eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El "sudoku" de la reforma electoral madrileña

- PUBLICIDAD -
El "sudoku" de la reforma electoral madrileña

El "sudoku" de la reforma electoral madrileña

Los cuatro partidos con representación en la Asamblea encuentran pegas al sistema electoral madrileño y han abierto el debate para mejorarlo, pero las soluciones que plantean unos y otros son dispares y difíciles de encajar como un "sudoku", y más si se tiene en cuenta que sólo habrá reforma si así lo quieren dos terceras partes de los diputados.

Rebajar la barrera electoral del 5 al 3 %, reducir el número de diputados o dividir la Comunidad de Madrid en circunscripciones para que una parte de los parlamentarios se elija de forma directa y otra como hasta ahora, en listas cerradas, son algunas de las propuestas que se han lanzado y que de momento no tienen visos de prosperar.

Estos planteamientos implican reformar el Estatuto de Autonomía, para lo que se requiere el voto a favor de dos tercios de la Cámara (89 diputados), lo que traducido a la composición actual supondría un acuerdo entre el PP y el PSM, o entre el PP, IU y UPyD, y ambos escenarios se plantean lejanos teniendo en cuenta la tensión que se respira en la Asamblea.

Fue en enero de este año cuando el PP abrió el debate con su planteamiento de reducir de 129 a 65 el número de diputados como una medida de ahorro, una propuesta a la que siguió otra socialista para establecer por ley la obligación de cumplir con los programas electorales y de elegir a los candidatos mediante primarias.

Tras ello, el PP pidió a los grupos que reflexionasen sobre la posibilidad implantar una fórmula similar al modelo alemán en la Comunidad de Madrid, que dejaría de ser una circunscripción única para dividirse en 43 áreas en las que los ciudadanos elegirían de forma directa a un representante, y el resto se elegiría bajo el sistema actual, y todo argumentado bajo la necesidad de fomentar la cercanía entre políticos y ciudadanos.

Y así hasta este jueves, cuando UPyD expuso su planteamiento de reforma en la Asamblea: rebajar la barrera electoral al 3 %, reducir a 70 el número de diputados, "desbloquear" las listas e impedir a los diputados autonómicos que puedan ser también alcaldes o concejales.

Izquierda Unida es la única formación que no ha lanzado -ni lo hará, asegura a EFE- una idea sobre la reforma ya que considera que existen problemas mucho más importantes que discutir.

Hasta el momento, todas y cada una de las propuestas han ido desembocando en cruces de acusaciones: IU dice que el PP propone el sistema alemán para perpetuarse en el poder; el PSM cree que la lanza porque no conseguirá la mayoría; UPyD asegura que el PSM no propone nada y que el PP no quiere ceder, y esa última formación ve estériles y utópicas las propuestas del resto de partidos, a quienes llama al diálogo.

Pese a ello, nadie aventura públicamente que no habrá acuerdo en los dos años que quedan de legislatura, y el PP quiere crear una comisión sobre ese asunto para analizar los documentos con mayor rigor y menor tensión y donde contar con la opinión de expertos.

"Sería deseable que entendiésemos que hay que hacer reformas políticas y que para ello necesariamente tenemos que llegar a un acuerdo", dice el portavoz del PP en la Asamblea, Íñigo Henríquez de Luna, en una conversación con EFE en la que, pese a que critica con dureza las propuestas del resto de formaciones, dice que en un clima de diálogo estaría dispuesto a "flexibilizar su posición".

Desde UPyD, el diputado Ramón Marcos sostiene que el Estatuto de Autonomía debe fijar un número de parlamentarios y terminar con la premisa actual que fija un representante por cada 50.000 habitantes, y ve prioritario acercar la política a los ciudadanos rebajando la barrera de entrada al Parlamento y permitiendo que se elija a los diputados de entre un listado ofertado por el partido.

El diputado, no obstante, apunta que es "muy difícil" que se llegue a un acuerdo con el planteamiento actual del PP, que a su juicio "favorece aún más el clientelismo político". Y del PSM se pregunta: "¿Cuál es la propuesta? Lo único que he leído es que quieren primarias".

Pero según el diputado Óscar Iglesias los socialistas están "encantados" con que se hable de esa cuestión, y aunque dicen estar dispuestos a hablar de todas las propuestas tienen muy claro que si se reforma el Estatuto deben plantearse cuestiones "más importantes" como blindar el derecho a la sanidad y la educación.

"Hablar de la reforma es hablar de un todo: nosotros queremos más democracia y menos demagogia", explica a EFE Iglesias.

Los partidos discutirán previsiblemente la ley electoral en la comisión específica, pero para reformarla habrá que cambiar también el Estatuto, y la duda entonces es si estarán dispuestos a afrontar el debate por separado o si, una vez abierto el melón, las demandas de unos y otros convertirán esas reuniones en una caja de truenos.

Lourdes Velasco

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha