eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Susana Díaz inicia una nueva ofensiva contra Pedro Sánchez y se prepara para disputarle el liderazgo del PSOE

La presidenta andaluza carga contra Ferraz por los resultados del 26J y evita defender a Sánchez

La batalla se da por garantizada en las filas socialistas una vez que el PP consiga formar Gobierno

126 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sánchez: "Puedo prometer y prometo decencia, diálogo y dedicación"

Susana Díaz y Pedro Sánchez durante la presentación de la candidatura del 26J EFE

El PSOE pasó del alivio a la realidad en unas pocas horas tras el 26J. Los socialistas celebraron haber dejado atrás el sorpasso pero tardaron poco en asumir que los resultados cosechados en las generales fueron los peores de la historia del partido y que se quedarán otra legislatura en la oposición. Los barones socialistas, con Susana Díaz a la cabeza, se han encargado de recordárselo a Pedro Sánchez. La batalla por el liderazgo del PSOE ha vuelto a estallar a la espera de que la presidenta andaluza anuncie su intención de presentar candidatura al Congreso socialista para arrebatar el liderazgo a Sánchez.

La batalla se ha reavivado hasta el punto de que algunos de los miembros de la candidatura de Sánchez creen que el candidato debería haber dimitido la misma noche electoral. En el entorno de la dirección socialista confían en que el resultado les permita plantear el Congreso ordinario con calma porque no se celebrará hasta que la gobernabilidad esté resuelta. Sin embargo, aunque el tema recurrente en las filas socialistas no se ha abierto aún oficialmente, se da por hecho que el secretario general y Díaz acabarán enfrentándose. 

La presidenta andaluza, sobre la que se posan casi todas las miradas para relevar a Sánchez al frente del PSOE, ha comenzado una campaña de desgaste y autoafirmación. En Ferraz reciben sus declaraciones desde el 26J como dardos envenenados. Díaz y Sánchez mantienen una tensa relación desde hace muchos meses y la dirigente andaluza evita ya darle su apoyo. Ni siquiera ha negado que Sánchez deba dimitir: "Yo no le digo a nadie nunca lo que tiene que hacer. Yo estaré en este partido mientras sea útil y el día que no sea útil nadie me lo dirá", ha espetado en una entrevista en la Cadena SER. "Pedro Sánchez se ha esforzado mucho", se ha limitado a decir a continuación. 

Antes del 26J en el PSOE pronosticaban una intervención inmediata para eliminar a Sánchez ante la previsible debacle. La solución pasaba para muchos dirigentes socialistas por Díaz como la única capaz de levantar al partido. Ahora todos coinciden en que el PSOE debe "refundarse", "reconstruirse" o "modernizarse" desde la oposición.

No obstante, la tranquilidad que han otorgado las urnas a los socialistas, que han evitado el dramático trago de verse pilotado por una Gestora, les permite plantearse el relevo de Sánchez con más calma. Algunos dirigentes que apoyaban que Díaz diera el salto al liderazgo nacional reconocen que puede no ser la solución que el PSOE necesita más allá de Despeñaperros. "Este resultado nos permite analizar con calma lo que pueda pasar y buscar un liderazgo alternativo", reconoce un dirigente del sector más crítico con Sánchez. 

Dudas por el paso de Díaz

En las filas socialistas dan por hecho que al próximo Congreso se presentará más de un candidato y que el alternativo a Sánchez será Susana Díaz o alguien que tenga su apoyo. Esa disyuntiva mete en la ecuación a Eduardo Madina, que perdió contra Sánchez en la competición por la Secretaría General. El diputado vasco está alineado con la presidenta andaluza, que no le dio su apoyo hace dos años, y su entrada en el Congreso le permitiría liderar la oposición. Un puesto clave para pilotar al mismo tiempo el partido. Sin embargo, Madina no parece dispuesto a meterse en una nueva batalla.

La opción que se maneja desde hace meses es que Susana Díaz dirija el PSOE compaginándolo con la presidencia de la Junta, donde no tiene un relevo claro por el momento, y que Madina sea su 'hombre fuerte' en el Parlamento. Ese tándem les permitiría, además, llegar a un espectro más amplio en aquellos sectores en los que la dirigente andaluza puede despertar suspicacias.

"Susana Díaz se centraría en lugares como Andalucía o Extremadura, y Eduardo en otros lugares, como Euskadi", reflexiona un exdirigente. La propia Díaz ha reconocido en público el valor de Madina para el proyecto: "Ha conseguido conectar con un sector de la sociedad con el que el PSOE ya no conectaba", ha reconocido Díaz.

No obstante, los planes inmediatos de Díaz se han visto amenazados por su derrota en Andalucía. "Susana tampoco es la campeona. El sorpasso ha sido en Andalucía del PP a Susana Díaz", expresa un dirigente madrileño. Es el argumento que usan sus partidarios para defender un plan alternativo y los sanchistas

Pero Díaz se defiende con un ataque. "Esto eran unas elecciones generales y la gente, con claridad, sabe distinguir cuándo está votando sus ayuntamientos, sus comunidades y el Gobierno de España", reitera Díaz, que recuerda que ella no era la candidata. No obstante, sí presumió de encadenar cinco victorias consecutivas en las que ella solo concurría en una ocasión, la andaluzas del 22 de marzo de 2014. "El PP nos ha sacado 100.000 votos en Andalucía; en España, nos han sacado 2,5 millones. Aquí nos han sacado tres escaños; en España, 52", es la respuesta de Díaz para minimizar su derrota.

También presume de haber sido su federación la que ha salvado a Sánchez del sorpasso de Unidos Podemos. "Le hemos sacado 500.000 votos al populismo", reitera. 

Las elecciones han dado margen a Díaz para prepararse y deja claro que "ahora no toca" hablar del futuro liderazgo que deja en el aire. A las dudas que surgen en el partido sobre su idoneidad para hacerse con las riendas se suman las de sus partidarios sobre su determinación: "Mucha gente se pregunta si nos va a dejar colgados. Ha amagado tres veces", dice un dirigente próximo a la presidenta.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha