en las negociaciones, con Ciudadanos para un lado y para otro. Tenemos muy claro el proceso de cambio y no jugamos a las ambigüedades, lo que nos coloca como la oposición. Lo que haga el PSOE o Ciudadanos es cuestión suya, pero nosotros somos mucho más claros.

¿Aunque el PSOE sea el segundo más votado?

Es el segundo más votado en las autonómicas, el cuarto en las generales. Eso influye en la vida parlamentaria y cómo la sociedad te está colocando. A nosotros nos ha colocado los segundos en las generales y actuamos como segundo partido de la región y nos planteamos como alternativa del Gobierno, no sólo como control al gobierno. Cuando hablamos de fiscalidad no jugamos a ambigüedades. El otro día veíamos que, sobre un presupuesto de 18.000 millones, las bonificaciones fiscales son 10.700. Es una región en la que no es que haya que subir o bajar los impuestos, es que hay pagarlos. Y esos 10.700 le están afectando a las capas más pudientes, que son los que se están ahorrando esos impuestos. Hay una posibilidad de hacerlo sin que nadie se vea afectado, simplemente pedimos que paguen los impuestos como otras regiones. No tenemos mochilas que nos presionen.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha