eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El líder nacionalista flamenco Bart De Wever abandona el hospital

- PUBLICIDAD -
El líder nacionalista flamenco Bart De Wever abandona el hospital

El líder nacionalista flamenco Bart De Wever abandona el hospital

El presidente de la formación nacionalista flamenca N-VA y alcalde de Amberes, Bart De Wever, fue dado de alta hoy del hospital donde se encontraba ingresado desde el miércoles, tras sufrir una infección respiratoria severa.

De Wever ingresó hace dos días en la unidad de cuidados intensivos del hospital Sint-Augustinus de Wilrijk, en Amberes (norte de Bélgica), tras sufrir un mareo cuando participaba en una sesión del Parlamento flamenco.

Hoy ha salido del centro sanitario una vez controlada la afección por la que fue atendido de urgencia, una fuerte infección del tracto respiratorio, indicó la cadena flamenca VTM.

"Puede pasarle a cualquiera", dijo De Wever a su salida del hospital, en declaraciones recogidas por la "Gaceta de Amberes", al tiempo que afirmó sentirse "bien".

Aunque en un principio se especuló con que el líder de la N-VA hubiera sufrido algún problema cardíaco, su portavoz dejó claro que simplemente se trató de una infección pulmonar severa.

Según la cadena francófona RTBF, el portavoz ha subrayado que la condición cardiovascular de De Wever es "muy buena" y que las especulaciones sobre un vínculo directo entre sus problemas de salud y su trabajo o su modo de vida son "muy prematuras".

Por el momento no ha precisado cuándo volverá al trabajo al frente de la alcaldía, un puesto que mientras tanto ocupa de manera provisional el primer concejal, Koen Kennis.

De Wever accedió a la alcaldía de Amberes en octubre de 2012, tras haber logrado convertirse en el candidato más votado en las elecciones generales en Bélgica de 2010, que dieron paso a la crisis política más prolongada del país.

Pese a haber ganado las elecciones, la falta de sintonía de De Wever con otras formaciones políticas impidió que lograra los apoyos necesarios para convertirse en primer ministro, puesto que ocupó finalmente el socialista Elio di Rupo.

El presidente de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA) ha protagonizado sonados choques con los partidos francófonos del país y ha sido acusado en numerosas ocasiones de fomentar con sus tesis la fractura y el enfrentamiento entre el norte y el sur de Bélgica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha