eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Errejón cita a Evita para seducir a los 400.000 argentinos con derecho a voto en España

El dirigente de Podemos apela al aprendizaje latinoamericano para la recuperación de la política como herramienta de transformación social

"Cuando seamos gobierno, la memoria de nuestra gente que se dejó la vida por la libertad será memoria nacional"

Errejón ha recibido la distinción de profesor honorario de la Universidad Nacional de Lanús

44 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Iñigo Errejón durante su visita a Buenos Aires. \ Fernando Pittaro

Íñigo Errejón, durante su visita a Buenos Aires. / Fernando Pittaro

Íñigo Errejón se quita las gafas y se limpia el sudor de la frente. Tiene anotadas algunas ideas a mano en un papel que acaba de arrancar de un bloc de notas. Las apoya en un improvisado atril en el aula Rodolfo Walsh de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Desde allí les hablará a los más de doscientos estudiantes, militantes y emigrantes españoles que lo escuchan atentamente, a pesar del calor agobiante que un par de ventiladores de techo intenta mitigar.

Afuera, más de 30 grados. Dentro, casi 40. Errejón suda su camisa arremangada, pero el calor no lo saca de su eje discursivo. Juega de local, y lo sabe. Les habla a una porción politizada y activa que, a su vez, puede convencer a parte de las más de 400.000 personas habilitadas en Argentina para votar en las elecciones de España.

"Venimos a hablaros con la cabeza en alto, estamos dando la batalla para que podáis volver", grita en tono cómplice, y el auditorio recoge el guante: "Sí, se puede, sí se puede". Una hora más tarde, los que le escuchaban sentados ahora le piden una foto, le acercan una carta y hasta un ensayo académico. "Léelo, eh", le ordenan. Lo apuran a meterse en una traffic. Él saluda desde el otro lado del vidrio. "¿A dónde vas a salir esta noche?", le gritan desde la vereda. Se va al hotel, que mira de frente al Obelisco. Mañana la maratón sigue.

En los cuatro días que Íñigo Errejón estuvo en Buenos Aires, la temperatura nunca bajó de los 30 grados. Pero el verano porteño no alteró la seguidilla de actos, conferencias, charlas y mítines.

Recibió la distinción de profesor honorario de la Universidad Nacional de Lanús, conversó con los alumnos de la maestría en Derechos Humanos y Democratización para América Latina en la Universidad Nacional de San Martín, que dirige el excanciller argentino Jorge Taiana. También participó como panelista del programa político más visto de la TV Pública. Allí lo presentaron como "uno de los cuadros intelectuales más destacados de Podemos". Otra vez se ciñó al libreto: remarcó el aprendizaje latinoamericano en cuanto a la recuperación de la política como herramienta de transformación social y destacó la audacia de algunos de los países del sur para enfrentar serios retos.

También se hizo un tiempo para reunirse con el prestigioso intelectual norteamericano Noam Chomsky, de paso por Argentina para dar una clase magistral en el Foro por la Emancipación y la Igualdad, organizado por el Ministerio de Cultura, en el que participaron referentes políticos, sociales e intelectuales provenientes de 17 países de América y Europa. Allí también estuvo Errejón, y dio dos encendidos discursos en las mesas que le tocó participar. Era, junto a la diputada chilena Camila Vallejo, el expositor más joven.

En su primera intervención, que se enmarcó bajo el debate "América Latina y Europa en el espejo", estuvo acompañado por el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, el periodista Ignacio Ramonet y el filósofo argentino Diego Tatián.

En un teatro Cervantes colmado, Errejón destacó que no vino "a poner etiquetas, sino a discutir, a dialogar e intercambiar experiencias", ya que "Podemos no habría sido posible sin el inmenso arsenal de conceptos, de análisis, de pensamiento y de coraje que lleva quince años demostrando América Latina".

Al mismo tiempo señaló que ambas regiones afrontan tareas muy diferentes. "Si aquí la batalla fundamental es consolidar [...] las transformaciones de época para que se constituyan en un suelo mínimo de la convivencia que ni siquiera los adversarios puedan revertir –destacó Errejón–, en Europa estamos en otro momento político. [...] en el momento de la apertura, de la capacidad de construir una fuerza política que altere los equilibrios viejos y que le devuelva las instituciones a la gente, a las mayorías sociales".

En el cierre del foro, Errejón volvió a tomar la palabra. Esta vez para disertar sobre "La nueva generación en la disputa del presente". Compartió panel con el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, Camila Vallejo (Chile), Marisa Matias (Portugal) y Gabriela Rivadeneira (Ecuador).

Esta vez con un discurso más arriesgado, se animó a vaticinar: "Veo aquí una nueva internacional por la emancipación de los pueblos".

Y fue más allá. El secretario de Política de Podemos se envalentonó con la tribuna local y citó a Evita Perón: "Allí donde hay una necesidad es donde nace un derecho". Y a Arturo Jauretche, un intelectual argentino de mediados del siglo XX que el kirchnerismo rescató entre los pensadores nacionales olvidados: "Ignoran que la multitud no odia, odian las minorías, porque conquistar derechos provoca alegría, mientras que perder privilegios provoca rencor".

Con esa frase se metió al público en el bolsillo. Casi todo el teatro se puso de pie y lo ovacionó. Pero no fue el único momento. Hubo dos instantes emotivos donde el discurso abandonó el estricto análisis político y las gradas volvieron a jalearlo. Fue cuando rescató dos acontecimientos que tuvieron a la Argentina como protagonista excluyente.

En primer lugar, destacó: "Gracias, Argentina, por haber demostrado que hay algunas cosas que no se negocian: la soberanía y la democracia no se negocian. Cuando tuvisteis que elegir entre servir a la gente o poneros de rodillas frente a los fondos buitre, elegisteis estar con vuestro pueblo". Y en segundo lugar, con la voz entrecortada, y mirando a los ojos a las Madres de Plaza de Mayo, que lo seguían en la primera fila, lanzó un compromiso público: "Cuando seamos gobierno, la memoria de nuestra gente que se dejó la vida por la libertad será memoria nacional".

Al final del encuentro se leyó un documento conjunto en el que repudiaron "enérgicamente los intentos destituyentes por parte de los países poderosos, asociados a empresas multinacionales y a grandes medios de comunicación". Se refería a la delicada situación institucional que atraviesa Venezuela, a quien recientemente el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, calificó "como una "amenaza a la seguridad" de su país.

Un rato antes, Errejón había vuelto sobre una idea que machacó en toda su estadía en Argentina. Ante las feroces críticas que indican que lo que quieren es copiar el modelo latinoamericano en España, una vez más, aclaró: "Son las élites depredadoras, incapaces y empobrecedoras las que nos están recetando las mismas recetas que llevaron a la destrucción social, económica e institucional de muchos países de América Latina en los 90. Si nosotros nos hemos levantado es para que no nos condenen a las mismas décadas perdidas que recetaron en América Latina".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha