eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La editorial Planeta acapara el ruinoso negocio de las memorias políticas

Tras el poco éxito de José Bono, José María Aznar o Alfonso Guerra, la editorial Planeta insiste con Zapatero y Pedro Solbes.

Según fuentes cercanas a Bono, el expresidente del Congreso recibió 800.000 euros de Planeta y su libro vendió 72.000 copias. El número real es muy inferior (28.543). Aznar y Guerra vendieron aún menos.

El PSOE, en guardia ante la publicación de nuevas memorias de Zapatero y Pedro Solbes.

25 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Las portadas de los libros biográficos de Bono, Aznar y Zapatero

Las portadas de los libros biográficos de Bono, Aznar y Zapatero.

La todopoderosa editorial Planeta suma y sigue en su asalto al mercado editorial con nuevos títulos en el capítulo de las memorias políticas. Para los próximos meses, la editorial de José Manuel Lara llevará a las estanterías las reflexiones y recuerdos del expresidente Zapatero y de quien fue su número dos en materia económica, Pedro Solbes. Con estas dos nuevas entregas, el grupo editorial se configura como el depositario de la memoria reciente de la política española; un negocio que, analizando los escasos números a disposición del analista, no parece muy rentable.

La relación entre Planeta y sus "autores" políticos rezuma opacidad y es casi imposible saber qué cuantías ha estado dispuesto a pagar Lara a cambio de los relatos de quienes hasta hace nada gobernaban España. En el caso de José Bono, eldiario.es ha podido confirmar que la cifra llegó a los 800.000 euros. Sobre Aznar, Solbes o Zapatero, el dato no ha trascendido. La misma falta de transparencia se impone cuando se pregunta a los servicios de prensa de la editorial qué tiradas han tenido cada una de las ediciones. 

José Bono escribió Les voy a contar,  que rápidamente Planeta ubicó en todo tipo de comercios, incluidas grandes tiendas de alimentación, al precio de 24,50 euros. Según fuentes cercanas al autor, Planeta ha vendido hasta la fecha un total de 72.000 ejemplares. Sin embargo, según los datos de Nielsen esa cifra es mucho menor en la realidad: 28.543 ejemplares hasta la fecha. Está por ver si Planeta mantiene en vigor la publicación de la segunda parte de las memorias de Bono o deja la aventura en el punto hasta el que ha llegado.

Otros líderes políticos han cosechado cifras aún menores. Aznar sólo vendió 28.166 libros, también según Nielsen. Alfonso Guerra, aún menos: 17.603.

Los libros de memorias políticas no son baratos. Las Memorias I de José María Aznar se vendía a 22,50 euros; y Una página difícil de olvidar, de Alfonso Guerra, a 21,38 euros.  El dilema, la nueva apuesta de Planeta con la firma de José Luis Rodríguez Zapatero, podrá leerse en los próximos días, previo pago de 21,50 euros. 

Si los datos ofrecidos por el entorno de José Bono sobre la venta de su libro fuesen ciertos, el político castellanomanchego sería el único de todos sus compañeros en conseguir beneficios para la editorial.

Preocupación en Ferraz

En el caso de Zapatero, Planeta se ha encontrado con un problema añadido. El expresidente obligó a la editorial a cambiar la fecha de publicación del libro de Pedro Solbes para que el suyo saliese primero. Tanto Zapatero como Solbes centrarán sus escritos en el análisis de las decisiones tomadas al inicio de la crisis. El expresidente, según fuentes conocedoras del contenido de su libro, se centra en explicar los motivos que le llevaron a tomar decisiones que se han llevado por los aires su crédito y el de su partido. Solbes, por su parte, retrata en sus análisis a su antiguo jefe como un líder bien intencionado pero incompetente.

Los asaltos de Zapatero y Solbes al mercado editorial causan preocupación en la dirección del PSOE, que ya asume que su partido volverá a introducir en la agenda mediática el repaso a todo lo que se hizo mal cuando el Gobierno estaba en sus manos. Algo parecico sucedió en Génova 13 cuando fue Aznar el que presentó su última novedad con Planeta. En aquella presentación, el expresidente del PP desveló que Rajoy no fue su primera opción como sucesor. Algo así temen en Ferraz; que Zapatero y Solbes inicien ahora una especie de pelea diferida a través de sus escritos sobre qué se pudo hacer para evitar los efectos de una crisis que el Gobierno del PSOE no supo ver a tiempo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha